José Ignacio Torreblanca

Bigelow, Bin Laden y la tortura

Por: | 15 de enero de 2013

Waterboarding
Café Steiner quiere sumarse al debate abierto por la película “La noche más oscura” (Zero Dark Thirty) de la estadounidense Katrhyn Bigelow. Aunque el filme sea recomendable, siquiera por el debate que permite articular, se le puede formular una doble crítica.

Primero, como cine político deja mucho que desear pues Bigelow no facilita al espectador suficiente información acerca del entorno político en el que se tomaron las decisiones sobre la lucha contra Al-Qaeda, tanto en cuanto a los objetivos como a los medios. Todo lo político, especialmente el cambio de Administración de George W. Bush a Obama, que llevó a la cancelación del programa de interrogatorios de la CIA basado en la tortura, queda en un segundo plano. En un momento dado la CIA deja de torturar pero no se sabe si es producto de la ineficacia de la tortura (“no está funcionando”) o de su inmoralidad (“aunque funcione, no está bien”). Esa falta de información deja, como discutiré después, todo el debate sobre la tortura en el aire. Se torturó, sí, Bigelow lo muestra, pero no sabemos si la directora, además de constatarlo, lo aprueba o lo reprueba por completo.

Segundo, como cine histórico Bigelow deja pasar demasiadas inexactitudes que podamos constatar, especialmente en torno a la fase final de la película. En particular omite todo lo relacionado con la preparación del asalto por parte de los SEAL, en especial las cuatro semanas de preparación en una reproducción exacta del complejo situada en una base estadounidense y también detalles clave sobre la “exfiltración” después de la misión, que fue más compleja de lo que la película cuenta, ya que requirió el auxilio de un segundo helicóptero y el repostaje en territorio paquistaní del helicóptero donde viajaban los SEAL con el cuerpo de Bin Laden. Pueden que sean minucias, pero si el relato no es fidedigno en la parte que más conocemos (especialmente gracias al libro “Un día difícil” del SEAL Mark Owen), ¿cómo sabemos que lo es en las partes que más desconocemos?

Al final, Bigelow cae víctima del deseo de personalización en la agente de la CIA que con su tesón logra que se siga la pista del mensajero de Bin Laden en contra del criterio de sus superiores. No podía ser de otra manera si se quería una historia americana, pero hay que recelar: no fue el empeño de una valiente agente lo que llevó a la localización de Bin Laden, sino el trabajo de muchísimas personas durante muchos años. Una licencia sentimental y cinematográfica justificada en aras de la demanda popular, pero algo que difícilmente se permitiría un Costa Gavras o alguien que de verdad quisiera hacer cine politico.

Todo lo anterior explica la ambigüedad sobre la tortura y el debate tan confuso que ha generado.Para unos, el film justifica la tortura, pues la presenta en un contexto en el que estaría doblemente justificada. Desde el punto de vista moral, pues los atentados del 11-S y sus secuelas madrileñas, londinenses etc. habrían puesto de manifiesto la existencia de un enemigo fanatizado que no conoce límites ni en su odio ni en su determinación de atentar contra Estados Unidos. Pero también desde el punto de vista de la eficacia, ya que las propias características de Al-Qaeda (el secretismo, la opacidad y su  estructura) harían imposible derrotarla con medios convencionales militares, policiales o judiciales.

Para otros, por el contrario, la película es critica con la tortura, pues sólo el hecho de mostrarla ya supone reconocerla y, en el fondo, denunciarla. Para estos, la película tiene la virtud de sacudir las conciencias de todas aquellas personas que hasta ahora no se habían hecho muchas preguntas o que preferirían ignorar de qué manera han venido trabajando los servicios de inteligencia con posterioriad al 11-S.

Que la película haya generado esa ambigüedad es responsabilidad de su directora que, por razones que desconocemos, ha decidido quedarse en un terreno intermedio. Tanto los que sostienen que sólo el trabajo paciente de tipo policial llevó a la captura de Bin Laden como los que sostienen que la “presión” sobre los detenidos, tanto en Guantánamo como en las cárceles secretas de la CIA permitió doblegar su voluntad y conocer los entresijos sobre Al-Qaeda podrán verse reinvindicados en parte en la película.

De fondo queda un mensaje preocupante: hubo torturas, sí, pero los que las llevaban a cabo no eran necesariamente malas personas, algunos de ellos hasta eran guapos (o guapas).

Hay 34 Comentarios

A mi esta película me ha parecido pura propaganda estadounidense. La utilización de una frágil pero fuerte mujer, una heroína en la que el espectador se identifica y la compadece...al fin y al cabo es lo que siempre ha hecho el cine americano, en todas las guerras por las que ha pasado en el siglo XX. Su objetivo: propagar el patriotismo y la justificación popular de la guerra, ensalzar a sus héroes (muchos de ellos pura ficción, pero símbolos del estado americano) . Lo que me parece más alarmante es que se tiñe de 'progre' , el hecho de que hable de torturas y las explicite ya parece que la haga ser contra-americana, cuando, desde mi punto de vista, casi podría haberse forjado en la Casa Blanca, esta película. La gente sale del cine diciendo 'ah, por fin admiten que torturan', pero la película entera es una manipulación muy simple para que un espíritu cualquiera pueda identificarse con todos y cada uno de ellos y por tanto, crea que torturar no es para tanto, o que era realmente necesario. Una sutil manera, todo esto, de justificar la muerte de manera completamente ilegal de un personaje. Todo por ocultar su verdadero discurso a favor de la guerra, todo por seguir alimentando un disfraz, un discurso hipócrita paralelo a la realidad.
Cinematográficamente, está bien narrada, pero tiene poca densidad. El argumento no puede ser muy complejo si está completamente al servicio de la propaganda del poder.

Evidentemente lo que esperaba el articulista es un panfleto político, nada más alejado de la obra de Bigelow. La cineasta pone las cartas sobre la mesa, no te adoctrina ni juzga.
Y ya el último párrafo es para flipar, este señor quiere todo masticado, hasta que "los malos" no puedan ser guapos.

Solo puntualizar que si se muestra al helicoptero de reserva, un Black Hawk me parece, que acude para recoger a los ocupantes del otro vehículo siniestrado al principio de la operación.

Dice el articulista: "De fondo queda un mensaje preocupante: hubo torturas, sí, pero los que las llevaban a cabo no eran necesariamente malas personas, algunos de ellos hasta eran guapos (o guapas). ".
Pues váyase ud. preocupando, porque resulta que ese "mensaje preocupante" es totalmente cierto. La tortura puede ser despreciable y condenable, pero eso no implica que quienes la practican sean personas repugnantes, feas, que emiten malignidad visible. Eso es un infantilismo simplista más propio de dibujos infantiles o de malas series baratas. Hay torturadores que son guapos, agradables, amables con las viejecitas y amantes de los animales. ¿Le extraña? Y si ese es el caso, ¿la película debe mostrarlo de otra manera?


También dice: " no sabemos si la directora, además de constatarlo, lo aprueba o lo reprueba por completo.".
¿Y qué? ¿Para qué necesitamos la opinión de la directora sobre la tortura? Si a ud. le interesa tanto, busque una entrevista donde la autora exponga su opinión. Pero no veo qué tiene de malo que la opinión de la directora no aparezca reflejada en la película.


Me temo que el articulista lo que quería ver es una película de denuncia, con personajes dibujados con absoluto maniqueismo y un evidente mensaje de rechazo de la tortura. Algo que sería perfectamente respetable (aunque es probble que la calidad artística sufriera por esas premisas) pero que no creo que sea exigible. Quizás ni siquiera deseable.

No he visto la película pero esta crítica se sostiene sobre un juicio de valor que José Ignacio no aclara: ¿es necesario que la directora nos aclare su postura acerca de la tortura? ¿Necesitamos que la película nos diga si la directora aprueba o reprueba la tortura? ¿Por qué?

Muy bueno el artículo. El que calla, otorga. Para mí el hecho de que la directora no se haya posicionado frente a la tortura es señal inequívoca de que la defiende, pero carece de la valentía suficiente como para explicitarlo, por las reacciones que pudiera suscitar su posicionamiento. Cuando no eres claro respecto a un tema, no te estás manteniendo al margen, porque la ambiguedad es en sí mismo un posicionamiento.

Bigelow es un peligro. Es cine para progres, para los que solo quieren un ratito de realidad. Coincido con Carlos, en "Hurt Locker" mostraba la misma ambigüedad parcial. El sistema se refina. Ahora manda a sus voceros a "divulgar" la tortura.

Si tenemos que ver a una pélícula para saber si la tortura es mala o buena,pues mal vamos.

Creo que ya han salido todos los que tenian que salir a aclarar que las torturas se acabaron años antes de que se ejecutara a Bin Laden y que no ayudaron a encontrarlo. De hecho, los torturadores demostraron ser unos incompetentes, incapaces de encontrarle y de todo lo demas, exceptuado torturar.
La tortura es inutil poq ue un torturado nuca dice la verdad, solo lo que el verdugo quiere oir. Alex Gibney hizo TAXI TO THE DARK SIDE, al mejor pelicula sobre el tema, porque es hijo de un interrogador de la marina, un profesional que sabe de lo que habla y abomina de la tortura, que se escandalizó por lo que hizo Bush tanto como yo.
.
Pero la polémica es absurda, elude el fondo de la cuestión: ¿Es lícito ejecutar arbitrariamente a quien el estado quiera, en suelo extranjero, sin proceso y sin garatías? Para mi,, los que lo hacen no son mejores que los terroristas.

A mi me gustó más el libro

No puedo entender tan sesudos comentarios aceca de lo que es solo (solamente), una pelicula. Es decir, un producto cinematografico cuya unica finalidad es ganar dinero a traves de un trabajo. La pelicula se proyectara en salas comerciales a las que la gente ira a dejarse su dinero si quiere verla. Y, para que vaya cuanta mas gente mejor, en lugar de publicidad se utiliza el debate de cariz politico.
Yo no entraria en el tipo de comentarios como los que leo en este foro. La palicula no contiene mensaje alguno. En eso se basa su exito comercial. Cada uno vera en ella lo que quiera ver. Pero,por favor, dejad de criticar pelicula y directora como si realmente se tratara de una tesis sobre la tortura y su eficacia. Solo es una pelicula comercial. Nada mas...

No comparto que la película sea cine político.
Uno de los grandes aciertos de la película es precisamente no posicionarse en cuanto a la tortura. Para eso está el espectador.

No estoy muy seguro pero si que estoy sorprendido, la discución realmente es sobre si hay o no tortura?, sobre si los gobiernos y las personas individuales que las practican son buenas o malas? Creo que hacerse esas preguntas a estas alturas del partido no es un poco, sino, es bastante infantil. Sobre la pelicula, es buena, pero si nos dejamos de... subjetividades? creo que la palabra no es la adecuada pero ahora no encuentro otra, no muestra nada nuevo, o al menos nada que no podamos reconocer. No hay nada oculto bajo el sol le escuchaba decir a mi bisabuelo.

La ambiguedad salto por los aires el 11S, en los USA.
Hasta este momento lo politicamente correcto prevalecia siempre sobre cualquier opinion o acto indecoroso. De pronto hasta los halcones parecian palomas de Circo. Bill Clinton maniobro suavemente obteniendo un cruel desastre en Mogadisho, donde mando unos Marines a castigar, acabaron varios de ellos muertos,paseados por una turba borracha de pasion.Poco tiempo despues mando bombardear una fabrica de Leche en Yemen para aniquilar a Bin Laden, tambien fue un desastre.
Llego Bush, ocurrio lo de las Torres Gemelas y hasta hoy estan en guerra los USA. Primero cargo con todos sus aliados, en Irak, seguido de Hafganistan.Ocurrio el 11M en Madrid , cruel como el de Nueva Yorck, sera ambiguo y sadico torturar pero cuando rememoras los atentados de Madrid seguido poco despues por el de Londres, tu pequeña mente de ciudadano consumista occidental, te grita :"Que hagan lo que deban hacer nuestros Ejercitos y Servicios Especiales Secretos y demas , que no vuelva a ocurrir nunca, que los aplasten y barran del planeta!".Luego pasan los años, el amargor se va diluyendo, te das cuenta que ellos son como nosotros, sociedades manejadas por topicos,frustraciones, incoherencias, complejos,pobres,ricos,desigualdades, y basura Teocratica impuesta desde arriba...Igual que nosotros, hoy ves esta pelicula, y por un momento les aplaudes por volarle la cabeza al satrapa asesino, en otro instante te revuelves en tu butaca viendo la realidad de como se exprime hasta la muerte a quien sea con tal de obtener informacion, cuando no, por no ser culpable de nada , el sujeto muere, mitad canalla,mitad por sentido practico semantico se le llama daño colateral....Somos asi, es cruel, duro , asqueroso,pero es la realidad.Hice la mili, en mi unidad me enseñaron a poner fuera de combate al enemigo,es decir a matarle, nos llevaban a hacer practicas de tiro etc...Quien tenga remordimientos que lea un tratado sobre nuestros hermanos Primates, vera como ellos protegen a los suyos matando...es triste pero es instinto de supervivencia. ¿Quien no recuerda Septiembre negro en Munich en 1972? Eso no fue una partida de Mus, fue un asesinato desde el segundo uno...Lloraremos,nos lamentaremos pero somos asi,animales que se afeitan se visten y sonrien...o Matan.

La tortura, si no se la condena claramente, se la está de alguna manera justificando. hace ya un tiempo que todas las películas y series de "acción" hechas en Estados Unidos (así se llama el país y no América) tratan de dar esa imagen positiva de la tortura, de que con eso se podrían salvar vidas (estadounidenses). Con la complicidad de la ONU y otros organismos internacionales, además de otros países se sigue torturando en el mundo. Y Estados Unidos no ha recibido sanción alguna. NO A LA TORTURA!!! de ningún tipo, es hora ya de que empecemos a ser seres humanos del siglo XXI.

Por supuesto que es repudiable la tortura, pero ¿por qué nos olvidamos del hecho de entrar con nocturnidad en un pais extranjero, asesinar a una persona y largarse sin dar una sola explicación?

El hecho de que el bombardeo atómico a dos ciudades japonesas Hiroshima y Ngasaki en 1945 hiciera de los Estados Unidos una potencia vencedora de la Segunda Guerra Mundial ha determinado que desde entonces todos sus crimenes de guerra queden impunes y su sistema de propaganda política se dedica a justificarlos. Estamos expuestos a la gran campaña de posguerra pro NATO donde se justifica la barbarie mundial de los pasados 30 años.

Un repudio absoluto a la tortura en cualquiera de sus formas y un NO más rotundo a cualquier propaganda o campaña de matización de la tortura. Un repudio a este film y su pretensión de borrar lo inhumano de la tortura ante los motivos y propósitos del policía mundial.

Muy buen artículo, a mi me parece que la ambigüedad con la que Bigelow muestra la tortura es una necesidad de quedar bien con todos, y me inclinaría a creer que ella personalmente la aprueba

Los Yanks han entrenado en tortura a miles de militares y policias latinoamericanos desde la decada de los 60 en la famosa Escuela de las Americas. Ahora, en esta decada, los Yankis asesinan a los sospechosos de actos terroristas con los drones y la lista la supervisa Obama, el Premio Nobel de la Paz, sin contar que cientos de civiles han muerto como victimas de las explosiones de los drones, es lo que los Yankis llaman, "Colateral Damage". Ver a detenidos ser torturados por los yankis en esta pelicula no es nada nuevo para miles de refugiados que escaparon de los dictadores Latinoamericanos colocados en el poder en Latinoamerica por EU. El que cree que en la CIA trabajan trabajadores sociales estan confundidos, son torturadores y tienen licencia para asesinar com James Bond.

¿Alguien se puede creer que los hechos son como nos han contado? ¿Un helicóptero se estrella en un centro militar paquistaní y los SEALS se van de rositas? Con el ruido que hicieron, de allí no sale vivo ni el burro. Lo que ha hecho la directora es divulgar la versión oficial, que es lo que hace Hollywood, pero no sabremos nunca cómo, dónde ni cuándo murió Bin Laden.

Es verdad que la película es buena y merece la pena ir a verla, entre otras cosas porque muestra los entresijos (algunos) de como funciona eso del espionaje. La directora mantiene, en muchas partes del film una mirada "objetiva", cuenta lo que ocurre y los actores interpretan, ignoro si con mucha o poca influencia por parte de la directora. Hay una secuencia en la que si hay manipulación: es cuando la compañera de la protagonista ha quedado con un informador en una apartada base del ejército; se la ve sonriente, feliz, ilusionada, muy preocupada porque a su informador le dejen pasar y no le molesten. Un verdadero agente en el terreno no se mostraría tan inocente y entusiasmado, y hubiera tomado las medidas de seguridad para que no ocurriera lo que pasó: el informador era un terrorista y mato a seis agentes de la CIA. Así que manipula los sentimientos del espectador con esos plano de esperanza e ilusión de la agente amiga de la protagonista. Sobre las torturas: en toda guerra se tortura, sobre todo si se busca información trascendental y el único modo de conseguirla es interrogar a sospechosos que la tienen y no la dicen, lo que acarrea el riesgo de interrgar a inocentes. Lleva siendo así miles de años, y mientras existan guerras seguirá ocurriendo. Lo ideal sería que no las hubiera, que desapareciera la avaricia, la codicia; que se respetaran los derechos del hombre, del niño y la naturaleza... La película trata de los pasos que se dieron, según las circunstancias dadas a lo largo de un periodo de 11 años, para la captura y muerte de Bin Laden, un tipo que se había ganado a pulso lo que le pasara.
Saludos

Le agradecí a la directora el que no tomara partida; eso me permitió tomar mis propias conclusiones. Yo también me fijé en la lágrima de la protagonista: me sugirió la humanidad que todos tenemos dentro y pensé que ella comprendía el que todos somos animales.

No sé qué entiende el articulista como cine "político" ni la necesidad de definición y compromiso de la directora, quien no creo que tenga a Costa Gavras como referente. Es una película bien hecha que entretiene en la que además ganan los buenos y muere el malo. Eché de menos el posterior sepelio del terrorista con exequias islámicas incluidas

Mientras analizamos películas de ficción, otros analizan la realidad (la izquierda desnuda a la izquierda):

"El profesor de Lingüística del MIT Noam Chomsky, escritor y activista de izquierda de largo tiempo, dijo a Al-Jazeera que él no cree que el presidente Barack Obama tenga un "centro moral", y que se está ejecutando una "campaña de asesinatos global" utilizando aviones de guerra no tripulados.

"Hay un poco de retórica agradable aquí y allá, pero nos fijamos en las políticas reales, son bastante chocantes", dijo Chomsky, hablando del presidente Obama. "La campaña de asesinatos con drones es un ejemplo perfecto. Es sólo una campaña de asesinatos global"."

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal