José Ignacio Torreblanca

Guandong 1. Chongqin 0. Un culebrón chino nos tiene en vilo.

Por: | 16 de marzo de 2012

 

No son equipos de fútbol, sino los dos modelos en torno a los que gravita el futuro de China. Al principio resultan difíciles de retener, pero apréndanlos bien porque van a dar mucho juego.

Guangdong representa algo así como el modelo liberal-capitalista de desarrollo: empresas y actores privados, exportaciones, iniciativa privada, y, sobre todo, una esperanza: que como ocurriera en Occidente en el pasado, la liberalización económica y la emergencia de una clase media acabara generando presiones democratizadoras (la vieja tesis de Barrington Moore sobre la estrecha relación entre democracia y economía de mercado).

 Al otro lado tenemos Chongqing, un modelo más igualitario, donde el Estado tiene un papel más fuerte y dónde se busca un desarrollo más equitativo, buscando reducir las disparidades de renta y bienestar entre el campo y la ciudad, desarrollando un incipiente Estado del Bienestar, una educación pública de calidad, una vivienda accesible y un transporte público eficaz. Se trata de un modelo estatista, donde la autoridad del Estado es visible y deseada, e incluso se utilizan eslóganes de la revolución cultural. Chongking, en el interior, utiliza subvenciones pública para atraer inversión extranjera.

 Azul (Guangdong) y Rojo (Chongqing), pero con matices, pues en China las categorías ideológicas suelen estar al revés. Lo “rojo” (Chongqing) representa el pasado, y por tanto es conservador, mientras que lo “azul” (Guangdong) representa más la China de Mao y el futuro, por lo que tiende a ser visto como progresista.

Tanto los sinólogos expertos, entre los que no me encuentro, como los aficionados sobrevenidos y recién llegados, entre los que sí que me cuento, se entretienen estos días comentando las peculiaridades de estos dos modelos. El discurso de despedida del Presidente Wen Jiabao hablando del peligro del retorno del maoísmo y la revolución y, especialmente, la aparente caída en desgracia de Bo Xilai, el jefe del partido en Chongqing, son el tema de moda hoy en todos los círculos de poder.

Tanto Wang Yang (jefe del Partido en Guangdong) como Bo Xilai (jefe del partido en Chongqing) aspiran a formar parte del órgano que realmente gobierna china: el comité permanente (Politburó) del Partido Comunista, formado por siete personas. Pero Bo Xilai parece haber caído en desgracia después de que su jefe de policía se refugiara en el consulado americano en un oscuro episodio relacionado contra la lucha contra corrupción. Un culebrón … chino (contado en este video).Todo esto muestra hasta qué punto el papel de China y la incertidumbre sobre su evolución política se han convertido en un tema central, que afecta decisivamente al resto del planeta.

 Recomendado:

 

 

 

Hay 8 Comentarios

Salvando las erratas, es interesante ver que China no es un gigante monolítico. Recomiendo el libro de Eugenio Bregolat sobre China. Es mucho más certero y preciso en el análisis de la realidad china.
De resto, China se está abriendo al mundo, pero a su ritmo.
Es consciente de las cartas que posee, y planea usarlas hasta el final.
En cuanto a la democracia, cuando se ve con qué facilidad es sustituida por gobiernos de excepción (tecnócratas) habla mucho de de la calidad de la misma en los países que sufren de semejante batacazo.
En otros, tiene mejores mecanismos de control, o mejores políticos.

Os planteo un ENIGMA:
"EE.UU. cabalga al GRAN DRAGÓN ROJO que ya ha devorado a la CEE"
Apostando a caballo ganador

"mientras que los “azul” (Guangdong) representa más la China de Mao" ¿se trata de una errata? o es sólo una manipulación retorcida más como esa otra de que a mayor capitalismo mayor democracia, aunque bueno hay que recordar que para toda esta casta de "analistas" al servicio de los intereses hegemónicos la democracia es sólo una palabra que sirve para enmascarar al régimen capitalista.

En Grecia votaron por Chongqing y les imponen Guangdong. Asi que la democracia tiene los días contados....

Se nos llena la boca de la palabra democracia y luego resulta que los mercados nos dictan todo... vamos que podemos elegir líbremente al tecnócrata de turno que aplique lo que digan los mercados; no es mi idea de democracia.
http://bici-electrica.blogspot.com/

Gracias por advertir el error, ya está corregido.

Al final Bo Xilai es jefe del partido en Chonking o en Guangdong??? En un parrafo dice una cosa y en el sigiuente la contraria. Erratas de este tipo son cada vez más frecuentesm en El País.

En cualquier caso lo que se necesita con urgencia es un camino claro hacia la libertad de los ciudadanos chinos, a su derecho a tener pensamientos críticos contra sus gobernantes y poder expresarlos. Los modelos de gobierno económico caeran rendidos a los mercados tarde o temprano como en el resto del mundo.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal