José Ignacio Torreblanca

Deshacer el euro o construir los Estados Unidos de Europa: qué prefieren.

Por: | 20 de enero de 2014

2014-01-18 10.00.42
Café Steiner ha pasado todo el sábado encerrado con 25 ciudadanos en la sede CaixaFórum de Barcelona debatiendo sobre el futuro de Europa. El objetivo era someter a discusión cinco escenarios posibles sobre el futuro, elaborados por un grupo de expertos de toda Europa que se han venido reuniendo regularmente durante el último año. El proyecto, llamado “Nuevo Pacto por Europa” (en Twitter @PactforEurope) presenta a los ciudadanos ante cinco opciones entre las que elegir. Todas tienen sus pros y sus contras, pero para no sesgar el debate, expongo aquí sólo los argumentos de los defensores de cada una, no los de los detractores.

  1. Volver atrás. El euro ha sido un error, nos ha hecho mucho daño, incluso casi nos destruye. Para tener una moneda común hay que tener mucho más en común de lo que tenemos: una identidad común, unos impuestos en común, un sistema político que funcione como tal. Seamos realistas: no podemos ni queremos alcanzar la integración suficiente para poder gestionar eficazmente el euro. En el mundo no hay monedas que no tengan un estado detrás, y nosotros, los europeos, no estamos dispuestos a llegar tan lejos. Pero la Unión Europea es una buena idea, especialmente el mercado interior y la libre circulación. Si queremos preservar lo logrado, que es mucho, debemos deshacer el euro.
  2. Arreglar el euro: el euro es una buena idea, y un proyecto que merece la pena. Pero no puede funcionar mientras las normas no se cumplan. El euro no tiene la culpa sino los que hicieron trampas y los que se endeudaron en exceso. La solución es relativamente sencilla: no hace falta un gran diseño ni una gran reforma de Tratados, con reforzar los poderes de supervisión y sanción sobre los Estados sería suficiente. Quienes quieran seguir en el euro deberán aceptar perder soberanía y ser vigilados desde fuera, no hay otro camino. Si todos cumplimos las normas, nos irá bien y mantendremos un gran margen de actuación y mucha soberanía.
  3. Ir a un gobierno económico: los problemas del euro no son sólo de incumplimiento de las normas, sino de diseño. Una unión monetaria requiere un banco central de verdad, como la Reserva Federal americana; impuestos comunes; eurobonos; un fondo de garantía de depósitos, un presupuesto en común, un ministro de economía y de hacienda. Sin esas instituciones, el euro será débil y estará a merced de las crisis. Si algo hemos aprendido de esta crisis es que el euro tiene una mano atada a la espalda y que el Banco Central Europeo no puede gestionarlo en solitario. Ese gobierno económico puede ser colegiado (como el Eurogrupo) y apoyarse en la Comisión Europea, pero tiene que ser capaz de actuar.
  4. Los Estados Unidos de Europa: un gobierno económico sin un sistema político detrás es tan absurdo como una moneda sin un ministerio de hacienda. ¿Qué legitimidad tendrían sus decisiones? ¿Por qué habrían de aceptarlas los ciudadanos? Los europeos deben de entender que el tiempo de la política nacional ha pasado y que deben construir una democracia en Europa, con partidos políticos de verdad y elecciones de verdad, no esta ficción que tenemos ahora en la que parece que tenemos un Parlamento y un Gobierno (la Comisión) pero en realidad ninguno de los dos cumple como tal. Si esta crisis ha probado algo es que los estados son el problema y que nadie defiende los intereses de todos los europeos.
  5. Reinventar Europa: todas las recetas anteriores están equivocadas, pues plantean las respuestas en torno a la cuestión “más o menos Europa”. Pero el problema es que el modelo está agotado: los ciudadanos no quieren ni más ni menos Europa, sino “otra” Europa, una Europa en la que ellos estén al frente, en la que sus derechos e intereses sean la preocupación principal de las instituciones europeas. El modelo actual no es eficaz económicamente, ni legítimo democráticamente: está agotado. Por tanto, antes de dar más pasos, debemos pensar en qué amplían los derechos de los ciudadanos y qué cauces de participación les conceden. El despotismo ilustrado europeo (“todo para el pueblo pero sin el pueblo”) tiene que acabar.

Estas son las cinco opciones que se sometieron a debate y votación: en los documentos adjuntos están explicadas con algo más de detalle Descargar Opciones_estratégicas_NPE  Descargar 6 CAG presentación. Tenemos curiosidad por saber su opinión.

Hay 18 Comentarios

Luis Pérez, también este artículo es claro

http://elpais.com/elpais/2014/01/16/opinion/1389877465_293491.html

No vamos muy lejos en Europa con una moneda única si no se pone en marcha una auténtica Unión económica. El problema es que efectivamente esta unión económica nos llevaría a una unión política y eso, si no se toman precauciones especiales, podría significar un grave retroceso en la calidad de nuestra democracia. No se trata solo de cómo construir esa Unión Política sino, sobre todo, de cómo profundizar en la democracia a esa escala, con los antecedentes que tenemos. Este artículo es muy claro al respecto: http://www.otraspoliticas.com/politica/la-union-politica-europea-%c2%bfno-querias-una-taza-pues-ahi-van-dos

Las opciones 2 a la 5 con inviables porque exige poner de acuerdo a demasiados intereses dispares, no sólo países, sino lobbies, grupos empresariales, culturales, un largo etcétera. No se han logrado poner de acuerdo democráticamente ayer, cuando había abundancia, ¿porqué sí lo harían hoy que cada quien quiere cuidar su parcela?

Sólo haciendo que cada país asuma su soberanía, que los ciudadanos recuperen sus naciones y destinos, podrá estabilizarse de nuevo Europa.

La opción es la cuarta. Divididos estamos a merced del capital globalizado, con los Estados corriendo detrás para lamerle el trasero y recibir sus inversiones. Para que la opción cuarta consiga mover los esquemas políticos de la gente de la escala nacional a la europea sería muy bueno que el Presidente de Europa se eligiera por sufragio universal directo entre todos los europeos.

Que cachondos los expertos, se han dejado la sexta opción. Lo que cuentas es a toro pasado y no sirve.

La sexta opción sería pagar el desaguisado sus creadores. Pero esta nunca aparece, que curioso.

Por supuesto lo de traer el dinero del saqueo de los paraísos fiscales y meter en la cárcel a los ladrones, ni tocarlo ¿no?

Como que sobran expertos y faltan policias y jueces. Que en mi pueblo hasta el mas tonto sabía que lo del Euro olia a estafa como se ha demostrado. Claro que si los "expertos" se empeñan en seguir con la crisis...que sigan reunidos con sus cosillas mientras se va esto al pijo.

Totalmente de acuerdo con lo dicho por Francisco Sánchez, la única opción acorde con la heterogénea realidad plurinacional del continente europeo es la 1ª. La actual UE es una cárcel de pueblos artificial y antidemocrática en la que todos sufrimos bajo el uniformismo de Bruselas y la dictadura descabellada del euro. Hay que deshacer todo lo (mal)hecho desde el infame Tratado de Maastricht y recuperar un modelo de cooperación continental respetuoso con las soberanías e identidades nacionales como el de las primeras Comunidades Europeas o la EFTA. El problema es que los eurócratas se empeñan en forzar su unión imposible ignorando a ciudadanos y pueblos. Por eso en las próximas elecciones europeas hay que votar a quienes defienden la soberanía nacional y no dejarse engañar ni amedrentar por el discurso del poder europeísta que intenta descalificar a los disidentes tachándoles de "populistas" o cosas peores.

En el origen del proyecto de integración de los países europeos en una entidad superior predominó el factor miedo: a repetir la hecatombe de las dos grandes guerras y a la expansión soviética.
.
Bueno será que siga inspirándonos el primero de los temores pero el segundo ya no tiene razón de ser y ha sobrevenido otro, el provocado por el fenómeno de la globalización galopante.
.
Quizá este cambio no está siendo bien abordado, quizá exige profundizar más en la unión, en el sentimiento europeísta de los europeos y en su valoración de las instituciones comunes. Algo más de ilusión entre tanto pragmatismo.
.
Si de las próximas elecciones al Parlamento y al presidente de la Comisión no sale reforzada esa ilusión y en los cuatro años siguientes no queda suficientemente satisfecha con hechos podrían ser las últimas. Porque si el remedio para superar los males de la globalización es peor que los efectos de ésta, para qué el remedio.

"Todo para el pueblo pero sin el pueblo" ahi y luego surgiran las onstituciones radica el problema primero hay que conseguir que los pueblos de Europa se sientan europeos y luego surgiran las instituciones economicas y de gobierno para esos ciudadanos que se sientan europeos y se ha empezado al reves, instituciones que muchos europeos no ven para que sirven solo para que burocratas vivan en Bruselas o en Estrasburgo de nuestros impuestos
Primero unir los pueblos y despues vendra lo demas
Jose Luis espargebra Meco un español desde Buenos Aires

En el panfleto ¿Una gran ilusión? De Tony Judt, he leído que la periodista americana Jane Kramer opinaba que “La idea de Europa ha ido avanzando solo en la medida en que nadie sufriera o creyera sufrir a causa de ella”. Europa, la actual UE, es en estos momentos percibida por una inmensa mayoría de los ciudadanos de muchos Estados miembros como un fuente de dolor. La UE ha pasado de europeizar los problemas nacionales y sus soluciones a europeizar sus causas. Una Europa así puede seguir unida en contra de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos pero no avanzar, no lograr ningún objetivo común, ni resolver de forma colectiva ningún problema.


La actual UE para alcanzar no se sabe que esta, de forma acelerada, destruyendo lo construido hasta ahora, causando a los ciudadanos un dolor, un sufrimiento, un sacrificio que no están dispuestos a soportar. En mi opinión la UE debería volver al 92 conservando lo que se considere positivo, bueno. Por ello me gustan cosas de las estrategias 1 y 2. Creo que sería acertado Identificar correctamente logros y consolidarlos, y retroceder en algunas cosas, cito tres: Recuperación de soberanía por partes de los Estados, y modificar las políticas comercial y migratoria con países no miembros.


Si las políticas liberales del actual presidente francés, François Hollande, fracasan, como ya prevén algunos analistas, la UE se verá obligada a adoptar importantes y drásticos cambios, desandando mucho de lo andado.


¿Por qué no se habla de devaluar el Euro?

Sin duda, la primera. Intentar unir a un grupo de países con intereses, cultura y economías tan dispares es tratar de construir un falangerio. Europa es un mosaico de naciones, no una nación. Tiene países atrasados como España y vanguardistas como Suecia.
Lo mejor sería disolver de una vez por todas la Union Europea, corregir el error histórico de continuar ése camino en lugar de la EFTA. Gran Bretaña está marcando la pauta sobre lo que debe hacerse.

bravo pablo estoy contigo.

Ha sido un refinado y exhaustivo análisis, un ejercicio de pensamiento bien elaborado. La política es otra cosa, trata de poder, de como obtenerlo y gestionarlo. Cuando Kohl decidió el anschluss de alemania oriental, no pensó en el diseño del reglamento sino en que tenía el poder para hacerlo. La discusión de los detalles y adaptación de los acuerdos llegó con la decisión tomada.
¿Dónde, cómo se puede crear poder alternativo en Europa?. El poder real, ese que lleva a la renacionalización, lo tiene el bundesbank y los políticos que le obedecen (merkel obedece a weidemann) que impide una agenda de inversión innovación y competitividad para los ciudadanos, las pymes y la ciencia, con el objetivo de proteger su dinero, SU lebbensraum, obtener beneficios financieros y oportunidades de inversión en los países en liquidación.
Lamentablemente la socialdemocracia es un partido de jubilados: temen perder lo que tienen y no son capaces de asumir riesgos, para tener opciones de triunfo. Como los socialistas españoles, prefieren perder y vivir cómodamente en la oposición.
¿Qué riesgos? El de poner un plan mancomunado a la vista de los ciudadanos, que se entienda, que sea transnacional, que tenga los billones necesarios (Europa tiene acceso a financiación infinita, el Euro no bajará ni a cañonazos). Y que asegure que el dinero llega a los ciudadanos y no a la conjugación aparatos políticos/empresas reguladas que viven del estado. El bueno del señor Schultz debería estar imponiendo un poster único a todos los socialistas europeos. Y postularse como ministro de innovacion y empleo. Los europeos votarán a quien les ofrezca inversión en el futuro. Y si nadie lo ofrece, los pobres, los empobreciendos, votarán a quien desprecia a los más pobres que ellos: le pen, wilders, merkel

Reinventar Europa, claramente. Hay intereses y cultura que tenemos en común, que en el mundo globalizado actual quedamos en desventaja. Quizás habría que poner un organismo que coordine lo que se pueda de la acción global, supervise la democracia y los DDHH de los paises adscritos para evitar regresión a los fascismos, pero no hay forma de establecer unos estados unidos de Europa. No existe el sentimiento de comunidad imaginada (que se basa en mitos, pero funciona) de los Estados Unidos de América, y no va a colar el montarlos artificialmente. Un euro que no esté bajo el control de cada estado solamente va a seguir reflejando los intereses de las potencias del núcleo, y la democracia no existe si no existe un demos un poco unido, con lo que tenemos la situación actual: aquí mandan los lobbies.

Reinventar Europa, claramente. Hay intereses y cultura que tenemos en común, que en el mundo globalizado actual quedamos en desventaja. Quizás habría que poner un organismo que coordine lo que se pueda de la acción global, supervise la democracia y los DDHH de los paises adscritos para evitar regresión a los fascismos, pero no hay forma de establecer unos estados unidos de Europa. No existe el sentimiento de comunidad imaginada (que se basa en mitos, pero funciona) de los Estados Unidos de América, y no va a colar el montarlos artificialmente. Un euro que no esté bajo el control de cada estado solamente va a seguir reflejando los intereses de las potencias del núcleo, y la democracia no existe si no existe un demos un poco unido, con lo que tenemos la situación actual: aquí mandan los lobbies.

Mi opción no esta en la lista pero aqui la dejo, en orden consecutivo:
1- Juzgar y encarcelar a todos aquellos que estafaron al pueblo europeo, que contaron mentiras sobre el euro y demás trifulcas bancarias.
2- Que el Parlamento de Bruselas explique cual es su ruta de viaje e intenciones, una especie de manifiesto ( por ejemplo si su politica va a seguir apoyando al neo-liberalismo, si su intención es anexionar Ucrania, Belarusia, Turquia, etc).
3- Que haya un referéndum/votaciones en cada país miembro de la UE para saber si los ciudadanos de ese país quieren seguir como miembros de la Unión.

Pienso que, mientras tengamos los dirigentes nacionales que hoy tenemos, no llegaremos nunca a unos EE.UU. de Europa. Nos hacen falta políticos de la talla de Delors para que Europa avance verdaderamente. El problema es que los líderes políticos son sólo nacionales y cortoplacistas en su políticas y en términos de mercado de votos.

La cuarta opcion solo se podra legitimar a traves de la quinta. Querran los Estados semejante cosa? lo aceptaran los lobbis, los poderes que pululan alrededor de los gobernantes? (si algo ha destapado la crisis al socializar las perdidas privadas es quien manda realmente en las democracias). Que significara la deriva de Inglaterra? algunos paises del este seguiran a Gran Bretaña a donde esta vaya. Y Alemania? a donde va mientras dice que no va? Las trampas del sur deben ser castigadas, (y reformados), pero los bancos del norte y sus gobiernos sabian a quien prestaban dinero. Tambien deberian pagarlo,(o perderlo); como siempre en Europa, el virtuoso señor del castillo otra vez echando la culpa a los corruptos judios de sus propias actuaciones "Dime de que presumes y te dire de que careces". Como las brujas del antropologo Marvin Harris, que cumplian una funcion social, en Europa siempre seran necesarios los judios; y si ya no hay se inventan. vae victis.

Los Estados Unidos de Europa serían un país imparable y en poco tiempo se convertirían en una potencia hegemónica en el mundo. Sin duda sería muy beneficioso para todos los europeos, tanto para los de los Estados pobres como para los más ricos. ¿Cuándo lo veremos? Cuando los líderes europeos dejen de preocuparse por sus intereses nacionales y entiendan los beneficios de un Gobierno Federal Europeo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal