José Ignacio Torreblanca

Príncipe azul busca caballo rojo

Por: | 03 de noviembre de 2011

Caballo_rojoEl G-20 se reúne hoy, y una de las principales preguntas que se hace mucha gente es si China y otros emergentes o emergidos están dispuestos a ayudar a Europa a superar sus problemas. ¿Será el caballo rojo chino el que acuda al rescate del alicaído príncipe azul europeo para que éste pueda matar al dragón de la deuda? Antes de que Papandreu encendiera una cerilla en la santabárbara de la nave europea, algunos optimistas andaban debatiendo sobre si Europa iba a permitir, invitar o prohibir al gigante chino acudir a su rescate.

El caos generado por la decisión de Papandreu sólo tiene una ventaja aparente: que nos hayamos olvidado (al menos temporalmente) de que, en realidad, tenemos una idea muy poco precisa de qué es exactamente lo que se firmó la semana pasada y de cuáles son sus implicaciones. Como se dice a veces en los contextos académicos al terminar la exposición de un tema de gran complejidad, salimos del Consejo Europeo con un único convencimiento: que estábamos igual de confundidos, pero a un nivel intelectualmente superior.

Mi colega Sebastian Dullien ha intentando aclarar algunas de las confusiones que genera el nuevo plan de rescate en una entrada bajo el significativo título “pensárselo dos veces antes de celebrar”. Para empezar, no está claro cómo se va elevar el fondo europeo de estabilidad financiera (FEEF) hasta 1.4 billones de euros sin realizar nuevas aportaciones de capital: las opciones que supuestamente van a permitir prestar contra las reservas de ese fondo están, como dicen los expertos, “tan claras como el barro”. Una cosa parece evidente: la Unión Europea parece pretender salir de la crisis exactamente por dónde entró; emitiendo deuda por encima de sus activos y luego vendiendo seguros contra su impago en el mercado. Incomprensible.

Pero entre todas las dudas que genera el acuerdo, una ha llamado particularmente la atención: la apertura del fondo a inversores extranjeros. Para quienes duden de qué significa exactamente “inversores extranjeros”, la visita a China del responsable del FEEF, Klaus Regling, lo aclara todo. El debate sobre si aceptar el dinero chino está siendo intenso. Para unos, el influjo de dinero chino no sólo perjudicará la balanza comercial con China sino que obligará a Europa a bajar el tono de sus críticas en torno a los derechos humanos, dar su brazo a torcer en las tensiones comerciales con China e, incluso, abrir el camino para el levantamiento del embargo de armas a China, en vigor desde la masacre de Tiananmen en 1989. También abriría la puerta a un nuevo reparto de poder en el FMI y en otras instituciones internacionales: como señala Arvind Subramanian, si China rescatara a Europa, el desenlace final incluiría la concesión a China de un derecho de veto en el FMI y otras instituciones internacionales. Palabras mayores.

Desde China tampoco parece que se vean las cosas muy claras, como ha señalado Yu Yongding, un exmiembro del Banco Central chino, China no quiere repetir con el euro el error cometido con el dólar ni tampoco está feliz con la desfachatez con la que todos hablan de cómo usar sus reservas de divisas (que han alcanzado los 3.2 billones de dólares, un 25% de las cuales están en euros) Además, se muestra preocupada no sólo por la incapacidad de los europeos de resolver sus problemas sino sorprendida por la iniciativa europea de respaldar su deuda con seguros contra impagos, una práctica que no invita a la confianza. Por tanto, los europeos parece andar debatiendo una opción que los chinos contemplan con mucha preocupación: hacia fuera y hacia dentro, el príncipe azul europeo vive de ensoñaciones. Pero como señalaba Yu Yongding, no será China la que salve al príncipe europeo del dragón de la deuda. ¿Será por qué los dragones no existen o por qué los que no existen ya son los príncipes azules?

Hay 1 Comentarios

China ayudará a la UE un tiempo, pero al final creo que acabaremos todos a leches, esto es sencillo de explicar. La humanidad está en plena explosión demográfica y no puede sostenernos a tantos. Habrá tortazos por comer, los modelos más bélicos triunfarán sobre los otros. Así de triste. Aprende todos los secretos para seducir mujeres en el link que hay tras mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal