José Ignacio Torreblanca

Por fin toda la verdad sobre la crisis del euro

Por: | 19 de diciembre de 2012

Broken-euro
En 2008 hubo una crisis financiera. Para entonces, algunos Estados de la eurozona habían acumulado un gran volumen de deuda pública o privada, registraban pérdidas en competitividad y sumaban numerosos desequilibrios estructurales. Esto les hizo particularmente vulnerables al contagio y desencadenó una crisis de deuda soberana.

Una parte de estas vulnerabilidades se debió al incumplimiento de las reglas sobre deuda y déficit contenidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento vigente desde la entrada en vigor del euro. Sin embargo, en gran medida también reflejaban los problemas de diseño de la Unión Monetaria, en particular la falta de herramientas para corregir desequilibrios macroeconómicos fundamentales.

Por un lado, el Pacto de Estabilidad no fue observado con el suficiente rigor, careciendo de mecanismos para su cumplimiento suficientemente robustos. Su brazo preventivo no funcionó, por lo que los miembros no aprovecharon los periodos de bonanza para sanear sus finanzas públicas. Tampoco funcionó su brazo correctivo, especialmente en lo relativo al control de la deuda pública, que no fue reducida de acuerdo con lo estipulado.

Por otro lado, la coordinación de las políticas económicas se confió a un método inadecuado, basado en la emulación y las recomendaciones, pero sin capacidad ejecutiva, por lo que tuvo un impacto muy limitado. Ello favoreció que se abrieran divergencias de competitividad entre los miembros. Sobre ese trasfondo de laxitud en las finanzas públicas de la zona euro se superpuso una laxitud igual en las políticas monetarias a escala global impulsada por los Bancos Centrales.

La expansión de la oferta monetaria tuvo lugar en paralelo al uso por parte del Banco Central Europeo de las emisiones de deuda de los miembros de la zona de euro para sus operaciones en mercado, lo que en la práctica confirió a esas deudas una calificación crediticia de primer nivel. El respaldo del BCE tuvo como resultado una convergencia artificial de las primas de riesgo y la compra masiva por parte de los bancos de deuda soberana. En último extremo, esto alimentó una burbuja crediticia e inmobiliaria en los países con inflaciones más elevadas que la media, que en la práctica disfrutaron de tipos de interés negativos.

Comoquiera que el euro aceleró la integración financiera, la transmisión de los contagios entre países fue más fácil, sin que existiera un supervisor bancario común. Esa asimetría entre integración financiera y descentralización de la supervisión ha resultado en una muy pobre coordinación generando un círculo vicioso entre bancos y soberanos, más grave aún en tanto en cuanto la unión monetaria carecía de instrumentos para resolver crisis de liquidez.

En resumen, el problema fundamental del euro es que combina una política monetaria centralizada con una responsabilidad descentralizada para el resto de las políticas económicas. Al contrario que en otras uniones monetarias no hay una política fiscal centralizada ni tampoco una capacidad fiscal autónoma (un presupuesto federal). La consecuencia es obvia: la unión monetaria necesita ser profundizada.

Negro sobre blanco, aquí tienen toda la verdad sobre la crisis. Es un diagnóstico equilibrado y certero pero sobre todo útil para entender, además de cómo hemos llegado hasta aquí, qué deberíamos hacer para salir (lo que hace en las siguientes 50 páginas). El diagnóstico no está escondido en ningún sitio ni está elaborado por expertos independientes (aunque probablemente hubieran llegado a las mismas conclusiones). Es la “verdad oficial” sobre la crisis, publicada por la Comisión Europea el 30 de noviembre de 2012 bajo el título “Modelo para una genuina y profunda Unión Monetaria” (Descargar 2012 Comision Poltiical Union blueprint_en).

Que tengamos una verdad “oficial” es importante por dos razones. Primero, nos permite poner fin a las discusiones, muy amargas, que hemos vivido en los dos últimos años acerca de los orígenes de la crisis y, en consecuencia, de las responsabilidades. Atrás deberán quedar los reproches entre deudores y acreedores y las dosis de moralina católica – protestante, Norte – Sur que tanto han enrarecido el ambiente.

Segundo, la verdad oficial es particularmente relevante para España y los países más europeístas pues insiste en que no sólo hemos tenido un problema de incumplimiento de las reglas, como se sostiene frecuentemente desde algunos ámbitos, sino un problema de diseño estructural de la zona euro que deberemos arreglar de manera coordinada. Esas contradicciones entre centralización de las políticas y descentralización de la autoridad y la supervisión es la que tenemos que corregir si queremos salir de esta crisis.

Este diagnóstico (bravo por la Comisión Europea, tan denostada a veces), nos permite mandar callar con autoridad a los que quieren forzar un debate basado en prejuicios y estereotipos y, sobre todo, mirar hacia delante con algo de optimismo. Si tenemos un diagnóstico, entonces tenemos una solución. Quien no quiera aplicarla, que no lo haga, pero que explique claramente por qué y que asuma su responsabilidad.

Hay 7 Comentarios

¡Caray, qué fácil era! Por supuesto, queda descartado que no tienen nada que ver los intereses de los banqueros, que no se transmiten sus órdenes mediante lobbys a los políticos que dirigen al Unión, y por supuesto esos personajes tienen los mismos derechos y posibilidades de influir sobre las estructuras europeas que la ciudadanía, que por algo es la Europa de los ciudadanos. El engaño de cuentas de Goldman Sachs para que entrara Grecia en Europa fue un engaño muy bien hecho, que los de la UE revisaron de punta a rabo, y cuando se descubrió, por supuesto cargaron contra los responsables en vez de contra la ciudadanía. Lo de, por ejemplo, poner a los alemanes de a pie contra los europeos del sur mediante sus publicaciones y decirles que cualquier jubilado griego cobraba lo que ocho trabajadores alemanes, es que la realidad se corresponde con eso. Bueno, ahora descanso, después contaré el de Blancanitos y los siete enanieves.

Ud. parte de una verdad equivocada, indica, tal como lo hacen los "expertos" de la UE a los que alude, que en 2008 hubo una crisis financiera y coloca el comienzo del problema en las "vulnerabilidades" de la propia UE, cuando en realidad se hace imprescindible saber por qué ocurrió la "crisis financiera" y no por qué había vulnerabilidades. Si aquella crisis financiera no hubiera ocurrido seguramente que las vulnerabilidades no hubieran representado ningún problema. Entonces no es que las "vulnerabilidades" sea lo que hay que corregir, sino aquello que ocasionó la crisis financiera y es allí donde entran a tallar todas las consideraciones de políticas e ideologías, como asimismo los prejuicios y estereotipos que ud. manda a callar. Es fácil lo suyo, muy fácil. Elude por completo la tremenda responsabilidad que ha tenido el desmanejo del sistema financiero global y la corrupta visión sobre la rentabilidad financiera por sobre las soberanías sociales. Así no va a arreglar nada, tal como equivocadamente lo están haciendo en Europa. Terminarán estrellándose, sin ninguna duda.

Algo huele a podrido en Europa cuando un degenerado, un violador como Strauss Khan, podria haber sido presidente de un pais. Mientras individuos asi puedan llegar a dirigir bancos y gobiernos, el sistema no ira bien. Y mientras los informes que se hacen en Bruselas tengan que tener cuidado de no ofender o molestar a cualquiera de los 27 paises-lease los informes sobre la corrupcion en los estados miembros-no habra un gran sentimiento europeista por parte de la opinion publica. Acaso no vemos a Almunia que no quiere decir los nombres de los responsables de la crisis? mas que de cachondeo, es de Mortadelo y Filemon.

La verdad sobre la crisis: el listo se come al mas t-o-n-t-o, de como es mejor no ser RESCATADO por los QUEBRADOS bancoa alemanes.
Ver este enlace http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/12/la-perversion-de-la-rescates.html

¿QUÉ ESCONDE ALEMANIA BAJO LA ALFOMBRA DE SUS CAJAS DE AHORROS?: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2012/12/que-esconde-alemania-bajo-la-alfombra.html

La union monetaria no existe, lo que existe es una union cambiaria. Si de verdad existiese una union monetaria, todos esos mecanismos para hacerla funcionar, se habrian creado. El euro no es mas que el marco aleman con distinto nombre..

Toda la verdad está en este video...
estamos seguros de que no es el fin del mundo?

http://vimeo.com/37791403

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal