El Palomero

Elogio (exagerado) del esfuerzo

Por: Juanma Iturriaga

03 mar 2016

Esfuerzo-psicologico-1440x564_c

“No soy el mejor piloto, pero sí el que más trabaja”. Fernando Alonso.

“¿Calambres? Nos toca eso”. Zinedine Zidane.

“Los jugadores se han vaciado, no tengo nada que reprocharles”. Cualquier entrenador.

He de reconocer que cuando escucho unas declaraciones donde el valor que se resalta por encima de otras consideraciones es el esfuerzo, la sudoración, el haber corrido o trabajado a destajo, me pongo a sospechar. Me ocurre desde hace mucho tiempo, quizás desde aquellas frases tan típicas de muchos entrenadores (todavía se pueden escuchar en estos tiempos) que en su rueda de prensa de presentación decían cosas del tipo “lo único que puedo prometer es trabajo”. Y automáticamente pensaba, si solo puedes prometer eso, vamos mal. O quizás mi aversión se originase en aquellas épocas de la raza y la testosterona como nuestro elemento diferenciador nacional, que tanto daño nos hizo hasta que las dejamos a un lado y optamos por potenciar y reivindicar otros caminos.

A ver, no estoy despreciando el valor del sudor. Es más, me parece fundamental en el deporte y, sin querer ponerme trascendente, también en la vida. Dentro de las lecciones que te regala este universo, una de las más importantes es aquella que fija la constancia en el esfuerzo como algo innegociable e imprescindible. En el deporte, nada se consigue fácilmente ni en un pis pas, no hay atajos, ni triunfos posibles u objetivos alcanzables sin hábitos de comportamiento exigentes. Pero quedarse sólo en eso resulta peligrosamente incompleto.

1324996230_extras_albumes_0

Hace unos años, escuché a un conferenciante hablar de los valores que deben reinar en una organización. Empezó a preguntar a su auditorio y uno de los asistentes dijo: "La honradez". A lo que le experto le contestó: "Hombre, la honradez se presupone". (Nota al margen. Esto ocurrió antes de la Edad de Oro del Chorizeo Nacional. Quizás si hubiese pasado ayer, la respuesta del experto hubiese sido diferente).

Efectivamente, hay cosas que se presuponen. Lo mismo que nadie cuando se le pregunta qué es lo más importante en la vida contesta “respirar”, tampoco debería ser resaltable que un corredor de Fórmula 1 que gana unos buenos dineros trabaje mucho o que los jugadores de un equipo de fútbol o baloncesto corran hasta que no pueden más. Y si llega un punto donde eso resulta lo más elogiable, algo falla. Por eso, cuando después de un partido sale el entrenador o un deportista y habla más esas cosas y no de otras cuestiones, no puedo evitar que me asalten las dudas y me cuestione si los problemas son más profundos y van más allá de una derrota o una carrera fallida.

Puede que esté equivocado, y ahí están algunos aficionados que aprecian y premian por encima de todo al currante en la misma medida que desconfían del artista. Que entre el talento y el esfuerzo, están más dispuesto perdonar la falta de lo primero que de lo segundo. Incluso que ante los reveses, echan mano de la falta de actitud (qué tiempos aquellos de la frase "les pesan los bolsillos") antes que de la falta de soluciones técnicas o tácticas. Me gusta pensar  que la marea lleva años cambiando lentamente. Que ese tipo de discurso solo llega a los analistas y seguidores más básicos. O igual peco de ingenuo y esto es algo que presupongo sin darme cuenta que efectivamente, lo más importante y lo que deberíamos aplaudir por encima de todo es el respirar.

Hay 8 Comentarios

La actitud es de lo poco si no lo único que depende de uno mismo. Puedes tener más o menos acierto, compañeros mejores o peores, las cosas te pueden salir mejor o peor, puedes trabajar para ser mejor pero por mucho que lo haga nunca tendré el físico de Pogba o el talento del Chacho. Lo único que depende completamente de cada uno es esforzarte más o menos, por eso yo en general no "perdono" la falta de esfuerzo en un profesional, del deporte o de lo que sea. Perdón por el punto demagogo pero lo primero que me ha venido a la cabeza al leer que al deportista se le presupone el esfuerzo es que también al político la honradez.

De suponer nada. Suponer equivale a hacer el mamarracho.
Curry tiene mucho talento pero para enchufarlas desde cualquier parte hay que practicar el tiro miles de veces.
Uno que solía decir eso era Petrovic, situado. Te acuerdas?
Así que despreciar el esfuerzo en un país como este, con una ética de trabajo como la que se fomenta desde determinados sitios (ahí tienes el ejemplo del flojo de Rajoy), no me parece muy acertado.

Y luego encima también cobran. Se esfuerzen más o menos.
Está claro que son frases hechas, para intentar, o para justificarse a sí mismo, en situaciones deportivas extrañas y puntuales de la misma competición deportiva, o para intentar justificar el propio y desproporcionado y desmedido ego, o el propio e inaceptable, a todas luces también por muchos de los propios fans y aficionados, o por los demás desmedidos críticos, o por los terceros ajenos, o incluso, e inexperado?¿, deportivo, y profesional, fracaso, o vaya usted a saber. -):

Seguramente tengas razón Laín jeje

De acuerdo, pero a medias. Hay casos en los que un esfuerzo excesivo te puede dejar sin chispa para cuando tu equipo necesita que lo hagas (caso de algunos delanteros a los que les es permitido no defender mucho). Y hay equipos, como por ejemplo los de Simeone, en los que si no te esfuerzas todo el rato, no juegas (que se lo digan a Turan y a Griezzman, en sus principios en el Atleti). Es obvio que un esfuerzo grande se necesita para ganar, pero hay que hacerlo con cabeza, creo yo

Chorizo, con Z.
ChoriCear, con c.

:-)

Yo también estoy de acuerdo: a los deportistas el trabajo se les supone, no se les ha de reconocer como un extra. Aunque me da a mí que, si en vez de pronunciar estas frases Fernando Alonso y el entrenador del Real Madrid, lo hubieran hecho, por poner un ejemplo, Rafa Nadal y Guardiola, el autor de este post no se habría irritado de igual manera. Serán imaginaciones mías...

Totalmente de acuerdo. Grande iturriaga

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal