José Ignacio Torreblanca

Tercer borrador del Tratado Europeo: Reino Unido inicia la remontada

Por: | 12 de enero de 2012

Captura de pantalla 2012-01-12 a la(s) 11.40.59
El nuevo (y tercer) borrador del próximo Tratado, conocido ayer (Descargar 100112fiscalpactdraft), contiene algunas novedades interesantes.

Primero, el Reino Unido inicia la remontada. Tras la espectacular y humillante goleada a la que fue sometido David Cameron en el último Consejo Europeo celebrado el 14 de diciembre, cuando amagó con vetar el nuevo Tratado solo para darse cuenta posteriormente de que no podía hacerlo, el gobierno británico tuvo que ver cómo los dos primeros borradores del Tratado incluían una referencia muy amenazadora para los intereses británicos: en el artículo 1 del borrador de Tratado subido a este blog el martes se hablaba de una "integración más profunda del mercado interior" como uno de los objetivos del Tratado. En la práctica, esto suponía que los 15 miembros de la eurozona, más los otros 11 que estaban dispuestos a sunarse al nuevo Tratado podrían regular el mercado interior sin el Reino Unido. Y como saben, "mercado interior" se traduce en Londres como "normas europeas que limiten los beneficios de mi sector financiero" (la City). Ahora, prueba de la labor de zapa de gobierno y diplomáticos británicos, esa referencia ha desaparecido. Gol de Londres o gentileza de los demás, es un cambio importante.

Segunda novedad. El Tratado tiene un nombre, esperemos que provisional. Vean por qué: "Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria". Este nombre nos lleva a un acrónimo (TECGUEN) excesivamente complejo.  Una vez más, no puede decirse que los negociadores y juristas hayan estado muy finos en términos de mercadotecnia. Intentando evitar un nombre tan áspero como "Pacto Fiscal", nos llevan a uno que, necesariamente, se tendría que quedar, al menos entre el público y comentaristas, en "Tratado de Estabilidad".

Tercera novedad. Según avanzan las negociaciones, da la impresión de que algunos Estados miembros comienzan a asustarse respecto a las posibilidades de ratificación. Si en el borrador del día 6 se hablaba de 15 miembros (sobre 17) para proceder a la entrada en vigor, ahora ya se está hablando de 12. Así pues, no sólo Grecia o Irlanda podrían experimentar problemas, sino también otros (¿Finlandia?).

Cuarta novedad. El Tratado entrará en vigor el 1 de enero de 2013, y los Estados tendrán hasta el 1 de enero de 2014 para modificar sus constituciones (o normas equivalentes) para introducir la regla de limitación del déficit y los mecanismos obligatorios y vinculantes que la acompañen.

Por lo demás, las referencias (concretas) al crecimiento siguen ausentes, excepto bajo la filosofía dominante en y proveniente de Alemania: el crecimiento es un producto del equilibrio fiscal y la ganancia en competividad vía reformas, punto.

Estamos pues, se confirma una vez más, ante un Tratado que simplemente viene a reforzar las reglas del juego existentes y asegurar su cumplimiento. Son las viejas reglas del Tratado de Maastricht, pero más estrictas (3% de déficit y 60% de deuda). Nada sobre el Banco Central Europeo ni sobre los eurobonos o el presupuesto común de la UE.

Es aquí donde hay que discrepar. Traeré una analogía para ilustrarlo: desde Alemania se piensa que la crisis se ha producido porque algunos Estados se han saltado los límites de velocidad fiscales, así que lo que proponen son nuevas medidas de control: radares de tramo y limitadores de velocidad en los coches. Pero todo esto sólo afecta a la deuda y a las finanzas públicas, que es uno de los pilares de la eurozona. Sin embargo, se deja fuera la deuda privada y el sector financiero, donde también hay enormes problemas, y donde, de hecho, muchos argumentan que se ha originado la crisis. Por eso, para muchos, no se trata sólo de sancionar los excesos de velocidad, sino de revisar el trazado de la carretera, la señalización vertical y horizontal y, sobre todo, hablar de una vez por todas, de a dónde queremos ir....: ¿a una unión política, o a un Maastricht III?

Hay 2 Comentarios

No hay que ir muy lejos para sufrir maneras autoritarias. Aquí en El País, los administradores llevan un tiempo practicando una censura inadmisible. Lo han denunciado varios compañeros. Hoy a mí me censuran esto en la noticia de las agencias de calificación y Rajoy. "A sus órdenes, bwana, es lo que esperan estos flamantes dictadores. Pero bueno, ¿qué es esto? ¿En qué demonios de elecciones ha sido elegida la gentuza de Standard & Poor's? ¿Para qué necesitamos a los tejeros de turno si las agencias de calificación se bastan y se sobran para tirar al estercolero la voluntad general expresada en las urnas, el Estado de Derecho? ¡Qué vergüenza! El Capitalismo está acosando a la democracia y, sin embargo aquí parece que todo es normal, que es solo un tema que hay que aprender para avanzar y aprobar un curso en una universidad (¡extranjera, diría Proust!), donde tienen secuestradas nuestras libertades. Hay que salir y protestar y si no es bastante, es decir que no rectifican los gobiernos, hay que derribarlos y crear un nuevo orden de cosas más acorde con la voluntad de los pueblos. A eso se le llama revolución y esta gentuza se lo está mereciendo con creces." Si hay motivos para ello, me callo y me trago mis palabras. Si no los hay, por favor, alejen de la libertad de expresión a sus enemigos, este periódico no se merece a semejantes cancerberos.

Estimado Torreblanca, saludos. Desde su Blog hago más que un llamado, una exhortación a todas y todos los lectores de El País para que cada uno, desde su hogar, trabajo, centro de estudios, donde quiera que se encuentre, promueva con propia iniciativa y creatividad acciones y actividades concretas en favor de la Paz Mundial. Expertos israelitas en defensa y seguridad desaprueban la guerra contra Irán. No, la noticia no es nueva, pero ante el giro que toman los acontecimientos en las últimas horas, considero urgente hacer un llamado a la reflexión a partir de estas voces mas que autorizadas y lo que ellas categóricamente afirman. Efraim Halevy(1934 UK) Jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Israel (Mossad) entre 1998 y 2002 y Director del Consejo de Seguridad Nacional. Hoy es académico de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Halevy ha llamado a la dirigencia de su país para que mantenga una actitud muy prudente respecto de un eventual ataque a Irán. Dijo además que "hay que impedir que Irán se convierta en una potencia atómica... pero hay una distancia de ahí a decir que ella representaría una amenaza existencial para Israel". "Un ataque a Irán -siguió Halevy, tendría repercusiones en la región durante los próximos 100 años. Deberíamos elegirlo solo como última opción". Según el experto israelí, el verdadero peligro existencial para Israel se produce más bien por el creciente extremismo de los ambientes ultra ortodoxos en su interior. "El extremismo de los ortodoxos oscureció nuestra vida", concluyó. Meir Dagan (1945, Novosibirsk, antigua Unión Soviética) fue nombrado Director del Mossad por el Primer Ministro Ariel Sharon en agosto de 2002 y dejó su cargo en 2009. Declaró el experto, que un ataque aéreo israelí contra los reactores nucleares de Irán es “la idea más estúpida que haya escuchado y que no ofrecería ninguna ventaja”. “Quien ataque a Irán debe entender que encendería una Guerra Regional, en la que misiles de Irán y de Hezbollah en el Líbano serán lanzados. El problema de Irán debe ser un problema internacional y nosotros debemos continuar actuando para postergar el desarrollo de las capacidades nucleares de la República Islámica”, declaró Dagan. La Paz, para todas y todos los que hemos vivido en carne propia situaciones de guerra, es un bien precioso a cuidar. Nada justificaría un nuevo conflicto armado en Oriente Próximo. Viva la Paz! sc

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal