David Alandete

Sobre el autor

es corresponsal del diario El País en Washington. En Estados Unidos ha cubierto asuntos como las elecciones presidenciales de 2008, el ascenso del movimiento del Tea Party o la guerra de Afganistán. Llegó a Washington en 2006, con una beca Fulbright para periodistas, a través de la cual se especializó en relaciones internacionales, conflictos armados y políticas antiterroristas.

Eskup

TWITTER

David Alandete

Archivo

enero 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Las serpientes unen a EE UU e Irán

Por: | 05 de diciembre de 2012

070918-F-9999B-001
A pesar de las sanciones, de la inexistencia de relaciones diplomáticas y de un ancestral antagonismo, hay un enemigo común contra el que Estados Unidos y la República Islámica de Irán luchan conjuntamente: el veneno de las serpientes. Un reportaje publicado este lunes en el diario The Wall Street Journal revela que los mandos militares norteamericanos en Afganistán compran a Irán, a través de un intermediario, antídotos contra la mordedura de cobras de Asia Central, víboras de foseta y otros ofidios.

Asegura el Journal que el Comando Central del Pentágono, el que supervisa la misión en Afganistán, aconseja que se usen de forma preferente los antídotos que fabrica el Instituto de Investigación de Vacunas y Sueros Razi, dependiente del Gobierno en Teherán, indicados para las mordeduras de las serpientes que habitan en Afganistán. Los antídotos que se emplean en EE UU no son efectivos en el frente afgano dado que se fabrican con el veneno de serpientes norteamericanas. Las mordeduras se producen ocasionalmente en el frente afgano, en las bases militares y cuando los soldados salen de misión.

Utilizando un intermediario, el Pentágono ha comprado, desde enero de 2011, unas 115 ampollas fabricadas por la empresa iraní Razi, con un coste de unos 310 dólares cada una, según informa el Journal. Disponen de ellas las enfermerías de las bases más destacadas, como Camp Leatherneck, en el sur del país. La empresa iraní, que coopera con la Organización Mundial de la Salud, fabrica 95.000 ampollas de antídoto contra la mordedura de serpientes y la picadura de escorpiones al año. Se fabrican inyectando veneno en caballos, y refinando y extrayendo de ellos los anticuerpos que producen.

Foto: Mark Bratton, Edwards Air Force Base.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal