José Ignacio Torreblanca

Apple, otra manzana podrida

Por: | 27 de febrero de 2013

Manzanas
Corrupción política, sí,
y parece que la suficiente para desestabilizar una democracia vía la desafección ciudadana. Lo vemos en España, en Italia y tantos otros lugares. Si esta crisis nos va a dejar algo bueno es que, presumiblemente, los estándares de exigencia ética que la ciudadanía está desarrollando están aquí para quedarse. Se acabó, crucemos los dedos, el evadir responsabilidades con las excusa de que “todos lo hacían así” o el “¡tú más!” Los ciudadanos han, hemos aprendido, que el daño que la corrupción hace a la democracia, a la igualdad y al futuro común es tan importante que no puede ser tolerado, disculpado ni contextualizado.

Pero a la vez que elevamos nuestros estándares de exigencia pública también toca hablar de los estándares de ética empresarial. Porque, no lo olvidemos, muchos de los problemas que tenemos hoy encima de la mesa, en España y en el resto de las economías avanzadas, tienen que ver con la falta de estándares éticos en el sector privado. Sí, por desgracia, muchas de las prácticas del sector financiero que nos han traído hasta aquí eran legales, pero eso no las convalida como aceptables. Escudarse en la legalidad de algo que es manifiestamente abusivo no es un buen argumento.

Todo ello a costa de la revelación de que, en mitad de esta crisis, un importante número de multinacionales que admiramos por su capacidad innovadora se comportan de una forma voraz, aprovechando las debilidades de los sistemas fiscales para evadir pagar los impuestos que legítima y legalmente deberían pagar en función de sus ventas.

Apple (también Google) es quien quizá mejor representa la frontera de la innovación tecnológica y, a la vez, del elitismo, el diseño y la fusión entre marcas, moda e identidad personal. Este blog, sin ir más lejos, se escribe desde un MacBook Air, una máquina fascinante por sus prestaciones, elegancia y sencillez de manejo. Y una de las primeras entradas en este blog, muy polémica por cierto,  cuando abrió en noviembre de 2011, señalaba, a la muerte de Steve Jobs, la ironía que presidía la obra de Bill Gates, cuyas máquinas no sólo eran inferiores a las de Apple, sino que, para colmo, había gente que cuestionaba su filantropía por contraproducente e ideológicamente sesgada mientras que Steve Jobs se llevaba toda la gloria presumiendo, además, de no hacer filantropía con el argumento (muy criticable pero no totalmente descartable) de que su contribución a la mejora de la humanidad estaba en hacer máquinas que funcionaran bien e hicieran feliz a la gente.

Hete aquí ahora que descubrimos que la casa Apple, tan orgullosa del minimalismo Zen que inspira el diseño de sus productos de fino acero, no paga impuestos gracias a trucos de ingeniería contable que le permiten, a pesar de haber vendido en 2012 productos en España por valor de 142 millones de euros, declarar pérdidas. Todo ello a la par que nos consta que Apple está sentada encima de un inmensa montaña de dinero en efectivo que ni invierte ni reparte entre sus accionistas.

Las empresas no son personas, se dirá, ni se les pueden imponer estándares morales. Esto es sólo cierto en parte. De hecho, podemos recordar como el multimillonario Warren Buffet ha sido, tras descubrir en la fiesta de Navidades de su empresa, que la limpiadora del edificio pagaba más impuestos que él, uno de los principales abanderados de la reforma fiscal de Obama.  Los consumidores, que no sólo compran un producto, sino una extensión de su identidad personal, también tendrá algo que decir al respecto. Puede que sigamos usando Apple porque sus productos son buenos y resuelven nuestros problemas, pero dudo mucho que tras conocer cuáles son los estándares éticos que Apple se exige a si misma la gente tenga muchas ganas de poner la pegatina con la manzana mordida en la parte de atrás de su coche.

Tan importante, sin embargo, como sermonear a Apple es tomar medidas al respecto. La semana pasada, tres Ministros europeos de Hacienda, George Osborne por el Reino Unido, Pierre Moscovici por Francia y Wolfgang Schäuble por Alemania firmaron una carta conjunta en Financial Times bajo el título “Estamos decididos a que las multinacionales no eviten pagar impuestos” en la que anunciaban una iniciativa conjunta en el marco de la OCDE para cambiar el marco regulatorio que permite a Apple y a otros evadir impuestos acogiéndose a triquiñuelas legales. Tres Ministros de Hacienda (¿dónde estaba Cristóbal Montoro?) de tres países que últimamente tienen grandes divergencias acerca del rumbo de las políticas económicas y la integración europea. Sin embargo, en esta ocasión, Reino Unido, Francia y Alemania se han puesto de acuerdo. No puede ser que mientras los ciudadanos sufren recortes en sus derechos por falta de ingresos fiscales, estas compañías se comporten impunemente como depredadores fiscales que renuncian a contribuir al bien común.

Hay 45 Comentarios

Yo estoy muy satisfecho con los productos Apple, pero eso no es óbice para que considere absolutamente inaceptable la forma en que la empresa evita pagar impuestos aprovechando los fallos de la legislación.

La mordida esta tan presente en Apple como en la industria d la moda como en noos o en voos solo q a esta se le tiene excesiva "mania" .com.

Pero vamos a ver, igual que cuando Seat exporta sus productos a Turquía no paga allí ningún impuesto sobre el eventual beneficio entre costes de fabricación y precio de venta al concesionario. E igual que cuando una Ingeniería española exporta sus servicios de planificación o elaboración de proyecto tampoco paga impuestos en el país donde compran ese servicio. Pues lo mismo pasa con Apple, que diseña y fabrica sus productos en USA o en Asia (la CPU del iPhone 5, el Apple 6 la fabrica Samsung).
Es lo lógico por eso tampoco Venezuela o Saudi Arabia pagan impuestos por las ganancias que obtienen vendiendo en otros lugares su petróleo.
Es lógico, el beneficio se genera allí donde se extrae el producto o donde se fabrica o donde se diseña.
Por cierto, no me gustan los productos Apple, pero lo cortes no quita lo valiente.
Además, otra cosa, el IVA es un impuesto sobre el producto que reduce el beneficio potencial de fabricante o prestador del servicio. P. ej. si los ipones se venden como churros al precio final incluyendo IVA, está claro que si no hubiese IVA Apple podría subir sus precios de venta a los distribuidores de cada país (precios de importación). Vamos que el IVA es claramente un impuesto a Apple (y por supuesto a sus distribuidores).
En fin, que el problema de Europa (sobre todo de ciertas regiones) no es fiscal, es sencillamente que la tostada de la innovación tecnológica se la están comiendo en otros sitios y aquí nos vamos quedando atrás y perdiendo posiciones.

Y donde está el llamamiento al boicot a semejantes empresas? lo digo por que informados de los excesos de la ingeniería fiscal ya estamos todos. Ya es hora de que tomemos medidas como ciudadanos y como consumidores.

Barcenas o urdangarin lo hacen fuera de lo legal y no le va a pasar nada. Me gustaría veros a vosotros ahí, que fácil es hablar del dinero de los demas

La verdad es que en Europa últimamente cada vez se dicen más animaladas, lo que pasa con Apple es de lo más normal. Esos productos no se producen ni se diseñan aquí y del comercio se ocupan básicamente intermediarios y minoristas que en muchos casos no tienen nada que ver con Apple (p.ej. los operadores telefónicos).
Por cierto, no me gustan nada los productos Apple, pues prefiero cualquier otro sistema operativo. Pero lo cortés no quita lo valiente.
Vamos con un par de ejemplos para que se entienda mejor, aunque es de primero de Economía:
Los árabes tampoco pagan ni un duro de impuestos en España y mira que nos venden petróleo.
Lo mismo pasa con los coches que nosotros exportamos a Europa, Asia o África (se paga el IVA o impuesto sobre el consumo, en su caso,, y lo paga el distribuidor extranjero, y basta, el beneficio, si lo hay, se queda en Martorell, Figueruelas, Zaragoza, etc.).
Por cierto, cuando una ingeniería española vende sus servicios en sudamérica, como mucho paga un impuesto sobre el consumo o sobre el valor anadido, pero el beneficio se genera donde se produce el producto.
Cuando se importa un producto, el que gestiona la cadena de distribución es el importador no el fabricante y resulta que Apple es el fabricante (sea de HW o SW).
De hecho, el valor añadido de Apple (su excelencia tecnológica y capacidad de innovación) no se genera aquí sino en donde se diseña el producto total (USA, allí en SF) y donde fabrican y diseñan los chips (USA y Asia, pues es, paradojicamente, Samsung quien fabrica las CPUs., p. ej., el Apple A6 del iphone 5, ya que no hay otras empresas con capacidad para hacerlo tan eficientemente como los coreanos).
En fin, el problema no son los impuestos, el problema es que tecnológicamente Europa cada vez se queda más atras, sobre todo algunos regiones, pues los otros van cada vez más deprisa.

Es de primero de Economía.

Ley y etica no son la misma cosa. Facturar en irlanda y usar las posibilidades del sistema para transferir el dinero a un paraiso fiscal es totalmente legal. Tan legal por ejemplo como tener esclavos en Maryland antes de 1864.

Que interés hay en poner siempre a Apple por delante en un asunto que abarca a TODAS las grandes multinacionales del sector?

Hay que boicotear a Apple tanto por sus artimañas fiscales como por las deplorables condiciones en las que se fabrican sus productos.
Pero también hay que hacer valer nuestra libertad de elección en otras compras, por ejemplo, las multinacionales de alimentación que generan pobreza o engañan al comprador: lease Netsle, CocaCola, Pepsi, Kellogs, Danone ... etc.

Me parece muy bien q s informe de situaciones como esta d Apple o del sumsumcorda si lo hacen dsd fundaciones q noos dicen ser sin animo d lucro hasta ongs, s trata d una pandemia d la mordida, no solo d Apple sino q tb encontramos en la industria d la moda e incluso en regios prohombre....

@Ian: Totalmente de acuerdo. Se mezclan en la misma frase "Apple" o "Google" o "Microsoft", luego "falta de ética", "impuestos", "corrupción" y te sale un titular que consigue un buen chorro de clics a base de la demagogia más chusquera. Si la ley lo permite, aunque sea de retruécano fiscal, tontas serían estas empresas si pagaran impuestos en España. ¿El problema está en el que pide o en el que da? El problema no es Apple, ni Microsoft: el problema es los políticos y legisladores ineptos que tenemos en el país y en Europa, que ya se afanan en no legislar estos huecos como es debido. Me pregunto si el autor del artículo pagaría impuestos cuando podría no hacerlo legalmente. No es ética, es sentido común. Así que el artículo y el titular son igualmente engañosos: vamos a poner a caldo a Apple por evadir impuestos, que queda muy molón, da igual que si analizas el tema cinco segundos verán todas las trampas posibles... Lo que importa es el titular y el clic. Lo demás es decoración.

¿ Nadie va a comentar nada? ¿Tanta pupa hace que se critique a nuestro querido Apple? Me imagino que al leer este artículo hemos dejado de sentir,aunque sea por un momento, el bienestar que nos aporta nuestro ordenador (tan limpio en su estética y funcionalidad) y nos hemos ensuciado con la basura que esconde detrás. Nada nuevo, nada que no sepamos. Solo que esta vez se nos ha sujetado la cabeza para que no la giremos hacia otra parte

Estoy completamente de acuerdo con el enfoque que han adoptado esos ministros. Los legisladores siempre irán por detrás de la inventiva de quien, dentro o fuera de la ley, intenten pagar los menos impuestos posibles. Pero aún por yendo detrás tienen que reaccionar. Lo que es absurdo es lamentarse de la falta de moral, ética o solidaridad de empresas o particulares. Las tres son voluntarias e incluso las dos primeras tuvieron una época en que fueron denostadas por ciertos sectores. Cuando los impuestos son justos y no confiscatorios, los gobernantes están perfectamente legitimados para corregir las grietas legislativas.

No puedo estar mas de acuerdo y me parece totalmente vergonzosa esta situación, espero que se legisle todo lo que haga falta para que estas empresas pagen lo que toca en cada país donde tienen multimillonarias ventas. Y espero que sea pronto.

Se puede decir mas alto pero no mas claro. No compréis productos Apple mientras no empiecen a pagar impuestos como cualquier mileurista mas.

Todas estas mega empresas juegan con la confianza de los ciudadanos, cómo esquivel de corrupción siga así, augurio serios problemas financieros porque al final empezaremos a defraudar todos a una y veremos quien puede más.
http://www.menfoodspain.com

El problema no afecta únicamente a Apple, que se ha tomado aquí como estandarte por su relevancia mediática. Todas las grandes multinacionales, especialmente las de origen estadounidense, utilizan este sistema.

En mi opinión, el problema está en la regulación fiscal europea y no en las empresas (no olvidemos que el objeto de una empresa es ganar pasta, cuanta más mejor). No es posible que se permita la enorme diferencia en el impuesto de sociedades que existe entre Irlanda (dónde si tributa Apple y el resto, a un 12,5%) y el resto de países (entre ellos España, donde este impuesto está entorno al 30%) y tampoco que se permita la existencia de múltiples filiales que se compran y venden entre sí sus propios productos con márgenes de beneficio cercanos a 0.

en cambio, en bruselas nunca se ponen de acuerdo para tomar algunas medidas que permitirían combatir el inmenso fraude fiscal de las
tecnologicas.
hay un parte además que no mencionas respecto a apple, y es sus métodos de producción en china que llevaron a las huelgas salvajes en foxconn por las deplorables condiciones de trabajo.
ambas cosas representan a la perfeccion el nuevo capitalismo cool globalizado: no pagar impuestos y explotar a los trabajadores al máximo en los paises emergentes. qué cool!!!

Me parece magnífico que esos tres ministros de economía se pongan de acuerdo para promover medidas que impidan las fugas fiscales de las grandes multinacionales. Lo que me sorprende es que no hagan otro tanto (y que además lo silencien mediaticamente) con respecto a las transacciones financieras que se realizan sin ningún control gubernamental.
Hay estimaciones muy fidedignas que hablan de que es, nada menos, que el 45% de las transacciones financieras mundiales y que además en gran medida se invierten en productos de alto riesgo.
¿Es que eso no nos afecta a nuestra economía?
Este artículo lo explica con bastante claridad:
http://www.otraspoliticas.com/politica/cuando-la-avaricia-y-la-negligencia-rompan-el-saco

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal