José Ignacio Torreblanca

Un continente muy, muy salvaje

Por: | 07 de enero de 2014

Expulsion
Unas Navidades, un buen libro, en este caso una lectura pendiente desde que ya hace algunos meses Lluís Bassets me hablara con pasión de este libro de Keith Lowe, “Savage Continent”, “Continente Salvaje” en su traducción al español. El libro ha sido un súper-ventas en el Reino Unido y ganó el Hesell-Tiltman History Prize.

Y, efectivamente, el libro no defrauda, su lectura tiene un valor incalculable en estos días en los que Europa anda convulsa y revuelta, en la que los estereotipos nacionales vuelven a agitarse, en los que muchos se comportan con arrogancia, como si Europa no tuviera una historia. Desgraciadamente, Europa tiene una historia, una historia atroz. De esa historia sabemos mucho, y más aún de las dos guerras mundiales. Pero este libro tiene un mérito y un valor especial, pues nos habla de lo que ocurrió después de la guerra.

En los libros de historia se dice que la Segunda Guerra Mundial acabó para los europeos el 8 de mayo de 1945 con la capitulación de Alemania (y el 2 de septiembre para los estadounidenses, con la de Japón). Las fotos hablan de la alegría de la liberación, de las celebraciones de la paz, del fin del horror que supusieron los campos de exterminio, el trabajo esclavo, la ocupación, expolio y saqueo de decenas de países. En esas fotografías y documentales se lanzan flores a los liberadores y se abraza a los soldados.

 

Pero el libro de Keith Lowe, magistralmente escrito y excelentemente documentado, nos deja sin respiración, capítulo tras capítulo, cuando nos cuenta los detalles de los meses oscuros que siguieron al fin de las hostilidades. Y no se trata sólo de la privación material en un continente asolado, especialmente en el frente oriental por una política de tierra quemada y destrucción sistemática de toda infraestructura física, sino de la devastación moral: las venganzas contra los colaboracionistas, las humillaciones a las mujeres que “congeniaron” con las tropas ocupantes y el empleo de la violación como venganza, las pésimas condiciones de vida a las que se sometieron a los prisioneros de guerra, las deportaciones masivas de población civil en marchas de cientos de kilómetros en penosas condiciones.

Un horror que se desgrana capítulo por capítulo, organizados temáticamente: desde la liberación de los campos de concentración y los actos de venganza que allí se reprodujeron hasta la guerra civil griega, el golpe de Estado en Rumanía y las guerras civiles que siguieron. Particularmente trágico es el capítulo sobre Yugoslavia, donde se entrecruzó una guerra de liberación contra Alemania, una guerra interétnica y una revolución comunista, llevando las atrocidades y las masacres hasta lo inconcebible (se estima que entre 50 y 60.000 “colaboracionistas” fueron ejecutados en las semanas siguientes a la capitulación de Alemania).

Pero lo más impresionante, desde mi punto de vista, es el retrato que Lowe nos ofrece de la brutal limpieza étnica que se produjo en Polonia y Ucrania y que tuvo como resultado la expulsión de millones alemanes y ucranianos de Polonia y polacos de Ucrania, también de los húngaros de Eslovaquia (capítulos 18 y 19). Nada menos que 11,7 millones de alemanes fueron expulsados de Polonia (7 millones), Checoslovaquia (3 millones) y otras tierras, obligados a dejar todo atrás. Tampoco fue fácil la vida para los (pocos) judíos supervivientes que intentaban retornar a sus casas, muchos de los cuales descubrieron que el Holocausto no había cambiado ni un ápice el racismo y la hostilidad de sus vecinos.

En fin, un libro nada agradable de leer pero muy necesario para recordar quiénes somos los europeos y de dónde venimos porque si olvidamos de dónde venimos, no sabremos a dónde vamos (que es en lo que parece que estamos).

Hay 12 Comentarios

Germani trucidaverunt Judæorum 5.000.000 (quinquagies) in Poloniá quæ tunc erat. Poloni exterminaverunt Germanorum 7.000.000 (septuagies) ex Germanicis tunc terris Silesiá, Pomeraniá, Borussiá (cf. http://en.wikipedia.org/wiki/File:Germanborders.svg). Inter nationalistas utriusque nationis (qui multi adhuc sunt) vulnus est adhuc apertum. Tantum novum Europæitatis vinculum possit olim redimere tantas atrocitates.

Al norte de Polonia existe una lengua de arena que termina en una localidad llamada Hel: allí los soldados polacos resistieron ante los nazis cuando toda Polonia había caído bajo el yugo alemán, pero allí también los soldados nazis resistieron ante los soviéticos cuando el imperio del Führer había desaparecido ante rusos y norteamericanos: http://www.losmundosdehachero.com/viaje-al-baltico-en-el-doble-infierno-de-hel/ Es raro que un mismo sitio viva dos dramas tan idénticos en tan poco tiempo pero no es más que una metáfora de lo que es Europa, un lugar que vivió una Gran Guerra a la que sólo hizo sombra una Segunda Gran Guerra, un lugar donde los avances tecnológicos, filosóficos y humanos crean tanta esperanza en el futuro como zozobra en nuestras propias posibilidades........

La historia de Europa es una historia de violencia con un descanso tras la II Guerra Mundial, coincidiendo con un período en que la igualdad social alcanzó máximos históricos. La UE actual está en manos de gente que se la quiere cargar. Por mucho que el sueño europeo diga que con ella se van a evitar guerras, el empobrecimiento y la explotación de la población va a llevar al populismo y a la guerra. Para evitar eso solo vale volver a mejorar la igualdad social, y pare ello es necesario demoler o reformar radicalmente la actual UE, aunque intentar unificar el continente tiene el problema de la imposibilidad de unificar su demos, lo que haría una democracia enormemente frágil, pero la mera existencia de una estructura supranacional no aporta necesariamente nada a la paz, por muchas esperanzas que se quieran poner en ella. Ya vemos como vuelve el nacionalismo populismo y el fascismo. Ya vimos en fracaso de la Sociedad de Naciones de entreguerras. Esta UE se queda en mero fetiche.

El experimento europeo por cierto, lo apadrinó EEUU, escandalizado por las dos Guerras Mundiales.
Es, presumiblemente, una evolución lógica, nacida de la CECA y la CEE. La posguerra fue tan rigurosa y brutal que los antiguos aliados tuvieron que hacer nuevos mecanismos de comercio, y abstenerse de volver a las causas que originaron el desastre.
Los líderes actuales carecen de la perspectiva de la generación de la posguerra, el compromiso ineluctable que convoca el haber visto el horror y la miseria.
Por eso pueden apretar con mano de hierro la soga, e ignorar los signos actuales: la depresión moral y económica de los paises que llamamos PIIGS, recuerda mucho a la de los alemanes frustrados y ahogados por la miseria en la Alemania de la República de Weimar.
Honestamente, no comprendo muy bien qué clase de Unión Europea piensan que están haciendo desde Bruselas y Berlín.
Hasta se me ocurre que Berlín está haciendo acopio de reservas y divisas por si cae el euro, o se disgrega la Unión: está muy interesada en el gas ruso.

Cuando acabéis con el libro de Keith Lowe, y si no habéis acabado totalmente deprimidos, quizá querráis seguir con Bloodlands (trad. española: Tierras de sangre), de Timothy Snyder (resumen wiki inglés: http://tinyurl.com/pnqwmdn ).

Quizas sea incluso mejor el Libro Negro de Vasili Grossman

Es de suponer que este articulo no esta sugeriendo lo que les puede volver a pasar a los alemanes si no asumen los costes que genera la corrupcion en el sur de Europa....pero es lo que parece. Me pregunto quien sera mas responsable, de esta deriva hacia no se sabe donde, si los alemanes y fineses al negarse a pagar deudas ajenas, o los del sur al no asumir sus responsabilidades con la corrupcion; al fin y al cabo, no es culpa de los alemanes si Grecia decide comprarles 1000 tanques de ultima generacion o submarinos super caros...los mismo los miles de taxistas ciegos...y asi en todas partes.

Europa no olvida su pasado pero no aprende de él. La UE está guiada en estos momentos por un conjunto de líderes que ignoran, denotando bastante poca inteligencia, que evitar las causas es la mejor forma de impedir las consecuencias. Ello provoca que el futuro de la UE sea en estos momentos muy incierto, Europa, en mi modesta opinión, no sabe hacia dónde va, en cualquier momento, una chispa, una de esas causas que no evitan, sino que incluso alimentan, puede provocar un brusco cambio de rumbo.


Considerando que una mala situación económica es la principal causa de otros muchos problemas quiero recomendar un libro que considero un buen entrante para comenzar el nuevo año laboral: “La Paradoja de la Globalización”, Dani Rodrik. En este libro el autor de forma inteligente y muy amena nos ayuda a abrir nuestra mente y a comprender como falsos profetas han conducido a la situación actual defendiendo equivocadas ideas , basadas muchas de ellas en interpretaciones , de forma intencionada o no , erróneas. El autor tiene una visión muy escéptica sobre los beneficios que dicen que provoca la globalización que están proponiendo. Cito un párrafo que me parece además de oportuno muy acertado, respecto a los defensores de la actual globalización y sus argumentos dice:
“ ………..la hiperglobalización es deseable( o inevitable) y que devolver poder a las naciones Estado desencadenaría fuerzas que perjudicarían gravemente a la economía global. Son premisas falsas….”.
Evidentemente, mejor evitar las causas que esperar las consecuencias.

Tampoco estaria mal que los polacos supieran que significo exactamente la "polonizacion" en los años 20 y 30 de las regiones occidentales de Ucrania que se quedo tras la primera guerra mundial. Si es que son capaces de hacerlo sin celebrarlo con nostalgia. Que esta es otra. Cuestion de valores.

Deberia ser obligatorio leerlo en el sistema educativo de cada pais, especialmente Polonia,para terminar con los mitos nacionalistas y los victimismos que aun estan muy vivos, y entre gente joven!
Pero que lectura tendrian que leer en España? Esa sociedad con un 45% de deuda publica antes de la crisis que no contenta con haber socializado las perdidas de sus bancos ahora pretende mutualizar el fruto de sus corruptelas con Dinamarca y otros paises del norte? para poder continuar con lo mismo otra vez? En vez de petroleo tenemos Alemania o Finlandia. El dinero de la Union Europea que Holanda se gastaba en investigacion aqui se gasto en puertos deportivos. Esta es la diferencia; una sociedad que presumia de que no le interesaba la politica. Ahora quizas sea tarde.

Gracias, Nacho, por tu recomendación. Acabo de pedir el libro por Amazón. Por cierto, ya podríamos tener acceso en España a los precios que hay en UK.

La renacionalización de Europa avanza imparable. Es triste y muy odioso. Quienes debieran defendernos de eso son incapaces de mutar a la velocidad suficiente para detenerlo, no entienden qué pasa ni la urgencia. Los socialdemócratas de Rubalcaba, Hollande, Gabriel, etc. son partidos electorales, preguntan qué hacer a las encuestas y terminan colaborando con los nacionalistas. Seguirán así, pensando que ganar las elecciones es cuestión de tiempo, hasta llegar a la irrelevancia (ver el PSC). Van a terminar siendo una fuerza minoritaria más, entre otras. La derecha nacionalista se mantendrá unida a nivel nacional diciendo que defiende el dinero "de los nuestros" . Para mí, que vengo de las desgracias que se relatan en ese libro, es una tragedia.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal