Juan Gómez

La Leyenda Negra de la siesta

Por: | 30 de junio de 2013

 

-1
Dice Reuters que esto podría ser San Fermín


¿Recuerdan cuando los ingleses y en general los malintencionados se inventaron la leyenda de la conquista de América? Un Encuentro entre dos Mundos, una fiesta multicultural, un viaje de estudios de los Escolapios... un picnic, en suma, descrito sin embargo por los pérfidos extranjeros como una serie de sangrientas batallas que redundaron en el sojuzgamiento centenario de la población local y en decenas, si no cientos, de millones de muertes. Pues ahora, indígnese el lector (*), allende los Pirineos les ha dado por decir que en España se duerme la siesta. Y eso sí que no. Esto es la leyenda negra rediviva.

Algunos pensaron que comenzaba con la traducción al inglés, el viernes, de esta tribuna de opinión en el Spiegel del lunes pasado (**). Si en el papel usaron la foto de un italiano, tuvieron la desfachatez de ilustrar la pieza en internet con dos tíos durmiendo la mona en lo que podría parecer San Fermín, pero posiblemente sea la fiesta de la vendimia en Vladivostok. Un horror nunca visto, un absoluto escándalo que, como no han dejado de denunciar cientos de perspicaces analistas sin necesidad de leer más que el titular, solo puede salir de la enfermiza fantasía  de un nazi o cosa peor.

Pero aún es mucho, muchísimo más grave: las reformas en los horarios laborales para funcionarios y comercios, en 2005 (Zapatero) y 2012 (Rajoy), dieron pie a esos mismos titulares y comentarios en medio mundo. Lo del fin de la siesta, que ha incendiado las redes sociales de justa furia celtibérica contra el artículo de Der Spiegel, es más viejo que la Ría:

2005:

2012:

Y así. O así.

(Contra la primera impresión, esto del Times of India no tiene nada que ver con Rajoy ni con el FMI. Qué alivio)

__

Keep-calm-and-siesta-on(*) Es gratis y puede hacerse cómodamente desde el sofá.  

(**) El autor es un economista, muy ligeramente de izquierda, que defiende la siesta y otras costumbres de países del sur europeo abundando en algunas opiniones del italiano Giorgio Agamben, quizá el filósofo vivo más influyente.


Hay 40 Comentarios

Estos espanoles dan risa todos defebdiendo esta costumbre de gente perezosa....no se autocrotican..Por eso es que estan como estan sin la ayuada de Europa nose que seria de ese pais de holgazanes.

Vivo en Pamplona y la foto de Reuters sí es San Fermín. Me hace pensar que los medios extranjeros acierten también en muchas otras valoraciones que este periodista critica.

Al parecer tachar a alguien de nazi sin leer lo que ha escrito es periodismo de calidad. Léase haga el favor el artículo de Höfer además de comentar la foto y el título y luego hablamos.

Estimada Noemí:
1. Gracias por su comentario, incluso (o sobre todo) para criticar constructivamente el mío
2. He releído lo escrito y fui duro, demasiado duro quizás, pero tiene su explicación
Vivo en el sur de Alemania y llegué ayer a Madrid. El par de personas (alemanes) con quién lo comenté entendieron (y compartieron) la crítica de Höfer al, como ud. indica, rapaz sistema que Merkel & co quieren imponer a todos. Ha sido llegar a Madrid y ver los comentarios rasgándose las vestiduras y respondiendo "y tú más" (cosa que me exaspera sobremanera). Ud. misma puede ver la mayoría de comentarios aquí.
En el origen, un mal resumen al español hecho por alguien con evidentes deficiencias de comprensión lectora -me entristece en la gente en general y me cabrea entre los "profesionales de la palabra" en particular-. En esta situación, encuentro el artículo del Sr. Gómez quien, teniendo la oportunidad de desmontar la bola de nieve y a la vez completarlo con una lista de mal periodismo (la que aporta en los enlaces), lo que hubiera dado lugar a un excelente artículo, se limita a sacarse un texto rápido de la manga para cubrir el expediente y deja la tesis central en la citada nota al pie. Cuando la gente no "da para más", pues nada que decir. El sr. Gómez, sin embargo, tiene la capacidad de ofrecernos cosas mucho mejores que la que aquí nos ofrece, pero no lo hace. Cuando alguien que puede ser un buen profesional decide no serlo, reconozco que me indigno, más porque ahora me espera una semana en la que probablemente tenga que explicar varias veces que buena parte de los alemanes -al menos los que yo conozco- tiene una imagen más positiva de la sociedad española de la que se piensa. Y que no, que no son nazis (porque las explicaciones vendrán después de escuchar la retahíla de comentarios absurdos como ése).
Dicho esto, vuelvo al sr. Gómez. Si decide "despacharnos" a los lectores y al periódico con semejante texto, entiendo que es porque da a El País lo que El País le paga (prefiero pensar eso a que tiene circunstancias personales que no le permiten hacer otra cosa, no le deseo ningún mal por lo que descarto siempre esa posibilidad); en otras palabras, si le pagan mal, no escribirá bien (y estará en su derecho y lo defiendo incluso aunque no lo comparta) y si le pagan dignamente, hará textos a la altura del sueldo. El problema es que eso es "pegarse un tiro en el pie" y no lo veo inteligente. Dicho todo esto, comparto lo que ud. expresa, incluyendo lo de la comprensión lectora. Y, sí, ahora mismo no estoy dando clases pero las he dado, así que créame que en ese aspecto la entiendo perfectamente.
Un saludo y mis disculpas por la excesiva dureza, proveniente como he expuesto de un cúmulo de casualidades.

Estimada Noemí:
1. Gracias por su comentario, incluso (o sobre todo) para criticar constructivamente el mío
2. He releído lo escrito y fui duro, demasiado duro quizás, pero tiene su explicación
Vivo en el sur de Alemania y llegué ayer a Madrid. El par de personas (alemanes) con quién lo comenté entendieron (y compartieron) la crítica de Höfer al, como ud. indica, rapaz sistema que Merkel & co quieren imponer a todos. Ha sido llegar a Madrid y ver los comentarios rasgándose las vestiduras y respondiendo "y tú más" (cosa que me exaspera sobremanera). Ud. misma puede ver la mayoría de comentarios aquí.
En el origen, un mal resumen al español hecho por alguien con evidentes deficiencias de comprensión lectora -me entristece en la gente en general y me cabrea entre los "profesionales de la palabra" en particular-. En esta situación, encuentro el artículo del Sr. Gómez quien, teniendo la oportunidad de desmontar la bola de nieve y a la vez completarlo con una lista de mal periodismo (la que aporta en los enlaces), lo que hubiera dado lugar a un excelente artículo, se limita a sacarse un texto rápido de la manga para cubrir el expediente y deja la tesis central en la citada nota al pie. Cuando la gente no "da para más", pues nada que decir. El sr. Gómez, sin embargo, tiene la capacidad de ofrecernos cosas mucho mejores que la que aquí nos ofrece, pero no lo hace. Cuando alguien que puede ser un buen profesional decide no serlo, reconozco que me indigno, más porque ahora me espera una semana en la que probablemente tenga que explicar varias veces que buena parte de los alemanes -al menos los que yo conozco- tiene una imagen más positiva de la sociedad española de la que se piensa. Y que no, que no son nazis (porque las explicaciones vendrán después de escuchar la retahíla de comentarios absurdos como ése).
Dicho esto, vuelvo al sr. Gómez. Si decide "despacharnos" a los lectores y al periódico con semejante texto, entiendo que es porque da a El País lo que El País le paga (prefiero pensar eso a que tiene circunstancias personales que no le permiten hacer otra cosa, no le deseo ningún mal por lo que descarto siempre esa posibilidad); en otras palabras, si le pagan mal, no escribirá bien (y estará en su derecho y lo defiendo incluso aunque no lo comparta) y si le pagan dignamente, hará textos a la altura del sueldo. El problema es que eso es "pegarse un tiro en el pie" y no lo veo inteligente. Dicho todo esto, comparto lo que ud. expresa, incluyendo lo de la comprensión lectora. Y, sí, ahora mismo no estoy dando clases pero las he dado, así que créame que en ese aspecto la entiendo perfectamente.
Un saludo y mis disculpas por la excesiva dureza, proveniente como he expuesto de un cúmulo de casualidades.

La siesta, la comida, el trago y las putas. y a los alemanes que les den por el ano; tanto; la mayoría se volvieron maricones después de que Hitler perdió la guerra. Los del Norte vienen aquí de vacaciones y alucinan, la mayoría se quedan o se regresan después de venderse las propiedades y se instalan en Mallorca, baleares, Tenerife, costa deo sol, etc., estamos plagados de ingleses que en mayoría son rateros y viven en España y parecen ángeles y no son mas que ratas con piel de ovejas. Roban por tel., roban por vía bancaria, roban todo lo que se les cruza y como saben robar señores. estos ingleses son maestros del delito internacional, y aquí nadie les toca... ¿Porque será?...

Claro como en Africa, hace calor y van fresquitos, y aquí se evita el calor del medio dia.

A Buqueras convendría explicarle en qué país vive y aclararle los inconvenientes de cenar a las 6 dela tarde un día de agosto, en Sevilla, por ejemplo. Yo no duermo la siesta, pero la considero algo magnífico que no tiene nada que ver con la productividad. A mí me llaman de empresas inglesas o alemanas a consultarme cosas a las 10 de la noche, y están currando, allí y aquí. El cierre a las 5 dela tarde es una milonga que se han inventado. ¿Por qué tengo o que irme a mi casa si estoy a gusto en el despacho?

de que va este panfleto?... Mala intención? Un "periodico" que usa para ilustrar a la "inmigración" en todas sus secciones con la imagen de una patera... cuando dentro los africanos que van a España apenas son el 2%... Un peridiodico que cierra sus comentarios sobre las notas de la realeza, pero la abre y genera discordia con temas de otros paises... Los españoles son desorganizados, y con una tendencia a la pereza muuuuuy acentuada. Veo que les molesta que desde afuera se vea la verdad...

No hay que hacer caso a los europeos del norte que estan jodiodos con su falta de sol y de fiesta es pura envidia , es que solo se saben divertir emborrachandose y como aqui todavia es mas barato les jod-_ . Señores del norte ajo y agua

Los alemanes pueden comerme una cosa, aqui en mis pantalones, entre los co-jo-nes.

Lo curioso de este artículo es que lo único importante aparece en una nota tras dos asteriscos

No se de donde sacaron la fotografía que ilustra este artículo pero los que salen en ella llevan puestos sombreros colobianos llamados "Sombrero vueltiao"
http://es.wikipedia.org/wiki/Sombrero_vueltiao

No hacen más que decir Topicazos contra los españoles.
Es como si el clima de Alemania fuera el mismo
clima de España, y tiviéramos que hacernos las casas
igual que las alemanas, cuando aquí hay una luz y claridad a raudales, y un calor de Sol abrasador. Son unos
ignorantes por muy temprano que se levanten a comer
salami y pan de centeno.

En fin... Y eso que no me había fijado en esto en concreto: "Su siglo 20 fue espantoso, pero el 21 ...". Lamentable. ¿No le hablaron nunca de los romanos, berlinés?

Superficial, falto de ironía, de agudeza, ingenio, quizá de un pelín de mala baba incluso, que estas líneas más parecen de un chiquillo de Secundaria que de un periodista hecho y derecho, que hay que suponer que es. Y en ese sentido, ¿a santo de qué leyenda negra, referida a la siesta, con mayúsculas, encuentro entre dos mundos, los que sean, también? ¿Forma parte de lo hilarante y criticable en Teutolandia? Es que no caigo... Además de que somos muchos ya los que sabemos qué prensa son capaces de darse los alemanes cuando aspiran a pasar un rato sin trabajar -años en Berlín, por cierto, lo mejor de lo mejor de ese otro mundo, así me lo confirmaron.- Y sí, la siesta, siesta, no los minutillos de descanso, es característica de zonas tórridas como esta que sufrimos, personalmente, más mal que bien, pero no por la siesta del prójimo precisamente, al menos no en exclusiva. Hay mil cosas con las que devolverles otras pelotas en nuestro tejado a los teutones, créame, Gómez, y hasta puede que esas devoluciones no solo llegaran a entretenernos, sino que cumplieran una función: la de poner en su sitio a otros pigs.
¡Ánimo!

Te vi andando na rua na hora da siesta com uma loura. Eu estava dentro do ônibus, você fazia sinais ao G. Numa cidade de 1 milhão de habitantes...

El clima influye en las costumbres y forma de vida de cada zona. Yo he vivido 13 años en el norte de Europa y no sentía necesidad de dormir la siesta. Cuando mi noreuropeo esposo y yo vinimos a vivir a la zona del levante español pensamos que era una pérdida de tiempo... en cuanto apretó el calor.... siestas de pijama! En el caribe andan lento y todos los que hemos vivido en aquella zona hemos andado deprisa la primera semana. Al mes ya le dabas al cuerpo el ritmo que requiere el calor y la humedad. Y ni hablar de La Paz, con aire denso....

Hace un par de años leí, para mi particular y parcial asombro (vivo en Alemania y siempre me he preguntado qué hace la gente cuando cierran los negocios al mediodía) que los alemanes eran los más 'siesteros' en Europa.

Por ahora he encontrado esto de hace un par de años:

http://ideasana.fundacioneroski.es/web/es/33/siesta/

http://www.grupolomonaco.com/SIESTA.do

REspecto a los que critican el uso de tópicos culturales: Para mí sí es relevante batallar también en el terreno de la crítica cultural como se hace en los estudios culturales y no lo entiendo como superficial, porque la batalla ideológica pasa también por la crítica del discurso. Defender la siesta es relevante para defender un modelo humano y humanista que no somete la biología a la economía neoliberal. Me parece que por ahí van los tiros del artículo. Eso no es usar topicazos, sino dar dignidad dentro del dicurso a unos usos culturales legítimos y defenderlos del ataque, que de ser económico, pasa a ser también un ataque cultural.

Respondiendo respetuosamente a E.: Yo entiendo que el corresponsal de El País en Berlín de lo que se sorprende es justamente de que alguien se ofenda porque se mencione el tema de la siesta, cuando es cierto que la pausa del medio día, para dormir o para comer o para lo que sea, existe. Yo añadiría que las universidades más prestigiosas del mundo, en EEUU, han publicado numerosos artículos científicos en los que recomiendan esa pausa después de la comida del mediodía porque es saludable y aumenta la efectividad del ser humano. Por qué se tiene uno que defender de u ofender por una costumbre cultural que se ha demostrado científicamente que es una parte importante de la vida biológica humana y que repercute positivamente en su vida cultural (afectiva, laboral) ??? Y por qué ofenderse cuando un articulista extranjero justamente dice eso, que la siesta no tiene que ser un tema relevante a la hora de discutir sobre el pago de la deuda? Respecto a la nota en comprensión de lectura: a mí, que soy profesora en Berlín, me avergüenza ver que muchos comentaristas no han leído el texto, y los que lo han hecho no lo han comprendido porque no lo han leído críticamente. Están entonces por debajo de los nivels de nuestros alumnos de secundaria según PISA. El comentario sobre el sueldo del corresponsal me parece un argumento fuera de lugar.

Noemi. No se pone en duda la buena intención del artículo. Sino la falta de visión de la realidad actual de España. ¿A quien coño le preocupa echar o no siesta si tiene un trabajo? Creo que es un tema obsolito

Merkel, cazada en un micrófono abierto: "Spain is my bitch"
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/06/merkel-spain-is-my-bitch.html

Estimado Sr. Gómez:

Si El País le paga una miseria por el blog y los artículos que manda desde Berlín, entiendo que no se los trabaje en exceso, pero el texto de hoy es similar a pegarse un tiro en el pie. Si para alguien es contraproducente es para su propio cv. La tesis central del cacareado artículo es, como ud. apunta, el partir de un tópico exagerado (siesta) de un tercero (la sdad. española) para criticar la deriva que la propia sociedad está tomando (la alemana). Ahora bien, indicar esto en una triste nota al pie y tras una lista de enlaces a textos en los que el tópico de la siesta se ha usado para enhebrar el contenido es de mal profesional. Como es ud. capaz de producir textos mejores, le voy a conceder el descarte de limitaciones serias en la comprensión lectora, con lo que queda sólo una opción. Le pagan tal miseria que "les" devuelve la moneda con textos de cuarta categoría, y para el presente "artículo" se ha limitado a hacer un "corta-pega" de las ideas del resumen español que pulula por internet y añadir enlaces tras 15 minutos de búsqueda en google. A posteriori, sin embargo, alguien (o ud. mismo) le ha advertido de que estaba metiendo la pata hasta el fondo y, en descargo, ha añadido ud. la susodicha nota al pie en vez de retrabajar el texto.
Si tan mísero es lo que le dan, abandone el barco, porque con estos textos perjudica ud. más a su propio cv que a El País. Lo poco que hace para textos como éste bien lo pueden hacer otros (servidor incluido, incluso desde la otra punta de Alemania, que un ingreso extra no me vendría mal).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal de EL PAÍS en Berlín desde 2008. Fue becario de José Comas, que lo reclutó en 2006. Vive en la ciudad desde 2002. Estudió en Friburgo.

Correo: mail.berlinblog@gmail.com

Eskup

Archivo

julio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal