Juan Gómez

Günter Grass, Israel y los nazis. Una polémica

Por: | 13 de abril de 2012

Ya han corrido ríos de tinta sobre el poema de Günter Grass. Muy bien, de algo hay que escribir. Se han repetido una serie de falacias que vamos a comentar:

 

 

 


 

 

 

(Grass practica su gesto favorito)


Censura, tabú. Es una falacia que criticar a Israel sea un tabú. No lo es en Alemania ni lo es en la asombrosa España, cuyos ciudadanos sólo han visto judíos por la tele y encarnados por algún actor inglés y gentil aunque narigudo, pero aún así compiten con los húngaros y los polacos por el liderazgo europeo en rancios prejuicios antisemitas. Lo mismo que en España, cada controversia internacional relacionada con Israel encuentra enorme eco en Alemania, desde las incursiones militares en Gaza o Líbano hasta los asesinatos selectivos del Mossad, pasando por el sangriento abordaje a la flotilla así llamada "de la Libertad”, hace dos años.

Los medios alemanes son más o menos críticos, según. Proisraelí es la línea editorial de Springer, que saca el sensacionalista y (en casi todo los demás) populista diario Bild y su hermanito serio Die Welt. Mantiene entre sus principios fundacionales “la reconciliación entre judíos y alemanes, para la que es obligado apoyar el derecho a la vida del pueblo israelí”. Nótese la sutileza del atávico racismo alemán: “entre judíos y alemanes ”. ¿No puede haber judíos alemanes? Los hubo.

Entre eso que se llama la gente de la calle, la opinión es variada. He visto verdaderos aquelarres antiisraelíes en Alemania, sobre todo con ocasión de las masivas protestas contra la Guerra de Irak hace unos diez años y contra la guerra en Líbano, hace seis. Recuerdo de entonces una entretenida trifulca de bar, cuando un amigo le arreó un bofetón a un desconocido que abogaba por “bombardear Israel para acabar con el problema”. Lo mejor fue que el abofeteado terminó llorando tras gritarle mi amigo: “no eres más que un fucking nazi, lo mismo que tus abuelos”. Como cuenta Nick Kulish hoy en el Times, respecto a Israel se aprecia una dicotomía entre la población y las élites alemanas. Pero hay que reconocer que los medios alemanes critican a Israel e informan cumplidamente de sus desmanes, errores o chapuzas.

Primer golpe, ataque preventivo. El alemán diferencia entre “ataque preventivo” (Präventivschlag) y “primer golpe” (Erstschlag). Grass echa mano del concepto de “primer golpe” (Erstschlag), que define indefectiblemente el primer golpe nuclear del que tanto se hablaba durante la Guerra Fría. Sin duda significa eso en boca del octogenario Nobel, un buen escritor que labró su fama en la apoteosis de los bloques y los telones de acero, esa Arcadia añorada del intelectual mediático. Contra cualquier evidencia o indicio, el poema acusa a Israel de estar planteándose un primer golpe nuclear contra Irán, el golpe que exterminaría “al pueblo iraní”. Un holocausto atómico para suprimir a los persas de la faz de la tierra. Grass abre así la puerta a una falacia muy apreciada por los antisemitas, por los malvados y por los cretinos: que el Estado judío es igual a la Alemania nazi. En lo que nos ocupa, escribí que confiere actualidad al viejo sarcasmo atribuído al psiquiatra Zvi Rex: Los alemanes nunca perdonarán Auschwitz a los judíos.

Víctima=víctima=víctima, etc. No todos somos víctimas. Pero Grass, un exitoso novelista probablemente multimillonario a quien le basta con chapucear unos versos libres para que medio mundo le festeje la ocurrencia, se presenta como una víctima de su “origen” anunciando su propio sacrificio: lo van a descalificar por "antisemitismo”. Como apunta Frank Schirrmacher en su atinado comentario de texto en el FAZ, el archilaureado, mimado, baboseado premio Nobel alemán, un tipo de esos que -parafraseando a Marsé- gustan de sacarse a sí mismos en procesión, se considera estigmatizado por su “origen”. No es su país, ni su propio pasado personal, ni la Historia, sino un estigma que perdura "imborrable". Bien es verdad que no le ha valido persecuciones ni cámaras de gas, pero sí (lamenta en su poema) lo ha obligado a callarse y a mentir: “Me prohibía atribuir ese hecho, como verdad evidente, al país de Israel”. Grass interpreta la culpa de los crímenes nazis como un estigma racial o genético que lo equipara moralmente (supongo que también al resto de los alemanes, pero a él, que rompe el silencio, un poquito más), con las verdaderas víctimas. Schirrmacher habla, con Nietzsche, de una "venganza imaginaria". Que le permite "hacer las paces con su propia biografía".

Israel y la paz mundial. Israel sola, dice Grass, pone en peligro la paz del mundo. Los ayatolás y el régimen clerical iraní son, en cambio, una simple panda de “bocazas”. Cuando niegan el Holocausto y cuando amenazan con liquidar a Israel. Cosas de fanfarrones.

Unos apuntes:
Alemania organizó el asesinato sistemático de seis millones de judíos europeos en cámaras de gas. Cuando tenía 17 años, Grass se quiso alistar en el Arma Submarina del Ejército nazi, pero terminó en el brazo militar de la SS, la organización responsable del enorme esfuerzo logístico invertido en matar a tanta gente. Grass tardó seis décadas en admitir su militancia en la Waffen-SS. En Pelando la Cebolla, cuenta lo siguiente:

  • "No quedan marcas en la piel de la cebolla que expresen miedo u horror. Seguramente veía a la Waffen-SS como unidad de élite (...) La doble runa en el cuello del uniforme no me repugnaba”
  • “Lo más importante para aquel muchacho que se tenía por un hombre era el arma en la que serviría: si no podía ser en un submarino, de los que ya apenas se hablaba en los partes de guerra, entonces sería como artillero de tanque en una División que, como sabían ya en el Centro de Operaciones de Weißer Hirsch, iba a formarse con el nombre Jörg von Frundsberg”
  • “Tras la guerra quise callar con creciente vergüenza lo que había acatado con el estúpido orgullo de mis años jóvenes. Pero la carga se mantuvo y nadie podía aliviarla. Es cierto que mientras duró la instrucción como artillero de tanque que me embruteció durante el otoño y el invierno no supe nada de los crímenes de guerra salidos a la luz más tarde, pero esa ignorancia declarada no podía empañar el reconocimiento de haber sido pieza de un sistema  que planeó, organizó y ejecutó el asesinato de millones de personas.”

Dice también que él no disparó “un solo tiro”. Es bien plausible que, en el caos descomunal del estertor de la Segunda Guerra, cuando la SS campeaba por la retaguardia colgando de los robles y de las farolas a desertores de la Wehrmacht y demás "sediciosos", algunos reclutas no disparasen un solo tiro.

Tras la polémica de su poema, Israel ha declarado a Grass persona non grata y le ha prohibido viajar al país. Una medida histérica y populista, según el exembajador israelí Avi Primor. Como consecuencia, Grass ha comparado a Israel -ese Estado que por sí solo “pone en peligro la paz mundial”- con el régimen de la extinta República Democrática Alemana. Dicen que se ha quedado más ancho que Silesia.

TopTeaser_crop_Der-Sockel-des-von-Grass-gestifteten-Denkmal-in-G-ttingen-wurde-mit-Graffiti-beschmiert.-Foto-Stefan-Rampfel

 

 

 

" ¡SS! Günni, calla la jeta". Pintada en la Universidad de Göttingen.

 

 

Hay 234 Comentarios

El artículo es imparcial cuando sin quitar la trajedia del asalto de la flota de ayuda a Gaza la sitúa junto otras acciones criticables de Israel. De todos modos no está mal que todo el mundo presente su opinión, como yo hago ahora con la mía.

Sólo quiero señalar que el problema con Israel es la gran diferencia con sus vecinos. Por muy occidental que parezca en su modo de vida (que no lo es) su forma de estado se basa en la sharia, no hay que olvidar que el sustento final, la legitimación del estado palestino, es religioso, a diferencia de Israel que aunque se define como patria del pueblo judío, acepta a todas las religiones. Recordemos que Abbas ha manifestado que el futuro estado árabe no podrá albergar ni a un solo judío.
Para ser ciudadano israelí basta con ser admitido como tal bajo sus leyes soberanas; y el territorio es el que es porque eso es lo que han sabido defender de la mejor manera que han podido. Recordemos que Yaveh les daba desde el Nilo hasta el Eúfrates. Ellos se conforman con menos.

Por otra parte no hay que caer en la falsa dicotomía entre judío e Israel. El primero es un pueblo que ha dado a los pensadores más liberales y avanzados de su tiempo en cada caso, desde Spinoza a Marx pasando por Woody Allen. Israel es su nación, su tierra ancestral y espiritual que ha educado a gran cantidad de premios Nobel, científicos, médicos, el mayor número de empresas que cotizan en el Nasdaq (empresas tecnológicas), la mayor cuota de libertades en Oriente Medio, etc. Israel es un conjunto mayoritario de judíos, junto musulmanes y cristianos que han enriquecido su país.
A veces se cuestiona la legitimidad de Israel frente la de Ruanda, Burundi, Turquía, Alemania, España, EEUU, etc, en parte lo es porque su concepto de "respuesta proporcional" no ha llegado a las barbaries de las respuestas del resto de sus vecinos o de las naciones mencionadas. Recordemos que la primera respuesta proporcional la recibió Israel en 1948 con la invasión de sus vecinos árabes ante la declaración de independencia.

No negaré que existe un problema basado en la superstición y el tribalismo, por ambas partes, la israelí, minoritaria y la de los países musulmanes de alrededor que son educados en el odio al judío (el Corán dice que son monos y cerdos entre otras lindeces). Su propia tradición reconoce su raíz común (el Islam se apropia de la historia judía torpemente) y, la verdad, puesto un palestino al lado de un israelí no se distinguen, pero no por su tradición común, sino porque muchos israelís son refugiados judíos de países árabes que fueron expulsados hace pocos años en masa (de marruecos, Siria, Egipto, etc).

La auténtica lección pendiente de los árabes está en aprender de una vez a vivir en el contrato social, en aceptar la idea de ciudadanía que gracias a las revoluciones árabes vemos lo difícil que es de entender, como aprendimos en Europa finalmente después de siglos, salvo algunas excepciones como la Alemania nazi.

Más que corresponsal, debería llamarse corresponsable en esta actitud tan hipócrita y tan injusta en el reparto de las varas de medir. Al igual que algunos que postean aquí, como el Sr. Opinions, el autor de este artículo es, técnicamente hablando, un dogmático. Aunque me temo que no conoce el significado preciso del término.

Que se lo expliquen al pueblo Palestino al cual estan oprimiendo

El artículo canta como tendencioso ya en los primeros párrafos, cuando intenta quitar importancia al asalto de la flota de ayuda a Gaza. De todos modos no está mal que todo el mundo presente su opinión, y el artículo está salpicado de aciertos.

Sólo quiero señalar que el problema con Israel es que no es muy distinto de sus vecinos. Por muy occidental que parezca en su modo de vida y por democráticas que sean sus instituciones (que lo son), no hay que olvidar que el sustento final, la legitimación del estado israelí, es religioso. Para ser ciudadano israelí basta con ser judío; y el territorio es el que es porque lo ha dicho un tal Yahveh.

Por otra parte hay que distinguir entre judío e Israel. El primero es un pueblo que ha dado a los pensadores más liberales y avanzados de su tiempo en cada caso, desde Spinoza a Marx pasando por Woody Allen. Lo otro es, básicamente, un engendro problemático. Y en parte lo es porque su concepto de "respuesta proporcional" está alterado.

En definitiva, el problema está basado en la superstición y el tribalismo, por ambas partes, la israelí y la de los países musulmanes de alrededor. Su propia tradición reconoce su raíz común y, la verdad, muchas veces puesto un palestino al lado de un israelí cuesta distinguirlos.

La auténtica lección está en aprender de una vez a vivir en el contrato social, como aprendimos en Europa finalmente a base de meternos cera sin parar durante más de 1000 años.

¿Como es que desde ese "campo de exterminio", según algunos de los sesudos comentaristas de este artículo, que es la franja de Gaza, semejantes a los de exterminio de judíos en los buenos tiempos de la Alemania nazi, salen cohetes en dirección de la población judía? ¿Así sucedía en Auschwitz-Birkenau? ¿Atacaban constantemente esos judíos retenidos allí, con morteros a la pobre, confiada e indefensa población alemana? Creo que hay una gran diferencia con lo que sucede en Palestina hoy en día. Israel históricamente siempre ha pecado simplemente por existir y por haber legado a la humanidad su concepto de lo que es la libertad y por ello ha pagado un alto precio y lo sigue pagando.
Publicado por: Hector Francisco Godinez A. |

Gracias por leerme gerardinho pero no has entendido nada del artículo. Es demasiado bueno para alguien como tu que no sabe hacer la O con un canuto.

"Acertado articulo de Juan Gómez que destaca por su imparcialidad y buen conocimiento de la sociedad alemana, algo que desde las plumas españolas escasea más de lo que nos gustaría. El autor se limita a comparar lo que afirma Gunter con la realidad alemana y europea, y si bien es cierto que muchos españoles les molesta que les recuerden que competimos a nivel europeo con las potencias más antisemitas de Europa. Junto con un estudio que vale la pena leer.
Sin tener la necesidad de tomar parte en cada afirmación de Gunter ni encada reacción al poema, Juan Gómez sitúa el poema en su contexto a nivel de autor y social."

Qué parida de comentario del tal "opinions":
"que destaca por su imparcialidad"
"El autor se limita a comparar lo que afirma Gunter con la realidad alemana y europea"
"Juan Gómez sitúa el poema en su contexto a nivel de autor y social."
..

Juan Gómez, cuando te vayas de vacaciones, puedes poner a "eso" a aporrear el teclado por tí.
(Para tal ..., tal mosca.)

Quieres decir que el que el único que tiene armas de destrucción masiva, el único que posee un ejercito verdaderamente operativo y en condiciones de causar un desastre nuclear y que, por si fuera poco, se salta a la torera las resoluciones de la ONU, es... tienes cinco intentos experto en judeofobia.

:O

Me he quedado flipado al leer esta basura de comentario.
Ni el tal "opinions", dice tantas rajoyadas. Y mira que el pobre lo intenta.

Tú eres el corresponsal en Alemania?
Juas! me corto ... antes de comprar un periódico en el que escriba alguien como tú :O
Claro, que lo normal es que en panfleto como este, escriba un panfletista como tú:

"Pero hay que reconocer que los medios alemanes sí critican a Israel e informan cumplidamente de sus desmanes, errores o chapuzas. "

Lo que tú digas, majo. Lo mismo que tú. Tú también "informas".

Querido Eduardo: el fucking nazi llorón, si por el fuera bombardearía Israel. Por eso es un fucking nazi, como lo fue su abuelo y su padre que no le educaron en el respeto al judío.

Felicidades a El País por publicar un artículo tan bueno sobre la polémica del poema de Gunter Grass. Les animo a seguir en esta linea de expresar diferentes puntos de vista. Destacar la calidad con la que Juan Gómez analiza las polémicas en Alemania y las "trampas" históricas con las que el pelador de cebollas nos quiere gasear.

Una cosa sí que debo de decir sobre lo que representaría un ataque iraní y su capacidad de amenaza. Quien debería estar más preocupado no es Israel, sinó Arabia Saudí por varias razones que ahora no voy a explicar. La capacidad de ataque balístico de Irán está un poco exagerada a día de hoy cuando se refiere a hacer blanco en Israel. Y el resto de su ejército le pasa algo muy parecido a lo que se decía del ejército de Irak en la guerra del Golfo. No hay para tanto, están más atrasados de lo que pueda parecer. Sus submarinos no son operativos en caso de guerra, sus barcos igual y sus aviones no son competitivos. Son ataudes con alas. Lo único bueno que tienen son unos pocos misiles tierra aire rusos que pueden incomodar...pero los buenos, los s-300 los rusos los han cancelado. Irán si quiere tocar las narices en caso de ataque por parte de EEUU solo puede hacer esto:
- Agitar a sus milicias de Hezbollah, de Hamas y alguna otra
- Atacar de forma escurridiza con misiles a Arabia Saudí, a las bases de EEUU
- Agitar Irak, Afganistán.
- Y el martirio suicida

Mr.Opinions, lo de nazi no es solo por Grass, que efectivamente lo fue aunque ahora dice que se arrepiente, sino por cualquier otro alemán que ose criticar la política israelí, incluido el "fucking nazi" llorón al que menciona el articulista y otros muchos que nacieron más de treinta años después de la derrota de los nazis en Alemania.

Perdona experto en antisemitismo y judeofobia, pero creo que no conoces algunas expresiones del Español. A mi lo que necesite tu culo me importa un pimiento.

Lamentable artículo, ideológicamente tendencioso y que en lo personal llega a la descalificación y el insulto. No me podía creer que lo hubiera escrito un "corresponsal de El País", al principio pensé que se trataba de un bloguero aficionado.

Juan González, pero como puedes decir eso! si tu acusas a un articulista de estar vendido que vamos a pensar de ti? que quizás te llamas Ahmed y que los fines de semana haces chapas?

Perdona Luis, no te ofendas pero creo que tu culo está más necesitado que el mío de un buen Popeye.

Este articulista vendido a la propaganda de Israel y solo refuerza lo que denuncia Gunter Grass.

Es curioso...por no decir evidente como los que sacan el tema árabe israelí no reconozcan que los árabes que más sufren son los que están retenidos por la fuerza en Gaza por Hamas que limita la salida de personas por la frontera con Egipto. Los árabes son cautivos y han de ser mantenidos en situación precaria como medio de presión o chantaje a occidente.
Un ejemplo de esta hipocresía de occidente en no reconocer las cosas como son la vemos en el famoso bloqueo. Excepto armas, se puede meter de todo en Gaza por la frontera con Egipto. Si Hamas y Egipto no ponen pegas, claro.

Estupendo que te diviertas experto en antisemitismo y judeofobia, parece que te hace muy feliz la terrible situación que discutimos. Mientras tu te lo pasas pipa insultando a todo aquel que critique a Israel, ahí van los submarinos cargados de bombas para que ya te partas el culo. Felicidades.

Pues me habré perdido algo porque yo viví casi dos lustros (hasta el 2008) y cualquier político del signo que fuera que osara criticar la "política de exterminio"del gobierno israelí(del gobierno digo) era crucificado públicamente por antisemita.
Tengo sangre sefardí en las venas... a ver si ahora yo también voy a resultar antisemita.
También decir que en Alemania es el único país que conozco (me parece bien) que prohíbe hacer ostentación de simbología nazi...y aquí puede salir un obispo en TVE con una bandera de Franco que no pasa nada: ver para creer.

http://bicicleta-electrica.blogspot.com/

Querido Eduardo, al bueno de Gunter no le llaman nazi porque naziera en Alemania, como él pretende hacernos creer, sinó porque lo fue, y de las waffen SS. Y con mucho orgullo!

Lo que más me divierte de todo esto es que escribamos lo que escribamos el artículo está en portada y miles de personas lo van a poder leer...ahhh que placer ver esto en El Pais :) ya era hora de que alguien pudiera decir algo sensato sobre este tema en portada.
Gunter Grass pasó demasiados años de su juventud bajo la influencia nazi, no hay duda de ello, pero más años pasó escondido en silencio ocultando su vergonzoso pasado como pederasta que llega a un pueblo nuevo a dar clase a una escuela.

La verdad es que mientras algunos aseguran que los judíos dominan el mundo, los países árabes elevan el precio del crudo hasta niveles insostenibles..., y eso sí es dominar el mundo y hacerlo decadente. Está muy clara la vena antisemita de este diario y de los que lo leen habitualmente.

Este artículo es un claro ejemplo de lo que denuncia Grass en su poema, la hipocresía de Occidente. Tenemos claro lo horribles que fueron los crímenes nazis, torturas, asesinatos, crueldades que debemos recordar y estar atentos para evitar que se repitan. Pero de todo eso no tienen culpa los palestinos.
Falacia es presentar al Estado de Israel como el sufridor del horror nazi. Hipocresía es llamar "desmanes, errores o chapuzas" a lo que son asesinatos, secuestros, detenciones ilegales, quebrantamiento de la leyes internacionales, robo de tierras, limpieza étnica.
No es posible que quien sufrió en los guetos de Riga, Cracovia, Lodz y tantos otros no se remueva al ver el trato del ejecito israelí a los palestinos de los "territorios ocupados", otra hipocresía ¿qué es un territorio ocupado?
El Estado de Israel, con la excusa de la (su) seguridad, arremete contra los derechos humanos de los palestinos sin ningún complejo. Por menos se intervino en Kosovo, pero aquí, en vez de condenar las agresiones, se disimulan y se excusan, cuando no se niegan o silencian.
Seguiremos hablando de los desmanes, errores o chapuzas del Estado de Israel mientras colaboramos con su política de opresión y anexión de territorios por la fuerza, ya que somos, Europa y EEUU, los que lo proporcionamos esa fuerza. Quienes, como Grass, se atrevan a llamarlos de otra manera, serán marcados como antisemitas, o como nazis si han nacido en Alemania.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal de EL PAÍS en Berlín desde 2008. Fue becario de José Comas, que lo reclutó en 2006. Vive en la ciudad desde 2002. Estudió en Friburgo.

Correo: mail.berlinblog@gmail.com

Eskup

Archivo

julio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal