José Ignacio Torreblanca

Y tu más: fútbol, patrocinios, democracia y derechos humanos

Por: | 16 de octubre de 2013

Captura de pantalla 2013-10-15 23.17.40 Captura de pantalla 2013-10-15 23.16.55

En la entrada anterior en este blog ("Malas noticias para los seguidores del Atlético de Madrid: Azerbaiyán es una dictadura"), señalaba el lamentable estado de los derechos humanos y de las libertades en Azerbaiyán, equipo patrocinador del Atlético de Madrid. Algunos lectores interpretaron aviesas intenciones al señalar al Atlético pero obviar a otros equipos, también patrocinados por países o empresas de   dudosas credenciales democráticas.

Es curioso que en el mundo del fútbol se utilicen los mismos argumentos que en la política: ¡Y tú más! Dirán que hablar de Kant y de fútbol es incompatible pero no hay que tener prejuicios: hay muchos artículos del reglamento de fútbol más difíciles de entender que el imperativo categórico kantiano ("obra sólo según aquella máxima que puedas querer que se convierta, al mismo tiempo, en ley universal").

 Pero no hace falta recurrir a Kant; baste señalar que si en lugar de defender la inocencia de uno se acusa a otro de lo mismo en grado aumentado, lo que en el fondo estamos haciendo es  reconocer que, al menos en parte, la acusación está bien fundada. Dicho todo esto, que la entrada anterior sólo versara sobre Azerbaiyán tenía una justificación muy evidente: en razón de que se habían celebrado elecciones presidenciales (fraudulentas) la semana pasada), hecho que en general había pasado inadvertido para los medios de comunicación españoles.

Claro que, como agudamente señalaba un lector, si tuviéramos que esperara a que se celebraran elecciones (aunque fueran fraudulentas) para hablar de los patrocinadores del Real Madrid y del Barça, entonces no podríamos hablar nunca. Y razón no le falta al lector, los dos pantallazos que abren esta entrada, tomados de la web de la organización especializada en democracia y derechos humanos Freedom House, lo dejan bien claro: Emiratos Árabes: "Not free" (sin libertad de prensa, acceso a Internet ni elecciones libres"; Qatar: ídem "Not free"

 

Pero estas revelaciones no son nuevas. Recomiendo a quien no lo viera en su momento, el programa de Jordi Évole en la Sexta sobre el patrocinio de Qatar al Barça realizado en septiembre de 2011 y, en especial, la entrevista a Saif Ali Al-Hajari, vicepresidente de la 'Qatar Foundation' donde este afirma que no ve ningún problema en poner el nombre de una Facultad al teólogo Al Qaradawi, que defiende que "Hitler fue una bendición" y que "a veces hay que pegar a las mujeres", argumentando que es un hombre sabio y que el ampara la libertad de expresión.

En el caso del Real Madrid, el patrocinador no es directamente el gobierno, como en el caso de Azerbaiyán, o una fundación estatal, como en el caso de Qatar, sino una marca comercial, Fly Emirates. Pero esta diferencia parece puramente formal teniendo en cuenta que su presidente Ahmed Bin Saeed Al-Maktoun, un hombre perteneciente a la familiar real de Dubai, se sienta en todos los consejos de administración y comités gubernamentales relevantes del país, hasta el punto de que la revista Arabian Business le ha señalado como el segundo líder árabe más influyente del mundo.

De esos países son también el poeta qatarí Mohammed al-Ajami, condenado a 15 años de cárcel por un poema homenaje a la Primavera Árabe que dice "todos somos tunecinos" considerado un "atentado a la Constitución" y al que Amnistía Internacional califica como "preso de conciencia" o los 69 condenados recientemente, incluyendo dos abogados de derechos humanos, por sus críticas al gobierno.

Hay 8 Comentarios

No es claro el asunto. Si el deporte es la "no política", ¿por qué razón han de llenarse de prejuicios ideológicos sus operaciones de esponsorización? ¿No protestaríamos en Occidente si en otros países se impidiera la entrada a Joseph Blatter, sobre cuya "opacidad" personal se ha escrito tanto?

Cuando coca cola, Nike, Adidas, o cualquier otra gran multinacional, gastan dinero en patrocinar algo, por ejemplo a un equipo deportivo, lo hacen siempre porque esperan obtener algún tipo de beneficio, mejorar su imagen, aumentar las ventas, etc. A mi modo de ver lo importante, intrigante y a la vez preocupante de todo esto, es saber por qué familias muy ricas de este tipo de países , países muy peculiares por tener elevados porcentajes de pobreza, no respetar los derechos humanos, no tener gobiernos democráticos y pertenecer al mundo islámico, gastan su dinero en patrocinar equipos de futbol españoles, en vez de invertir en activos de clara rentabilidad, pisos, terrenos, acciones, etc. ¿ Que están obteniendo a cambio, como beneficio, de los dirigentes de los equipos a los que patrocinan?. Dinero no es, y no creo que les importe mucho la imagen que de ellos pueda tener la opinión pública española, por tanto eso que están obteniendo ( Cosas como abrir las puertas de la economía española, intermediación en negocios, solucionar problemas administrativos, permitir la entrada de un porcentaje de inmigrantes, etc ) como afectan al interés general de todos los españoles.
Es cierto que hay que evitar los prejuicios a la hora de juzgar, pero también es cierto que hechos históricos recientes conducen a desconfiar de los intereses ocultos que pueda haber detrás de las inversiones de este tipo de familias, en concreto de sus inversiones en Madrid , futbolísticas y de otro tipo, por ejemplo compra de Cepsa y el alquiler de Torre Madrid, y tambien conducen a pensar que Madrid puede pasar en breve a ser una Marbella a lo grande, con su Malaya 2.

Bueno, esto está mejor para mi gusto. Me agrada ver cómo hay retroalimentación respecto de los comentarios en al articulo pasado.

De todos modos, debo de ejercer de "advocatus diaboli" : Las empresas, y un equipo de futbol competitivo como el Real Madrid, (por ejemplo), lo es; son asociaciones con ánimo de lucro. Nada hay ahí que haga mención a un código moral respecto a los negocios.
Porque esa es otra: el capitalismo, el negocio, se pretende amoral. De ahí que no miren el caché democrático o moral de sus patrocinadores. Por supuesto, jamás se asociarían a la imagen de Corea del Norte o del PPCh, que tienen peor imagen y prestigio.
Es el interés del lucro. Y así lo hemos admitido. Pero ya es un buen paso que haya gente como Torreblanca que piense que quizá, el modo en que se ejerce el capitalismo debe tener cierta firmeza moral en materia de DDHH.
Y tal vez ese debería ser el trabajo de la prensa, mantenernos informados sobre eso. Esto me recuerda el caso de las zapatillas Nike fabricadas en el Tercer Mundo por aquellos chicos desnutridos que veías en las fotos. Un recordatorio brutal de cómo se sostiene el mundo actual en muchos sentidos.

Creo que la gente de bien, si tiene la posibilidad de escribir lo que le dicta su conciencia, debe seguir haciéndolo. Siempre habrá quien prefiera argumentar banalidades varias como "el otro es igual" "todos estamos corrompidos" "todos nos dejamos comprar."..
Ese es el discurso fácil porque lo que no compromete es poner verde al mensajero desde detrás de la barrera.
No hay un verdadero diálogo de civilizaciones porque la gente sigue pensando que todo en la vida es cuestión de dos bandos, los malos y los peores, y mientras sigamos en esa barata dualidad, todo, absolutamente todo, pasa a ser justificable.
Muchas más denuncias necesitamos, digan lo que digan, a pesar de que muchos sigan prefiriendo apretar fuerte el párpado contra el ojo y seguir en su agujero.
Es una pena, porque esto o lo cambiamos juntos, o volvemos a dejar que nos lo cambien y entonces, todos seremos corresponsables.
Es obvio lo que les pasa a los que se atreven de veras, al menos eso sí sale en las noticias.

El deporte tambien es espectáculo. Pero cuando la faceta negocio supera la faceta deportiva.. Algo no funciona bien.
Viva el deporte de base. http://youtu.be/GPbrQdFoAiM

Es evidente que el fútbol carece de valores y lo único que realmente cuenta es el dinero. Yo creo que gran parte de culpa la tienen equipos como el Madrid que despilfarran el dinero de todos y el resto se ven obligados a seguirle si quieren competir y tener opciones http://xurl.es/9ik46

Tiene toda la razón Sr. Torreblanca, pero no creo que sea lo mismo una empresa privada que un gobierno o una fundación estatal. En cualquier caso, para no ser fariseos, ¿qué le parecen los anuncios que contribuyen a los ingresos del Diario el País? ¿No hay ninguno de ninguna empresa relacionada con alguna dictadura? ¿Ninguno invitando al turismo en algún país dictatorial? En el primer vistazo he visto un anuncio de Qatar en la misma página de internacional en la que figura su blog. ¿Qué opina usted de eso? ¡pobres moralistas¡¡qué dificil es pontificar en esta complicada vida¡

Me parece bien lo que dice, pero, con todos mis respetos, un poco escaso y pudibundo, si se tiene en cuenta que el 70 % de la población de Qatar está compuesta de extranjeros, sobre todos siervos de la construcción (indios, filipinos, etc) trabajando sin derechos y muriendo en accidentes de trabajo por el Campeonato de Fútbol del 2020 (lo de Lampedusa se queda chiquito). Claro que también está la minoría de expatriados bien remunerados que viven en zonas chic. Pero la realidad es que apenas son 40.000 los nativos qataríes que dan un palo al agua, los demás viven del sudor mal pagado del inmigrante explotado y de las rentas del petróleo. Los Emiratos Árabes, pues parecido. Estos son los patrocinadores de la FIFA y de nuestros equipos de fútbol, aunque los jugadores y directivos tranquilicen su conciencia con alguna leyenda de UNICEF en sus camisetas. No en vano hay que encender una vela a Dios y otra al Diablo. Puede que hasta nos llevemos otra sorpresa y el estadio del Madrid acabe llevando el nombre de algún Emir compasivo. En cualquier caso si hasta el Rey viajó a cazar elefantes con su chica pagado por un potentado saudí, no vamos a exigirle finuras éticas a un chaval que calza las botas del Madrid, del Barça del Atlético... Claro que puede que esto sea el verdadero Diálogo de Civilizaciones:
http://ensondeluz.com/2012/03/28/dialogo-de-civilizaciones/

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal