José Ignacio Torreblanca

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

Adiós a América Latina (terminando en pregunta)

Por: | 08 de febrero de 2012

Xinsrc_505daea8baa6436b84faced5475100cd

Europa es cada vez más marginal en América Latina. Esta es la tesis que sostiene la experta Susanne Gratius en su última publicación "El ascenso de América Latina" (incluido en el volumen publicado por el think tank FRIDE "Desafíos para la política exterior europea en 2011"). ¿Los argumentos?

-- En 1990, nos recuerda la autora, Europa representaba el 25% del comercio latinoamericano. Hoy esa cifra ha bajado al 14%.

-- Europa ha cerrado acuerdos comerciales con muchos países, pero no con el que verdaderamente importa: Brasil.

-- El acuerdo UE- Mercosur se posterga y se posterga. Son ya 12 años de dilaciones. Y no parece que se vaya a cerrar pronto. Mientras, China es ya el primer inversor extranjero en Brasil y la UE tiene un déficit comercial con la región.

-- Europa ha sacrificado su política latinoamericana en el altar de los lobbies agrícolas bruselienses. Una visión muy estrecha, liderada por Francia, pero detrás de la que también se agazapa España.

-- La crisis europea ha acelerado el alejamiento entre ambas regiones: entre 2008 y 2009 los flujos de inversión hacia la región cayeron un 23%.

-- En 2002, España representaba el 22 de la inversión directa (IED) en América Latina, hoy ha bajado al 13%.

-- Los intercambios comerciales entre la UE y la región cayeron un 23% en 2009. China es ya el mayor mercado de exportación para Brasil y Chile.

-- América Latina representa casi el 8% del PIB mundial, casi el doble que Rusia, pero sólo el 6% del comercio exterior de la UE. America Latina ya importa el 30% de sus bienes de Asia, frente al 13.7% de Europa.

Una de las prioridades del nuevo gobierno español es "volver" a América Latina. Es cierto que España nunca se marchó, ni lo hará, pero el despegue de América Latina, sumado a la crisis europea, le ha hecho perder el paso. Por un lado, es lógico: Asia es sumamente dinámica, y tira de América Latina. Por otro, la propia América Latina está a salvo de la crisis europea: crece sostenidamente desde hace tiempo creando nuevas oportunidades. Se trata, por tanto, de un fenómeno natural, que debe ser bienvenido. Ese auge es bueno para América Latina así que no debe despertar envidias ni recelos. Pero España debería ser más activa, hacerse ver más, y también mejor. Debe lograr que la Unión Europea se abra, lo que no siempre es fácil, muchas veces por los propios intereses españoles, contradictorios.

Sabemos, por la experiencia de China, que Pekín no es la panacea, que sus exportaciones distorsionan e incluso hunden los mercados locales, que enfatizan demasiado las materias primas, en detrimento de la tecnología y la investigación y el desarrollo. Quizá esté ahí el futuro de Europa... En cualquier caso, es posible que en España no percibamos todavía que la situación se ha dado la vuelta. En los años noventa, América Latina necesitaba a España para llegar a Europa y abrirse al mundo. Ahora es al revés: España necesita a Europa para llegar a América Latina, y para poder sostener su propio bienestar.

 

Los mejores vetos de la historia del Consejo de Seguridad

Por: | 06 de febrero de 2012

Captura de pantalla 2012-02-05 a la(s) 23.59.27

El veto de Rusia y China al proyecto de resolución sobre Siria ha vuelto a poner de manifiesto la inoperancia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En este "orden" mundial en el que vivimos todos los Estados son iguales, pero igual que en la granja de Orwell, unos son más iguales que otros. El derecho internacional es una gran construcción; es una pena que estos cinco Estados con derecho de veto tengan derecho a arrastrarlo por el fango con total cinismo.

Para hacer memoria de esta pequeña historia de la infamia, la revista Foreign Policy nos ofrece esta lista de los "mejores vetos" en el Consejo de Seguridad. El autor es David Bosco, autor de un libro sobre el Consejo de Seguridad [acceso aquí]. Si quiere tener acceso a los detalles, por año, por tema y por país, de todos los vetos ejercidos desde la fundación de la ONU, incluyendo el gráfico que abre esta entrada, les recomiendo el estudio: "Changing Patterns of the use of veto in the UN" publicado por Global Policy Forum

-- Febrero de 1946: La URSS estrena el derecho de veto, fijado en el artículo 27 de la Carta de Naciones Unidas. "Sólo" lo usaría 115 veces hasta su disolución. Sumando los vetos de Rusia, URSS/Rusia ha sido responsable de prácticamente el 50% de los 261 vetos que se han registrado en la historia del Consejo de Seguridad.

-- Octubre de 1956: Reino Unido y Francia bloquean la resolución del Consejo de Seguridad que les conmina a cesar sus operaciones militares en el Estrecho de Suez. El veto no serviría de mucho ya que Londres y Paris lograron algo parecido a un milagro: unir a estadounidenses y rusos en contra suya.

-- Agosto de 1968. Moscú veta una resolución donde se le condena por invadir Chechoslovaquia. ¿No se llamaba a esto ser juez y parte?

-- Marzo de 1970. Reino Unido veta, con el apoyo de Estados Unidos, una resolución que condena al régimen racista de Ian Smith en Rhodesia que Londres protege. Es el primer caso en el que EEUU emplearía el veto, pero no la última. De hecho, EEUU se volvería adicto al veto ya que tendría que ejercerlo en numerosas ocasiones para evitar las sanciones y el aislamiento internaconal de Israel.

-- Septiembre de 1972. Comienza la larga serie de vetos estadounidenses en defensa de Israel, nada menos que 32 hasta 1997, cuando se inicia el proceso de paz con los Acuerdos de Oslo. Ver detalles aquí.

-- Agosto de 1972. China, que había heredado el asiento de Taiwan un año antes, ejerce por primera vez su derecho de veto para bloquear la admisión de Bangladesh en Naciones Unidas. Con ello demuestra que ha entendido perfectamente a qué se juega en el Consejo de Seguridad (desde el Tíbet a Taiwan, China es una de las primeras interesadas en evitar el nacimiento de nuevos estados).

-- Octubre de 1983. EEUU veta una resolución condenando su invasión de la isla de Granada. Con ello demuestra que, al contrario de lo que comúnmente se critica a la Administración Reagan, a esta sí que le importaban mucho las Naciones Unidas.

-- Diciembre de 1989. EEUU, Francia y Reino Unido vetan una resolución de condena por la invasión de Panamá [este veto lo ha añadido Café Steiner a la lista. Su interés es evidente: muestra la tendencia del Consejo de Seguridad a abstenerse en materias de seguridad de internacional].

-- Febrero de 2011. EEUU veta una condena a Israel por los asentamientos ilegales en Cisjordania. [este veto lo ha añadido Café Steiner a la lista para ayudar a entender por qué Rusia se siente completamente legitimada para bloquear las resoluciones sobre Siria]

Les dejó con una pequeña anécdota. Kofi Annan se permitió bromear en una conferencia en Madrid en 2008 contando un chiste en el que Dios le decía:

-- "Kofi. ¿Cómo es posible que en cinco años no hayas logrado reformar el Consejo de Seguridad? Fíjate en mí: yo hice el mundo en seis días!".

-- "Ya", le contesté yo [kofi Annan] "Pero tu no tenías cinco miembros con derecho de veto!".

Suecia y Polonia: sobresaliente en política exterior.

Por: | 03 de febrero de 2012

Captura de pantalla 2012-02-02 a la(s) 18.05.40

Esta semana se ha publicado el "ECFR Scorecard", el informe anual del European Council on Foreign Relations (ECFR, en sus siglas en inglés), en el que se evalúa el desempeño de los europeos en política exterior. Se trata de la segunda edición de un estudio en el que han participado 57 investigadores en 27 estados miembros de la UE y Estados Unidos, que a su vez han entrevistado a más de 250 expertos, entre los que hay diplomáticos, analistas y académicos. Se han valorado 80 "componentes", decisiones y actuaciones concretas tomadas el año pasado, agrupadas en seis áreas (China, Rusia, Estados Unidos, la Vecindad oriental, Oriente Próximo y el Norte de África, y cuestiones multilaterales). El informe completo puede consultarse aquí. También hay un nota disponible en castellano aquí, junto con una reseña que publicó el diario El País el día 30 de enero.

Del informe, en cuya elaboración he participado, me ha llamado particularmente la atención la muy positiva evaluación que han recibido las diplomacias de Suecia y Polonia. Polonia y Suecia tienen una visión clara, una agenda bien detallada y se coordinan de forma muy estrecha entre ellos y con sus socios. El informe los sitúa como líderes en un buen número de áreas (en esta animación flash puede consultar los resultados de Suecia y los de Polonia). Suecia aparece como "líder" en nada menos que 11 áreas y Polonia en 8, frente a España (líder en sólo 3 áreas).

Ambos países cuentan con Ministros de Exteriores de primera fila, Carld Bildt, que fue primer ministro, y Radek Sikorski, que ha deslumbrado a todo el mundo con una presidencia europea activa y con un valiente discurso en Berlín que sin duda fue de lo mejor que escuchamos en 2011. Así pues, durante 2011, mientras que España quedaba relegada por la crisis a una segunda fila (véase aquí los detalles del caso español), estos dos países emergían llenos de vitalidad. Una vez más, se pone de manifiesto la estrecha correlación entre lo interior y lo exterior. Suecia y Polonia  van bien económicamente: de hecho, Polonia ha sido el único país de la UE donde un gobierno ha revalidado su mayoría desde 2008. La lección es evidente: los que están en crisis no tienen mucho tiempo para pensar sobre el mundo, ni tampoco muchos recursos para actuar en él.

China también tiene su pequeña Grecia

Por: | 01 de febrero de 2012

Captura de pantalla 2012-02-01 a la(s) 00.32.30
Café Steiner recomienda encarecidamente la lectura del Informe Anual sobre China (2012) elaborado por el Observatorio de la Política China, la mejor atalaya que tenemos en España para el estudio y seguimiento de todo lo relacionado con ese increíble país y lo que allí está aconteciendo. Enhorabuena a Xulio Ríos y al equipo de IGADI y Casa Asia por haberse convertido en la referencia imprescindible sobre China en castellano ( Descargar Politica_china_2012_informe_anual)

El informe es largo y está lleno de análisis, también de datos jugosos. No voy a hacer un resumen sistemático, sino sólo detenerme en aquello que más me ha llamado la atención. La primera, que da el título a esta entrada, la idea de que China también tiene su pequeña Grecia. Como señala el informe, China ha atravesado considerables dificultades económicas en 2011, eso sí, del signo exactamente inverso al nuestro, enfrentándose a un sobrecalentamiento de la economía que le ha obligado a intervenir para controlar la inflación (que llegó al 6.5% en el mes de julio), elevar los tipos de interés (al 6,56%) y forzar a los bancos a elevar sus reservas. Curiosamente, el informe señala:

"El catalizador de las dificultades de la economía china en 2011 fue Wenzhou, anteriormente ciudad referente y exponente de su vigor y dinamismo y ahora considerada la Grecia de China. La secuencia de empresarios huidos, escondidos o suicidados por causa de los préstamos bancarios e informales a los que no podían hacer frente supuso un serio revés para un sector privado que en la provincia de Zhejiang genera el 90 por ciento de la mano de obra y aporta el 70% del PIB. El gobierno central debió implicarse directamente en la solución de la crisis" (p.6).

Se confirma entonces que los chinos han alcanzado un grado de desarrollo tan avanzado que ya se pueden permitir tener su propia Grecia. Eso sí, como la mayoría de sus economistas han estudiado en EEUU y no Europa, parece que, al contrario que en Europa, tienen claro que el Banco Central y las autoridades están para detener las crisis financieras, no para agravarlas con sus (in)decisiones. Pero, ojo, no hay que descartar que, como en Europa, por la pequeña brecha abierta en el muro por los griegos, se desangre toda la economía. El nuevo equipo de gobierno Chino deberá decidir si mira hacia otro lado o enfrenta los problemas estructurales.

Otro de los elementos que llaman la atención en el informe tiene que ver con las desigualdades. Mientras el número de millonarios se duplicó en 2010, resulta que las diferencias de renta entre las zonas urbanas y rurales alcanzaron la proporción 3,23 a 1, la más alta del mundo. Las desigualdades conforman un caldo de cultivo para las protestas: un mero accidente de tren (como el Wenzhou con 40 muertos) puede dar paso a manifestaciones de ira popular, puesto que en seguida se ponen de manifiesto las corruptelas y abusos de poder subyacentes al modelo chino). En general, dice el informe, los chinos no confían en su gobierno, porque sabe que éste miente para protegerse ante sus ciudadanos.

Tensiones económicas subyacentes, desigualdades manifiestas, corrupción a la vista, represión de los derechos humanos, intentos de limitar las redes sociales (la red Weibo tiene 300 millones de microblogueros y es el lugar donde el régimen se faja a fondo para controlar y suprimir las opiniones críticas de los chinos), todo ello nos pinta un panorama mucho más complejo (y frágil) que la monolítica imagen de éxito, paz y estabildiad que el gobierno chino se empeña en vendernos. En una columna de diciembre en el diario impreso, me arriesgué a pronosticar que el año del dragón podría traer sorpresas: en este informe están las claves para que las sorpresas no le pillen a uno desprevenido.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal