El Palomero

Set ball, match ball

Por: Juanma Iturriaga

25 abr 2014

Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, cantaba Serrat y propongo que esta podría ser la música que se escuche en el vestuario del Madrid dentro de unas horas, minutos antes de enfrentarse al Olympiacos en el quinto, defintivo y dramático partido de esta serie de cuartos de final de la Euroliga, gran objetivo de la temporada. Me parece adecuada por dos razones. Una, evidente: el día es de los grandes, el partido, palabras mayúsculas, el premio, enorme. La segunda y más importante, el plantéatelo así es una invitación al optimismo, que no es otra cosa que la esperanza de algo bueno. Falta va a hacer, pues las dos derrotas consecutivas en Atenas ha hecho menguar un poco el excelente estado de ánimo de equipo y afición con el 2-0 logrado en Madrid. Bueno, más que las derrotas, lo que preocupa son las señales emitidas, las sensaciones que traslucieron los 80 minutos disputados en Grecia.  Vayamos con las que más inquientantes (¿verdad Carmen?).

6174296w-El deficiente juego interior. Los grandes señalados en Atenas fueron los jugadores interiores, muy desacertados casi todos a excepción del tercer partido de Felipe. Su productividad estuvo bajo mínimos. Bourousis 4 puntos y 4 rebotes por partido, Mejri, 2 y 3, Mirotic 7 y 3,5,  Felipe Reyes 8 y 7,5 y Slaughter 2,5 y 2. En su defensa hay que decir que la permisividad arbitral no les vino ni medio bien y meter una canasta debajo del aro era toda una odisea. También es cierto que el Madrid es un equipo donde el peso de la producción recae en mayor medida en su juego exterior, pero aún así, los números y sobre todo la incidencia en el juego estuvieron muy por debajo de lo deseable. En cambio, el pívot Dunston resultó capital en ambas jornadas. En el tercero con su imparable inicio de encuentro. En el cuarto, su aparición al inicio del último cuarto que puso a su equipo rumbo a la victoria.

-El ritmo de juego. De las dos bien diferentes propuestas que proponen ambos equipos, el Olympiacos salió claro vencedor. Peleando el rebote ofensivo, gastando todas las faltas que fueran necesarias y bajando a defender a toda pastilla, los griegos evitaron cualquier subida de revoluciones. Cuando tenían el balón, sobre todo en manos de Spanoulis, largas posesiones y juego al tran tran. Total, casi ni un contraataque que echarle a las piernas y de jugar a campo abierto, nada de nada.

-Los finales de partido. El Madrid ha ganado un porrón de partidos este año, pero la mayoría de las veces no ha tenido que enfrentarse a finales igualados, donde su rendimiento no es del todo satisfactorio. Recordemos que en la final de Copa, por ejemplo, tiró por la borda siete puntos de ventaja hasta que Llull salvó los muebles. El lunes fueron los tiros libres, el miércoles 22-15 en el último cuarto y tantos errores en las últimas posesiones que el partido se decantó sin estridencias hacia el lado rojiblanco. 

Images-Mirotic. Durante los dos partidos, cualquier parecido con el Mirotic habitual fue pura coincidencia. Al montenegrino se le vio desubicado como pocas veces, ansioso por encontrar su ritmo de juego y desacertado en su puntería. Ni por dentro ni por fuera se le vio cómodo, por momentos transmitió cansancio y como pieza capital en el grupo, se le echó mucho de menos.

-Todo o nada en 40 minutos. Cuando se decidieron los cruces, una frase bastante repetida fue que mejor tener que jugar con los griegos un playoff que un único partido. Bien, el playoff se ha convertido en un final y este rival ha demostrado sobradamente su competencia y competitividad en situaciones de esta naturaleza. Llegados a este punto, este tipo de encuentros se juegan con las piernas y sobre todo con la cabeza. Tenerlo que hacer con el doble campeón de Europa no puede menos que inquietar.

Ahora bien, como somos optimistas por naturaleza, también hay motivos para la confianza.

-Jugar en casa. Si algo ha demostrado esta serie es que el equipo local manda y gana. De ahí que se pelee durante meses para tener la oportunidad de jugar el quinto partido a favor de ambiente. Me inclino más por ver un encuentro del estilo de los dos primeros que de los disputados en Atenas. El Madrid sabe que ahí ha estado una de las claves de su derrota, por lo que apoyado por 13.000 aficionados, se aplicará para que el ritmo sea alto, hábitat donde se desarrollan a las mil maravillas.

-El arbitraje. No es una cosa ni de hoy ni de ayer. En la Euroliga, los arbitrajes son permisivos y bastante condescendientes con los equipos locales. Dicho esto, tengo la sensación que serán algo más exigentes con la dureza griega, pilar sobre el que se apoya Olympiacos para plantar cara y tampoco serán inmunes a la presión ambiental. Esto puede facilitar el juego interior madridista y las rápidas transiciones que brillaron por su ausencia en Atenas.

-Carroll. Un día de estos Carroll volverá a ser el de antes. Y ninguno mejor que un quinto partido. Sólo le falta meter un tiro de los suyos para dejar atrás la lesión. Vistos los dos partidos en Grecia, esta sensación parece una temeridad, pero tengo el pálpito de que Carroll hará faena. Falta le hace al Madrid.


Olympiacos-afp--644x362
-La defensa a Spanoulis
. Sin poder llegar a decir que se le ha anulado, llevamos ya cuatro partidos de eliminatoria y la gran estrella europea no ha completado un partido marca de la casa. Ha dejado detalles, alguna entrada a canasta, buenas asistencia y algún  que otro triple, pero por otro lado ha perdido muchos balones y no ha dominado los partidos como acostumbra. Mucha de la culpa la tiene Darden, que le tiene bien cogida la medida, y también Llull. Esperemos que Spanoulis no haya dejado su traca particular para el final.  

-El orgullo. Unos cuantos jugadores han salido señalados de Grecia. Sobre todo dos, Bourousis y Mirotic. Como creo que son bestias competitivas, espero una reacción de ambos. A Bourousis se le fichó para dar fortaleza y madurez a un equipo algo tierno, como lo hizo, por ejemplo, en el segundo partido. Mirotic debe estar que se sube por las paredes y no le queda otra que reivindicarse con una actuación importante en un momento clave de la temporada. A ambos les ha tenido que doler las críticas recibidas, y ya se sabe que las críticas bien digeridas son un elemento motivador de primer orden (esto de las críticas es extensible a todo el equipo)

Total, que habiendo motivos para estar algo inquieto, también los hay para pensar en una horas el Madrid estará disfrutando de su pase a la Final Four de Milán. Que la fuerza les acompañe.

 

 

 

Hay 18 Comentarios

Por suerte o por desgracia, eso no va a poder ser, María. Espero que el cruce de semis sea un gran partido y si es posible, que se lo lleve el Madrid.

hola
a toro pasado, estupendo que se se haya clasificado el Madrid, estoy deseando ver a los dos , mad - bcn a ser posible en la final..

Ví el partido un pelín, como decirlo, acojonado.

Pero al final pudimos con ellos. Ahora a ver que pasa contra el Barça. Los veo muy fuertes.

Golaverage.
Golaverage.
Golaverage.

11/155

Lo he explicado varias veces.
Pero no me importa explicarlo una vez más.
A mí el juego de Llull me da ABSOLUTAMENTE igual.
Me da igual que juegue bien, mal o regular.
Unas veces lo hace bien (incluso muy bien) otras veces lo hace mal (incluso muy mal) y otras veces, ni bien ni mal.
Me parece un jugador con unas determinadas características muy acusadas y (en general) algo sobrevalorado.
A mí lo único que me interesa de Llull es la estadística que le llevo.
Siempre me ha parecido sorprendente su interés (desmesurado) en jugarse ese tipo de tiros.
Tiene un componente infantil muy llamativo.
A mí no me cae mal y me alegro de que le salgan buenos partidos.
Sobre todo cuando juega con España.
Y no hay más.
Entiendo perfectamente (y no me molesta) que esta estadística les parezca absurda (y molesta) a los groupies de Llull.
Pero a mi me divierte mucho.
Por cierto, ayer me alegré de la victoria por Sergio Rodríguez y Felipe Reyes.
Sobre todo por Felipe, que ayer volvió a ser una vez más (y van muchísimas) decisivo en el triunfo.
Entiendo (perfectame

Yo también me acordé de esa absurda estadística.

Jose Ramon, hoy despues del partido que hizo llull, yo me acorde de ti.Con cariño pero me acorde de ti.

Yo he disfrutado del viaje hasta aquí.
Y creo que lo voy a seguir disfrutando, qué coño.

Zurriaga, has escrito el Padre Nuestro del siglo XX.

Ahora no hablan de deuda (Que visión, por Dios) hablan de ofensas... persona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden...(sic)

Yo añadiría otra cosita más para que quede redondo:

Dunstoncito de mi vida,
que eres negro como LeBron,
por eso te temo tanto,
y te pido compasión...

Padre nuestro que estás en los cielos,
sántificado sea tu nombre,
hágase tú voluntad,
así en la Tierra como en el Cielo.
El pan nuestro de cada día dánosle hoy,
perdona nuestras deudas,
así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,
y no nos dejes caer en el pabellón,
más líbranos del Spanoulis.
Amén.

En Atenas:
11/152
11/153
11/154

Hoy toca ser un gran día, y me lo voy a plantear así.

Lo que se necesitan son entrenadores y líderes motivadores para ganar estos partidos, como David Platt ayer a su Maccabi. No te lo pierdas! http://cort.as/91H2

Mentalmente, la carga mayor la tiene el Madrid, que se juega el principal objetivo de la temporada, por lo que confieso mi congoja.
Es la hora de los grandes -me refiero a nosotros, espero que a Spanoulis no le dé por hacer de las suyas-.

No estoy muy positivo hoy respecto al partido, así que, sin que sirva de precedente, le voy a hacer caso a Itu y voy a pensar que...'Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así...'

Suerte chicos!!

Ya veremos, yo confio en el RM, no creo que en casa vuelvan a consentir que les metan...

Un saludo

¿Que es para mi el baloncesto?
http://porlajeta.es/deportes/5-deportes/2463-que-es-para-mi-el-baloncesto.html

Hay que tener cuidado con que no explote en la cara el globo que se ha estado hinchando últimamente. Hoy hay que trabajar mucho el aspecto psicológico.
http://www.youtube.com/watch?v=G-JZJvcT2Q0

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal