José Ignacio Torreblanca

¿Es mejor una UE sin el Reino Unido?

Por: | 13 de diciembre de 2011

British flag20100707PHT78012_original
Que el primer ministro británico, David Cameron, ha cometido un grave error es evidente. El error es de principiante pues el objeto de un veto es impedir que alguien haga algo, no dejar que los demás lo hagan sin uno. La unanimidad (que es la forma elegante de llamar al derecho de veto) sirve exactamente para eso. Por tanto, si lo que Cameron quería eran salvaguardias para la industria financiera británica a cambio de incorporarse al nuevo Tratado (el llamado “fiscal compact”), el resultado lo dice todo: el Tratado sigue en marcha (aunque con unas dudas e incertidumbres legales que enmarañarán aún más todo el proceso) mientras que dichas salvaguardias son hoy más improbables que antes.

Formalmente, Cameron tiene razón al decir que ese “no” no implica la retirada del Reino Unido de la UE. Londres sigue siendo miembro de pleno derecho del Tratado de Lisboa (aunque con algunas exclusiones voluntarias). Y por lo demás, la retirada de la UE es voluntaria; nadie puede ser expulsado. Pero ahí está la cuestión: en la retirada voluntaria. Cameron ha abierto una caja de pandora que muy bien le podría llevar a donde nunca quiso ir: a tener que convocar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. Se trata de una consulta en la que, paradójicamente, tendría que pedir el voto a favor de la permanencia y que, además, muy probablemente perdería, lo que significaría el fin de su carrera política por partida doble.

Siempre presto a colgarse medallas, Sarkozy se ha apuntado el tanto, sacando pecho a costa de la marginalización del Reino Unido. Para muchos otros, frustrados con décadas de obstruccionismo británico, la exclusión del Reino Unido también es una buena noticia. Sin embargo, los supuestos beneficios de ese papel secundario del Reino Unido pueden ser cuestionados, al menos desde dos puntos de vista.

Primero, los más federalistas no deberían ignorar que no todos los problemas que impiden alcanzar una verdadera unión política están Londres. París y Berlín, a su manera, como hemos visto estos días, son igualmente reticentes a completar una verdadera unión económica y monetaria, prefiriendo gobernar Europa de facto mediante un directorio intergubernamental en el que ellos tienen todo el peso y las instituciones europeas juegan un papel secundario (especialmente la Comisión y el Parlamento). Pasada la euforia por el desaire a Cameron, los viejos problemas volverán a aparecer encima de la mesa.

Por otra parte, la no participación del Reino Unido en el futuro Tratado intergubernamental hará también daño a la UE, puesto que los 26 no podrán recurrir más que de forma muy marginal a la Comisión Europea y al Tribunal de Justicia para gestionar y sancionar la unión fiscal que quieren alcanzar. Por tanto, el obstruccionismo británico no sólo no ha desaparecido sino que podría acrecentarse. ¿Cómo es posible, cabe preguntarse, que lo que el jueves por la mañana era imprescindible (modificar el Tratado existente con un nuevo Tratado) ahora sea prescindible (y se diga que se puede hacer un tratado que no modifique ni afecte al actual Tratado)? Incomprensible.

Y por último, para los que creemos en una Europa fuerte en el mundo y con una política exterior y de seguridad importante, la participación del Reino Unido es esencial. El propio Sarkozy lo ha experimentado en las arenas de Libia, donde no pudo contar con Alemania, empeñada en votar con Rusia y China en el Consejo de Seguridad, pero sí con los británicos, con los cuales también ha podido contar para crear el embrión de una política de defensa común gracias a los acuerdos estratégicos que firmaran Cameron y Sarkozy para compartir sus capacidades militares. En consecuencia, prescindir del Reino Unido sería un precio aceptable a pagar por una verdadera unión política en la que sus miembros gozaran de iguales derechos y donde tuviéramos unas instituciones europeas fuertes y representativas, incluyendo una gran voz en el mundo y una política exterior común. Sin embargo, no parece ese el camino emprendido por París y Berlín, que creen en una Europa mucho más minimalista y férreamente controlada por los gobiernos. Así pues, en las circunstancias actuales, el coste del error de Cameron lo puede pagar toda Europa, no sólo él.

 

 

 

Hay 15 Comentarios

Buen análisis de Bernabé. Buen blog del señor Torreblanca, y buen artículo en general. Pero en todo análisis de Marruecos se echa de menos alguna mención al Sáhara ocupado. ¿No hay resultados específicos de las elecciones en ese territorio? Ignorar al Sáhara es ignorar que gran parte del descontento de la población marroquí (tan claramente expuesto en este mismo artículo, al menos en sus cifras), se debe a lo caro que sale a Marruecos mantener la ocupación. Y de esta sangría económica diaria sí que hay cifras. Si se suma esto a los problemas políticos que el Sáhara causa a Merruecos, que por este problema ni siquiera tiene voz en la OUA, y arrastra el mismo problema en la ONU, parece claro que quienes analizan Marruecos políticamente, si son honrados, tienen que ir recomendando a Rabat que acepte de una vez la organización del referéndum de autodeterminación, aunque sea con la blanda y larga fórmula de James Baker.

Es todo tan contradictorio que llega hasta tu texto. La unanimidad ha sido imposible por la defensa de la city por parte de Cameron o por decirlo de otra manera por no no acotar el desmadre financiero...sin embargo ahora los entendidos de la city dicen que si dejan de operar en € como al parecer exige este nuevo tratado intergubernamental perderán cerca dl 18% de benficios que es en realidad el 35% de volumen de trabajo...lo que quieras o no se traducirá (si estas cifras son ciertas pq yo las saco de la prensa) en un decrecimiento...y como no puede ser de otra manera creceran otros paises que hoy en día no se llevaban una parte de ese pastel.
El verdadero analisis de esto es que ni una cosa ni otra era buena para Reino unido,,,

Grave error evidente, error de principiante...

Se podrá o no estar de acuerdo con la decisión de Camerón, yo personalmente tengo mis reservas, pero creo que habría que ser un poco mas mesurados con los juicios, que luego la historia pasa factura. Por cierto la bolsa de Londres es la única que ha subido hoy...

Respecto a la oposición histórica de Inglaterra a los "unificadores" de Europa, aunque la hicieron en defensa de sus propios intereses nacionales, nunca la agradeceremos lo suficiente. ..y mira que me fastidia que en la Apsley (Wellington) House haya varios cuadros de Velázquez

Lo que un comentarista denomina "intervención de una gestión centralizada en los asuntos propios de cada país" no es más que poner fin al dumping de economías que comparten un mercado común pero que crecen a costa de las demás gracias a excenciones fiscales y desregulacion financiera (Inglaterra, Irlanda, Islandia), bajos salarios y prestaciones sociales (Alemania) o una deuda creciente que alimenta burbujas especulativas (Grecia, España).


Los mercados comunes requieren de cierta coordinación de políticas económicas para funcionar de manera estable, en particular cuando poseen una moneda común. Sin ellas, los países que acaban ganando son los que desmantelan más rápidamente el Estado regulador, aquellos que reducen más rapidamente los beneficios sociales y aquellos que desregulan su sistema financiero. Esos países generan gigantescos costos sociales, porque cuando Alemania, [por ejemplo, crece graciass a las exportaciones ello es posible porque hay otros países de la eurozona que aumentan las importaciones vía deuda (como sucedió Grecia). En otras palabras, la farra griega alimentó la economía alemana.
A nivel mundial, sucede algo similar. La crisis de la deuda europea y norteamericana tiene su correlato en unas tasas de ahorro elevadísimas en China y otros países emergentes, en los que el consumo interno es mucho más bajo de lo que debería ser. Las bajas tasas de interés quen alimentaron las burbujas especulativas son paralelas a la acumulación de ingentes divisas por los países orientales (en particular China), que convirtieron a su población en verdaderos esclavos industriales con bajísimos sueldos (y por ende con un bajo consumo interno y altas tasas de ahorro).


Está claro que la crisis de la deuda europea no se va a resolver con las medidas de consolidación fiscal anuncuadas por los 26 y rechazadas por Inglaterra. Pero son el primer paso para una solución, siempre y cuando los obtusos alemanes entiendan que sin los eurobonos y un poco de solidaridad paneuropea no sirven de nada las buenas intenciones.


Por último: los ingleses podrán haberse fogueado en mil batallas y ser muy nacionalistas, pero si hay algo que es británico por excelencia es el sentido práctico. No sirve de nada ser nacionalista cuando tres cuartas partes de tu economía dependen de un continente al cual le estás dando la espalda. Y puede que no les guste para nada todo esto, pero ya pasó la época en que eran imperio, y ahora no pasan de ser el perro faldero de los EEUU.

No están claras cuales van a ser las consecuencias económicas para el Reino Unido de la decisión que tomó el gobierno británico el otro día. Cierto es que la dependencia de Londres con respecto a la UE es muy importante por los intercambios comerciales y financieros. Lo que sí me parece mas dudoso es si los nuevos acuerdos intergubernamentales entre países europeos van a estabilizar la situación económica o no. Al menos a medio plazo no parece que eso vaya a suceder. Pero Cameron ha dado la excusa perfecta a Merkozy si las cosas van mal; todo fue culpa de la insolidaridad británica.
Pero para aquellos que no contemplan únicamente las consecuencias económicas sino también las políticas, deberían considerar el vuelco ideológico que significa la intervención de una gestión centralizada en los asuntos propios de cada país. La cesión de soberanía es irreversible y da la impresión que no ha sido precisamente otorgada por la ciudadanía así que tiene ciertas carencias democráticas. Quizás para muchos, especialmente aquellos mas desesperados por la crisis, esto no sea relevante. Pero sí lo es para Gran Bretaña y buena parte de sus ciudadanos que no se sienten muy cómodos cuando sus destino, para bien o para mal, se gesta en otras tierras. Es por ello que a pesar de los funestos augurios para la economía británica, muchos piensan que mejor así, independientes y soberanos que vivir de rodillas. Llámenlo si quieren nacionalismo inglés o si lo prefieren orgullo democrático. Quien no comprende esto es que no conoce a los ingleses, pueblo sufrido y curtido en mil batallas.

El sr. Alex es bastante ingenuo. Basta decir que el 75% de las transacciones financieras de Europa se hacen en la City de Londres. Si los 26 imponen controles a los flujos de capital e Inglaterra queda definitivamente aislada (aunque no creo que llegue a ser expulsada de la UE porque los gringos no lo permitirían),. los grandes bancos de la City se trasladarán en masa a Europa continental y la economía británica se iría al carajo.
Además, más del 60% de las exportaciones británicas están dirigidas al, resto de la UE. Por ello, si queda fuera del mercado común europeo (aunque ellos se ve dificil por la influencia gringa) su economía tendría que reinventarse completamente, con efectos catastróficos.
Un poco de madurez antes de opinar, por favor.

La UK tiene su libra esterlina, fuerte, soberana imperial… La eurozona no es soberana y se hunde debido a gastos fiscales excesivos de políticos sinvergüenzas. Es decir, Europa vivía a la pecha, a la bolsa de sus contribuyentes para mantener su infraestructura con platas que no tenían y así se lucían de benignos socialistoides por el mundo entero; vaya, ¿ven los que les pasó ahora? Se les destapó la olla!. Bien por la UK, bien por Cameron mientras más lejos se quede de los chupasangres, libélulas-socialistoide y corrupta eurozona, más cercana se va quedando queda con su aliada de sangre, los USA.

Merkel "consumada maestra en la tecnica del "si pero". , y se lleva el gato al agua." El problema aparece, cuando el gato se resiste y se le escapa de las manos. ...... ver en google: Alemania repite y repite,

que la ruleta siga funcionando, "Cameron dixit." Las crisis financieras no son hechos naturales, son actos humanos, por tanto evitables y pueden ser delitos punibles si las leyes estan por ensima, de los que los cometen. "Merkel dixit"..... ver google: CAMERON vs. MERKOSY

La culpa de la falta de unión corresponde al trío imperial formado por Inglaterra, Francia y Alemania, a los que solo interesan su respectivos intereses económicos. Lo grave del caso es el papel de rebaño de ovejas que representan los demás estados miembros, .pastando la hierba que se les da. Está claro que la política hace aguas por todas partes. Si los pueblos no despiertan, lo que le espera a Europa es un retroceso histórico de gran envergadura, arrastrando al resto del mundo a una verdadera debacle social..

Si a los ingleses les interesan los beneficios (mercados libres) pero no las obligaciones, como la libre circulación de las personas (Schengen), la adopción del euro, la constitución europea (Lisboa) o la armonización de las políticas ficales, lo único que cabe es expulsarla de la UE.


Es incomprensible, visto desde América latina, que aghuanten a un país parásito que sólo se interesa en los beneficios pero que no quiere pagar nada por ello. Si Inglaterra va a seguir bloqueando todo, no cabe más que dejarla fuera del mercado común europeo.


No se puede tenerlo todo sin pagar nada. Así de sencillo: si quieren mercados, pues acepten las reglas comunes o vállanse. No entiendo la obsesión con integrar a países que no quieren ser integrados. Porque a las finales es mucho mejor tener una UE más chica pero más coshesionada antes que una UE que parecuera una jauría inmensa de perros voraces que se muerden unos a otros.


Desde Chile,


JAG

" Así pues, en las circunstancias actuales, el coste del error de Cameron lo puede pagar toda Europa, no sólo él". . . . . Yo creo que a Europa le va a salir más caro que a Cameron, o alguien puede suponer que la decisión que tomó, no fue con el guiño de Londres, su reina y sus socios, el poderoso EEUU???

Por supuesto que la UE está mejor sin el Reino Unido. El problema es que una Gran Bretaña fuera de la UE acabará siendo una Gran Bretaña CONTRA la UE, que por otra parte es lo que han hecho siempre. ¿Quién más que ellos ha luchado sistemáticamente por evitar una Europa unida, que tan graves consecuencias económicas y poíticas les traería? ¿Quién lucho contra los (fracasados) unificadores del continente? Que se lo pregunten a Carlos V, o a Luis XIV, o a Napoleón, o a los alemanes del s. XX.
Por otra parte, si Cameron ha dicho no a la integración es sólo para salvaguardar los intereses económicos de la City londinense, mucho más en sintonía con los de EE.UU. que con los de Europa. Por tanto, ¿para qué puñetas necesita Europa a gobiernos así? Pasemos de ellos y que les conviertan en un estado más de EE.UU.

Yo no se como estará mejor la UE pero desfe ñuego estar no está ahora mismo...los que han permitido llegar a esta situación ahora no saben como solucionar el problema..estamos bien!!!

Rechazo las tendencias chauvinistas nacionales que se están configurando en Europa ante una crisis capitalista cuya gestión por parte de quienes hoy configuran el dúo dinámico de la UE, Merkel y Sarkozy, provocará fuertes tensiones entre los pueblos y, lo más grave, entre los trabajadores de unos y otros países. Pero lo que el siguiente artículo refleja es sólo la punta del iceberg de lo que sucede cuando dentro del capitalismo se producen las contradicciones entre los intereses nacionales de quienes componen una zona geoeconómica en declive. Se va configurando un clima europeo que recuerda a los años previos a la I G.M. Y las izquierdas, dimitidas de su identidad, haciendo el papel de un Hamlet con alzheimer

http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com/2011/12/carta-abierta-de-un-ciudadano-aleman-y.html

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal