José Ignacio Torreblanca

De la deuda a la duda: el europeísmo se resiente

Por: | 30 de mayo de 2012

Captura de pantalla 2012-05-29 a la(s) 23.11.14Tres de cuatro españoles piensan que la austeridad ha ido demasiado lejos. Pero uno de cada tres alemanes piensan que se ha quedado corta. Tres de cada cuatro alemanes piensa que la situación económica de su país es buena, pero sólo uno de cada cuatro españoles piensa que la situación económica de España mejorará en los próximos doce meses. Y así hasta el infinito. ¿Tienen ustedes la sensación de que las peticiones de ayuda de Rajoy al Banco Central Europeo y a Alemania caen en saco roto o sólo reciben palmaditas en la espalda? Pues ya saben por qué.

No por previsible, la divergencia entre las percepciones de la crisis entre los europeos, resulta menos relevante. ¿Saben en lo único en lo que estamos de acuerdo alemanes y españoles? En que los alemanes son los más trabajadores y los griegos los menos. Ahí acaba la cosa.

Cada vez son más los ciudadanos del sur de Europa que piensan que el euro, el principal logro de la integración europea, ha debilitado en lugar de reforzado las economías nacionales. Como consecuencia, el apoyo a la UE se está erosionando proporcionalmente a la gravedad de la crisis y la tensión que soportan sus miembros.  Sólo en España, uno de cada cinco ciudadanos (un 20%) se ha pasado en los dos últimos años al bando de los que opinan que el euro ha perjudicado más que ha beneficiado a la economía europea, cifras que corren en paralelo a las que observamos en Italia, Grecia o Francia.

Esta es la previsible pero preocupante conclusión de la última encuesta del Pew Research Center publicada ayer bajo el título "European Unity on the Rocks") (el trabajo de campo se realizó en ocho países europeos y Estados Unidos entre marzo y abril de este año). La encuesta es muy extensa y puede ser objeto de múltiples interpretaciones (la subo aquí Descargar Pew-Global-Attitudes-Project-European-Crisis-Report-FINAL-FOR-PRINT-May-29-2012).

El pesimismo está tan extendido entre los ciudadanos del sur de Europa que casi es difícil destacar un indicador. Un 69% de los españoles, 73% de los griegos, o 62% de los italianos dan por hecho que la siguiente generación (los jóvenes) vivirán peor que la actual: se trata por tanto de la primera crisis en la que los españoles dudan que vayan a salir reforzados. Y nada menos que un 97% y un 83% de los españoles consideran, respectivamente, que el desempleo y el endeudamiento del país son las principales amenazas que se ciernen sobre su futuro.

El europeísmo aguanta, sí, pues la mayoría de los ciudadanos del sur de Europa siguen queriendo formar del proyecto europeo. Sin embargo, como señalaba al principio, lo que la encuesta muestra es una sima impresionante  entre las percepciones de unos y otros, especialmente en Alemania. Allí, una amplia mayoría (59%) considera que el euro les ha reforzado como país, manteniéndose un elevado apoyo al proyecto europeo (68%). Y frente a la crítica generalizada de la clase política que vemos en el sur de Europa por su conducción de la crisis, Angela Merkel obtiene nada menos que el apoyo del 80% de los alemanes a su gestión de la economía y la crisis. No es de extrañar que con esta sima en las percepciones seamos incapaces de encontrar una salida conjunta a la crisis. 

* Véase también "La crisis mina la confianza de los europeos en la UE", de R.M de Rituerto.

Hay 38 Comentarios

"En EE.UU los parados no son del gobernador del estado, sino del presidente."

A diferencia de España, los parados en Usa no son de nadie, sino de sí mismos. ¿Acaso es Obama el padre de los parados? En Usa no existe el pensamiento de dependencia de papá estado como en España. España está hundida porque TODOS quieren mamar de la teta del estado en vez de trabaja, y batirse solos con la vida. Un día de estos, caballeros "de izquierdas" aprenderéis de una vez por todas que EL SOCIALISMO NO FUNCIONA, y entonces quizás España se recupere. Del fascismo pasamos al socialismo y nadie sabe como ser libres y soberanos.

estos alemanes no metieron en dos guerras y ahora nos estan asfixiando economicamente y estamos diciendo si boana por que no le damos planton Y NOS VAMOS DEL EURO DE UNA VEZ Y HABER QUE DICEN

Está claro quer comaprtir proyecto con Alemania es aceptar el abrazo del oso. Dadas las circunstancias actuales, con manos y pies atados y despeñándonos por una ladera cada vez más pronunciada, y las desastrosas perspectivas a medio-largo plazo no es descabellado, al contrario, pensar en salir del euro y buscar nuevos modelos de relación con los países.

La salida del euro no supone, ni mucho menos, una vuelta a la autarquia económica. Utilizar este argumento es una falacia intelectual.
Cierto, que tenemos que hacer autocritica. Me temo que con conclusiones dolorosas para una supuesta élite politico-juridico-económica que hemos permitido que nos dirija.
¿Qué responsabilidad tenemos la mayoría de los ciudadanos en decisiones de de politica macroeconómica y permisividad jurídica de comportamientos delictivos de la elite financiera?
¿Hay una culpa colectiva? Si es así Alamania tiene mucho de que responder.
Jacques Delors dijo que Europa es un estado de ánimo, pues eso esta muero y bien muerto. Seamos realistas, dejemos el euro.

Yo también me apunto al boicot a los productos alemanes, hay que tratar de favorecer el intercambio económico entre otros países porque si no todo va al mismo bolsillo y encima nos riñen porque gastamos mucho.

Hay factores que sustentan una crítica hacia Alemania, pero carecerían de sentido si primero los españoles no hiciéramos un poco de autocrítica. La burbuja inmobiliaria la creamos aquí y fue la propia España la que se lanzó en brazos de los mercados. Sucede ahora que para salir del agujero en el que nos hemos metido, las restricciones que nos impone el euro y la propia Unión Europea se nos antojan una camisa de fuerza. Claro que eso también lo podíamos haber evaluado antes de llegar a comprobar sus consecuencias. Para salir de la situación en que nos econtramos, hoy por hoy, es fundamental conocer al detalles los factores que explican la posición alemana. Cualquier artículo o reflexión que vaya en ese sentido debe ser examinado con interés. Que yo sepa, nadie nos obligó a entrar en el euro -al contrario, el Sr. Aznar se lo tomó como una apuesta personal el meter a España en el club de las economías avanzadas pese a que, al igual que luego le pasó a Grecia, el país quizás no estaba preparado-. Aprendamos primero de nuestros errores.

Volver a una autarquía económica, aunque nos favoreciera, no es posible. Pero cualquier inversión que incentive un mercado cautivo tampoco es viable. Cuantas subvenciones han llegado de la UE han sido malversadas o improductivas. Porque, lógicamente, no pueden aplicarse correctamente.
Han pasado ya muchos años desde que España se consolidó como Estado social democrático y de derecho. Pero el mercado nacional continúa en cautividad. Porque la reforma estructural y consecuentemente en política económica, sigue pendiente . El brillante capital humano en el que se inviertieron recursos económicos, públicos y privados huye, emigra o malvive como temporero o amparado en subsidios.

Yo creo que si tuviera trabajo al español de a pie le daría igual que el mercado nacional estuviera como esta. Esto es: en las manos que lo dejó el franquismo, no la guerra.
En mi opinión, este es el error y el problema: Un mercado nacional cautivo.

Señor Leo,
¿Qué pasó con las hipotecas firmadas en pesetas cuando se introdujo el euro? Pues con todo lo firmado en euros debería pasar lo mismo: conversión a la nueva moneda inmediata y obligatoria.
¿Por qué nadie pregunta qué pasará con los depositos bancarios en euros al cambiarf de moneda, y se da por hechop que pasan a "pesetas" y las deudas se da por hecho que se mantienen en euros? ¿Otro negocio redondo para la banca? Lo que se hace con los depósitos (pasarlos a pesetas), se hace con las deudas.

No me creo esa encuesta. El rechazo al euro debe andar cerca ya del 50% y en un 70% entre la gente de izquierdas. ¡Salgamos de europa en grupo y creemos la Confederación del Mediterráneo! ¡Repudiemos la deuda mafiosa e ilegítima!

Alemania, su élite, no quiere que desaparezca el euro. Francia no puede permitírselo, si no quiere pasar a la segunda división B. Sin embargo las posturas de Francia y Alemania están tan enfrentadas que no se va a llegar a ningún acuerdo de reorganización de la UE. No lo necesitan, tienen a los países aterrorizados. En Grecia las manifestaciones se desvanecen, al igual que en Italia.

Mi pronostico es que, con gran fanfarria, van a aumentar la capacidad del Banco Central Europeo para comprar deuda de España e Italia, para que nos podamos financiar sin colapsar, aplicando las políticas de control y saqueo a través de los gobiernos títere de tecnócratas y asimilados (PP). Serán lustros de empobrecimiento, bajo la tutela constante de Alemania que con una llamada al BCE podrá apretar las tuercas en cualquier instante, hasta que paguemos, si es que lo logramos. No hay que olvidar que en un país como el nuestro se dan muchas condiciones para que el empobrecimiento nos lleve a la degradación social y la emigración de los mejores. ¿Queremos ser alimentados por la beneficencia europea? Vamos camino de ello.

El Tribunal Constitucional de Alemania al validar el Tratado de Lisboa estableció que hay un núcleo de soberanía que no podía ser trasferido a la UE, entendiendo como tal todo aquello que “privara a los alemanes de su capacidad de influir en sus condiciones de vida de forma política y socialmente responsable”.

Así que hay salida. Apliquemos lo que dice el Tribunal Constitucional de Alemania. Para ello hay que crear un movimiento social lo suficientemente fuerte que nos permita cambiar el gobierno primero, la Constitución después, proclamar la República, denunciar el tratado de la UE como contrario a nuestra Constitución y salir del Euro. Es un programa estratégico para llevar a cabo en sus plazos pero con determinación.

Reforzando, de verdad, las relaciones con Hispanoamérica, lo pasaremos muy mal pero saldremos más fuertes, habrá una ilusión para trabajar, quedarse y luchar. Tenemos más armas de las que parece: somos el pasillo para llevar a Europa la energía renovable del norte de África, imprescindible para Alemania. Si algún país es Europa y ha hecho Europa, ese somos nosotros. Nadie nos va a echar de ahí. Ya volveremos a otra Europa mejor. La Historia, y nosotros lo sabemos como pocos, es larga.

A mi me parece que el hecho de que el comentario de la encuesta de Pew la haga este señor (que lleva una sarta de artículos defendiendo la visión alemana del asunto) y que se quede en aplicarle una primera mano de disolvente a la capa exterior sin llegar ni de lejos a ver el metal de la carrocería cubierto por la pintura (¡qué decir de los problemas del motor del supuesto vehículo!) me da una idea bastante clara de cual es la posición de este medio sobre el euro: total apoyo. Tenemos para un par de lustros arrastrándonos.

Sr. Torreblanca: ¿que pasará con las hipotecas firmadas en euros si España sale del euro?

Querido Jose Ignacio: ¡enhorabuena!

Yo lo que veo cada vez con mejores ojos es que se forme una Unión Mediterránea de países europeos, que más o menos comparten todos un mismo estilo de vida(que no es malo en absoluto, por mucho que los sajones y anglo sajones quieran hacer ver lo contrario, aún admitiendo que tenemos defectos como el resto de países), comparten una manera de trabajar, comparten muchísimas cosas de las que el resto son ajenos(¿o acaso se parecen en algo Alemania y España, o Alemania e Italia, o Alemania y Portugal, o Alemania y Grecia, o Alemania y Francia? se parecen muy poquito, incluso Francia que es la que más similitudes tiene)

pongase el eskup y bajese del pedestal si quiere que hablemos como las personas. aunque es dudoso que merezca la pena hablar con alguien que presume de entrada de tener "los mejores datos, los mejores analisis" entre otras excelencias... si todos sus colegas de El Pais se lo montaran como Vd esto pareceria un boletin confidencial del Opus Dei para Altos Ejecutivos...

Alemania claro que es responsable de los males que tenemos actualmente. Para empezar, la política económica europea es la política alemana, al menos la política que exige Alemania hacia afuera, porque hacia adentro no es tan exigente consigo misma la Merkel... 4 años de guía alemana en los que la situación, lejos de mejorar ha empeorado muchísimo. Pero no solo se queda ahí la responsabilidad alemana, que ya de por si es elevada. Es que, además Alemania apoyó 100% el ladrillazo español, siendo este país uno de los principales especuladores del sector de la vivienda.
Pero no acaba ahí la cosa. Alemania es también el principal especulador contra la deuda española desde la crisis, apostando contra ella a la vez que la compraba(claro, mejor que pague España al 5,5%, que no al 2-3%). Además, como se ha visto durante la crisis, los alemanes solo han apoyado medidas de estímulo cuando SU economía estaba parada, y cuando ha vuelto a crecer se han olvidado del resto. Alemania solo se interesa por Alemania. Y eso estaría muy bien si sus decisiones solo fuesen en relación a Alemania, pero el problema es que sus decisiones se aplican en toda Europa.
Al final la UE desaparecerá por culpa de Alemania, y sino al tiempo. Pero es que, tal y como está el panorama mejor que no haya UE, y lo digo muy en serio. Porque resulta que España está atada de pies y manos, no puede utilizar mecanismos que si podría de ser independiente, y además la UE ayuda con cuenta gotas y a destiempo a los países con problemas como España, Italia etc... Y pronto será también Francia.

yo por mi parte no pienso comprar ningun producto alemán. que se los coman ellos y que sigan bajando salarios para competir con China.

Esta crisis no la han causado los alemanes, ni son los responsables de nuestros males, somos nosotros, pero si que en esta Europa alemana, y no una Alemania europea ellos tienen un poder de decision determinante y esta claro que se benefician d enuestras desgracias....si queremos ayudar, una opcion, entre muchas otras por supuesto, seria dejar consumir productos alemanes en la medida de lo posible, haber si asi se resiente la economia alemana y empieza a cambiar de postura...

Un artículo muy interesante para entender porque estamos como estamos. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/29/economia/1338292017.html#comentarios

yosoyelotro:
A la medida que un español produzca como un alemán no veo ningún problema que él tenga los mismos benefícios laborales. Lo que pasa es que él trabaja como gallego y quiere ganar como alemán. Por algo españa está como está.
Saludos

En cuanto se produzca el reventón definitivo después de la burbuja, sabremos cómo se llama la nueva moneda y como queda la situación económica internacional.
Esperar, aguantar y ver.

El euro fue construido como un marco de politica fiscal y monetaria que los paises tenian que usar como disciplina para hacer politicas economicas con sentido. Algunos lo hicieron y otros no. Los que no lo hicieron vivian de dinero prestado y ahora quieren que lo demas europeas (los alemanes) sigan pagando para evitar los cambios dolorosos de modelo (quitar privelegios no merecidos) y nivel de vida que no corresponde al valor de la produccion. No hay voluntad por parte de los alemanes - como no la hay por parte de los vascos y los catalanes.

Antes de nada decir que soy pro-europeo. Sin embargo debo matizar el sinsentido de los tabúes que existen en España respecto del euro y Europa. El 80% de la gente percibe Europa y el euro como Dios o jesucristo, no se cuestionan simplemente se cree ciegamente en ellos. Pues bien, sinceramente yo opino que aunque nos quejamos mucho de España, actualmente la UE no es operativa, no se toman decisiones y no hay firmeza. China tiene planes económicos a largo plazo ¿qué tiene Europa? Os diré lo que tiene, cambios de rumbo, dudas, debates, y al final no vamos a ninguna parte. Respecto del debate de euro si o no, yo soy de los que piensan que o tenemos una unidad fiscal y una moneda europea con todas las de la ley o mejor salir del euro y tener nuestra propia moneda asumiendo todas las consecuencias. Lo que no podemos es ahogarnos a la mínima que venga por tener una moneda montada sobre el aire.

La explicación del fracaso del euro y de la polñitica comunitaria es mucho más sencilla: no existe un mercado europeo como tal y, especialmente, no existe un mercado de trabajo europeo. En EEUU un neoyorkino no tiene problemas en irse a trabajar a Los Ángeles, a Boston, a Dallas, si económicamente le beneficia. Hay un mercado de trabajo nacional. Si en Europa tuviéramos lo mismo, si los cinco millones de parados españoles se moviesen sin barreras idiomáticas a donde hubiera trabajo dentro de la UE, y si, como consecuencia, en Alemania se encontrasen compitiendo en plena igualdad con esos cinco millones de españoles, con los parados griegos, los italianos, etc, la percepción sería muy distinta y la solidaridad interterritorial se acentuaría. En EE.UU los parados no son del gobernador del estado, sino del presidente. Cuando en Europa los parados sean tanto de Rajoy como de Merkel, auqnue sean españoles, entonces habrá base para una unión monetaria y económica real.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal