José Ignacio Torreblanca

Corea del Norte parece una broma, pero no lo es

Por: | 01 de abril de 2013

Norcoreanos

La tentación de no tomarse en serio las bravuconadas de Corea del Norte es grande: sólo la histriónica estética del régimen y de sus líderes ya justificaría caer en esa tentación. ¿Recuerdan lo que sintieron cuando vieron la fotografía que abre esta entrada? ¿O lo que se pudieron reir con el insuperable sketch de “Muchachada Nui” sobre Kim Jong Il, padre del actual líder del país? Delirante, ¿verdad?

Pero como nos advierten David Kang y Victor Cha en la sección Think Again del último número de la revista Foreign Policy, Corea del Norte es más peligrosa de lo que parece. ¿En qué se basan para realizar esta afirmación?

Primero, en que detrás de la parafernalia estética y propagandista norcoreana, hay una estrategia clara de construir misiles balísticos intercontinentales que puedan transportar una cabeza nuclear hasta suelo estadounidense. Aunque el ensayo del pasado diciembre de poner un satélite en órbita no fue un éxito completo, sí que dejó bien claras las intenciones del régimen. Según el anterior Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, Corea del Norte estaría a sólo tres años de disponer de esa tecnología de misiles que supondría un vuelco estratégico.

Lo que nos lleva a Kim Jong Un y su racionalidad. ¿Está ganando tiempo el joven líder para afianzar su poder a la espera de hacerse con un seguro de vida para él y para su régimen?  Un ataque a Corea del Sur no aportaría nada al joven líder; además de un daño inmenso para las dos Coreas y la pérdida de miles de vidas (recuerden que Seúl está al alcance la artillería norcoreana), podría suponer el fin de su régimen). Por tanto, Kim Jong Un no “debería” atacar.

El problema es que en relaciones internacionales sabemos desde hace tiempo que la racionalidad no siempre inspira el comportamiento de los actores: además de errores de cálculo que pueden desencadenar un conflicto, puede haber elementos internos en Corea del Norte que desconocemos y que podrían incentivar a Kim Jong Un a preferir un ataque. En otras palabras, aunque las amenazas de Kin Jong Un parecen destinadas tanto a reforzar su poder interno como a achantar al nuevo gobierno surcoreano, eso no quiere decir que no pudieran materializarse.

La gran incógnita es qué hará China. Su nuevo líder, Xi Jinping, se arriesga a inaugurar su mandato con una guerra entre las dos Coreas. ¿Quiere este ambicioso líder pasar al historia por semejante dejá vú de los años cincuenta? Claramente, no. Pero tampoco puede inaugurar su mandato mandando callar a Corea del Norte, lo que supondría dejar a un aliado en la estacada a merced de Estados Unidos y Corea del Sur. Desde que el comunismo dejara de funcionar como ideología rectora de China, el Partido Comunista ha basado su legitimidad en la combinación de prosperidad (desarrollo económico) e identidad (nacionalismo han hacia dentro y hacia fuera). Xi Jinping necesita paz para hacer las reformas que China necesita, que son fundamentalmente domésticas, pero esas reformas peligrarán si la población (y la élite) percibe una China internacionalmente débil o humillada por potencias extranjeras. ¿Conclusión? Nadie quiere un incendio, pero hay muchos a los que no parece importarles jugar con fuego.

 

[Nota posterior a la publicación: la foto que originalmente abría esta entrada estaba retocada, como amablemente han señalado algunos lectores. Se ha sustituido por la original].

Hay 88 Comentarios

Broma no será, pero sin duda es uno de los paises "bufón" ... es triste ver a un pueblo oprimido, sin entrar en rojos, negros, azules ni colores, por unos personajes que hablan como y parecen bufones.

Tristeza de mundo.

salu2 cordiales

La verdad es que esta columna no dice nada nuevo que ya se supiera. Y cuando especificas: "recuerden que Seúl está al alcance de la artillería norcoreana" ¿te diriges a un público de instituto?

[Respuesta del autor: "El publico de Instituto merece todos mis respetos. Me encantaría que leyeran este blog y que les resultara informativo"].

la fotografia es un montaje de photoshop, aunque la original ya tiene tantas medallas como para llegar al absurdo.

[Respuesta del autor: es cierto que hay dudas sobre la fotografía, pero hay múltiples otras que se parecen mucho a esta. He respondido a un lector en este sentido en otro comentario].

En relaidad, no ha dicho nada.

Me parece que esta foto es falsa y está retocada

Realmente patético, si los generales son así de estúpidos, como será el Capitán General?.

Digamos que hay un 90% de posibilidades de que todo sea una estrategia de propaganda para forzar una renegociación de las sanciones y del status bilateral Corea del Norte USA. Es nos dejaría un 10% de posibilidades de que un "error de cálculo" en la tensión de la cuerda provoque un ataque de Corea del Norte. ¿De verdad nadie contempla la posibilidad de que Estados Unidos lance una ofensiva preventiva? Un 10% de posibilidades de recibir un ataque exteriro no me parece suficiente, pero EEUU ha lanzado ataques preventivos con menos. Y sinceramente, en el punto actual de la situación, creo que las posibilidades de que Corea lance un ataque (aunque fuera solo un golpe de mano de artillería como en 2010), son muy superiores al 10%. Y EEUU y Corea del Sur han soportado ya dos ataques previos en los últimos tres años que provocaron casi 50 muertos.

La lógica sería que Estados Unidos presionara a China. El nacionalismo chino no gana nada alentando las bravuconadas del régimen norcoreano. Más peligrosa es Rusia, pero si se logra integrar a China en un frente contra la satrapía delirante, Rusia tampoco contaría nada. Es decir, no preguntarse qué hará China, sino presionarla para que conteste.

Su visión es muy razonable. Un error de cálculo y todo se puede ir al garete. Además tarde o temprano se precipitarán las cosas, ya que EE.UU no va a permitir que Corea del Norte se dote de misiles balísticos. Así que si el enfrentamiento no surge en esta ocasión se producirá en la siguiente.
Lo que menos me convence es la mención a Muchachada Nuy. Yo al menos no le veo la gracia al sketch por ningún lado...

[Respuesta del autor: el que el sketch haga o no gracia es una cuestión de cada uno. Se ha seleccionado precisamente porque ilustra el contraste entre el surrealismo bufón del régimen y su muy real y muy preocupante peligrosidad]

Pero a ver.....son los Chinos los que manejan los hilos en Corea del Norte. El niñato ese no pinta nada. China utiliza Corea del Norte para presionar a USA indirectamente y mantener a sus competidores económicos en la zona, Japón, Corea del Sur, Taiwan, incluso emergentes como Viet Nam, en un estado de amenaza permanente para obligarles a incrementar su presupuesto militar y manejar con ventaja las disputas territoriales y económicas. China disputa el pacífico a los americanos. Atentamente.
http://cultureleaks.wordpress.com/

Aun con todos los fallos que seguro que tiene el régimen de Corea del Norte, no veo que haya ningún derecho a bombardearlos, como parece seguro que van a hacer los USA.
Y que no cuenten historietas de que son los norcoreanos los que empiezan. Esa mentira ya la vimos con el Maine, y sabemos que era falso. Y lo mismo con el golfo de Tonkin. Y lo mismo con las armas de destrucción masiva, etc etc

Yo creo que se esta en la delicada linea roja y a lo largo de la historia sabemos que en los momentos que se ha estado en esa linea roja,sobre todo recientemente aparece la false flag ,la bandera falsa
Aqui todo el mundo se fija en los arboles y nadie ve el bosque
se habla de las armas nucleares, pero nunca de el terrible arsenal de armas quimicas y bactereologicas, que si se liberan tendria probablemente la capacidad de llevarse a medio mundo por delante.Y que Corea del norte posee
yo creo que nadie quiere un incendio pero hay quien esta con cubos de gasolina regando el bosque

Pyongyang tiene armamento como para arrasarnos a todos. Lo único que necesita es felicidad con su cantante. Saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal