José Ignacio Torreblanca

Desmontando estereotipos: Thatcher no redujo el tamaño del Estado británico

Por: | 10 de abril de 2013

Captura de pantalla 2013-04-09 a la(s) 23.15.45
Un argumento recurrente en los panegíricos que estamos leyendo estos días a propósito de Margaret Thatcher es que como consecuencia de sus políticas, el Estado británico, un supuesto monstruo tan enorme como anquilosado, habría sido doblegado y reducido de tamaño. ¿Pero es esto cierto? Si miran el Gráfico que abre esta entrada, seguro que empezarán a dudar.

Thatcher gobernó entre 1979 y 1990, cuando su propio Partido, convencido de que  se dirigían a una debacle electoral, la apartó del poder. Cuando llegó al poder, el gasto público en el Reino Unido representaba el 44.6% del PIB. Como consecuencia de las crisis económicas, cuando aumentan mucho los gastos sociales y se reduce la recaudación, el gasto público llegó a subir hasta el 48.1% en 1983, lo que marca un récord histórico.

Cierto que cuando Thatcher fue forzada a dimitir en 1990, el gasto se había reducido hasta el 39.2%. Sin embargo, su sucesor, también conservador, John Major, que gobernó entre 1990 y 1997, aumentó rápidamente el gasto público hasta devolverlo a un nivel muy parecido al que encontró Thatcher cuando llegó al poder. De esa manera, en 1993, el gasto estaba otra vez en el 43.7%. Cierto que posteriormente, a expensas del crecimiento económico posterior, el gasto público perdió peso progresivamente.  Así pues, en 1997, el año en el que Major perdió las elecciones contra Blair, el gasto estaba en el 38.2%.

Pero, paradójicamente, el récord en cuanto al menor peso relativo del Estado lo alcanzó Tony Blair en 2001, cuando el gasto llegó al 34.5%. Y, también de forma sorprendente, fue el Gobierno de Gordon Brown (2007-2010), el que como consecuencia de la crisis y del aumento del gasto público, entre otras cosas para nacionalizar grandes bancos, el que logró el segundo récord en cuanto a mayor peso del Estado: 44.7% en 2010.  Y para terminar la historia, el heredero ideológico de Thatcher, David Cameron, mantiene el gasto público en el entorno del 43.1%.

Si no se han mareado con todo estos números, el mensaje está claro: durante los últimos treinta años el Estado británico, como todos los demás, se ha estrechado y alargado en función del ciclo económico. Pero, como las comparaciones son siempre muy ilustrativas, en absoluto es posible caracterizar al Reino Unido como un Estado “pequeño” o “liberal”. Según los datos de la OCDE, el gasto público medio de sus miembros, que representan las 30 economías más avanzadas y liberales del planeta es del 43.6%. Vean la siguiente tabla:

Captura de pantalla 2013-04-09 a la(s) 23.18.16
¿No les causa sorpresa saber que, entre 2004 y 2007, es decir, los años pre-crisis, Grecia y el Reino Unido tenían exactamente el mismo gasto público (43.6%) y que este coincidía exactamente con el gasto medio en la OCDE?

Todavía hoy, el Reino Unido no está entre los estados clasificados como de “bajo gasto público” (por debajo del 40%) entre los que, por cierto, sí están Estados Unidos (36.7%) junto con Eslovaquia (36.9%), Irlanda (34.2%) y, sorpresa, ¡España! (38.7%). Más bien está en el grupo mediano, muy cerca de Alemania (45.8%) o Países Bajos (45.5%). En otra categoría, los súper-Estados, están Suecia (54.5%), Francia (53.9%) o Dinamarca (52.5%).  (Fuente: Comparing Public Spending Priorities Across OECD Countries, Centre for American Progress, Octubre 2009)

Algo parecido ocurre cuando miramos el gasto social. El Reino Unido es un país que gasta, y mucho, en protección social y salud. Como muestran los dos gráficos que cierran esta entrada, estos han crecido sostenidamente, no retrocedido, independientemente del color de los gobiernos.** Otra cosa es que, como resultado de las políticas de Thatcher y sus sucesores, incluido Blair, la desigualdad en el Reino Unido aumentara, pero eso es otra discusión; para otra entrada. Así pues, Thatcher doblegó a los sindicatos, de eso no hay duda, pero no consiguió que los británicos tuvieran el Estado mínimo con el que soñaba.

  Captura de pantalla 2013-04-09 a la(s) 23.25.11

  Captura de pantalla 2013-04-09 a la(s) 23.26.45

Captura de pantalla 2013-04-09 a la(s) 23.27.35

 ** Recomiendo a los lectores con algo más de tiempo que vean el informe “A Survey of Public Spending in the UK” (IFS Briefing Note BN43, September 2009) del Instituto de Estudios Fiscales del Reino Unido donde se dan todos los datos sobre la composición y evolución del gasto público.

 

 

Hay 12 Comentarios

Antes deberias partir por el principio, que entiendes por tamaño del estado. En realidad la Sra. Tacher buscaba incrementar el poder del sector privado al tiempo que se reduce el gasto social. Ambas tareas no son ninguna novedad, ya los griegos y los egipcion lo hacian.

Ofreces datos muy interesantes, pero que se contradicen un poco con el titular. Tatcher sí redujo el gasto público, en un porcentaje considerable durante sus años de mandato, otra cosa es cómo evolucionase la cosa después. Lejos yo de ser tatcherista, pero...

Digo yo que habrá que compararlo con lo que sucedía en otros países del entorno al mismo tiempo... y los datos muestran que el peso relativo del gasto público aumentó.

Es interesante tener cifras a la mano, pero es cierto que no todo se refleja en ellas. El gasto no es la única métrica para definir la presencia del Estado. Claramente, un Estado puede gastar en varios elementos (sólo al final de las gráficas se presentó el gasto como social - salud), y además es simplemente lógico que el gasto social aumente por el incremento poblacional.

Eso no quierre decir que: 1) haya más o menor dedicación de un Estado en temas sociales; y 2) que proporcionalmente haya más atención a temas sociales que antes.

Gracias por el artículo, pero sería bueno compararlo en contexto y tomando en cuenta más elementos.

UN VISTAZO A MARGARET THATCHER Y SU ECONOMÍA - Más allá de las visiones de tradicionales, análisis en 5 gráficos sobre las decisiones del Gobierno Thatcher -http://www.miguelangeldiez.com/2013/04/09/thatcher

Gracias por los datos. Si no me equivoco en las cuentas, España, para ser igual de austera que Alemania, debería gastar unos 65.000 milones más al año (7%GDP).

Habría que ver que se incluye cuando hablamos de gasto público. Por ejemplo, en el caso de España, ¿Incluye el gasto autonómico o solo la estatal? Si es solo del Gobierno central, la cosa podría cambiar.

Eso es lo que hay que hacer antes de forjarse una opinión o seguir al rebaño, estudiar los datos.

Margaret Thatcher no bajó le gasto, solo cambió las prioridades, y no hizo un pais mas próspero, al contrario de lo que afirman sus fans, sin la mas mínima prueba. Los años mas ricos y mejores del Reino Unido fueron los 30 anteriores a su mandato. Desde que ella hundió la clase obrera, destrozó la industria y dió alas a la City y a los especuladores financieros, la mayoría de la gente vive peor, el paro ha aumentado, la desigualdad ha crecido espectacularmente, el país ha perdido riqueza y ha sufrido tres grandes crisis financieras. Y no me meto a analizar su ill will, la división que provocó, los asesinatos de trabajadores ordenados por ella, por los que la policia tuvo que pagar un alto precio,en sentido literal y figurado, etc.

Estoy harto de explicarle a la gente que España tiene un gasto público bajo, menor que la media de la UE y la OCDE, que la parte que se dedica a los gastos administrativos, políticos, etc., o sea la estructura del estado, es un 24% menor que la media, y que el problema no es el gasto sino la falta de ingresos provocada por la crisis y su gestión. Discuto lo del derroche y me miran como si fuera ímbecil. Como dijo alguien, no esperará que la verdad h aga cambiar de iopinion a un alguien ¿no?

Muy interesante y esclarecedor. Te haría un matiz: la enorme reducción del estado la presentan, elogiosamente, sus defensores, pero también, negativamente, sus críticos. En realidad, tanto unos como otros suelen carecer de los matices necesarios.

Es interesante este contraste de cifras, pero lo que a mí me indican sobre todo es que los países de la OCDE tenemos un serio problema para hacer frente a la competencia con los países emergentes, con el peso de nuestros Estados de Bienestar. La pregunta que deberíamos hacernos es si estos tamaños del gasto público benefician o dificultan nuestra competitividad.
Esto es bastante insostenible y requiere de un cambio radical de mentalidad por parte de los ciudadanos.
Recomiendo la lectura de este artículo: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfderechos-o-responsabilidades

Sensacional artículo. Muchas gracias por aportar datos, cosa cada vez más infrecuente en la prensa, y aclarar las cosas.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal