José Ignacio Torreblanca

Atención a Merkolandia

Por: | 23 de abril de 2012

Probetas_verde-violeta
Rezo porque España sea intervenida. No tengo nada contra España y soy perfectamente consciente de las consecuencias que tendría. Pero esta sería la única manera de que los neoliberales entendieran cómo la crisis está afectando a toda la economía. Quizá un gran ataque especulativo contra España serviría para que se entendiera que esta receta de rescates y medidas de austeridad impuesta a Portugal, Grecia e Irlanda no está funcionando.” Quien así se expresaba en una entrevista la pasada semana era la eurodiputada portuguesa Ana Maria Gomes, un comentario reproducido en el blog “Debating Europe”, bajo una entrada llamativamente llamada “¿Deberíamos rezar para que España fuera intervenida? (Should we pray for a Spanish bail-out?)

Si los sondeos a pide de urna de IFOP de la noche del domingo son ciertos, la eurodiputada portuguesa se podrá plantear dejar de rezar y fiarlo todo al mal mayor. Esos sondeos dicen que el 31% de los electores de Le Pen votará por Hollande, lo que sumado al  83% de los electores de Melenchón y el 32% de Bayrou darían la victoria a Hollande. Otros sondeos dan ya a Hollande el 54% y a Sarkozy el 46%.

Si esto es así, la toma de posesión de Hollande prácticamente coincidirá con la ratificación en el Bundestag (prevista para finales de mayo) de los dos pilares sobre los que sostiene la política europea de Alemania en estos momentos: el Tratado Fiscal y el ESM (o MEDE, Mecanismo Europeo de Estabilidad).

Teniendo en cuenta que Hollande ha dicho que quiere renegociar el Tratado y retrasar el cumplimiento de los déficits, la crisis entre Francia y Alemania se abrirá inmediatamente y con toda virulencia. Tengamos en cuenta, además, que habrá legislativas en junio, lo que mantendrá la tensión en Francia y bien podría desembocar en una mayoría socialista en la Asamblea Nacional Francesa.

¿Cómo entender qué puede ocurrir en Merkolandia? Mi colega Ulrike Guérot, directora de la oficina en Berlin del European Council on Foreign Relations y experta en relaciones franco-alemanas plantea una perspectiva interesante en una entrada en su blog titulada "Debería Merkel tener miedo de Hollande?". Aunque muchos piensen que Hollande puede dinamitar las relaciones franco-alemanas y avanzar hacia una política de ruptura, dice Guérot, la realidad es la contraria: es la excesiva simbiosis actual entre Merkel y Sarkozy lo que constituye un problema ya que aliena a los demás estados y deslegitima el eje franco-alemán. En realidad, dice, Francia y Alemania deben contrapesarse: la historia demuestra que su tensión es buena para ellos y para Europa. Se trata dos países completamente diferentes, con visiones radicalmente distintas del mundo y de la construcción europea: por eso, sus acuerdos, si representan un compromiso entre las dos partes, cosa que ahora no está ocurriendo, son buenos para todos. Además, en los temas institucionales, tanto Merkel como Hollande están a favor de reforzar democracia en la UE. Así que ese pacto entre austeridad y crecimiento que tanto estamos esperando podría venir de la mano de Hollande, y encima venir acompañado de una profundización en la integración.

Dicho en otras palabras, Alemania y Francia no necesitan química, sino algo más de física. 

Hay 9 Comentarios

Lo que no comprendo es cómo la Merkel se atreve a pronunciarse en favor de Sarkozy, es una ingerencia en asuntos internos de Francia que es completamente inaceptable.

2 cosas pa empezar: es usted un hijoputa; segundo, vaya puta mierda de articulo flaaaaaaco
Pa esto nano me toco un pajote en el chozo no si quieres no!
Buen clima CAFE STEINER (L)

[Mensaje del editor del blog. Las direcciones IP quedan registradas. En este caso concreto resulta interesante saber que nuestro amable y educado comentarista escribe desde la Universidad de la Laguna, desde la siguiente IP estática.

General IP Information

IP: 193.145.124.224
Decimal: 3247537376
Hostname: 193.145.124.224
ISP: Entidad Publica Empresarial Red.es
Organization: Universidad de La Laguna
Services: None detected
Type:
Assignment: Static IP]

Afirmar que la historia demuestra que la tensión entre Francia y Alemania es buena para ellos y para el resto de Europa, me parece un tanto arriesgada...

[RESPUESTA DEL AUTOR DEL BLOG: Entiendo la crítica, obviamente me refería al marco de la construcción de la Unión Europea después de la segunda guerra mundial. Gracias]

Mejor fuera del Euro que intervenidos. Cuanto antes dejemos la moneda única antes nos recuperaremos.

Francia goza de muy buena reputación crediticia, si bien los intereses han subido, están muy lejos de la situación en otros Estados europeos. Las agencias de rating estarán al acecho; está en juego nada menos que la calificación triple A de Francia. Se tendrá que abordar el tema de cómo se puede modernizar Francia y cómo se puede reactivar la economía; temas que no se han tratado en campaña electoral; cómo reducir la deuda? cómo puede la industria ser más competitiva? cómo reducir el desempleo juvenil y modernizar las estructuras para mantener la competitividad? Hay que recordar de que, sin los recortes que en su día implantara el socialdemócrata, Gerhard Schröder y que, Angela Merkel asumiera cuando subió al poder, Alemania no le hubiese sido posible enfrentarse a la crisis económica mundial. Gracias a todo ello, el gobierno alemán han tenido mayor márgen de acción que cualquier otro en la UE.

Yo personalmente no creo que a Merkel le interese para nada la democracia, salvo si la consigue desvirtuar lo suficiente. A mi juicio estamos asistiendo a una revolución de las élites que, al espantarse el fantasma de cualquier revolución, ven el momento de reducirnos a los demás a alguna variante de la servidumbre de la gleba. No sería la primera vez, pasó en Europa del este al comienzo de la Edad Moderna.

El contrapeso de Hollande y la creciente ola ciudadana o la ruptura de Europa y los desfiles de camisas pardas, grises o de cualquier otro violento color ultranacionalista...
http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

Soy ciudadano PIGS y, por lo tanto, me toca mirar esta corrida desde el tendido (mas bien por la tele). Pero las cornadas me afectan igual, sin que mi opinión cuente. Europa no es democrática, su base soberana y su sistema de poder están disociados hasta el absurdo. Un millón de votos alemanes valen un millón de parados españoles. Con dirigentes de cierta grandeza esto se puede sobrellevar, con dirigentes ideológicos y miserables (merkel dimisión), esto es un desastre. Una sufrimiento gratuito para millones y un ambiente favorable a la destrucción de la cohesión social (los pobres vivís demasiado, moríos antes para equilibrar las cuentas). A seguir mirando la tele, ya que poco tenemos que esperar del jefe de negociado local.

Yo prefiero que sean intervenidos los paraisos fiscales, y las cajas de seguridad de los bancos. Luego que expliquen como las han llenado, y si procede, trullo para listos.
Lo demas es palabrería.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal