El Palomero

Y Nadal debería decir ¡basta ya!

Por: Juanma Iturriaga

14 mar 2016

Rafa-nadal

La paciencia tiene un límite, y da la sensación que Rafa Nadal ha llegado al suyo. Las nuevas sospechas vertidas por Roselyne Barchelot, una ex ministra de Sarkozy, parece que han colmado el vaso de su aguante. No es para menos, pues no es la primera vez ni parece que vaya a ser la última. En esta tesitura, y a diferencia de otras ocasiones donde Rafa prefirió no darles importancia, ha decidido levantar la voz.

Existe una realidad que, por mucho que nos pese, está ahí. El deporte español lleva tiempo bajo sospecha. Las tibias reacciones y más de un escándalo cerrado en falso, unido al indudable éxito de nuestros deportistas, que han convertido a España en toda una potencia mundial, han hecho que desde fuera lleguen con cierta regularidad declaraciones que ponen en duda la limpieza de lo conseguido. La tolerancia cero no ha sido tal, ni mucho menos, y puede resultar lógico que mientras aquí se ha tenido una manga demasiado ancha, fuera de nuestras fronteras no se sea tan complaciente. Pero pudiendo ser entendible cierto recelo, que lo tendríamos también aquí si el milagro deportivo no fuese español sino, pongamos, belga, el extender a diestro y siniestro la supuesta mancha, sin distinguir muy bien a quién alcanza, resulta difícilmente tolerable.

Porque dudar de nuestra contundencia es una cosa, y otra muy distinta es tener barra libre para poner en solfa de forma gratuita a deportistas que no se lo merecen, más que nada porque no existe ni una sola razón para ponerles en entredicho. Ocurrió hace bien poco con Pau Gasol, al que se acusó por el simple hecho que a sus 35 años hubiese sido capaz de hacer un torneo estratosférico en el Europeo del año pasado. Ahora le ha tocado a Rafa Nadal, y el motivo no ha sido otro que el aprovechamiento de que el Pisuerga pasa por Valladolid. María Sharapova confiesa sus pecados y ya que estamos, se abre la veda tenística. Y va la señora y dice que Nadal encubrió un supuesto positivo de doping en 2012 y que cumplió la sanción de ocho meses alegando que estaba lesionado. Lo que, dicho sea de paso, tampoco deja en muy buen lugar a los que supuestamente lo permitieron. En ambos casos, y tratándose de un prestigioso medio de comunicación o un personaje político, respectivamente, las andanadas verbales no fueron acompañadas ni con una sola prueba medianamente solvente que sustentase sus argumentos.

1453225922055

Los numerosos casos de dopaje y la sensación de que, en este asunto, los infractores siempre van un par de pasos por delante de los perseguidores han pervertido los procesos de detección y sanción. Ya no se trata de que alguien deba aportar pruebas para demostrar la culpabilidad, sino que, una vez lanzada la piedra, parece que es el acusado el que tiene que probar su inocencia, aunque no haya ni una sola razón objetiva para ser apuntado. Ante esta injusticia, la única salida posible debería ser la denuncia de los que denuncian, la persecución de los perseguidores. Muchas veces, por no darle cancha a los rumores extendidos, los deportistas prefieren hacer oídos sordos, haciendo honor a aquello de que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Pero no sé si es el mejor camino que estas andanadas sin base que las sostengan salgan gratis a sus autores.

Todo esto no tiene nada que ver con cierto histerismo en el que se cae por motivos de nacionalidad cuando acusan a uno de los nuestros. Somos un país al que le gusta indignarse ante demasiadas cosas, hasta el punto de ser capaces de mosquearnos por unos guiñoles. Tampoco es necesario poner la mano en el fuego por nadie, que ya hemos visto quemarse a mucha gente. Simplemente se trata de intentar frenar las dudas gratuitas, los ataques sin pruebas, el que cualquiera pueda pasear por el fango la reputación de un deportista simplemente de oídas o dejándose llevar por rumores. Así, si alguien tiene evidencias, que las presente. Y si no, que calle su bocaza.

Hay 10 Comentarios

Yo creo que el deporte de élite y el dopaje están intimamente ligados, sobretodo algunos deportes no se explican sin el doping.
Como es posible tirarse 21 días haciendo 200 km en bicicleta en pleno agosto a una media de 40 km/h ¿sólo comiendo espaguettis?, o torneos de tenis de 2 semanas con partidos superexigentes o ligas de futbol con un monton de partidos y después en verano eurocopa o mundial, o juegos olímpicos etc, etc.
Además, todos somos un poco responsables porque pedimos que en todas estas competiciones los deportistas den el mayor espectáculo posible, y al menor desfallecimiento por su parte ya los estamos poniendo a caldo.

Saludos.

Pues has acertado, denunciada y a denunciar a todos los que le acusen sin pruebas, bien hecho. Pero tenemos una lista bastante larga de casos a arreglar y, por ejemplo, se me ocurre que aquí se ha defendido, también a nivel político y también sin pruebas, a gente que ha dado positivo pero como eran ídolos, pues había que defenderles (Marta Domínguez, Alberto Contador...) Y eso es casi tan malo como acusar al inocente, pero ya sabemos el nivel político de este país...

Hay varias cuestiones en este asunto, y estoy de acuerdo con Carlos, mientras las cuestiones relacionadas con el dopaje -Operación Puerto por ejemplo- se resuelvan de esa manera -haciendo desaparecer las bolsas-, la sospecha estara presente. Nadal siendo probablemente el deportista con mas proyección internacional es la "diana" mas visible. Pero la vista no habría que proyectarla solo hacia Paris sino también hacia Madrid porque al final pagan justos por pecadores.

tota

Parece que esta señora tiene el cociente intelectual de un caracol. Si no, no se entiende que, gratuitamente, se meta en camisa de once varas por culpa de una diarrea verbal que no venía a cuento. Espero que Nadal le entre de cabeza, y que los tribunales fuercen a esta mujer a indemnizarle cuantiosamente y, más importante, a proclamar en público que lo que dijo no son más que sandeces.

Coincido plenamente con los comentarios. Nadal ha dado ejemplo cómo ser un deportista tanto en sus momentos buenos como en los malos. Esa mesura dentro y fuera de la pista, el perfil bajo, la deportividad, la modestia, el esfuerzo y dolor que hay detrás del deporte, sin descanso, sin concederse ni tan siquiera el mérito que merece. Lo que representa la figura del buen deportista son los valores que Rafa encarna. Comentarios como los de la exministra, pretenden echar barro sobre su nombre y su historial, sin más fundamento que la envidia, porque Rafa ha hecho historia. Sí forma parte de la historia más gloriosa del torneo más prestigioso de Francia. Pero ¡ay, no es francés! Aux armes citoyens! Aunque sea el arma de la calumnia. Rafa utilizará las suyas para defender su honor. #vamosRafa. Estamos contigo!

Mientras en España se gestionen los juicios de dopaje como hasta ahora (Operación Puerto y demás) estaremos bajo sospecha siempre. Una pena.

Al final los políticos son parecidos en todos los sitios. Gente que en su puta vida ha madrugado para ir a trabajar y que ha ido trepando a base de lamer los ojetes adecuados (cosas del funcionamiento interno de los partidos por otra parte).
Así que les extraña que alguien a fuerza de talento, de trabajo, de voluntad o de esfuerzo, consiga lo que consigue. Piensan que llegar tan arriba tiene que ser a base de alguna corruptela. Sencillamente no pueden concebir otra cosa, porque no han vivido otra cosa.

Nadal debe denunciar. Es un delito de calumnias clarísimo. A esa señora no se la puede acusar de corrupción sin pruebas, no? Pues ella tampoco puede acusar a otros. Además, es una acusación absurda, ya que supone que hay una "mafia" mundial dispuesta a esconder los positivos de ¿cualquier deportista y deporte?, lo que supone que estén metidos en el ajo los propios deportistas, los laboratorios, las federaciones, los árbitros.. y por qué a veces salen los positivos y a veces no? de qué depende?, y si ella cuando era ministra lo sabía, por qué no lo denunció y pidió un análisis independiente? o es que ella también estaba metida y cobrando de esa mafia? Por qué no hizo una actuación a gran escala contra esa supuesta mafia? Ha prevaricado? lo ha ocultado o encubrido? Ahora mismo Joaquim Noah (jugador de baloncesto francés de la nba) está lesionado hasta final de temporada, ¿está encubriendo un postiivo? Por qué no lo denuncia? Por qué no denunció a Tony Parker? o a Rudy Gobert? o en su día a Zidane? Ronaldo Nazario también? y Messi los dos meses que ha estado lesionado esta temporada? La explicación es muy simple: esta tia es tonta y como vemos, por mucho que critiquemos la corrupción y la falta de nivel de nuestros políticos, en Francia pasa lo mismo. Lo que ocurre es que nos pensamos que no, que en Europa son todos mas listos, mas guapos y mas honrados, y esta inutil sería aquí por ejemplo Celia Villalobos. Al menos, es un buen argumento contra los nacionalismos: idiotas los hay en todos lados, sin importar el lugar de nacimiento y/o residencia.

Creo que es hora que Nadal denuncie y ponga las cosas en su sitio. Una persona que nunca ha dado positivo no puede estar en la boca de muchas gente como si hubiera cometido un delito.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal