José Ignacio Torreblanca

Los nuevos populistas

Por: | 07 de noviembre de 2011

Protesta-contra-mezquitas
Las redes sociales pueden ayudar a los demócratas: sobre esto caben pocas dudas después de los acontecimientos en Túnez y Egipto. Pero las redes sociales son también un hervidero y una excelente herramienta organizativa para los racistas y xenófobos de la derecha populista. Curiosamente, las mismas redes sociales de las que se sirven para organizarse los populistas nos proporcionan los instrumentos para conocerlos mejor. Gracias a ello sabemos que los 14 partidos y movimientos más conocidos de la derecha populista europea tienen nada menos que 436.000 seguidores en Facebook.

Se ha dicho estos días que el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, había conseguido en unos pocos años lo que la CIA nunca consiguió: saber qué pensaban 140 millones de estadounidenses (que es el número de usuarios de Facebook en EEUU). Pues gracias a Facebook sabemos que “joyas” de la tolerancia como el Partido Nacional Británico tienen 82.700 seguidores; el Partido de la Libertad Austríaco (FPÖ), nada menos que 84.000; la Liga Norte italiana 45.000; y el Frente Nacional francés 35.000. Un dato particularmente llamativo es queel Partido del Progreso Noruego (de derecha populista) tiene nada menos que 64.000 seguidores en Facebook, una cifra increíble teniendo en cuenta, uno, la población de Noruega (5 millones de personas) y, dos, que es el país con el índice de desarrollo humano más alto del mundo (81 años de esperanza de vida, 47.000 dólares de renta per cápita y una de los mejores índices de igualdad del mundo).

Todos estos datos están contenidos en un estudio sobre el populismo en Europa que se presenta hoy lunes en Bruselas y que ha sido copatrocinado por la Fundación Demos y Open Society Foundation. El estudio, bajo el título de “La Nueva Cara del Populismo Digital” examina en detalles las actitudes y opiniones de más de 10.000 populistas en 12 países. El estudio revela la existencia de una generación de populistas extremadamente jóvenes que no sólo simpatizan con la agenda de los partidos y movimientos de la derecha populista sino que constituye un granero potencial de votos y activistas que debe ser contemplado con suma preocupación.

Los nuevos activistas (digitales) del populismo son jóvenes menores de 30 años, y mayoritariamente varones (un 75%). En Suecia, por ejemplo, el 63% de los nuevos populistas tienen menos de 21 años lo cual revela la incapacidad de escuela, familia y medios de comunicación a la hora de socializar políticamente a un sector de la juventud, que se siente fascinada por los liderazgos carismáticos y la crítica a los inmigrantes. En su mayoría, se trata de nacionalistas obsesionados con una supuesta pérdida de identidad cultural, que desconfían de sus instituciones políticas, recelan por completo de la Unión Europea y consideran a los inmigrantes musulmanes como una amenaza de primer orden. Como señalan los autores del informe en sus conclusiones, un efecto colateral de la crisis económica está manifestándose en la radicalización populista y xenófoba de un número preocupante de jóvenes.

El 15-M, el movimiento Occupy Wall Street y las revoluciones árabes nos han acostumbrado a ver a jóvenes al frente del deseo de libertad y cambio. Pero en el mundo digital también hay jóvenes que, desde sus teclados, también quieren cambiar las cosas en sentido contrario.

El informe se puede descargar en formato pdf y de forma gratuita pinchando aquí

Hay 12 Comentarios

Hola, Ignacio. Soy un amigo de tu madre. Aunque hace tiempo que te sigo por tus artículos y por tu último libro, quería felicitarte por todo este trabajo y agradecer tus opiniones claras y transparentes sobre este campo tan difícil de la política internacional. Un afectuoso saludo.

Por el título, por el artículo, por los comentarios...hace tiempo que no veía un artículo más sesgado en la prensa nacional, y menos en El País. Este señor no se merece tener un blog en este diario.

El populismo también puede ser de izquierdas y/o progresista, y está bien incrustado en en el 15M, cuyos miembros, tomados en conjunto, no saben muy bien qué son. Tampoco tienen el norte muy claro los de Occupy Wall Street ni las "revoluciones" árabes son íntegramente progresistas. Por no hablar de Chávez, Correa, Kirchner, etc...Por no hablar de ciertos periodistas que gustan de congraciarse con feministas, militantes del 15M y demás.

No es xenofobia, y es plenamente legítimo, defender el cierre de fronteras o la no admision de extranjeros, o poner cuotas muy restringidas. Mientras los porgres burgueses sigais haciendo de tontos utiles del empresariado encantado con la llegada de mano de obra sin cualificar que tira los sueldos a la baja, mientras sigais haciendo de tontos utiles del islamismo politico, mientras sigais metiendo en casa el problema de un confesionalismo y una homofobia y machismo mil veces peor que el cristiano, seguireis siendo los responsables de que los partidos antiinmigracion sean los favoritos de la clase trabajadora

Parte de la culpa la tiene esa socialdemoracia burguesa enemiga de los intereses devla clase rabajadora, que defiende irresponsablemente la inmigración ilegal y sin topes. Las clases populares simplemente no quieren importar la miseria y la ignoracia del mundo y tener que asumir el cuidado y el coste de esos "batallones de reserva" de mano d eobra no cualificada, que tira los salarios a la baja, aumenta la oferta de mano de obra, de peña con creencias demasiado distintas, reaccionarias en muchos casos. No es xenofobia, es puro interés. Los progres que vivis en areas residenciales podeis seguir siendo multicultis

¿Y el populismo de izquierdas no?

Yo pensaba que el populismo era de Izquierdas como en Venezuela con Chavez, o en Cuba con los Castro. Ahora me acabo de enterar que el populismo es de derechas. O este profesor ha estudiado en una Universidad donde la semàntica es tergiversable o quiere confundirnos con los tìpicos tòpicos del Progre de izquierdas, de los logros sociales patrimonio de los mismos ( vease los paises socialistas y comunistas actuales y sus logros). Ver para creer.

quizá sería momento, por parte de esa "izquierda superdemócrata" que representa usted, el preguntarse ¿por qué?, ¿por qué ocurre lo que ocurre en Noruega?. Y si analizásemos los incómodos y políticamente incorrectos por qués, podríamos empezar a dejar de dar vueltas en círculo con las manos en la cabeza y decir "que malos son muchos noruegos con el dinero que tienen". Pensemos en la sociedad noruega y el la sociedad que representa a la que tienen miedo los noruegos....Pero que va, a muchos que desde la autodenominada pureza izquierdista,os poneis la chapa y la pegatina y os dedicais a señalar con el dedo diciendo xxxFOBO!!!, xxxISTA!!! esos análisis que llevan a pantanosas razones los preferis debajo de la alfombra. Y el que te lo dice puede ser acusado de cualquier cosa menos de "derecha populista" sector que me repugna inmensamente, pero la izq. dogmática, señaladora creadora de verdades morales absolutas y creadora de victimismos para tapar problemas, y cuando hay conflictos sólo es capaz de solucionarlos con el dedo señalador de acusaciones éticas, esa tampoco la estimo en absoluto.

Este articulo es periodismo o propaganda de izquierda? digo , pregunto, la derecho xenofobos, y populistas, la iquierda son santos , todo lo hacen bien, ay por favor.

Precisamente en España deberíamos felicitarnos por el surgimiento del 15M que ayuda a canalizar la frustración de la juventud por vías constructivas en lugar de caer en la intolerancia, el racismo, la xenofobia, el populismo y demás lacras propias de los tiempos de crisis.

¿Y cuántos debe haber en España? Sólo Jaime Mayor Oreja tiene 13.000 seguidores en Facebook... Y en breve van tener mayoría absoluta en el Congreso gracias al PP.

El populismo está en todos lados, incluso en este periódico cuando la crisis de los controladores, o con el 15M.
Aprende a seducir mujeres haciendo click al link que encontrarás sobre mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal