José Ignacio Torreblanca

Jürgen Habermas recogerá el Nobel en nombre de la UE

Por: | 15 de octubre de 2012

Habermas
Por desgracia, el titular no es verdad. Pero podría serlo si se sumaran a esta propuesta. Me explico. La concesión del Nobel de la Paz a la UE me parece, sorpresa, una magnífica idea. Son, como han dicho los miembros del Comité Noruego del Nobel (de la Paz), nada menos que “seis décadas de contribuciones al avance de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa”. Sin duda que la Unión Europea es el proyecto institucional más innovador de la historia: la creación de un espacio político supranacional, con normas comunes, derechos y libertades que trasciendan las rígidas fronteras territoriales estatales y las rígidas fronteras mentales que marcan las identidades es algo inédito, y de tener éxito, transformará (ya lo ha hecho parcialmente, al menos dentro de Europa) irreversiblemente nuestra manera de entender la política y las relaciones internacionales.

Pero dado el lamentable estado en que está el ideal europeo, cosa que el Comité no ha olvidado señalar en su nota de prensa (Europa está en máximo de desempleo y de desafección ciudadana - véase mi columna del viernes 12 de octubre - Europa año V d.C), me opongo frontalmente a que cualquiera de sus múltiples presidentes (de la Comisión, del Consejo o del Parlamento Europeo) se presente en Oslo a recoger el premio.  ¿Se imaginan lo aburrido y previsible que sería la ceremonia? O peor aún, ¿se imaginan que en aras de equilibrio institucional, fueran los tres, Barroso, Van Rompuy y Martin Schulz, los que fueran a recogerlo? 

Por eso quiero proponer que en su lugar vaya un octogenario, Jürgen Habermas. Habermas representa con toda perfección el ideal cosmopolita de Europa, el empeño en construir una democracia posnacional, una democracia que no esté basada en las identidades, sino en los derechos y en una ética común. Habermas diría cosas relevantes, no se refugiaría en lugares comunes ni caería en la autocomplacencia. Es más, seguro que, a juzgar por las cosas suyas que hemos leído últimamente, sacudiría las conciencias europeas con una acerada crítica de las miopías y los egoísmos nacionales, algo que necesitamos urgentemente si queremos sobrevivir con dignidad a esta crisis.

Nos dicen de Habermas que está “muy enfadado, totalmente furioso, sí, porque se lo toma todo como algo personal. Da un golpe en la mesa y grita: "¡Basta ya!". Simplemente no quiere ver cómo Europa acaba en el cubo de la basura de la historia mundial” (Jürgen Habermas, “El último europeo”, PressEurope, 2 de diciembre de 2011). Su último ensayo (“Sobre la Constitución de Europa”, editorial Trotta) versa precisamente sobre el secuestro de la democracia europea por la tecnocracia y el “alejamiento de los políticos europeos de los ideales europeos” (véase aquí un resumen del texto), así que nada más oportuno. Nada mejor que un alemán para enseñarnos lo mejor de Alemania y que nos olvidáramos por un rato aunque fuera de Merkel y compañía y que celebráramos que no hay un país más ejemplar, más generoso y que haya logrado una transformación tan completa y tan sincera como Alemania.

Quizá, aunque esto ya sería rizar el rizo, podría ir de la mano del hombre que inspiró el nombre de este blog, George Steiner- ¿Se imaginan? ¿Dos octogenarios, incluso nacieron el mismo año, en 1929, uno alemán y otro judío, recogiendo ese premio en nombre de Europa?  Hace unos meses, a su paso por Madrid, el expresidente brasileño, Lula da Silva, sorprendió a la audiencia al decir que lo logrado por la UE era “patrimonio de la humanidad” y que, por favor, no lo dejaran destruir. Quizá Lula también podría sumarse …

¿Lo mejor de este Nobel? Que nos ha dado inspiración para seguir preocupados y comprometidos con el proyecto europeo. Premiar una idea es difícil, pero no será en un blog de ideas donde se cuestione lo importante que son.

Hay 9 Comentarios

¿Y para qué quiere usted que dos sabios como Habermas y Steiner ensucien su nombre recogiendo el premio de una potencia que bombardea otros pueblos y maltrata a los supuestamente suyos? Unidad europea, por supuesto, la civilización europea debería estar unida, y solos, no ya españoles, sino ni siquiera alemanes, no seremos nada en el mundo de las próximas décadas. Ahora bien, ¿unidad europea es esta Unión Europea, que sigue, al menos desde Maastricht, los dictados del capital? Lo siento, pero yo disiento bastante.

Europa se da a ella misma el premio "Papá #1 del mundo"

Christopher Bedford, Opinión, Daily Caller

Imagine un padrastro inútil, negándose a trabajar, viviendo en la casa que su hijastro construyó, haciendo rabietas constantes y dilapidando la fortuna que el verdadero padre del chico, que murió en la guerra, había amasado.

Ahora imagine que un tío con una camiseta que dice "Papá #1 del mundo".

Ahora imagina que ese tipo es Europa, esa camiseta es el Premio Nobel de la Paz, ese chico trabajador es EE.UU., y que la camiseta es un regalo que se compró por no quemar la casa cuando se durmió borracho anoche en el sofá con un cigarrillo encendido.

Ahora deja de imaginar - no hay razón: El 12 de octubre de 2012, el Comité del Premio Nobel (un club izquierdista autocomplaciente) otorgó a la Unión Europea (un club izquierdista autocomplaciente), el Premio Nobel de la Paz por seis décadas de "Exitosa lucha por la paz y la reconciliación y la democracia y derechos humanos ", o, traducido al estadounidense, por 60 años de "vivir de la herencia del viejo y en nuestra casa, mientras lograr no pegarle fuego al lugar".

¿De qué estamos hablando? Vamos a exponer:

1) El legado del viejo

El viejo Europa era un hombre guapo. De Roma a Londres, construyó una civilización que dominó el planeta, extendiendo la libertad, la cultura, la tecnología y la riqueza desde Sidney a Boston. A través de su proyecto más exitoso, Inglaterra, se sentaron las bases de muchas de las naciones más prósperas de hoy: Sudáfrica, Australia, Hong Kong, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Él tenía sus defectos, pero construyó ciudades hermosas, cultivó la ley justa, difundió la Palabra y creyó en sí mismo.

Esa Europa - para ser claro, no es la misma que la hoy día de burócratas cuellos-de-tortuga dándose palmaditas en la espalda entre ellos mismos. Aquella Europa se cortó las venas en la Primera Guerra Mundial, dejando una viuda que recorrió las peores cantinas buscando un nuevo hombre - comunismo, el nazismo - antes de acabar finalmente con un gil que sólo llamaremos "declive".

Ese gil podrá caminar por ahí con la ropa del viejo, pero nos dimos cuenta de algo la última vez que nos mostró que buenas son sus cosas: Nos mostró la arquitectura del viejo, cocinó las recetas de cocina del viejo, se jactó del arte del viejo, tocó el música del viejo, incluso se bebió el trago del viejo, mientras no contribuye nada y apesta el lugar.

Y no sólo eso, sino que ha estado viviendo del hijo mayor - EE.UU.

2) Nuestra casa

Tengo que preguntarme lo que el comité estaba fumando cuando alegó que premiaba seis décadas de "lucha por la paz y reconciliación y la democracia y derechos humanos".

Tal vez es porque no bebíamos la misma grappa, pero recordamos que la fiesta fue un poco diferente: Cuarenta de los últimos 60 años los pasó con la mitad de la casa invadida por okupas rojos mientras que los EE.UU. hicieron guardia, manteniendo el bastardo en línea, hasta que un día arrancó y le dio sus patadas. ¿Y dónde estaba padrastro todo este tiempo? Él estaba gritando a la televisión acerca de armas nucleares y osos polares. Y jugado fútbol.

Y desde entonces, ha habido una gran cantidad de plagas menores, desde Kosovo a Libia, todas las cuales requirieron que la buenota USA se metiera y limpiara el desorden. Vamos ni siquiera mencionar el hecho de que todos en la UE se odian entre sí y su moneda está colapsando.

Pero que joer. Padrastro quiere la camiseta, y la va a comprar.

3) "Papá #1 del mundo"

A primera vista, nos preguntamos, ¿por qué ahora? Si Europa se hubiese dado una medalla brillante después de la introducción del euro (el destructor más grande solo de riqueza en Europa desde que Adolfo y Eva se fueran de viaje europeo en '39-'45), nos podría haber apuntado a una celebración, si gesto arrogante, por la clase sofisticada y metropolitana. En serio: si 60 años de no gasearte a ti mismo no se merece $1,2 millones de dólares, ¿qué lo merece?

Sin embargo, 12 de octubre 2012 no es de enero 1, 2002: Europa se encuentra en las últimas etapas de cirrosis de hígado por demasiados malditos festejos.

Después, pensándolo bien, tal vez que Europa se conceda el Premio Nobel encaja muy bien hoy. Es ahora o nunca, ¿no? Padrastro no lo está muy bien. Al igual que cualquier estrella de rock que envejece, su cerebro se está desacelerando tras años de abandono, su hígado está fallando por años de abuso, sus tatuajes están desapareciendo del exceso de sol mediterráneo, y muestra una buena barriga por demasiada pasta.

Y al igual que con cualquier estrella de rock que envejece, el comité mejor se da prisa y la induce al Salón de la Fama antes de que estire la pata. A la vida real esto es algo como "Spinal Tap".

Sería de histeria, si no fuera tan negro. Por otra parte, nos gustan las comedias negras. Así que disfruten E.U. Y por favor no nos llamen cuando el dinero se acabe. Oh, espera, ya lo hicieron.

http://dailycaller.com/2012/10/13/europe-gives-itself-worlds-1-dad-award/

"La concesión del Nobel de la Paz a la UE me parece, sorpresa, una magnífica idea."

Otro Premio Nobel como el de Obama, el de Rigoberta Menchú, el de Krugman, el de Yassir Arafat. En otras palabras: RIDÍCULO.

¿Qué premia? ¿Que no nos hayamos gaseado en los últimos 10 años? ¿Que los alemanes no hayan bombardeado Francia o Gran Bretaña? Es que da una triste VERGÜENZA.

La Unión Europea ha resultado ser peor de lo esperado cuando Usa obligó a crearla. Si van a dar premio por este desastre, lo menos sería dárselo a quien la creó: Estados Unidos de América.

Añado que solo la esperanza , la voluntad y el esfuerzo, alimentados por un deseo ferviente ( si se quiere, pasión) es lo que da a un individuo o a un conjunto de pueblos la fuerza para llegar a puerto. Poned la inteligencia al servicio de esos ideales. En vez de decir * no puedo* decir * como puedo hacerlo/ conseguirlo?* . En la actitud, en el carácter, está la diferencia.

George Steiner?? eso sería injusto; es más representativa Lady Ashton. La U.E. ganaría puntos si se dedicara a denunciar y combatir la corrupción en cada país; qué ha hecho hasta que estallo la crisis? dijo algo de los excelentes bancos españoles? la gente en la calle sabe muy bien, que solo protegen a los representantes del sistema finaciero; los políticos. (y que no gasten los dineros en promocionarse; es patetico, la gente no es tan tonta en Europa, ni esta ciega).

Me gusta la idea, sobre todo porque tiene un componente de crititica y analisis sobre el estado de la cuestion europea. La UE es una buena idea, si se consideran sus premisas iniciales, ademas de su objetivo deseado. Pero ha acabado centrandose en una comunion economica en la que el juego de los intereses nacionales solapa todo lo demás. Nos hemos olvidado de que el ser humano se construye a través de esperanza, y deseos de autorealizacion con respecto a unos ideales propios o comunes. Harían bien en recordar eso. Sólo amasando dinero no se construye una sociedad, y menos aún una sociedad de naciones.

Excelente propuesta. Si el premio lo recogen otros, se parecerá más a un homenaje póstumo, al "premio a toda una carrera" con que los festivales de cine despiden a las estrellas a quienes les queda poca cuerda.
Madrid sería un escenario ideal para ese acto alternativo: frente a la Europa de los acrereedores y los burócratas, los ciudadanos. Aunque las cosas no estén muy boyantes en PRISA, creo que todavía quedarán algunos euros para invitarles a hablar, aquí, ahora. Es urgente.

Uno de los mayores problemas de este Nobel, es que más allá del momento en que se ha concedido, se ha elaborado poco sobre los méritos y deméritos de la propia Unión para conseguirlo. Aquí intentamos analizar dichos pros y contras dentro de una visión crítica de la situación que afronta la Unión Europea: p.ost.im/p/dhJFbD

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal