José Ignacio Torreblanca

Guerras justas, intervenciones legítimas, desastres de gran calado

Por: | 18 de enero de 2012

Woodrow wilson stamp
Café Steiner estuvo ayer en un debate muy interesante celebrado en la Universidad Autónoma de Madrid. Con motivo de la defensa de la tesis doctoral de Juan Tovar en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales pudimos volver sobre una de las paradojas más llamativas de la posguerra fría: la que nos ofrece el hecho de que tanto Clinton como Bush hijo, que no deberían tener mucho en común, sean frecuentemente tildados de "idealistas" y "wilsonianos" (en referencia al Presidente Woodrow Wilson) por su empeño en expandir la democracia como forma de gobierno, incluso recurriendo para ello al uso de la fuerza.  Mientras, al otro extremo, Bush padre y Obama, que en buena lógica política no deberían tener mucho en común, son a menudos mencionados en común bajo la etiqueta de un "sano realismo", o pragmatismo por su reticencia a comprometerse en intervenciones militares en defensa o promoción de la democracia en terceros países.

En principio, la democracia es un bien en sí mismo, así que su promoción no necesita de más justificaciones que las morales. Pero en la práctica, existe un consenso bastante amplio sobre el hecho de cuantas más democracias haya en el mundo, más pacíficas y estables serán las relaciones internacionales. Por tanto, la promoción de la democracia no sólo sería buena, sino beneficiosa. En el fondo de este debate subyace lo que conocemos como la "teoría de la paz democrática". El postulado de esta teoría es sencillo: sostiene que las democracias son más pacíficas que las dictaduras. El argumento tiene fundamentaciones filosóficas, especialmente Immanuel Kant y su "proyecto de paz perpetua” y ha sido luego desarrollado en detalle por el académico Michael Doyle y otros.

La teoría se basa en una observación empírica bastante concluyente. Resulta que, estadísticamente, "las democracias raramente van a la guerra entre ellas", es decir, la probabilidad de conflicto entre democracias es menor que la probabilidad de conflicto entre dictaduras y, también entre dictaduras y democracias. Esta sencilla afirmación es objeto de una viva polémica desde hace años en el mundo académico: primero porque la definición de "democracia" es más elástica de lo que parece, dándose casos de regímenes parcialmente democráticos que sí que han ido a la guerra entre ellos; segundo porque el empleo del término "raramente" ya indica que, como toda regla, esta tiene algunas excepciones notables (la guerra de 1898 entre España y Estados Unidos es, curiosamente, uno de los obstáculos más insalvables que tiene esta teoría); y, tercero, porque el término guerra se ha transmutado tanto en los últimos años, con la aparición de conflictos entre actores estatales y actores no-estatales, o conflictos de carácter fundamental civil (incluidos los genocidios), que la "guerra clásica" entre Estados es, cada vez, más, una anomalía. Pero, en términos generales, la evidencia empírica es lo suficientemente robusta como dar cierta credibilidad a esta afirmación sobre el pacifismo de las democracias (al menos entre ellas).

El problema es que, como señala Juan Tovar en su tesis, la ristra de intervenciones militares estadounidenses en pro de la democracia que siguieron al fin de la guerra fría (Haití, Somalia, Bosnia, Kosovo, Afganistán o Irak) ha resultado en un rotundo fracaso: ni han dejado Estados viables, ni naciones cohesionadas, ni democracias consolidadas. Cierto que los motivos de estas intervenciones no han sido tan “limpios” como pretenden aquellos que las dirigieron: en el caso de Irak, por ejemplo, es bastante evidente que la preocupación por la democracia fue muy posterior a la decisión de intervenir, actuando más bien como un refuerzo justificativo una vez que la tesis de las armas de destrucción de masiva no se demostró capaz de fraguar un consenso suficiente. Tampoco en Afganistán hubo originariamente una gran preocupación por el régimen político: sólo se comenzó a construir un Estado moderno y una democracia cuando se constató que era la única vía para ganarse a los afganos y deslegitimar a los talibanes. Algo parecido puede decirse de Somalia, donde las razones humanitarias (la hambruna) precedieron a las preocupaciones sobre el régimen político.

En cualquier caso, lo interesante es hasta qué punto los casos mencionados demuestran, independientemente de las razones originales, justificadas o no, que estuvieran detrás de la intervención militar, que la imposición de la democracia ha sido un desastre. Puede que, en muchos de estos casos, todas las alternativas fueran peores (recuérdense las consecuencias del no-intervencionismo en Ruanda). Como también es cierto que hay algunas excepciones honrosas (¿Sierra Leona?, Japón y Alemania en otro contexto) a la norma que nos dice que la imposición desde arriba de la democracia no funciona (y menos con bombas). Pero lo cierto, es que pese a sus beneficios, morales y prácticos, la agenda de la democracia está hoy en entredicho: primero porque sus promotores han salido escaldados de unas intervenciones que se han vuelto en contra de ellos, y segundo porque los que no creen en dicha agenda (fundamentalmente Rusia y China, por su papel en el Consejo de Seguridad) están crecidos. Reconstruir la agenda democrática es un gran desafío, que nadie parece hoy por hoy en condiciones de recoger. Si Woodrow Wilson levantara la cabeza...

 

Hay 26 Comentarios

Nessie tu eres lo que se llama comúnmente un tonto a las tres" (Y a las cuatro, a las cinco, etc) ¿Que el prestigio de anguita está por los suelos?El único político honrado que ha renunciado a la vergonzosa petición vitalicia que tiene esta gentuza.Para mi este político en un millón de veces más valido que el mafioso, ladrón de Felipe gonzalez, o el infame Zapatero con sus patéticas políticas.En fin lo dicho de tontos se nutre el mundo y siempre tiene que haber borregos que le hagan caso al pastor.

¿Guerras justas?¿Miles de mujeres , niños y ancianos asesinados, es eso justo? y este tio es de izquierdas?Este blog es absolutamente repugnante.Que EEUU robe el petroleo a los paises que invade e imponga sus empresas en dichos paises es luchar por la democracia jajaja, como se te ve el plumero torreblanca se te ha caido la careta y todos sabemos a quien obedeces.Simplemente repugnante.

La guerra es el más terrible de los remedios, y también uno de los peores males.

Y más observando la tendencia de que mueren más civiles que soldados cada vez que se desata una.

En cualquier caso, sigue siendo un instrumento importante de la política actual de los Estados. Y no veo que eso cambie a corto plazo.

Kirk: lo siento pero para mí el prestigio de Anguita está en los suelos. Si me dijera Llamazares, aún, y, por otra parte, acaba hablando también de los mercados que ya he citado. Insisto en la no linealidad del orden mundial. Que un tipo, sea quien sea, ordene no supone que se le obedezca automáticamente. Y...¿que quiere, cambiar una religión del libro por otra de otro libro? Ya sé que hubo tiempos en que el islam fue la capital de la cultura mundial, pero eso también le pasó al cristianismo. Y ambas se vuelven locas. Son el mismo cuento chino, simplemente adaptado a dos culturas (ligeramente) distintas Si hay una alternativa (deseable), habrá de ser de diferente cariz.

José Ignacio Torreblanca, no creo que he insultado, he descrito lo que he visto. Ahora si me pides que esconda lo que siento, pues me vas a causar un dilema. Es como si pidiéramos a un juez que no diga a un hombre: te condeno por ser un asesino, porque llamar a alguien asesino suena a insulto. Lo que parece insulto no lo es tanto, porque mi fin es noble. Solo pretendo que la gente se de cuenta de la doblez en la que vive. El ego nos la juega siempre y es bueno que emprendamos una guerra contra nuestro ego para acabar con nuestra falsedad. ¿Recuerdas como increpó Jesús a los usureros, a los falsos, a los injustos, a los amasadores de riquezas…? ¿Acaso podemos considerar las palabras de Jesús eran un insulto o una falta de respeto? Una naturaleza muy mala de nuestro ego es la de hacer mal y no aceptar que alguien nos diga que hacemos mal. Es decir, nuestro ego quiere ser por encima del bien y del mal. Le encanta ser Dios.

Nessie, en este link, hay un político español de renombre diciendo quién manda de verdad: http://www.youtube.com/watch?v=OFx7kbGKFGU&feature=related
Por otro lado, si hay una alternativa: Un camino donde el compromiso moral y la espiritualidad sea la base de la política. Igual te espanta lo que te voy a revelar ahora, pero no estaría mal que te pares a mirarla: esa alternativa ya existe, se llama Islam.

Kirk: ya he hablado de poderes como los mercados. Supongo que se refiere a algo así. Por otra parte, pienso que el mundo es tan complejo que la política no está directamente determinada por esos poderes. No es una conspiración, es como se organiza la gente, sean políticos o flautistas. Un político puede tomar decisiones que no gusten a esos poderes si en ello le va salir elegido o irse a la calle. De ahí, pienso que, con todas sus ambiguedades, sus colaboraciones con el enemigo, etc, la política es el único poder que puede oponerse al económico, siempre, claro está, que la ciudadanía mostremos algo de cabeza, cosa no fácil. No es ninguna maravilla, pero no hay otra cosa. Si usted ve otra alternativa, por favor, dígala, volveré (mañana) a leerla.

Para Kirk: este blog está moderado. Participar no está prohibido, tampoco es obligatorio. Acusar a alguien de mentir y calificar como "hedor" los argumentos de otro participante en el blog no es aceptable. El derecho a discrepar es compatible con la educación.

Obama está mucho más cerca de Clinton, del mismo modo que los Bush van de la mano. De hecho, cuando Bush atacó Irak decía que cumplía un viejo sueño de su padre.

Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

¿qué os pasa? ¿tenéis doble personalidad o qué? parece que todos han firmado tacitamente un contrato que dice: "la verdad todos la sabemos, pero la vamos a aparcar a un lado, o mejor dicho la vamos a enterrar a seis metros bajo tierra, y luego vamos a dialogar y conversar y aportar nuestras opiniones para demostrar que somos listos y que sabemos mucho y que nuestra mente funciona, etc.. a veces nuestra esencia, nuestro espíritu intetntara asomarse apra recordadrnos que asó no vamos aninguna parte, pero lo enterramos a él también, nos burlamos de él y le hacemos callar si o si. Lo nuestro, nuestro acuerdo tácito es la FALSEDAD." ¡Qué os cunda la falsedad, dobles!

Lucas, ¿crees de verdad que Occidente se preocupa por llevarles la democracia a nadies?

Nessie, una pregunta: ¿sabes que en Occidente hay un poder paralelo que manda en los políticos que salen elegidos y que los representantes de ese poder paralelo están por encima de la democracia? Ruego sinceridad en la respuesta.

Tal vez la incapacidad para asentarse de la democracias impuestas este directamente relacionado con la falta de desarrollo de los pueblos. La hipotesis seria que la democracia solo es viable bajo ciertas condiciones de desarrollo.

Otro aspecto interesante es el del principio de no intervención. Cualesquiera que sean las bondades y beneficios de la democracia nada autoriza para imponerla, los fines no justifican los medios.

Finalmente esta el tema cultural, se le puede imponer la democracia a una tribu nomada?

Un saludo desde Bogotá, Colombia.

El problema es doble: por un lado qué significa realmente democracia: normalmente en los regímenes así llamados el poder en la práctica es ejercido por una oligarquía nacional o internacional, como los llamados mercados. Por otra parte, se habla de un sistema concebido a medida de las ideas y de los intereses de Occidente, que, claro está, se ha de imponer a sangre y fuego a otros países, que pueden acabar por poner tiranos que al menos sean propios como rechazo de la intervención extranjera. No creo que nadie se convenza de que lo mejor para su pais es gente como Admadineyad o Chaves sin alguna (por ejemplo, las falcatruadas de los americanos) buena razón.

A Rioplatense, haga el favor de no aparentar no saber que lo único que quiere Occidente es pillar las riquezas ajenas, y que nunca se ha preocupa de llevarle la democracia a nadie. Mentir no está bien sabe usted. Lo mismo digo al tal Tovar y al autor del blog. El hedor de los putrefactos corazones empieza a molestar un poco a estas alturas.

No conozco la tesis doctoral del Sr. Juan Tovar (espero que Dr. Tovar a estas alturas), pero este artículo, con todos mis respetos, me parece un ejercicio dialéctico sin ninguna conclusión sustanciosa. Para mí es un conjunto de información que no sé qué pretende. Se trata de lo que se puede denominar "Las guerras de los EEUU" ? Se trata de definir democracia? Se trata de analizar por qué no ha triunfado la democracia en determinadas sociedades? Con respecto a lo primero, no creo que, en ningún caso, USA haya tenido como prioridad imponer la democracia en los países que ha intervenido. Durante la guerra fría no le quedó más remedio (hablo de la Europa Occidental y de Corea), pero después ni en Irak, ni en Afganistan, ni en Irán en un futuro lo va a conseguir. Son guerras puramente económicas y no hay ningún efecto político colateral perseguido desde mi punto de vista. Sobre lo que es democracia... bueno teorizar se ha hecho desde Platón y creo que a lo más aproximado que se encuentra el mundo en estos momentos a la "democracia pura" se desarrolla a través del arma más poderosa de comunicación e influencia: Internet. Todo lo que ha pasado este ano pasado es una prueba evidente. Con respecto a el porqué no triunfan las democracias en determinadas sociedades, vuelvo a repetir que teorizar se ha hecho desde los clásicos, pero para que pueda de verdad, de verdad, triunfar la democracia tiene que haber un porcentaje en la sociedad con un determinado nivel cultural, lo exige su propio concepto de resolución de conflictos a través de vías de diálogo y discusión y para eso debe haber unas determinadas garantías (un porcentaje alto, diría yo) de que el contrincante o el estado no te va a sacar un arma y utilizarla contra tí. Cuánto más alto sea este porcentaje, mayor será el grado de democracia. Me gusta leer este blog, pero sí le rogaría que la próxima vez se atenga a un tema, dé su opinión concreta y no divague.

Interesante articulo pero creo que el autor olvida un detalle; el concepto de democracia corresponde a la cultura occidental (Europea) y recién pudo asentarse en la sociedad luego de dos milenios conflictivos. Ademas, la democracia es solo un mecanismo de eleccion de autoridades, más importante es la division de los poderes (republica) que no es mas que el control de nuestros gobernantes. Ahora bien, occidente prentede imponer modelos de gobierno (llave en mano) a sociedades totalmente distintas entre si (africanas, arabes y asiaticas). Esta imposición no deja de ser extraña para los ciudadanos de esas regiones, que la miran como instituciones extrañas a su idiosincrasia, por lo cual tienden irremediablemente al fracaso.

Para Jose Ignacio Torreblanca. Cuando se tienen ideas, se puede hacer un blog de ideas y debate, cuando uno es una marioneta del poder y escribe chorradas panfletarias no. Tranquilo que a mí tampoco me vas a volver a ver por aquí

Excelente post. Incluso desde la justificada discrepancia política (dependiendo de la sensibilidad más o menos pragmática-conservadora o racionalista-progresista que cada uno tenga) y también desde las diferencias por las perspectivas teóricas que se adopten (dependiendo de que se usen solo lentes realistas basadas en los intereses u otras que también den mucho peso a las ideas y las instituciones internacionales), las conclusiones a las que llega Juan Tovar en su tesis son muy interesantes y obligan a fajarse bien para discutirlas. Yo no creo que su evidencia demuestre que la agenda de expansión de la democracia sea un fracaso sino que (en aquellos casos que se impone por la fuerza y en sociedades muy divididas) las posibilidades de que el empeño salga mal son muy altas y obligan a ponderar muy bien si el esfuerzo merece la pena.

No creo que haya democracia real y global en los países que se vanaglorian de ser democráticos. En los países occidentales manda una oligarquía financiera que está por encima del poder de los políticos escogidos por votación. Peor aún, esos políticos son sus esclavitos de turno que les allanan el terreno para más ganancias y más pillaje contra el pueblo, la mano de obra, los que producen la riqueza. La cultura reinante ahora e occidente es una cultura cuyo objetivo es esconder está realidad para que el pueblo siga sometido pero sin dejar de producir. Todos los escritores, periodistas, analizadores, presentadores, que ahora dominan la vida cultural son agentes pagados para esmerarse en esconder esa indigna realidad. Deberíamos ir asimilando esta verdad en todas sus consecuencias. Una manera de hacerlo que cada uno de nosotros dedique unos minutos al día grabando en su propio inconciente este gran engaño. Porque aunque lo sabemos, todavía no actuamos. Transmitirle a diario una idea a nuestro inconciente es una manera de borrar los mensajes erróneos que nos graban y re-graban a diario en nuestras mentes, para dejar sitio libre a las ideas certeras que vamos descubriendo. Es un ejercicio muy fácil y da un resultado estupendo. Se puede usar para otras terapias. El ejercicio se puede resumir así: hablarle al inconciente como si fuera otro yo que llevamos dentro y convencerle con las nuevas creencias que le queremos enseñar. El resultado seguro es que después de un tiempo de ejercicio, empezamos a actuar según nuestras nuevas creencias, es decir que al final asimilamos lo que era un simple saber, y la idea se vuelve acto.

Para Petronio: este es un blog de debate y de ideas, no de descalificaciones personales así que se agradece que no quieras perder tu tiempo aquí.

Antes eran los ejércitos, hoy son los balances contables.

Mi impresión es que el artículo debate la relaciones de poder actuales con métodos propios del siglo XX.

Hoy, los países democráticos se saquean sin necesidad de invasiones, por vía interpuesta. Es mucho más limpio: a las sociedades expoliadas les resulta más difícil constatar qué es lo que está pasando pues no tienen contacto con el ejército invasor y no hay nadie contra quien contratacar.

Para orin: es cierto que la teoría tiene varios casos que no le cuadran, ¿pero es las Malvinas uno de ellos? Con Leopoldo Galtieri en Argentina no estamos hablando de una democracia liberal... digo yo...

Menudo panfleto, es falso de arriba a abajo. Lea un poco de historia, a SUS DEMOCRACIAS (liberales) no les interesa otras DEMOCRACIAS QUE NO SEAN LIBERALES, ejemplos de golpes de Estado apoyados por democracias LIberales hacia democracias de corte no liberal estan en los libros de historia, podria seguir y destriur su articulo de arriba a abajo, pero tengo cosas que hacer y paso de gastar mi tiempo es desacreditar este articulo, cualquiera con dos neuronas y que sepa un poco como funciona el mundo vera que lo suyo es un panfleto, similares a los que hace cierto intelectual Frances muy querido por la falsa progresia que representa El Pais (ver opinios de Prisa en latinoamerica). Adios Vocero del poder.

Estoy de acuerdo totalmente con el comentario de Orin.
Ademas, considero que el vocablo "democracia" ha sido adulterado por los centros de poder que mezclan con intención la velocidad con el tocino. Los casos en la Historia son evidentes... Estados Unidos entró en guerra contra España para apoderarse de Cuba y para ello se fabricó la voladura del acorazado Maine, en el puerto de La Habana, y para mas sorna los marinos que murieron eran negros en su mayoría. La oficialidad estaba fuera en una cafetería de la Ciudad. El mismo tufo político ocurrió con el bombardeo japonés a Pearl Harbor cuyo hecho fue avisado al gobierno de Estados Unidos por el espionaje soviético, desde Tokio, con un mes de antelación. Curiosamente, en ese momento del ataque no habían portaaviones ni submarinos americanos. Y por ello, el almirante japonés, en ese instante, dijo que habían periddo la guerra. Luego, se dejaron atacar para justificar ante el pueblo americano la entrada en la guerra mundial. Y con las torres generlas hubo algo raro, Se cerraron las fronteras y sin embargo, la familia de Bin Laden salió ese mismo día, sin problemas, de Estados Unidos con el beneplácito de Bush., ¿por qué? La respuesta es sencilla. A ellos les unían intereses económicos (del petroleo) con lazos de amistad personal. Y el juego político del gato y el ratón sigue en pie desde milenios.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal