José Ignacio Torreblanca

España: décima potencia mundial en fraude fiscal

Por: | 16 de abril de 2012

Captura de pantalla 2012-04-15 a la(s) 23.28.52
España es la décima potencia mundial en fraude fiscal. Según un informe de la organización Tax Justice Network, que llega a Café Steiner vía la revista Foreign Policy un 22.5% de nuestra economía está sumergida, lo que origina una pérdida de ingresos a las arcas públicas que estiman en 107.350 millones de dólares. Si estas estimaciones fueran ciertas*, esto supondría que ahí fuera hay 82 mil millones de euros esperando a Hacienda, suficiente para cubrir todo el ajuste de déficit que nos pide Bruselas sin tener que recortar en nada.

Pero el fenómeno no afecta sólo a España, sino a toda Europa. Un dato sorprendente en época de recortes: los impuestos que se defraudan en Europa servirían para pagar el equivalente del 86% gasto sanitario de todo el continente.

El informe, titulado “El coste del abuso fiscal” (descargar aquí), estudia 145 países que representan el 98.2% del PIB , y estima que, como media, el 18% de la economía mundial está fuera de control fiscal, es decir, uno de cada seis dólares en el mundo escapan al control fiscal. Dados unos impuestos medios del 28.1%, la organización calcula que los Estados dejan de ingresar unos 3 billones de dólares en impuestos, lo que supone el 54% por ciento del gasto global en salud. Ahora que estamos con la discusión sobre el copago sanitario, da que pensar el hecho de que el fraude fiscal podría pagar la mitad de la factura sanitaria. Sólo en Europa, ese 20% de economía sumergida, que representa unos 3 billones de dólares, nos traería a las arcas fiscales 1.5 billones de dólares.

Pero hay más curiosidades: ¿Qué tienen en común Estados Unidos, Bolivia y Rusia? Ser los países con más fraude fiscal del mundo. Los ganadores de este peculiar medallero de los peores pecadores fiscales son:

Estados Unidos. Sí, en el país donde en teoría nadie está por encima de la ley y todos son iguales ante ella se calcula que hay 300.000 millones de dólares que escapan al control de Hacienda. No es un mucho en proporción al PIB (el 8.6%), pero teniendo en cuenta el tamaño de la economía estadounidense, se trata de una cifra considerable; tan considerable que excede al dinero presupuestado para el programa sanitario Medicaid. La laxitud con la que las grandes multinacionales y los individuos más ricos pueden esconder su dinero en paraísos fiscales es la responsable.

Bolivia. Aquí se da la situación inversa: la cantidad de dinero que escapa al fisco (3.000 millones de dólares) es insignificante globalmente, pero representa nada menos que el 66% del PIB boliviano. Evidentemente, a las desigualdades y tensiones sociales que existen en ese país les vendría muy bien contar con una Hacienda Pública capaz de recaudar algo más.

Rusia. Las empresas rusas consideran que pagar Hacienda es de mal gusto. Todas utilizan una maraña de empresas interpuestas llamadas “astronautas” para evadir impuestos. El resultado: casi el 45% del PIB escapa del control de Hacienda. Eso sí, al contario que en Estados Unidos, aquí sí que hay igualdad: el fraude masivo lo practican tanto las empresas privadas como las públicas como Gazprom, a la que se acusa de haber evadido 2.000 millones de dólares. Que los particulares engañen al Estado entra dentro de lo previsible, pero que el Estado se engañe a sí mismo resulta sorprendente.

 Otros destacados defraudadores:

 

  1. Brasil: nada menos que el 39% de su economía escapa al fisco
  2. Italia: 27% del PIB, o unos 237.000 millones de $ de economía sumergida.  
  3. Grecia: 27,5% 
  4. España: 22%
  5. Alemania: 16%
  6. Francia: 15%
  7. Irlanda: 15.8% 


* El informe toma del Banco Mundial los datos sobre el tamaño de la economía sumergida, que obviamente son estimaciones, y sobre la base de ellos hace las extrapolaciones. Véase la nota metodológica del informe.  

 

Hay 29 Comentarios

menos mal que aclaras que es una estimación, porque ni los que nos dedicamos a perseguirlo sabemos cuánto hay ,de ahí su nombre (sumergido, negro, B...), en fin se podría atajar bastante con una buena normativa (pero cómo van a hacer algo los políticos que perjudique a sus apoyos/amigos?), y también teniendo claro que el que defrauda nos roba a todos, si esta cultura se instalara sería la mejor medida

Ayer conocí a un votante del PP que sin cortarse un pelo contó en un foro público en una tarde de domingo de cañas que trabajaba como fisioterapeuta en un hospital de Majadahona y que por la tarde lo hacía en una clínica que se había montado en su casa. Y tan ricamente y delante que gente que no conocía dijo, "lo mejor es que en casa todo es en negro, así no tengo nada que declarar". Dos amigas y yo nos miramos porque pensamos, ¿la pasta que debe ganar este indecente para declarar su segundo trabajo en negro porque según dice el año anterior había declarado 6000 euros a hacienda?.
Mientras yo, cada mes de mi vida, como no consigo tener un contrato fijo, soy autónoma y pago mis impuestos como desearía que hiciera todo el mundo al que le corresponde. La diferencia entre este pijo indecente insolidario es que él tenía 2 coches, una moto y cada fin de semana se subía a esquiar a Pirineos y yo, disfruto leyendo un libro, o yendo al cine, sin necesidad de robar al resto de españoles y españolas que dignamente y justamente pagamos lo que nos corresponde....así, va este pais. Imaginar si lo dice en público en un foro de gente que no conoce de nada, las tropelías que hace en privado. ¿Y yo por qué me topé con este señor que me amargó el día?

El fraude se ha instalado en todas las esferas de nuestra vida. Hay demasiados organismos y empleos que no tienen realmente utilidad y que han sido creados recientemente con la inconfesada intención de dar de mamar a correligionarios y fieles de las bochornosas redes clientelares de los partidos políticos, sobre todo en las autonosuyas, dándose casos como el de Andalucía donde el año pasado fueron nombrados obscena pero legalmente unos 25.000 funcionarios que no pasaron por oposiciones y que habían entrado previamente a trabajar a dedo en las Administraciones (las reiteradas protestas, denuncias y manifestaciones del resto de los funcionarios no han servido de nada hasta ahora). En otros casos estos nuevos empleados públicos procedentes de redes clientelares han logrado que técnicos, asesores y profesores verdaderos fueran desplazados por empleados sin zorra idea que aconsejan tomar decisiones irracionales que luego pesan muy negativamente en nuestra calidad de vida y nuestras posibilidades de desarrollo. Indudablemente, el bien general de los españoles exige una restructuración a fondo de la estructura de las Administraciones.

Manda ..., que vergüenza de país.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal