José Ignacio Torreblanca

¿Quién ganaría un referéndum sobre Europa en el Reino Unido?

Por: | 26 de octubre de 2012

Urna1

 

 

 

En mi columna de hoy en la edición impresa del Diario El PAIS (Brexit) examino con algo de detalle las razones que han llevado al Reino Unido a alejarse, al parecer irreversiblemente, de Europa, incluso, como dicen algunos, hasta el punto de que estemos especulando con la idea de que el Reino Unido terminara incluso por salirse de la UE. Para complementar esa reflexión, e intentar entender cómo se estructura la opinión pública británica en torno a la UE traigo aquí los datos de una muy interesante encuesta realizada por YouGov para el European Council on Foreign Relations.

¿Cómo es posible, se preguntarán los lectores, que si ni el Primer Ministro conservador, David Cameron, ni el viceprimer ministro liberal, Nick Clegg, ni el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, están a favor de la retirada de la UE, estemos hablando de esa posibilidad?

Pues porque según las encuestas, si se celebrara mañana un referéndum en el Reino Unido, un 52% votaría a favor de la retirada, frente a sólo un 29% que votaría por la permanencia. Ese estado de opinión anti-UE está tan solidificado que la intención de voto euroescéptico es tan elevada en estos momentos que si se celebraran ahora elecciones europeas muy posiblemente tuviéramos una victoria del partido euroescéptico UKIP (Partido por la Independencia del Reino Unido), que aboga por la retirada del Reino Unido de la UE, lo que inevitablemente conduciría a la convocatoria de un referéndum.

No obstante, no todo está ya dicho: no sólo se trata de que, frente a la especulación de las encuestas, la última palabra la tienen los ciudadanos en las urnas, sino que algunas encuestas más sofisticadas muestran que una mayoría de británicos podría eventualmente apoyar una renegociación de los términos de permanencia antes que una retirada completa.

De hecho, como muestra la encuesta de YouGov, los británicos no se dividen en partidarios y detractores de la UE, lo que llevaría a un debate en torno a dos únicas posiciones (a favor o en contra de la retirada), sino que sus actitudes respecto a la UE nos permiten clasificarlos en tres tipos.

El primer grupo serían los denominados “nacionalistas preocupados”, a los que pertenecería aproximadamente el 42% de los votantes. Su perfil es el de alguien poco amigo de los compromisos e instituciones internacionales, pesimista sobre el futuro y que en general considera la UE como perniciosa para el Reino Unido. Curiosamente, el factor ideológico no importa porque son laboristas o conservadores a partes iguales, lo que explica por qué a los dos grandes partidos les cuenta tanto adoptar una posición coherente sobre Europa y mantenerla.

El segundo grupo, los denominados, “nacionalistas pragmáticos” representa aproximadamente el 23% de los votantes, y también se divide a partes iguales entre laboristas y conservadores. Son moderadamente pro-europeos, pero por razones de interés nacional, es decir, en modo alguno son europeístas o federalistas, simplemente consideran que, dadas las circunstancias, el Reino Unido está mejor dentro que fuera de la UE.

El tercer grupo es el denominado “internacionalistas progresistas”, que aglutinaría a un 25% de la población que es optimista sobre el futuro y mira al mundo exterior con confianza, y no con recelo o preocupación. Aquí la división partidista es más clara, pues sólo 1/3 de ese grupo vota al Partido Conservador, mientras que el resto es de orientación liberal o conservadora.

 ¿Cuál es la conclusión del autor del estudio? Que, paradójicamente, las actitudes hacia Europa son un factor secundario en las actitudes hacia Europa. Son las actitudes hacia el Reino Unido y su futuro las que importante, nos dice  Kellner: cuanto más miedo, incertidumbre y pesimismo sobre el futuro del Reino Unido, más hostilidad hacia Europa y más polarización hacia Europa. Al final del día, no serán los méritos de los pro o de los anti los que decidirán la balanza sino los pragmáticos nacionalistas, que echarán sus cuentas y decidirán si inclinar la balanza del lado “in” o del lado “out” o, alternativamente, si decantarse por una situación intermedia. Así es el pragmatismo británico, como este análisis, recorre un gran círculo para volver al punto de partida.

Hay 11 Comentarios

Estimado Marcelo rectifica algunos apuntes... Rusia está el este de Europa, y el Mediterráneo al sur de Europa. Tema aparte es lo que calificas de situación geográfica inmejorable, por estar -según tu opinión- en el centro del Mundo. No olvides que a lo largo de la Historia lo inmejorable no convierte a ninguna región geográfica en centro del Mundo. En tiempos pasados existieron los grandes imperios con sus grandes culturas (chino, mongol, azteca, inca, babilonio, egipcio, etc.) y ninguno fue el centro del Mundo. Saludos a tus comentario sobre la actual Europa.

Pero que mierda de Europa es esta que permite que en la miel que compras en el super ponga: PRODUCIDA EN LA U.E Y FUERA DE ELLA.
Alguien me explica esta tomadura de pelo al consumidor???
si asi funciona mejor que se vaya a tomar por culo ella y todos los que nos quieren vender este bodrio.

Europa limita al norte con Rusia, al sur con África, al este con el Mediterráneo y al oeste con el Atlántico.
Tiene una situación geográfica inmejorable, está en el centro del mundo.
Pero mucha gente aun no tenemos un sentido claro de lo que es y representa en si misma Europa.
Hay un parlamento europeo, un banco central europeo, una moneda europea.
Pero no hay un consenso europeo a la altura de las circunstancias.
Gran Bretaña come aparte, los estados del norte piensan diferente que los del sur, el centro impone criterios y obligaciones al resto.
Por eso nos preguntamos los ciudadanos de a pie, donde está el parlamento europeo y que hace en el conjunto de Europa para aunar políticas uniformes y conjuntas que dinamicen la cultura, la industria, el mercado común, el crecimiento científico, los proyectos de crecimiento.
Europa parece un conjunto de paises sin el suficiente consenso para poder competir con un mínimo de garantías en este mundo polarizado entre América y Oriente.

Hola Javier. No sé muy bien que quiere decir sentirse europeo. ¿Es quizás que los alemanes o los franceses sí se sienten europeos y son un ejemplo de europeidad? ¿O son los finlandeses? Y qué decir de los turcos que quieren serlo y no les dejan o los griegos que lo son pero parece que los van a echar? Lo de pelearse unos contra otros es cierto para todos. España no ha estado en guerra solo con un país "europeo": Irlanda. Así que a lo peor es que la prueba de europeidad es precísamente el ardor guerrero. Gran Bretaña al igual que España dan intensamente positivo. Respecto a los primos americanos, ciertamente comparten muchas cosas en común, pero al margen de la lengua que los separa, lo que más les une es la forma de concebir la democracia que hace difícil compatibilizar la libertad con la pérdida de soberanía que países como el nuestro están experimentando, hasta el punto de que quien nos gobierna no puede, por mandato europeo, cumplir con su programa electoral, sea el partido que sea. Eso es una burla a los ciudadanos que en mi opinion se encuentran bajo una forma de gobierno casi feudal. Aquí mandan quienes no han sido votados para ello. En eso y solo eso, en la incapacidad de dejar de ser ellos mismos, consiste la aparente falta de voluntad europea de los británicos.

Históricamente GB nunca se ha sentido muy europea y se lo ha pasado pipa peleándose con todas las naciones continentales. Cierto que defendió como una jabata a la Europa continental en la 1ª y 2ª Guerra Mundial y nunca nos olvidaremos de agradecérselo, pero ese sentimiento es así: predominan las supuestas conexiones sicológicas con los "primos" norteamericanos. Recuerden: "hay niebla en el Canal; el continente está aislado".

"¿Por qué, si nadie habla bien de los nacionalismos, el mundo está lleno de nacionalidades? Quizá por las mismas razones por las que, detestando las armas, los españoles nos hemos gastado 30.000 millones de euros en un arsenal que según Constantino Méndez, secretario de Defensa con Zapatero, no vamos a usar. Esas armas, añadió, están pensadas “para escenarios de confrontación que no existen y las hemos comprado con un dinero que no teníamos entonces ni tenemos ahora”. Lo más probable es que al tiempo de hacer estas declaraciones estuviera firmando la adquisición de siete tanques y cuatro submarinos, todo a cuenta del contribuyente. Ya ven en qué se nos ha ido el dinero que hurtamos a la educación. Se nos fue una tarde en la que alguien decidió calmar su ansiedad y la de sus comisionistas con la compra de una partida de fusiles que seguramente había puesto a la venta, ¡casualidad de casualidades!, un tal Morenés, actual ministro de Defensa. ¿Es o no es todo una mierda? Dentro de 20 años, nuestros nietos todavía estarán pagando los intereses de esa operación. Y todo porque a un pacifista le dio por armarse hasta los dientes como a los antinacionalistas les da por crear nacionalidades. Otra cosa con muy mala fama es la política. Dices de una huelga que es política y ya la has descalificado. Es lo que ha hecho el ministro Wert con la de padres de alumnos. Sin embargo, no le hemos escuchado todavía quejarse de la politización de las cajas, fuente de financiación de toda clase de chorizos. Ahí, en las cajas, hay otro agujero de 30.000 millones que también estamos apoquinando a escote. Ya van 60.000. Y no hemos incluido Gürtel ni Nóos ni los ERES de Andalucía ni los campeones de Galicia… Al final, si no fuera por las corrupciones rampantes, seríamos ricos, además de pacifistas de corazón y antinacionalistas auténticos." Juan José Millás García - Columna - Corrupciones - El País - España - Sub europa - 2012

.¿Sabes cuáles son los alimentos que NO DEBES COMER si estás a DIETA??? http://su.pr/1xuU15

Les propongo el siguiente ejercicio: Sustituyan el el texto la palabra "Europa" o "UE" por la palabra "España" y las palabras "Gran Bretaña" por la palabra "Catalunya". Opcionalmente sustituyan el acrónimo "UKIP" por el de "CiU". Con estos cambios verán que el texto cobra nueva vida.

Que falta de respeto! si los ingleses no quieren ser parte de la U.E, acaso no tienen sus razones? no seria mas realista, preguntarse que esta fallando en la U.E? en ese monstruo burocratico en que se ha convertido Bruselas donde todos parecen unos sinverguenzas al servicio de los bancos? La U.E es una buena idea, la unica ppsible, a la que han convertido en un burdel. Los britanicos no son los culpables.

Y si hicieramos un referendum en el resto de Europa sobre la permanencia del Reino Unido en la UE ¿qué saldría?

Los ingleses no se consideran europeos eso es así. Siempre han estados más unidos a EEUU que a la UE si encima a ello le unes el lió que tenemos montado con el Euro yo tampoco tendría muchas ganas de estar dentro. Lo grave es la cantidad de ciudadanos dentro de la zona euro que preferiría volver a su moneda.
http://diariodeunacleptomana.blogspot.com.es

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal