Juan Gómez

Günter Grass, Israel y los nazis. Una polémica

Por: | 13 de abril de 2012

Ya han corrido ríos de tinta sobre el poema de Günter Grass. Muy bien, de algo hay que escribir. Se han repetido una serie de falacias que vamos a comentar:

 

 

 


 

 

 

(Grass practica su gesto favorito)


Censura, tabú. Es una falacia que criticar a Israel sea un tabú. No lo es en Alemania ni lo es en la asombrosa España, cuyos ciudadanos sólo han visto judíos por la tele y encarnados por algún actor inglés y gentil aunque narigudo, pero aún así compiten con los húngaros y los polacos por el liderazgo europeo en rancios prejuicios antisemitas. Lo mismo que en España, cada controversia internacional relacionada con Israel encuentra enorme eco en Alemania, desde las incursiones militares en Gaza o Líbano hasta los asesinatos selectivos del Mossad, pasando por el sangriento abordaje a la flotilla así llamada "de la Libertad”, hace dos años.

Los medios alemanes son más o menos críticos, según. Proisraelí es la línea editorial de Springer, que saca el sensacionalista y (en casi todo los demás) populista diario Bild y su hermanito serio Die Welt. Mantiene entre sus principios fundacionales “la reconciliación entre judíos y alemanes, para la que es obligado apoyar el derecho a la vida del pueblo israelí”. Nótese la sutileza del atávico racismo alemán: “entre judíos y alemanes ”. ¿No puede haber judíos alemanes? Los hubo.

Entre eso que se llama la gente de la calle, la opinión es variada. He visto verdaderos aquelarres antiisraelíes en Alemania, sobre todo con ocasión de las masivas protestas contra la Guerra de Irak hace unos diez años y contra la guerra en Líbano, hace seis. Recuerdo de entonces una entretenida trifulca de bar, cuando un amigo le arreó un bofetón a un desconocido que abogaba por “bombardear Israel para acabar con el problema”. Lo mejor fue que el abofeteado terminó llorando tras gritarle mi amigo: “no eres más que un fucking nazi, lo mismo que tus abuelos”. Como cuenta Nick Kulish hoy en el Times, respecto a Israel se aprecia una dicotomía entre la población y las élites alemanas. Pero hay que reconocer que los medios alemanes critican a Israel e informan cumplidamente de sus desmanes, errores o chapuzas.

Primer golpe, ataque preventivo. El alemán diferencia entre “ataque preventivo” (Präventivschlag) y “primer golpe” (Erstschlag). Grass echa mano del concepto de “primer golpe” (Erstschlag), que define indefectiblemente el primer golpe nuclear del que tanto se hablaba durante la Guerra Fría. Sin duda significa eso en boca del octogenario Nobel, un buen escritor que labró su fama en la apoteosis de los bloques y los telones de acero, esa Arcadia añorada del intelectual mediático. Contra cualquier evidencia o indicio, el poema acusa a Israel de estar planteándose un primer golpe nuclear contra Irán, el golpe que exterminaría “al pueblo iraní”. Un holocausto atómico para suprimir a los persas de la faz de la tierra. Grass abre así la puerta a una falacia muy apreciada por los antisemitas, por los malvados y por los cretinos: que el Estado judío es igual a la Alemania nazi. En lo que nos ocupa, escribí que confiere actualidad al viejo sarcasmo atribuído al psiquiatra Zvi Rex: Los alemanes nunca perdonarán Auschwitz a los judíos.

Víctima=víctima=víctima, etc. No todos somos víctimas. Pero Grass, un exitoso novelista probablemente multimillonario a quien le basta con chapucear unos versos libres para que medio mundo le festeje la ocurrencia, se presenta como una víctima de su “origen” anunciando su propio sacrificio: lo van a descalificar por "antisemitismo”. Como apunta Frank Schirrmacher en su atinado comentario de texto en el FAZ, el archilaureado, mimado, baboseado premio Nobel alemán, un tipo de esos que -parafraseando a Marsé- gustan de sacarse a sí mismos en procesión, se considera estigmatizado por su “origen”. No es su país, ni su propio pasado personal, ni la Historia, sino un estigma que perdura "imborrable". Bien es verdad que no le ha valido persecuciones ni cámaras de gas, pero sí (lamenta en su poema) lo ha obligado a callarse y a mentir: “Me prohibía atribuir ese hecho, como verdad evidente, al país de Israel”. Grass interpreta la culpa de los crímenes nazis como un estigma racial o genético que lo equipara moralmente (supongo que también al resto de los alemanes, pero a él, que rompe el silencio, un poquito más), con las verdaderas víctimas. Schirrmacher habla, con Nietzsche, de una "venganza imaginaria". Que le permite "hacer las paces con su propia biografía".

Israel y la paz mundial. Israel sola, dice Grass, pone en peligro la paz del mundo. Los ayatolás y el régimen clerical iraní son, en cambio, una simple panda de “bocazas”. Cuando niegan el Holocausto y cuando amenazan con liquidar a Israel. Cosas de fanfarrones.

Unos apuntes:
Alemania organizó el asesinato sistemático de seis millones de judíos europeos en cámaras de gas. Cuando tenía 17 años, Grass se quiso alistar en el Arma Submarina del Ejército nazi, pero terminó en el brazo militar de la SS, la organización responsable del enorme esfuerzo logístico invertido en matar a tanta gente. Grass tardó seis décadas en admitir su militancia en la Waffen-SS. En Pelando la Cebolla, cuenta lo siguiente:

  • "No quedan marcas en la piel de la cebolla que expresen miedo u horror. Seguramente veía a la Waffen-SS como unidad de élite (...) La doble runa en el cuello del uniforme no me repugnaba”
  • “Lo más importante para aquel muchacho que se tenía por un hombre era el arma en la que serviría: si no podía ser en un submarino, de los que ya apenas se hablaba en los partes de guerra, entonces sería como artillero de tanque en una División que, como sabían ya en el Centro de Operaciones de Weißer Hirsch, iba a formarse con el nombre Jörg von Frundsberg”
  • “Tras la guerra quise callar con creciente vergüenza lo que había acatado con el estúpido orgullo de mis años jóvenes. Pero la carga se mantuvo y nadie podía aliviarla. Es cierto que mientras duró la instrucción como artillero de tanque que me embruteció durante el otoño y el invierno no supe nada de los crímenes de guerra salidos a la luz más tarde, pero esa ignorancia declarada no podía empañar el reconocimiento de haber sido pieza de un sistema  que planeó, organizó y ejecutó el asesinato de millones de personas.”

Dice también que él no disparó “un solo tiro”. Es bien plausible que, en el caos descomunal del estertor de la Segunda Guerra, cuando la SS campeaba por la retaguardia colgando de los robles y de las farolas a desertores de la Wehrmacht y demás "sediciosos", algunos reclutas no disparasen un solo tiro.

Tras la polémica de su poema, Israel ha declarado a Grass persona non grata y le ha prohibido viajar al país. Una medida histérica y populista, según el exembajador israelí Avi Primor. Como consecuencia, Grass ha comparado a Israel -ese Estado que por sí solo “pone en peligro la paz mundial”- con el régimen de la extinta República Democrática Alemana. Dicen que se ha quedado más ancho que Silesia.

TopTeaser_crop_Der-Sockel-des-von-Grass-gestifteten-Denkmal-in-G-ttingen-wurde-mit-Graffiti-beschmiert.-Foto-Stefan-Rampfel

 

 

 

" ¡SS! Günni, calla la jeta". Pintada en la Universidad de Göttingen.

 

 

Hay 234 Comentarios

Buenos días Juan: tu artículo está argumentado, aunque es de una gran dureza contra Grass, en la línea del escrito por Henri-Lévy. De todo ello se deduce por tanto que niegas todo valor moral al escritor alemán. Creo que un punto fundamental es aclarar si Grass ocultó hasta su autobiografía su pertenenencia a las Waffen-SS. Juan Cruz sobre este mismo tema en su blog, afirma que ya había revelado esa información en un programa de radio de los 50. ¿Sería posible aclarar este tema? Saludos

Aunque suele ocurrir, pocos artículos han provocado el incrédulo alzamiento de mi ceja derecha como el del señor Juan Gomez, desde Berlin... En primer lugar por la poco disimilada irritación que siente el autor hacia Grass y la vergonzosa tendenciosidad que destila desde el inicio. (Confróntese su maravilloso entrecomillado en la así llamada flotilla de la libertad). En fin. Pero vayamos por partes. 1. el hecho de que se pueda criticar a Israel públicamente no significa que no exista un tabú. Significa que no existe censura al respecto. Se puede hacer, por supuesto, pero siempre que lo haces recibes una reacción desproporcionada y agresiva cuyo objetivo es desmotivar todo nueva crítica futura. De la misma manera que los asombrosos españoles podemos vivir en la asombrosa España y tener un opinión sobre el comportamiento judío en el conflicto con Irán o con Palestina. ¿O hay que ser polaco para opinar con la mente clara al respecto? 2. el hecho de que Israel posea cientos de cabezas nucleares y que, en su visión subjetiva de la legítima defensa, pueda hacer uso de ellas contra irán, no equipara necesariamente a Israel con Alemania! Grass simplemente expone el peligro de una tensión latente en un conflicto asimétrico, cuyo resultado seria catastrófico. ¿Significa eso que Grass sepa que Israel atacará a Irán? No. ¿Significa eso que poseer 200 cabezas nucleares (cifra revisable, claro) convierte a Israel en la encarnación del Mal, a ojos de Grass? No. Significa que el uso hipotética de la fuerza por parte de Israel en un conflicto de este calibre sería terrible. Y eso, para nuestro erudito analista en Berlin, lo equipara con la Alemania nazi a punto de cruzar la frontera polaca. Ah, Cicerón tendría mucho que aprender de este intrépido corresponsal! 3. después de la salva demagógica, el artículo se pondera a sí mismo colocando la proa hacia la persona... no podía ser menos. Se nos citan textos comprometedores de su biografía para desprestigiarle (¿o recordarnos por qué debemos desprestigiarle?) ad hominem... 4. por último, Grass compara a Israel con la RDA no en términos absolutos (¡Ciceron, despierta y escucha a Juan Gómez) sino en su comportamiento respecto de las voces disidentes. Atacar al intelectual que disiente, por mucho que no estemos de acuerdo, e intentar postergarlo en vez discutir con él es lo más democrático del mundo, lo más civilizado, lo más... semítico? Gracias por tu artículo, Juan,
y sigue así de clarividente en tus juicios. Ayudas a reforzar los ajenos.

Una prueba de la voluntad "democracática" de ese "pequeño estado" fantasma: "Las autoridades israelíes van a deportar a los activistas Julio Rodríguez (IU) y Teresa Salas (Paz Ahora), detenidos a su llegada al Aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv cuando intentaban entrar en el país en el marco de la iniciativa Bienvenidos a Palestina."

El artículo es un homenaje al bodrio. Malos los períodos, malos los tiempos, cuando la manipulación está detrás de las palabras, ¡cómo las maltrata. Pero hay una noticia interesante: "El SPD considera 'histéricas' las críticas a Günter Grass por su poema contra Israel". Está llena de sensatez y buen gusto. ¡Bienvenidos a la realidad!

Excelente artículo: frases que dicen cosas para lectores que piensan por sí mismos. Este es el presente y el futuro del buen periodismo,

Falta esa especie de remedo de intelecutal devaluado que es Bernard-Henri Lévy para llegar al duro, que decimos en mi país. Su cobarde libelo hoy en El País, además de mentir no da opción a la réplica. Un petir dilettante, un fantasma, una persona sin recursos, un resentido, un farsante. A este nuevo filósofo, este niño giscardiano, que tiene la mala conciencia de un burgués impotente ante la realidad que lo supera, le gustaría ser realmente un pensador, pero solo se ha quedado en niño bien lector de contraportadas. Habla, en su engendro de hoy, de Israel como "pequeño país". Sí, cascarria Lèvy, pero debe añadir que con pequeñas bombitas atomiquitas que pueden traer el infierno al planeta pequeñitamente. Falso y cínico -bueno no llega ni a esto-, es como el gorrón en las bodas: llega a la escritura sin que nadie lo haya invitado...no sé cómo el país consiente a personajes de todo a cien como este

Genial artículo!

Vergonzoso artículo!!

No, si a lo tonto a lo tonto te las van metiendo poema a poema:
Detienen barco alemán con dirección al puerto sirio de Tartus que contrabandeaba armas provinientes de Irán:
http://www.haaretz.com/news/middle-east/report-german-ship-carrying-iranian-weapons-to-syria-stopped-at-sea-1.424190

No entiendo el artículo. Es tendencioso, el análisis es pobre y las conclusiones difusas. Y es incorrecto, Grass no tardó seis décadas en contar su pasado, lo hizo en 1963 ante su editor, Klaus Wagenbach, quien tomaba notas para una biografía de este autor (esto fue publicado el 16/05/2007 en El País).

Estados criminales hay muchos. Muchísimos, Catón! Si empezamos a contar países que han cometido genocidios y han llevado a cabo políticas de exterminio contra otros pueblos a más de un Estado habría que senyalar. Y no por eso propagamos eliminarlos de la faz de la tierra. Antisemitismo es culpar siempre de todo a los judíos y negar sus derechos. La base del antisemitismo es la más absoluta ignorancia y repetición de prejuicios estúpidos y peligrosos. Otra cosa es criticar al gobierno de Israel y su política. Por qué no limitarse a criticar la política del gobierno de Israel como hacemos con otros países? Si por eso soy sionista, pues vale.

Catón, pareces tonto. No hace falta que me parafrasees. Ciertamente defiendo la existencia y legitimidad del Estado de Israel, ya lo he dicho yo misma! Y mi teclado no tiene ny, obviamente, sí, porque escribo desde el extranjero. Pasa algo? Te joroba la grafía catalana? También eres anticatalanista? Vete con tu rollo antisemita a joder a otros . A mí me pareces un auténtico fanático ignorante.

En el foro hay gente "muy de izquierdas" que defiende al estado genocida deIsrael y que no tienen ñ en su teclado. Simples esbirros sionistas camuflados que intentan pasar por lo que no son. Hasta ellos se avergüenzan de sí mismos, y quieren dar lecciones a los demás. Lo intentan. Son inasequibles al desaliento. Pero vano intento. ¿Quién puede creer a aquellos que defienden a un estado criminal?

Estoy totalmente de acuerdo con el autor de este artículo. Me considero una persona muy de izquierdas, pero estoy harta del vergonzoso e ignorante antisemitismo de la izquierda espanyola apoyándose en el problema palestino. Ser defensor de la legitimidad de la existencia de Israel no es ser sionista. Ni defender a los palestinos en su justa lucha tiene necesariamente que estar manchado de antijudaismo milenario y frases estereotipadas sobre Israel y los judíos.

Dice algún listillo por ahí que el pueblo judío ha aportado a la Humanidad grandes cosas. Yo añado que terribles cosas: el monoteísmo, con lo que ello implica de intolerancia y exclusión del Otro, el concepto de culpa, el pecado y la usura. Ante estas las demás palidecen.

La verdad es que el Mundo está ya muy cansado de la impunidad israelí, de sus matanzas, de sus masacres, y de que siempre quieran ir de eternas víctimas, cuando en realidad son los agresores, los que no cumplen las resoluciones ONU, los que no cumplen las sentencias de Tribunales Internacionales, los que se llaman democráticos, pero tienen legalizada la tortura, o los asesinatos selectivos, que en la realidad no nada selectivos. Hay un agresor neo colonialista, judíos llegados de todos los países del mundo, y unas victimas, los autóctonos palestinos. Y lo demás son cuentos chinos para engañar a incautos. Que está por este tema lo tiene clarísimo. Israel, y sus cabezas nucleares son un peligro para la Humanidad. Y Alemania, vendiéndoles los submarinos de la clase Delfín, se hacen,de nuevo, cómplices de este país gobernado por terroristas y criminales de guerra llamado Israel. Y eso es lo que hay, guste o no guste. Así de sencillo. Así de fácil.

Jorge, su desconocimiento de la historia es abrumador. ¿qué tal alguna mención a las diferenets incursiones árabes sobre el entonces joven Estado de Israel y las muchas que hubo desde entonces? ¿Recuerda aquella consigna que levantaban: Echar a los judíos al mar? ¿Y qué tal recordar los miles de cohetes que lanzaba -aún continúa esa lluvia aunque más tenue- Hamás desde Gaza y que ocasionó una lógica respuesta israelí (lo de masacre parece que un adjetivo que siempre debe ponerse al hora de hablar de Israel)? Su discurso quiere aparentar situarse en un lugar de sensibilidad humana, pero ya conocemos ese juego, está hecho desde la profunda ignorancia en la que se escuda el antisemitismo de nuevo cuño.

Sr. Gómez, su artículo me ha emocionado. Es la primera vez que veo en El País, mi periódico de toda la vida, una opinión contraria a la estupidez criminal antijudía que por desgracia padecemos en España. Nuestro país atraviesa un periodo de decadencia terrible. La actual generación joven es la más estúpida de todas las que he conocido desde el inicio de la transición y esa es la peor consecuencia de ese proceso degenerativo moral y cultural. Churchill dijo: "Los fascistas del futuro se harán llamar a sí mismos antifascistas". El auténtico vencedor del nazismo -sólo su empecinada resistencia hizo posible que los europeos demócratas (una minoría entre estúpidos nazis y locos comunistas) recuperaran la libertad- se refería a un futuro que es nuestro hoy. Por eso hay tantos niñatos que se hacen 'comunistas' para creerse más hombres pero que piensan y actúan como auténticos nazis. Gracias de nuevo por su artículo.

Es que no hay motivos para sospechar de un país que ha duplicado la extensión de su territorio a fuerza de masacrar a sus vecinos? O que tiene legalmente establecida la tortura?

Veamos: de quién sospecha atrocidades Grass? De un país que llevó a cabo una masacre de civiles desarmados en la población de Gaza, operación llamada "plomo fundido" y estoy poniendo sólo un ejemplo?

Vamos a aclarar algo: Irán ha manifestado, a través de sus líderes políticos -y varias veces- que desean borrar del mapa al "ente sionista", como llaman a Israel. Además es sabido la implicación del régimen persa con "partidos políticos" como Hezbollah y Hamás, eso sin contar su participación en el atentado a la mutual judía en Buenos Aires en 1994. Ahora yo pregunto: ¿Dejarían que Irán tenga capacidad nuclear como para fabricar una bomba? ¿Es Israel el futuro y probable, según este polifemo poeta, culpable de una conflagración nuclear?

Com a jove alemany que sóc he de dir que juntament amb el nostre passat, els alemanys hem heretat una responsabilitat històrica que consisteix als punts principals següents:

1. El deure de fer memoritzar les atrocitats inigualables que van portar-se a terme durant el període nazi.

2. El suport i el respecte a les comunitats jueves i a l’estat israelià.

És evident que al nostre país hi ha moltes opinions diferents sobre aquest assumpte. No obstant, queda ben palès que no podem permetre’ns que un escriptor ex nazi ens faci tanta vergonya davant el món. Encara que hem de protegir el dret a la llibertat d’opinió, també cal que preservem la dignitat ètica i històrica envers un poble que va ser reprimit i turmentat pels nostres avantpassats.

Per aquest motiu s’ha posat en moviment una discussió molt emocional en l’opinió pública alemanya. També hi ha veus crítiques que la consideren desmesurada, però de totes maneres s’ha manifestat un debat que ens fa estar atents al ressorgiment (o a la supervivència?) de l’antisemitisme a Alemanya.

jorge M, pero Israel tiene el apoyo explícito y permanent (tanto militar como político) de los Estados Unidos y la Unión Europea (Alemania, Francia, Italia, España, Gran Brtaña, Holanda) sin importar lo que haga. Por eso incide en Israel, por esa desigualdad de trato. Israel es libre de hace lo que quiera: armamento nuclear, bombardeo de campos de refugiados, ataque y asesinato de nueve pacifistas de la flotilla turca...No importa. Haga lo que haga, Israel sigue recibieno miles de millones de dólares en subsidios anuales y acuerdos comerciales preferentes. Cualqier otro país en dichas circunstancias sería objeto del embargo internaconal o sería bombardeado por la comunidad internacional. Con Israel no sucede nada. Pueden amenazar, aseinar científicos en otros países, invadir el Líbano. No pasa nada. ´Peor aún, si un político europeo quiere tener posibilidades de llegar al Gobierno parece que tieen que ir a Tel Aviv a presentar sus credenciales al Gobierno israelí. Eso no se hacía con la Serbia de Milosevic. Es preciso incidir en esa infame desigualdad en el trato de la comunidad internacional.

El espectáculo de un ex nazi, promoviendo el odio hacia los judíos bien puede ser patética. Pero que tal persona sea tratada como la conciencia de su país dice mucho de la naturaleza degradada del discurso intelectual en la Europa contemporánea. Gracias a figuras como Grass y otras grandes figuras de las artes como Emma Thompson de Gran Bretaña, el antisemitismo está teniendo sus mejores días en Europa, desde que el autor saludaba a Hitler en la SS

el fin del periodo entreguerras

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal de EL PAÍS en Berlín desde 2008. Fue becario de José Comas, que lo reclutó en 2006. Vive en la ciudad desde 2002. Estudió en Friburgo.

Correo: mail.berlinblog@gmail.com

Eskup

Archivo

julio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal