José Ignacio Torreblanca

Azul, rojo y verde: alternativas económicas

Por: | 28 de mayo de 2013

 

 

Café Steiner estuvo ayer en la presentación de la revista “Alternativas Económicas” en la sede de la UNED en Bruselas. “Alternativas Económicas” es un proyecto puesto en marcha por Andreu Missé, que además de ser subdirector y redactor jefe de Economía, ha cubierto la información de Bruselas para el diario El PAIS durante los años clave de la crisis del euro.

El proyecto que encabeza Missé es una aventura insólita: poner en marcha, en los tiempos que corren, una revista exclusivamente dedicada a contarle la economía a los ciudadanos. Se trata de hacerlo, además, desde una perspectiva que aúna lo europeo (lo azul), lo rojo (el compromiso con la igualdad y la democracia) y lo verde (el compromiso con la sostenibilidad). Alternativas Económicas quiere ser un “electrón libre” en el panorama editorial: independiente de compromisos financieros, patrocinios económicos y ataduras publicitarias. Para ello han decidido funcionar, primero, como una cooperativa, y segundo, sobre la base de las suscripciones de los lectores, lo que en teoría les permitirá maximizar su independencia.

 

Sobre esa base, Alternativas Económicas se ha lanzado a contar la crisis desde la óptica ciudadana: las preferentes, los paraísos fiscales, es decir, las grandes injusticias y desigualdades que están protagonizando, a veces de forma oculta, esta crisis. Su homónima francesa, y que ha servido de inspiración, Alternativas Economiques, representa un éxito editorial, así que esperemos que la versión española de esta revista se vea también acompañada por el éxito.

Dos reflexiones al hilo del debate posterior. La primera, esta crisis ha puesto de manifiesto hasta qué punto la economía ha dejado de estar al servicio de la sociedad, más bien pareciera lo contrario. Un espectáculo al que asiste impotente la política. No se si lo compartirán o si existen maneras de medir esto empíricamente, pero da la impresión de que en pocas ocasiones la relación “estado”, “sociedad”, “mercado” ha estado tan sesgada a favor de este último elemento del triángulo.

La segunda reflexión tiene que ver con el idioma en el que pensamos y la industria del pensamiento. ¿Están condenados los instrumentos de pensamiento a fracasar si no lo hacen en inglés y si por tanto fracasan a la hora de conseguir llegar al núcleo donde se genera el pensamiento con el que el mundo se interpreta a sí mismo? ¿O estamos, por el contrario, ante un proceso incremental en el que, poco a poco, desde la periferia del sistema se van ganando posiciones y contribuyendo a generar un debate auténticamente paneuropeo? 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal