José Ignacio Torreblanca

Preocupación por la democracia en Europa

Por: | 14 de noviembre de 2011

Schrank-democracy
Ayer domingo publiqué en EL PAIS una larga pieza sobre cómo la crisis europea está afectando a las democracias europeas. Hoy quería contribuir al debate trayendo al blog algunos de los argumentos más interesantes que he visto estos días sobre sí estamos asistiendo a un deterioro de la democracia en  Europa. Creo que se trata de un debate extraordinariamente interesante, en el que se dilucidan cuestiones esenciales sobre el futuro de Europa y, a la vez, de nuestras democracias.

Comenzaré por The Economist, donde su analista de referencia para temas europeos, Charlemagne, señala preocupado en un artículo titulado  “Europa contra el pueblo” cómo en la reciente cumbre de Cannes “fue la primera vez que los líderes realizaron una injerencia tan intencionada en la política interna de otros países”  [Recuerden cómo se “prohibió” a Papandreu realizar el referéndum y se presionó a Italia vía el programa de compras de deuda del BCE para que adoptara las reformas exigidas por la UE. También cómo el Presidente de la Comisión, Barroso, dijo “Italia necesita reformas, no elecciones”]. Es evidente, señala Charlemagne, que tanto Berlusconi como Papandreu son, por sus decisiones de las últimas semanas, los responsables de su final político. Además, continúa, en una Europa tan interdependiente no son sólo sus ciudadanos los que sufren las consecuencias de sus decisiones (en España lo hemos  visto con toda claridad), lo que da un  derecho legítimo a los otros gobiernos y a la Comisión Europea a manifestarse. Sin embargo, concluye este influyente analista, las críticas tienen parte de razón pues los líderes de las democracias de los acreedores (Alemania, en particular) están siendo tan incompetentes en sus medidas de solución de la crisis como los líderes de las democracias de los deudores en la gestión de la crisis. En concreto, dice, la manera en la que Alemania impide al Banco Central Europeo intervenir en la crisis es el equivalente de empecinarse en usar cubos de agua para apagar un fuego cuando lo que se necesitan son mangueras. Y concluye: “la salvación del euro implica más dolor para algunos, más generosidad de otros y un cambio fundamental para todos. ¿Merece la pena? Tarde o temprano, habrá que preguntar a los ciudadanos. Sin su apoyo, no prosperará ninguna reforma” (versión en castellano).

En Financial Times leemos preocupaciones parecidas en un artículo de página completa de Tony Barber: “ante una amenaza existencial para la Unión Monetaria, los líderes europeos han decidido suspender temporalmente el normal funcionamiento de la política en Grecia e Italia” y se pregunta si estos dos líderes serán capaces de generar el apoyo popular necesario para llevar a la práctica un programa de ajustes tan complicado.  En Italia y Grecia también hay opiniones discordantes. En el Sole-24 ore de Milán, Guido Rossi afirma, en un artículo titulado que “La tecnocracia no es la solución” que “el rescate del euro es mucho más político que económico y que, tarde o temprano, será necesario recabar el consenso de la ciudadanía europea” y protesta porque “el BCE (o el Fondo Monetario Internacional) dicten las normas y las reglas de las políticas de austeridad, sin que se les haya otorgado la soberanía para hacerlo” (versión en castellano).

Concluyo con dos voces autorizadas. La de Jürgen Habermas, que el 9 de noviembre escribió en Frankfurter Allgemeine Zeitung: “en tiempos de crisis, estando bloqueada la equidistancia entre mercados y ciudadanos, los políticos deben tomar partido y restituir la toma de decisiones al ámbito ciudadano:  no se trata únicamente de una cuestión de democracia, sino de una cuestión de dignidad.  El desastre griego nos pone en guardia contra la vía posdemocrática por la que se han decantado Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Una concentración de poder en un cenáculo de jefes de gobierno que imponen sus acuerdos a los parlamentos nacionales no es la vía apropiada” (versión en castellano).

Y la del Premio Nobel de Economía, Amartya Sen que en ha escrito recientemente un artículo en The Guardian titulado "Recuperemos nuestra democracia": “Europa ha sido el estandarte mundial en la práctica de la democracia. Resulta, por tanto, preocupante que hoy en día los peligros frente al gobierno democrático, que se cuelan por la puerta trasera de las prioridades económicas, no reciban la atención que merecen. Hay que afrontar asuntos de gran calado sobre cómo podría verse socavado el gobierno democrático de Europa por el papel inmensamente desproporcionado que juegan las instituciones financieras y las agencias de calificación, que ahora tratan con prepotencia algunos ámbitos de la política europea" (versión en castellano).

Como dice Frank Schirmacher en Frankfurter Allgemeine Zeitung ("La democracia devaluada"): "Cada vez se hace más evidente que la crisis que atraviesa Europa no es un problema pasajero sino la expresión de la pugna entre el poder económico y el poder político por la supremacía" (en castellano). El debate está servido: la buena noticia es que gracias a PressEurop pueden seguir el debate con casi todos estos artículos traducidos al castellando. Gracias a presseurop podemos tener un debate europeo.

P.d. La viñeta es de Peter Schrank

Hay 5 Comentarios

Cuantas veces lei sobre la "injerencia" de Chavez por ej en nicaragua y se lo presenta como un "horror" y no se cansan de tacharlo de totalitario pero sin embargo en Europa no son sospechas sino que es mas que "obvio" que merkel y el enano maldito Sarkosy se meten y obligan al resto pero alla es espiritu de equipo,no me canso de afirmar lo hipocrita y demagogos que se han convertido los medios de des-informacion lejos de ser independientes.

el fin del sufragio universal ya ha empezado, solo es cuestiond e tiempo. os recomiendo, para estar preparados a lo que se avecina, el interesante libro del sociólogo frances emmanuel todd "despues de la democracia".

Creo firmemente que presionar para que en países como Italia y Grecia se dejen los disparates económicos y la mentira,más aún cuando nos puede afectar a todos,no sólo no es antideocrático sino una OBLIGACIÓN.Las críticas a estas cosas provienen de aquellos que fracasan en las elecciones pues sus ideas son absurdas.dejémonos ya de panfletos baratos.

Más sencillo que todo eso. ¿Un mundo donde una persona es 1 voto existe?
NO, al menos no en España
La realidad es que el bipartidismo secuestra a todos los medios y a todos los ciudadanos, con menos del 50% de los votos de la población, porque este año no les votará un 50% de los españoles... y aun así, nos gobernarán.
Todos los secretos para seducir mujeres haciendo click sobre mi firma.

el gobierno - directo -de los bancos empieza ahora
http://www.youtube.com/watch?v=Eyz-_wpycF8

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal