El Palomero

Picoteos veraniegos (y 4)

Por: Juanma Iturriaga

26 ago 2013

Agosto agoniza y a aquellos que apuramos vacaciones se nos va poniendo poco a poco cara de currantes para indisimulada alegría de aquellos que ya se han incorporado a sus quehaceres habituales. A pocos días de hacer maletas llegan los últimos picoteos veraniegos, que la semana que viene comienza el Europeo de baloncesto, vuelve Francino y hay que ponerse las pilas.  

Afinando 

Images-3

La preparación de la selección española de baloncesto sigue su curso cumpliendo plazos de puesta a punto. Nunca he sido muy amigo de sacar excesivas conclusiones de estas giras que aúnan preparación, promoción, recaudación y acercamiento del baloncesto a unas cuantas ciudades españolas. Se juega a favor de corriente y es tiempo de pruebas por parte de todos los equipos. Eso sí, siempre hay algún enfrentamiento que por las razones que sean, se alejan algo más de los preparatorio para adentrarse en lo competitivo. Este año serán los dos España-Francia. Celebrado ya el primero el pasado viernes, hoy tendremos la segunda ración, esta vez en campo contrario. Los franceses están hartos de la tiranía con la que España lleva años de dominación del baloncesto europeo, lo que es entendible. Son ya unos cuantas las victorias dolorosas (nueve en los últimos diez enfrentamientos) que les hemos infringido y la tensión ha sido creciente, culminada el año pasado en Londres con aquel final tan desagradable. El viernes, eso sí, sin Toni Parker, Francia consiguió tensar la cuerda y lo hará con mayor convicción hoy ante su afición. Pero esta vez se encontró con Sergio Rodríguez, dinamitero de profesión, a cuyas manos, como ya ocurre en el Madrid, irán a parar balones decisivos.  Parece evidente que la jerarquía de la España del 2013 pasa sobre todo por los cuatro bases (incluyo a Llull) y en sus cerebros y piernas se encomienda Orenga para que el ritmo de juego sea frenético, arma necesaria para sacar a relucir virtudes y enmascarar déficits.  

Celebrando

Unknown

Siempre me ha parecido una tontería eso de no celebrar los goles de algunos jugadores cuando se enfrentan a sus anteriores equipos. Cada vez que veo a uno hacerlo, poner esa carita de pena o incluso pedir perdón al público, suelo pensar: “Hombre, si lo lamentas tanto, ¡pues no lo metas!”. El otro día Villa marcó frente al Barça y no disimuló ni un ápice su satisfacción y alegría, lo que desde luego me resulta mucho más natural y entendible que si hubiese optado por hacer de “apenado”.  A veces se confunde el respeto o cariño hacia lo que has dejado atrás con poses demagógicas que poco tienen que ver con lo que llevas en el corazón. 

Homenajeando

Images

Finalmente, Raúl tuvo su homenaje. Tarde, con un tinte institucional algo forzado y dejando algún cabo suelto como ese poster del partido donde ni aparecía, lo que puede hacer sospechar que se hizo más con la cabeza que con el corazón. Pero al final la afición, que es lo importante, tuvo la oportunidad de mostrarle su cariño y agradecimiento. Raúl ha sido grande, muy grande, pero siempre he detectado una falta de sincronía entre la importancia de sus logros y el cariño y reconocimiento popular, incluso dentro del madridismo. Un carácter algo frío y nada demagógico, muchas historias detrás suyo, los fracasos con la selección, quien sabe. El caso es que el debate y la polémica, sobre todo en sus últimos años, le acompañó en demasía y su salida fue la que fue, entre regular y mala y por supuesto nada acorde con su historial. En un país algo menos cainista que el nuestro, Raúl sería una figura indiscutible. Pero eso desgraciadamente entra dentro de la ciencia ficción. 

Coincidiendo

Images-1

De Raúl salto a Fernando Alonso, en donde observo ciertas similitudes con respecto a los claroscuros que proyectan sus personalidades. Si se puede hablar de mala suerte cuando nos referimos a un deportista reconocido, multimillonario y que hace lo que más le gusta en el mundo, Alonso está teniendo mala suerte. Mala suerte en coincidir en el mismo espacio temporal con una combinación demoledora como la que han formado Sebastian Vettel y Red Bull y que le están convirtiendo un poco en Poulidor, segundo tras segundo. El dominio de Vettel/Red Bull no amaina, ni mucho menos, y unos años por una cosas y otros por otra, siguen allá arriba, cerca ya de cerrar su cuarto mundial consecutivo.  Los años y las oportunidades pasan, y ya está bastante lejano el último mundial logrado por Alonso, allá por 2006 por lo que parece que la cosecha está por debajo del cosechador. O quizás el problema esté en la cosechadora. 

Complicando

Images-2

No termino de ver y sobre todo entender la estrategia de Ancelotti en el tema portería. Como a muchos otros, me sorprendió que optase por Diego López para el primer partido de Liga. Salvo que haya visto en los entrenamientos cosas que el resto de los mortales no podemos ver, creo que para apartar de la portería a alguien como Casillas hacen falta razones convincentes más allá de sensaciones. Y más ahora que está comenzando la temporada. Si está aceptado por casi todos que Casillas en forma es el mejor portero del mundo (o al menos lo ha sido hasta ahora) y que al 100% es muy superior a Diego López ¿no parece la postura más sensata el intentar que esté en plena forma para cuando se decidan las competiciones?. ¿No se le darían cinco y diez y quince partidos de margen a Cristiano o Xabi Alonso en la misma tesitura?  ¿O es que en Ancelotti ya ha llegado a la conclusión que nunca volverá a ser el mismo?. Y luego, ¿a qué viene hacerle calentar a Diego López en el minuto 40 del homenaje a Raul y provocar un lío innecesario?. Vale, el entrenador es el que decide y Ancelotti elige a López. Perfecto. Hasta ahora, se entendía que esta elección era duradera, al menos unas cuantas semanas. Pero llega la segunda jornada, hoy mismo, y no es capaz de decir quien va a jugar. Más leña al fuego. Si juega Casillas, no se podría decir que se haya portado muy bien con Diego López. Si juega Diego López, lo que sería lo lógico, ¿a qué viene tanto misterio?. No sé, faltas explicaciones (el lío idiomático no es excusa) y hay algo que no termina de encajar en este asunto por lo que resulta normal que las teorías al respecto sean variadas y algunas alejadas a lo puramente deportivo. 

Pues nada, buen final de Agosto y a partir del 4 de Septiembre entramos en faena con el Europeo de Eslovenia. Ya es hora de dejar de picotear y pasar a temas mayores. 

 

 

 

 

 

Picoteos veraniegos (3)

Por: Juanma Iturriaga

02 ago 2013

El tiempo es relativo, que decía Kant, sobre todo en verano, donde toca extremos. Para los que están currando, va al paso. Para lo que disfrutan de sus vacaciones, galopa descontrolado. Eso sí, para unos y para otros, Agosto ya está aquí. Mientras soporto un Madrid hirviendo, el universo deportivo, aunque al ralentí, sigue dejando asuntos que tratar. 

Cuando vacías la mochila

Images

He de reconocer que soy muy de Mireia Belmonte. Incluso cuando allá por los años oscuros, nos dejaba en cada campeonato la duda no ya de su talento, que siempre saltaba a la vista, sino por su competitividad, entendida esta como la capacidad para dar lo mejor de uno mismo en el momento adecuado. A veces las expectativas que levanta un deportista suelen ser su peor enemigo, convirtiéndose en pesada carga que va en aumento según pasan las oportunidades de concretarlas en triunfos sonoros. El año pasado en Londres, Mireia descargó casi por completo su mochila, sus angustias, la presión con la que competía, el nervioso afán de logro. Con sus dos medallas encontró la paz necesaria para una vez liberada, competir contra otros y no contra sí misma. La “nueva” Mireia puede ganar o perder, quedarse a dos décimas de una medalla de otro o ganar una de bronce con una maravillosa remontada, que estos son cosas donde no sólo intervienes tú, sino también tus rivales, pero parecen ya lejanos los titubeos y ahora casi siempre está a la altura de las circunstancias. Mejorando sus marcas, luchando hasta el final, sacando de donde parece ya no haber nada y dejándonos detrás de cada prueba una sonrisa. En un deporte donde lo mejor de nuestra representación está en las chicas, Mireia es una referencia que no sólo ha crecido exponencialmente sino que ha ejercido un saludable efecto sobre unas cuantas de sus compañeras, que están compitiendo sin complejos en un deporte donde hasta hace bien poco y a pesar del elementó acuático, España era casi un erial. Afortunadamente la liberación mochilera le ha llegado a edad suficientemente temprana como para pensar que nos quedan unos cuantos años para disfrutar de su talento, esta vez ya expuesto en todo su esplendor. 

Guerreras

Images-1

Desde aquel “a mí Sabino que los arrollo” y durante demasiado tiempo, al asunto de la raza, el esfuerzo, el sudor y la pelea se le daba casi tanta importancia como al talento. Es más, en algunos deportes y hasta hace bien poco, el talento sembraba dudas si no era acompañado de forma ostensible por otras cuestiones más relacionadas con la sudoración. Afortunadamente esos tiempos pasaron y ahora se conjuga en general muy bien la ecuación de lo uno y lo otro, de ahí las cataratas de éxitos con los que disfrutamos. Pero mira tú que en el deporte femenino contamos con tres equipos que han hecho de su espíritu guerrero su seña de identidad más llamativa. Me refiero a las selecciones de baloncesto, balonmano y waterpolo. Tres colectivos que convierten cada uno de sus partidos en un “no va más” que son inasequibles al desaliento, que son capaces de gestas y remontadas casi increíbles y que desprenden una energía brutal. Observándolas, e independientemente de las particularidades de cada deporte, todas se enfrentan casi siempre a ostensibles desequilibrios físicos. Normalmente sus rivales suelen ser más altas y más fuertes, lo que les obliga a equilibrar la balanza a través de otros parámetros. Evidentemente sólo con el ánimo no se alcanzan las cotas que están logrando, pero de la misma forma salta a la vista que son otros derroteros que los puramente técnicos y tácticos donde sacan lo necesario para triunfar. Sea como fuera, a estos tres equipos merece la pena seguirlos, empujarlos en la distancia, desearles lo mejor pues tanto en la victoria como en la derrota, terminan emocionándonos. Y eso es mucho. 

Vistos juntos, tranquilizan

Thumb

Lo escuché el otro día en un programa deportivo en la radio. Comentaban la presentación de la selección española de baloncesto, y uno de los periodistas decía más o menos esto: “Se ha hablado mucho de las ausencias, pero hoy, cuando les he visto juntos, me he tranquilizado mucho”.  No puedo estar más de acuerdo. Evidentemente la foto no es la misma con Pau, Navarro, Ibaka o Felipe que sin ellos, pero aún así el paisaje sigue siendo destacable. De todas las instantáneas imaginadas, a mí hay una que me sugiere rapidez, imaginación, diversión. Es la de los tres bases, Calde, Ricky y Sergio Rodríguez. Con cualquiera de ellos (sobre todo con los dos últimos) en la cancha y con el acompañamiento de gente como Rudy o Llull, me imagino una España veloz, valiente, creativa, una España rápida, desplegada a campo abierto, cero especulativa, una España que no entiende el juego de otra forma que no sea a través de la propia diversión. Y estos tres son capaces de hacernos disfrutar mucho. A la espera que comience la acción y cuando sólo podemos manejar esperanzas, la foto de los tres bases me seduce tremendamente. Por ahora es suficiente. 

Cifra mareante

Images-2

Lo caro puede ser barato, y lo barato caro. El no tener una bola de cristal para saber lo que depara el futuro hace de cada inversión una incógnita. Ronaldo, el que ostenta hasta ahora el honor de ser el más caro de la historia con 96 millones, ha terminando siendo mucho más barato que Kaká para el Madrid (65), Ibrahimovic para el Barcelona (69) o Torres para el Chelsea (58). Por eso no son las cantidades lo que hace una cosa cara o barata, sino el tiempo. Ahora bien, como cualquier inversión y a la espera del juicio final, las hay más o menos arriesgadas, más o menos sensatas, más o menos entendibles. El Madrid, que al parecer no tiene ningún problema de dineros, esta dispuesto a pagar según los medios de comunicación afines ¿100? ¿120? ¿100 más Coentrao y Di María?  no sé, una barbaridad de dinero por el fichaje de Bale, un jugador que a día de hoy, aparte de unos cuantos goles espectaculares,  no se tienen mayores datos. Decía Xavi Hernández que no le había visto un partido entero, y sospecho que en eso coincidimos la gran mayoría. No ha destacado en Champions, su selección es menor y además le persigue la sombra de la mala adaptación general del futbolista británico a otro tipo de juego que el que allí se practica. No dudo que Bale es un cañón, pero le falta ser contrastado. Y eso me hace preguntar, ¿ 100, 120 o lo que sea?. Entonces es cuando me salta la imagen de Florentino Pérez (que encima tiene fama de gran negociador). Y si bien es cierto que al final el Madrid casi siempre consigue lo que persigue (Neymar aparte) lo hace a unos precios aparentemente desorbitados. 

Los expertos le señalan como primer valedor de este fichaje, ya que “después de lo de Neymar, en su nueva etapa como presidente necesita un fichaje ilusionante para la afición”. Bueno, vale. Ahora bien, yo diría que en mi modesta opinión, la ilusión del madridismo (puede que sólo sea de los que antiguamente éramos conocidos como “pseudomadridistas”) va por otros derroteros. Por haber despedido al hombre cicuta y haber traído un personaje de perfil diametralmente distinto, porque hablaremos de fútbol y no de conspiraciones, por que se adivina una apuesta por un estilo donde no sólo sea el resultado el objetivo único, sino que se convierta en una consecuencia del buen juego o porque ha aumentado el número de talentosos jugadores españoles, ¡algunos hasta de la cantera! jugones la mayoría, lo que mejora la identificación y la empatía.  

En fin, que por lo que parece Bale vendrá a Madrid y por lo que parece el Madrid pagará otra vez muy por encima del precio de mercado (porque no es el mercado el que ha colocado a Bale en más de 100 millones, sino la urgencia de Florentino y la chequera del Madrid). Y que habrá que esperar para saber si finalmente estamos ante un caso Cristiano, otro caso Kaká o algo entre medias. 

Hasta la próxima y que disfrutéis del verano. 

 

 

 

 

 

 

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal