José Ignacio Torreblanca

Deseducando a la ciudadanía

Por: | 20 de mayo de 2013

[Debido a un error de registro, esta entrada está duplicada]. La entrada correcta es

http://blogs.elpais.com/cafe-steiner/2013/05/deseducando-a-la-ciudadania.html

El Gobierno toma esta medida contraviniendo, primero, la práctica habitual en nuestro entorno europeo democrático, plasmada en la Recomendación (2002)12, de 16 de octubre de 2002 del Comité de Ministros del Consejo de Europa que señala “que la educación para la ciudadanía democrática es esencial para promover una sociedad libre, tolerante y justa y que contribuye a defender los valores y principios de la libertad, el pluralismo, los derechos humanos y el imperio de la ley, que son los fundamentos de la democracia”.

Lo hace, también, desoyendo la opinión del Consejo de Estado, que en su Dictamen 172/2013 sobre el proyecto de ley en cuestión manifiesta su desacuerdo por la supresión de esa asignatura del currículum escolar, tanto en Educación Primaria como en Secundario Obligatoria, argumentando que tal eliminación no sólo contravendría numerosas recomendaciones en ese sentido del Parlamento Europeo sino que situaría a los alumnos españoles en la extraña situación de ser los únicos de la Unión Europea que no cursarían una asignatura con valores cívicos.

Para empeorar las cosas, el Ministerio de Educación no sólo se defiende con una respuesta que insulta a la inteligencia y el sentido común (argumentando que los contenidos cívicos se impartirán “transversalmente”) sino que introduce una asignatura denominada “valores culturales y sociales” en Primaria que merece la reprobación del Consejo por la elección del término “cultural” en sustitución de “éticos”.  ¿Qué valores “culturales” son esos que se van a impartir a nuestros hijos en sustitución de los éticos: los toros? Así pues, el Ministerio no sólo se carga la educación por la ciudadanía sino que la sustituye por una incomprensible asignatura donde se pretende hablar de valores “culturales”. ¿Ha pensado el Ministro Wert que en su ceguera anti-cívica podría lograr que en algunos centros se enseñara la poligamia?

Desconozco si el Ministro Wert se ha molestado en abrir algún libro de la asignatura “Educación por la Ciudadanía”, pero me permito dudarlo. Como tengo hijos en edad escolar, tengo delante de mí el libro  de Primaria con el que se enseña a los niños y niñas nacidos en los años 2002-2003. El libro (“Menudos Ciudadanos”, de la editorial Alhambra – Longman) comienza con, ¡horror! La Declaración Universal de los Derechos Humanos. Continúa, ¡espanto!, con la idea de “autonomía y responsabilidad” de los seres humanos. Prosigue, “!increíble!” con los conceptos de identidad, autoestima, dignidad y empatía. Le sucede, ¡ojo! una sección sobre la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. A continuación, plantea, ¡acabáramos!, los valores de respeto, tolerancia, solidaridad, justicia y cooperación. También habla (subversivamente) de la participación como “deber” de los ciudadanos y la considera “necesaria para lograr el buen funcionamiento de la sociedad”. Por si esto no fuera suficientemente escandaloso, el texto prosigue con la idea de “diversidad” (social, cultural y religiosa), y se atreve nada menos que a adoctrinar a los jóvenes sobre el “respeto a los espacios comunes” y la necesidad de “comportarse con urbanidad”.

También hay una sección sobre la Constitución española y la consiguiente explicación de las instituciones del Estado, incluyendo las Cortes, la Monarquía  etc. Y ya para colmo de atrevimiento el texto se atreve a inculcar en las tiernas e inocentes mentes de 11-12 años que “debemos pagar los impuestos que el Estado imponga para mantener los servicios que nos ofrece”. Concluye este aquelarre doctrinario hablando de la ONU y de la “valiosa” labor de las Fuerzas Armadas españolas en el extranjero y de la necesidad de respetar los límites de velocidad.

Gracias señor Ministro por suprimir esta asignatura, lo que inevitablemente redundará en una mejora de la calidad educativa. Dice el Consejo de Estado que todos los currículos de los países de nuestro entorno: “incluyen como competencias claves para el aprendizaje permanente la adquisición de competencias cívicas y sociales que garanticen conocimientos, capacidades y actitudes esenciales en relación con la democracia, con la justicia, igualdad, ciudadanía y derechos civiles, y su formulación en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en declaraciones internacionales”. Claro que, como siempre, Spain is different.

Hay 23 Comentarios

Witness: Primera vez que leo algo tuyo que me impulsa a darte mi felicitación. Es evidente que lo has escrito distendido, bien, y no crispado como es lo habitual en ti. Cordiales saludos.

Witness, mucho me temo que sus apreciaciones sobre la "transversalidad" demuestran un escaso conocimiento sobre que y cómo se imparte en las asignaturas adscritas al grupo de la ciudadanía o al departamento de filosofía. Lo que dice usted es lo mismo que sugerir que las matemáticas deben aprenderse transversalmente en clase de física o economía, y por tanto, cabe eliminar los profesionales que se dedican a su impartición pura.
La enseñanza transversal "transmite" unos ciertos valores acríticamente asumidos, como fruto del desarrollo milenario de nuestra cultura, que además de única es inconmensurable con otras. Lo que hacen la filosofía y la ética es reflexionar sobre lo que son esos y otros valores, cómo se transmiten, por qué se consideran válidos y si son o no universales. Además de elaborar una crítica, por lo general constructiva sobre los mismos, proporciona un método para evaluar y construir el propio pensamiento, de manera que pueda alcanzarse un grado de autonomía, consciencia y libertad que nos aleje del adoctrinamiento. Nada más lejos, pues, de lo que usted y los que nos acusan de adoctrinar sugieren. Mucho me temo que la realidad es precisamente la contraria; se trata de eliminar la posibilidad de tener una ciudadanía crítica, lo que busca la nueva ley Wert.

Enhorabuena, una de los mejores artículos que he podido leer en estos últimos tiempos. Con este tipo de reflexiones, y siendo conocedor de que son compartidas por un gran número de ciudadanos, me anima a seguir teniendo esperanzas en nuestro país.

Aunque hay doce países de nuestro entorno continental que tienen la "Educación para la ciudadanía" en educación secundaria, hay sólo cinco que la incluyen también en primaria y otros doce que no la establecen como asignatura separada en todo el periodo formativo (Alemania, p.e.).
La opción por una enseñanza transversal de los contenidos impartidos en esa materia es, por tanto, tan válida y respetable como las demás alternativas posibles y no ha de ser descalificada como retrógrada o regresiva sin más, a no ser que se considere que media Europa merece tal calificativo. Una actitud que cabría calificar, cuando menos, de arrogante.
Tratándose, como se trata, menos de un conjunto de elementos evaluables como conocimiento que de valores que informen la convivencia, tampoco resulta un sinsentido convertir la tediosa disertación de una clase en una comprensiva práctica académica que ponga en relación a los alumnos con los principios generales de la urbanidad y el civismo. Es más, me parece mucho más útil y pedagógico dar a tales valores un sentido vivencial, cotidiano en la multiplicidad de materias posibles que circunscribir su influencia a un horario reglado, con su añadida sujeción a un docente concreto.
Toda vez, por otra parte, que la asignatura diseñada por el anterior Gobierno incluía aspectos extremadamente polémicos y aun contrarios a los valores y actitudes de una parte considerable de la sociedad, este nuevo diseño acaso tenga una mejor aceptación y contribuya a conseguir los mismos objetivos con una menor contestación social.
En esto, creo que el ministro Wert también ha acertado.

Totalmente de acuerdo con los contenidos de la asignatura educacion para la ciudadania pero hay uno que escapa a mi enteneder y que creo puede ser la causa de la opisicion de algunos, que es eso de la identidad, pues si un niño o una niña a lso doce años de los que Ud habla no tiene clara su identidad dificilmenet se la vayan a enseñar en la escuela eso se aprende en la familia o no se aprende nunca por otra parte la familai es la primera y principal educadora de sus hijos y hasta lo que se las escuelas fueran creadas para completar o suplir lo que las familias no hacian ono podian hacer y lo que aprendemos en nuestros hogares valores civicos y humanos no lo olvidamos nunca
Jose Luis Espargebra Meco desde Buenso Aires

El actual gobierno del PP dirigido por Rayoy -el que raja derechos sociales- pretende llevar a España a la Edad Media. Para estos ultras el pueblo es un simple ganado de borregos, al que deben seguir pastoreando los clérigos del santo establo. Espero que el pueblo español despierte a tiempo y rompa las ataduras que lo ha llevado a la situación actual.

Me parece un signo alarmante del triunfo de la política de despiste del Gobierno el hecho de que gran parte de los intelectuales de este país se centren en la desaparición de la asignatura de Educación Para la Ciudadanía.
En realidad, la desaparición de esa asignatura, siendo un asunto grave, resulta menor en lo que respecta al planificado ataque contra todas y cada una de las asignaturas de pensamiento crítico en este país.
Los profesores de filosofía no estamos nada contentos con el actual diseño de la asignatura de EPC. Es una asignatura que se imparte durante una hora semanal y de la que apenas sacamos provecho. Puede calificarse como un parche, o más vulgarmente como una "maría" que además viene profundamente desprestigiada por todo el revuelo político que ha surgido a su alrededor. Un programa tan ambicioso como el de EPC es virtualmente inaplicable en una asignatura que se imparte durante 30 sesiones en un año.
No, el ataque verdaderamente grave se produce en otras asignaturas.
Por ejemplo la asignatura de ética de 4º de la ESO, que desaparece como obligatoria y pasa a la optatividad entre 14 asignaturas. La asignatura de ética se imparte a personas mucho más maduras intelectualmente hablando, y dispone de una dotación horaria de entre el doble y el triple (según comunidades) que la asignatura de EPC. Nuestro trabajo se desarrolla verdaderamente en esta asignatura, y no en EPC.
Pero además desaparece la asignatura de filosofía de 2º de bachillerato, que tiene 3 horas semanales y que ya está dotada de unos contenidos verdaderamente relevantes.
Mucho me temo que en este asunto, personas relevantes de la cultura están mirando al dedo cuando se señala la luna. Os pido, por favor, un poco de reflexión e información sobre este asunto.
Gracias.

"En el Viejo Testamento aparecen 1.722 veces la palabra fe; ni una sola el sustantivo "INTELIGENCIA", el problema ya viene de antiguo... Bertrand Russell.

La economía debería ser una asignatura obligatoria en la enseñanza secundaria. Ello evitaría algunos efectos malsanos de la ignorancia en esta materia: primero, que los ciudadanos tomaran decisiones aventuradas con su propio dinero; segundo, que fueran pasto de demagogos y se mostraran incapaces de juzgar racionalmente las propuestas de los políticos; tercero, que expresaran en público cogitaciones sin sentido, que no producen sino sonrojo al medianamente informado... Sería una asignatura mucho más valiosa que la tan mentada "Educación para la Ciudadanía" porque serviría para consolidar una democracia de ciudadanos a los que sería más difícil engañar, desconfiados por principio ante las campañas de la agit-prop emocional.
Desde temprana edad, los jóvenes aprenderían lo que supone la seguridad jurídica y el compromiso contractual, lo que puede entrañar riesgo y lo que no en el manejo del dinero, la forma de dar curso a su propia iniciativa de acuerdo con la responsabilidad individual y la dificultad que entraña alcanzar la prosperidad desde una actitud pasiva o timorata, ...y, al cabo, cómo todo lo que hubieran aprendido tiene validez en el ámbito colectivo, en un mundo cada día más interdependiente y dinámico. Sabrían así que lo que es el crédito y el descrédito, la solvencia y la insolvencia, la confianza y la desconfianza sin pasar por alto o desdeñar desdeñar el hecho de que acreedor y deudor son dos caras de una misma moneda económica porque nadie "da duros a cuatro pesetas"
En fin, podrían así darse cuenta las nuevas generaciones de que los eslóganes y etiquetas ideológicas del pasado (neoliberalismo, gran capital...) tienen mucho de cuento chino y que lo cierto es que donde no rigen las leyes del mercado y los principios del estado democrático liberal (Venezuela, Cuba, Corea del Norte...) la miseria es tan segura como variable puede ser la prosperidad de los estados menos intervenidos por la política según quién sea el gobernante de turno y cuáles sus defectos como gestor de la cosa pública( por ejemplo, en nuestro país, aquél a quién conciernen especialmente las cifras del informe sobre la pobreza del IVIE, entre los años 2008 y 2011).
¿Cómo se podría implementar un curso de economía básica para sindicalistas y filochavianos que hubieran cumplido los sesenta? Gran servicio a la democracia haría quien hiciera tal regalo a los españoles.
Por lo demás, la formación de un buen ciudadano depende más de la crianza que de la educación reglada. Una clase semanal de contenidos astringentes y aburridos vale mucho menos que un simple ejemplo familiar o escolar de comportamiento cívico.

Me parece un signo alarmante del triunfo de la política de despiste del Gobierno el hecho de que gran parte de los intelectuales de este país se centren en la desaparición de la asignatura de Educación Para la Ciudadanía.
En realidad, la desaparición de esa asignatura, siendo un asunto grave, resulta menor en lo que respecta al planificado ataque contra todas y cada una de las asignaturas de pensamiento crítico en este país.
Los profesores de filosofía no estamos nada contentos con el actual diseño de la asignatura de EPC. Es una asignatura que se imparte durante una hora semanal y de la que apenas sacamos provecho. Puede calificarse como un parche, o más vulgarmente como una "maría" que además viene profundamente desprestigiada por todo el revuelo político que ha surgido a su alrededor. Un programa tan ambicioso como el de EPC es virtualmente inaplicable en una asignatura que se imparte durante 30 sesiones en un año.
No, el ataque verdaderamente grave se produce en otras asignaturas.
Por ejemplo la asignatura de ética de 4º de la ESO, que desaparece como obligatoria y pasa a la optatividad entre 14 asignaturas. La asignatura de ética se imparte a personas mucho más maduras intelectualmente hablando, y dispone de una dotación horaria de entre el doble y el triple (según comunidades) que la asignatura de EPC. Nuestro trabajo se desarrolla verdaderamente en esta asignatura, y no en EPC.
Pero además desaparece la asignatura de filosofía de 2º de bachillerato, que tiene 3 horas semanales y que ya está dotada de unos contenidos verdaderamente relevantes.
Mucho me temo que en este asunto, personas relevantes de la cultura están mirando al dedo cuando se señala la luna. Os pido, por favor, un poco de reflexión e información sobre este asunto.
Gracias.

España, un mar de ovejas buscando pastor... Cuánto, cuánto daño nos hizo culturalmente la dictadura.
No veo una derecha moderna al estilo francés (sí, esa que se siente orgullosa de los valores y nociones de Estado que impartía Napoleón) en España. Esa derecha, en Francia, que apoya los liceos públicos, una enseñanza de calidad, mirando a clásicas instituciones públicas como la École Politechnique, ejemplar desde 1794.

Pero no, en España, la excelencia académica también integra la religión, cuando ésta debería ser una formación extracurricular (o dejarla a cargo de las catequesis), a cargo de la Iglesia, fuera de la enseñanza laica, que suponemos, enseña rudimentos necesarios para la sociedad. ¿Tanto nos cuesta darnos cuenta? ¿Porqué no sustituir Religión por unas horas más que necesarias en Matemáticas, Lengua, Física...etc? Si los padres desean que se dé enseñanza espiritual (al fin y al cabo, es una elección privada) que la busquen en el seno de la Iglesia o la religión que les corresponda.

El verdadero programa del PP es hacer de España un país de delincuentes y mafiosos, donde todo está permitido. Son anarquistas y antisistema de derechas.

Thumbs up, José Ignacio!!!
Necesitamos recuperar el pensamiento critico y educar a los ciudadanos, demasiado abrumados por una crsisi cruel q cada dia ven mas amenazadora.

No se puede hacer un resumen de la asignatura en cuestión mas claro y oportuno. ¡Magnífico!

Pasan a la clandestinidad: la declaración universal..., la participación, la constitución, las instituciones.
Genial el ministro TDT, prohibirlos para darles el atractivo innegable de la transgresión. Nunca llegaremos a entender ni a valorar lo suficiente los valores culturales y sociales gallegos.

Perfecto artículo de la anomalía en la que se instala permanentemente este país.

Todo obedece a un mismo plan, "estupidizar" todo lo posible a los hijos de los demás, para que los suyos, educados en universidades privadissimas, puedan continuar el legado de popá. Mi padre dice que en la vida hay hombres, hombrecillos, monicacos y monicaquillos, estos últimos, que son la mayoria de los políticos, han perdido algo más necesario aún que nuestros trabajos, derechos y esperanzas, la verguenza. Basta con salir en TV y negarlo, ya está, solucionado, nadie lo vá a dudar, ni a comprobar, son tontos, crédulos, maleducados y desinformados, son...como decirlo..Españoles! Tan sólo hay algo que me entristece aún más, creemos que no tenemos ni el derecho a protestar, ni el de exigir, creo que lo han conseguido, estamos completamente abducidos, pero siga, siga viendo la tele...

Vamos a ver sí alguien me puede contestar a estas preguntas: 1) El tema de la religión, estaba en el programa electoral del PP? 2) Qué tiene qué ver con la crisis este tema, nos va a sacar de ella su contemplación? Qué tiene que ver con la crisis el tema del Aborto? Nos va a sacar de ella su contemplación? 3) Qué tiene que ver la educación de excelencia con la crisis (eso sí que estaba en el programa electoral del PP)? Nos va a sacar de ella su contemplación? 4) Cuántos miembros del Opus hay en el gobierno? A qué obedecen las maniobras citadas en los puntos anteriores?

Querido José Ignacio esta reflexión deberían ponerla con luces de neón en el edificio mas alto de cada ciudad

Excelente artículo. La redacción contrasta con el tono habitual (generalmente mas técnico) en este blog, y no es para menos. La eliminación de educación para la ciudadanía es injustificable, mas aún cuando al mismo tiempo se vuelve a dar primacía a la religión. Vuelta al pasado, a la España basta y cutre que pensábamos haber superado.

Tiene algo de orwelliano el titulo competencial del Ministerio "de Educacion". La comparacion con 1984, salvando las distancias, es inevitable...
Tan dificil es que las fuerzas politicas espanolas, del signo que sean, apoyen valores tan necesarios en nuestro pais como la cultura civica, dialogo y respeto entre opciones diferentes? Tenemos mucho que aprender aun de otros paises europeos de nuestro entorno, sobre estos y otros valores, para reforzar nuestra maltrecha democracia (y, por cierto, la paz social), donde demasiado a menudo, muchos de estos valores brillan por su ausencia. Peor aun, parece que son vistos por cierta clase politica y mediatico como signos de debilidad, contrarias a nuestra "identidad nacional".

Espléndido

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal