José Ignacio Torreblanca

Egipto: ¿golpe o no golpe?

Por: | 08 de julio de 2013

PRONUNCIAMIENTO DE RIEGORepasando los análisis sobre Egipto: ¿golpe o no golpe? Las diplomacias estadounidense y europeas parecen querer mirar hacia otro lado y no comprometerse. El que muchos Ministros de Exteriores no quieran entran en el debate es ya una señal clara sobre si el derrocamiento del Presidente Morsi supone o no un golpe de Estado.

Obama se dijo “preocupado” pero rehuyó los calificativos. El Ministro Británico de Exteriores, William Hague, reconoció que se había producido una “intervención militar en un sistema democrático”  pero dijo que era una “intervención popular”, es decir, que contaba con el apoyo del pueblo. Algo parecido a lo sostenido por Tony Blair en este artículo en The Guardian.  Por su parte, el Ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo ha dicho que el golpe de Estado “no es un golpe de Estado clásico” pues, argumenta, cuenta con el apoyo de estamentos más amplios que el militar.

Otros no han sido tan remilgados. Véase por ejemplo el artículo de David Brooks en el New York Times con el título “Defendiendo el golpe”. O el editorial del Wall Street Journal, (Después del Golpe en El Cairo) deseando a los egipcios nada menos que la suerte de tener un General Augusto Pinochet que les ponga el país en orden y luego les deje una bonita, rica y estable democracia.

También tenemos este artículo en Foreign Policy donde se habla de los golpes “buenos” (el del 74 en Portugal o el del 60 en Turquía) y se enumeran las siete características que, según el académico Ozan Varol  debe reunir un golpe de Estado para poder ser calificado de democrático: debe hacerse, resumiendo, contra un régimen autoritario, por presión popular y por militares respetados que restauren rápidamente la democracia.

Claro que no toda la opinión cae del mismo lado. Egipto no será democrático hasta que no “civilice” a sus Fuerzas Armadas, dice Steven Cook en Politico. Los demócratas egipcios tendrán que ganar su legitimidad en las urnas; si son tantos, tendrán que convertir su número en votos, dice Robert Danin en su blog en el Council on Foreign Relations. La sombra de Turquía pesa sobre estos análisis: devolver a los militares a los cuarteles no es tan fácil como sacarlos, máxime en Egipto, cuando siempre han estado presentes.

Afortunadamente, o más bien por desgracia, en España sabemos mucho de golpes de Estado. Busquen en cualquier diccionario de lengua inglesa y encontrarán la palabra “pronunciamiento”, tal cual. Sí, es una aportación del español a ese idioma universal, como lo son, ¡vaya por Dios! “aficionado”, “pecadillo” o “guerrilla”.  España tiene uno de los más penosos récords Guiness del mundo: el de haber sufrido más golpes de Estado que cualquier otro Estado de Europa Occidental, especialmente en el siglo XIX.

El lado positivo de todo esto es que, además de producir golpes de Estado, también hemos generado investigadores que acumulan un gran conocimiento sobre el tema. Vean, sin ir más lejos, mi colega Jesús de Andrés, del Departamento de Ciencia Política de la UNED, autor de El voto de las armas: golpes de Estado en el sistema internacional a lo largo del siglo XX (Catarata, 2000), un estudio exhaustivo de todos los golpes de Estado que habido en el siglo XX.

El Profesor de Andrés, que durante año ha impartido un curso de doctorado sobre esta temática, nos obsequia con la siguiente definición de un golpe de Estado:

un golpe de Estado consiste en la alteración o destrucción del orden político por parte de las élites o de determinados cuerpos de la Administración, generalmente las fuerzas armadas; con el fin de conquistar el poder, controlarlo para permanecer en él, dirimir rivalidades o alejar y excluir a determinados grupos; recurriendo, tras una fase conspirativa y secreta, a la violencia o a la amenaza de su utilización; y suponiendo una ruptura de la legalidad que implica, en caso de éxito, cambios en las personas, políticas o normativa legal o, en caso de fracaso, modificaciones de diverso calado en el ritmo político”.

Para más información pueden descargar este documento sobre cómo definir un golpe de Estado Descargar 01 Definicion Golpe de Estado (curso doctorado) y, si tienen alguna duda adicional y quieren ampliar conocimientos, aquí va una lista de casi 40 referencias bibliográficas sobre los golpes de Estado. Les recomiendo que echen un vistazo. [Algunos comentarios preguntan por mi opinión: está en la columna del pasado viernes

Hay 14 Comentarios

Mubarack era un déspota consumado mientras que el sucesor quería emularlo, disfrazado de demócrata. A este último le faltó visión política y social. La llamada primavera árabe nada tiene que ver con el radicalismo religioso... una cosa es respetar las creencias y otra muy distinta la de convertir al ser humano en un simple cordero, al servicio de una clase privilegiada.

Es un golpe de estado claro, lo que pasa que los que lo han montado son los que "molan" para el mundo occidental, así que se evita decir golpe de estado y ale

lo de siempre...

Mercado laboral 2013. Trabajos con futuro.
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/mercado-laboral-2013-trabajos-con-futuro.html

Francamente, basta estudiar la política española del siglo XIX para ver que los pronunciamientos torpedearon la creación de una normalidad política suficiente. Y no hablemos ya de Franco, que emuló de sobras a Primo de Rivera. Cuarenta años con bozal, embozo y vendas. Se debe escuchar a la sociedad civil, no ponerle cepos con salva patrias.
Si bien, no me cae bien Morsi, su maniobrerismo cercano a los HHMM ... No justifico los golpes de estado. Si quieren un cambio, elecciones, o moción de censura parlamentaria.

Soy Egipcia, Primero este no es golpe de Estado,
Segundo ellos son terroristas y atacaron al ejército egipcio. Sin el grupo de terrorista islámico y sin el apoyo de Obama a ellos, la paz pronto estará en Egipto y todos los países.
Ejército egipcio es el ejército de neutral y siempre está con la gente contra los terroristas .. Y el grupo de terrorista islamico son las personas pierden el ataque contra el ejército y el ejército egipcio no tolera. Nos egipcios mas de 33 millones de egipcios con el gran ejército egipcio contra estos traidores. No vamos a permitir que Egipto será como Afganistán, Irán o cualquier otro..

Muy bien, muchachote. Y ya que has leido tanto ¿cuál es tu opinión al respecto? No vale con exponer las distintas opciones. Por favor caballero, mojese un poquito. A favor o en contra, ¿de que lado de la línea se encuentra usted?

David Brooks, del NYT, es judío y siempre defiende cualquier postura opuesta a los islamistas, que por otra parte, fueron escogidos en unas elecciones libres. Por tanto, un golpe de estado, puro y duro.

Una dramática oportunidad de enfrentarnos, sin demagogia, a nuestro posicionamiento personal y colectivo en el mundo. Un difícil asunto para el profesional de la opinión: demasiadas variables.

Una dramática oportunidad de enfrentarnos, sin demagogia, a nuestro posicionamiento personal y colectivo en el mundo. Un difícil asunto para el profesional de la opinión: demasiadas variables.

Esto es un golpe de estado como la copa de un pino, contra los directamente elegidos en unas elecciones muy débiles, pués aún en la vida denominada moderna, nunca habían tenido otras...Esto es un golpe como en otros lugares, por quienes tenían más poder que el verdadero demos cratos, los que solo creen en Él, para seguir "ganando" más; en este caso los militares defensores del gran capital y, también, de la cultura machista aprendida, por los propios "hermanos musulmanez", la cual, como el opio del pueblo son la incapacidad, (en este momento de crisis estructural-global), (con mucha demografía y poco desarrollo en esta periferia),(con información de cómo vivimos los demás), el actual golpe, muy difícilmente, el ejército, lo podrá encauzar debidamente y, ahí están Sus ya muchos muertos...tampoco esperemos soluciones, de las seudodemocracias que obedientes prohiben el paso a cualquier dirigente sano por su espacio..Pués nunca nos olvidemos de nuestra propia historia, donde al gran asesín de Leza humanidad, "estas democracias", le permitieron morir en su cama...El problema para estos milatares, es que ahora la espiral de la dialectica es un huracán en el cual, si estos milicos no saben obrar exigiendo más demos cratos, más libertad, pronto lo tendrán que pagar, como auténticos criminales de LeZa humanidad...Es inútil, hoy ni se puede retrotraer al pueblo a la AzaDa, ni mucho menos a las OrdenEz del púlpito; pués estas redes permiten que cualquier abuelo liberado y materialista, pueda llegar a los confines del mundo, diciendo la verdadera verdad, sin apenas réplica...Donde el Demos Cratos cuando se equivoca al no poder responder globalmente, rápidamente se le suplanta con otros electos...El problema aquí está, en que todos los partidos que podían haber sido los SANOS, se los fué cargando la dictadura militar, durante cientos de años....y a cada cual lo suyo, incluyendo a todos estos plumillas bién domados por esta misma práctica golpista...

No hace falta recurrir a la literatura académica para saber lo que es un golpe de estado. Le doy una más sencilla que la que propone su colega: golpe de estado es la revocación de lo que los ciudadanos han decidido en unas elecciones libres mediante la fuerza que, normalmente, detenta el ejercito. Desde ese punto de vista lo de Egipto ha sido un golpe de estado. Otra cosa diferente es que los golpes de estado no tengan apoyo social, caso del 23 F, o si lo tengan, caso de Pinochet que, nos guste o no, sí tenía apoyo de una parte de la sociedad: empresarios, camioneros (recuérdese la huelga antes del golpe, etc.). Pero más allá de los ejemplos están las consecuencias que, en el caso de Egipto, ya se están viendo. Represión sangrienta y posible guerra civil. Aquí es donde viene la miopía de las cancillerías y de los medios que Ud. cita. Por cierto, no cita a El País que en su editorial de día 3, aun cuando llama al golpe “golpe de estado”, su contenido, bien leído, viene a justificarlo… Morsi habría dado motivos para él.

Opiniones pueden haber tantas como gustos. Estimo que aunque formalmente pueda considerarse el alzamiento militar egipcio como golpe de estado, materialmente queda disminuida tal evaluación si se tiene en cuenta que, previamente, Morsi y los suyos dieron otro golpe de estado y timón al establecer, o pretenderlo, imponer un estado teocrático de fanatizados religiosos yihadistas gobernando Egipto. Occidente debe, y tiene la obligación, de no escuchar las voces de la mal llamada progresía que no son otra cosa que claudicantes cantos de cobardes ante el avance del lunatismo fanático islamista. O se les para o lo lamentaremos profunda e irreversiblemente.

Aquí un niño egipcio de 12 años lo explica todo muy bien:
http://www.youtube.com/watch?v=QeDm2PrNV1I#at=118

Los actos políticos deben valorarse no por sus intenciones sino por sus consecuencias. El golpe ya sucedió.
La consecuencia inevitable de este golpe es convertir a los hermanos musulmanes en arbitros definitivos de la política egipcia.
El modelo podría ser el golpe contra Perón de 1955. Desde ese momento, cada elección estuvo decidida por él desde su cómodo exilio de Puerta de Hierro. "Hoy hay que votar en blanco, ahora votar a Frondizi... ".
Cuanto antes incorporen, en un mismo discurso, el reconocimiento a los Hermanos, su carácter mayoritario, sus valores y servicios solidarios que el estado egipcio corrupto no fue capaz de proporcionar y, junto a ello, la necesidad de salvaguardar los derechos humanos individuales y los derechos de las minorías sociales y políticas, antes podrán los egipcios tener un futuro.
No cabe duda de que el estado de los hermanos iba hacia el homeinismo, al hitlerismo: obtener el poder y destruir cualquier posibilidad de cambio. Pero están los egipcios pobres: viviendo con dos dólares al día no se razona como en harvard. Los militares argentinos tardaron 20 años en llamar a las puertas de Perón: tarde y mal.

No se si esto terminara siendo otro mal ejemplo de miope aplicacion de realpolitik, que tan pocos resultados ha traido - maxime en esta region- a la diplomacia americana y a Europa en su conjunto. Let's call a spade a spade, shall we?
En el mundo moderno es imposible ser coherente siempre y es imposible no caer en dobles estandares, pero es increible que nuestros gobiernos caigan tan facil en los simplismos de "mal menor", apoyando de manera ad hoc unos u otros actores locales con argumentos, en el fondo, de poco peso, mas tentativos y tacticos, que estrategicos. Como si estuvieran jugando al ping pong con la vecindad europea.
Desde mi punto de vista, la crisis de identidad de las democracias occidentales tambien se refleja en la profunda falta de vision (y comprension) sobre lo que esta sucediendo en el mundo arabe, aplicando de manera selectiva, a trompicones e indistintamente la moral politik de la que hablaba Mark Leonard y realpolitik.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal