El Palomero

Cuando casi todo es excepcional

Por: Juanma Iturriaga

16 nov 2016

Url

En la carrera para atraer una atención cada vez más dispersa ante la infinidad de invitaciones a todo tipo de elementos de ocio que están a nuestro alcance, se nos está yendo la mano con los adjetivos. Pones la tele y escuchas con machacona repetición lo asombroso, increíble e inolvidable que es lo que estás viendo o te van a poner. Lo mismo pasa con otros medios, y no te digo nada en el universo de la red. Te vas a cualquier página y los titulares son a cada cual más rimbombantes. Un control básico de pelota de un futbolero famoso en mitad de un entrenamiento puede ser anunciado como el no va más. Una asistencia del Chacho o de Ricky, un pase de espaldas de Lebron o un buen juego de pies de Marc o Pau puede ser tratada como si no hubiese habido algo parecido antes. Un ejemplo de ayer mismo. Titular: Ricky la lía en Minnesota ¡asistencia de locos hacia atrás!. Y en el primer párrafo avisa que todo el pabellón se levantó de sus asientos y hubo hasta desmayos (esto último de los desmayos es cosecha mía). Luego ves la jugada y hombre, la asistencia está muy bien, pero lejos de algo de locos o de poner en pie a 10 mil personas.

Dentro de esta corriente, capítulo especial merece la absurda, incontrolada e insoportable servidumbre a los héroes futbolísticos, que son alabados diariamente hasta la nausea, muchas veces desde los propios clubes, que creen a ciegas que su permanencia en la institución depende del numero de halagos que reciba. La palma en este apartado se la lleva, como no, el duo Messi-Ronaldo, que no sólo compiten deportivamente, sino que están provocando también otra lucha, la que llevan a cabo unos cuantos medios de comunicación y que trata de ver quien logra alegrar el oído o la vista al susodicho, su entorno y su afición con el mayor halago, que por otro lado, puede venir por alguna genialidad o por algo que en lenguaje vulgar denominamos una auténtica chorrada.

Imgres

Y claro, llega un momento que resulta agotadora la saturación de adjetivos grandilocuentes, que terminan por perder su sentido inicial y dejan de resultar atrayentes por pura repetición. A veces, en los recorrido por los medios, me da la sensación de estar en Atenas, dando un vuelta por los alrededores de la Acrópolis y siendo asaltado cada diez metros por un camarero que me invita a pasar a su restaurante prometiéndome una experiencia culinaria única. Cualquiera que haya ido a Atenas sabe que las posibilidades de que sea cierto son realmente escasas.

Hace unos cuantos años y hablando de la paulatina bajada de audiencias televisivas de la liga de baloncesto, un experto en medios me contaba que el futuro iba hacia la televisión acontecimiento. Es decir, que cualquier partido o programa que no fuese y vendiese como tal lo iba a tener crudo. Bajo esta teoría, que con el tiempo se ha mostrado acertada, un partido de los muchos de los que se compone la temporada regular y cuya transcendencia suele ser mínima porque casi todo tiene remedio, iba a ser rechazado por el público.

La Champions de fútbol, por ejemplo, ha optado claramente por el modelo de acontecimiento. Una fase previa de seis partidos y a eliminarse. Así cada partido adquiere excepcionalidad, pues son muy pocos, y simplicidad en el formato, pues basta conectar dos neuronas para hacerlo entendible. 

El problema viene cuando queremos colocar la etiqueta de acontecimiento a todo. La generación de contenidos es bestial, lo que eleva la competencia hasta el infinito. En el intento publicitario de dotarles de espectacularidad y singularidad, estamos terminando por confundir lo normal de lo excepcional, lo que pasa un vez al año con lo que ocurre todos los días. Tengo mis dudas de la efectividad de esta forma de publicidad, pues los adjetivos, cuando son demasiado utilizados, terminan perdiendo parte de su significado. Igual finalmente ocurre algo parecido como en el cuento de Pedro y el lobo. Tantas veces se nos ofrece la octava maravilla que terminamos por convertirnos en escépticos y damos la espalda a tanto vendedor desaforado. E igual, el día que viene el lobo, ese momento que está a la altura de calificaciones fuera de serie, nosotros pasamos de largo.

Hay 17 Comentarios

Sí, pero no me negaras tampoco: Que son mejor y más actuales e informativas del mismo baloncesto y con todas sus divertidas jugadas y canastas y con mucho más movimiento y acceso en su mismo conjunto yayo, que la de una solo foto como comentario gráfico y adicional de cada uno de ellos y del mismo baloncesto de los mismos diez jugadores y además del enlace del deporte del baloncesto semanal y no solo de la nba de www.as.com . Además de en el del mismo grupo editorial de www.elpais.com/deportes/baloncesto .Que tampoco son las de un solo partido de cada uno de los diferentes equipos. Que además los puedes contratar para verlos ya así también si quieres, completamente también, en directo y por la misma TV.

Creo que ya somos mayorcitos para buscar los twitter de los equipos nosotros solitos sin que nos ayudes, Basket Forever

El de Denver Nuggets, de Juancho Hernangómez
https://twitter.com/nuggets?lang=es

El de Orlando Magic, de Obaka
https://twitter.com/orlandomagic?lang=es

El que sí es twitter del Minnesota Timberwolves, de Ricky Rubio
https://twitter.com/timberwolves?lang=es

Y el de Oklahoma Thunders, de Abrines
https://twitter.com/okcthunder?lang=es

El de Minesotta Timberwolves, de Ricky Rubio
https://twitter.com/chicagobulls?lang=es

El de los Los Angeles Lakers, de Calderon :
https://twitter.com/lakers?lang=es

Con estas cosas a mí siempre me queda la duda de si los medios (de deportes y no de deportes, en España y en el mundo civilizado en general) ofrecen un porcentaje altísimo de basura porque para ellos es más rentable o porque realmente es lo que la mayoría de la gente prefiere. Quiero pensar que es lo primero y que habría sitio para la calidad más allá de nichos de mercado minoritarios. Pero no lo sé.

Totalmente de acuerdo con kilgore (y con Itu). Es patético, y como siempre, en patetismo gana el fútbol. Llegará el día en que nos enseñen el moco que se sacó Messi en el entrenamiento y será el moco más bonito del mundo. Pero llegará otro medio y nos mostrará otro de Cristiano. Y tendremos por unos meses la polémica de los mejores mocos. Y serán 10 minutos de telediario cada día hablando de mocos. Y al final de la sección deportiva, 20 segundos de baloncesto y nada de otros deportes...

Y sin que falte también el del icono de la serie del mismo deporte del baloncesto más espectacular y más que entretenido y divertido que los de los mismos Harlem Globe Trotters :
https://twitter.com/globies?lang=es

Y el de los Menphis Grizzlies de Marc Gasol :
https://twitter.com/memgrizz?lang=es

Y el de los NY Knicks. Y además de las jugadas y de las canastas también más recientes e interesantes de Willy Hernangómez:
https://twitter.com/nyknicks?lang=es Y de:
https://twitter.com/willyhg94?lang=es

Todo esto es consecuencia de una cosa: en España no gusta el deporte, gustan los idolos.

Abrir hoy en día la página de un medio deportivo ( y es algo que se está extendiendo a los generalistas y si me apuras a los telediarios), es encontrarte con un 95% de contenido que te trata como si fueras retrasado mental. Pseudonoticias (o en un porcentaje abrumador directamente bulos, que hay que rellenar) acerca de pijadas realizadas en entrenamientos, en la consistencia de las deposiciones de las distintas "estrellas", en los avatares de las distintas señoritas que buscan sus 15 minutos de gloria acercándose a los susodichos, en la última chorrada que estos han dicho en las dichosas redes sociales (mi vertedero favorito). Lo de Cristiano y Messi ya es directamente para vomitar. Y si es verdad (al menos lo parece) que hay que estar todo el día dorándoles la píldora para que no se enfaden, pues creo que ya es hora de bajarse de este autobús.
Ellos pueden seguir bien felices. Siempre habrá una horda de cretinos esperando en una rotonda de un descampado para decirles lo guapos que son, sacarse una foto con ellos y con un poco de suerte que los atropellen con su último modelo de deportivo. Si sobreviven ya tendrán algo que contar a sus nietos.

También para seguir el Twitter de los mismos Philadelphia 76ers, del Chacho, Sergio Rodríguez:
https://twitter.com/sixers?lang=es

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal