José Ignacio Torreblanca

Europa, un bazar de datos para la NSA

Por: | 17 de marzo de 2014

Snowden
Esto es lo que ha contado Edward Snowden al Parlamento Europeo en su comparecencia escrita del día 7 de este mes (aquí texto completo, que recomiendo Descargar Snowden 20140307ATT80674EN). Snowden sostiene que los programas de captura masiva de datos no sólo no ayudan a luchar contra el terrorismo sino que distraen recursos esenciales, y para ello poner el ejemplo de los atentados de Boston, donde el FBI, una vez más, no supo procesara la información proveniente de los servicios de inteligencia rusos, que había advertido a EEUU sobre el proceso de radicalización de uno de los terroristas.

Respecto a la Unión Europea, dice Snowden, a preguntas de los socialistas (S&D) que la NSA tiene un servicio jurídico muy potente que asesora a los gobiernos europeos sobre cómo buscar las lagunas en la legislación de inteligencia de cada país de la UE que les permite colaborar con ella. También cuenta Snowden que los gobiernos europeos son tan inocentes que colaborar con la NSA con una condición, que no se espíe a los ciudadanos de su país sin saber que para la NSA esto no es un problema porque puede espiar las comunicaciones de un danés desde Alemania y las de un alemán desde Dinamarca y así cumplir su compromiso con ambos gobiernos (y violarlo con los dos).

De ahí que diga que Europa es un bazar de datos para EEUU: ¡todo está en venta y todo se puede comprar! Y para terminar la provocación, Snowden reveló a los eurodiputados que desde su posición al servicio de la NSA podía perfectamente tener acceso a sus buzones de correo y llamadas de teléfono si fuera necesario.

 

La comparecencia de Snowden es realmente interesante porque los eurodiputados de la Comisión de Libertadas han tenido una magnífica oportunidad para conocer de primera mano de qué manera la NSA y los servicios secretos europeos violan los derechos constitucionales de los ciudadanos de la UE.

Pero, ¿saben una cosa? algunos grupos políticos, en lugar de intentar preservar los derechos de los ciudadanos y utilizar la comparecencia de Snowden para conocer mejor los detalles de este tema, se negaron a formular pregunta alguna centrada en la cuestión sustantiva del espionaje a ciudadanos para, en su lugar, dedicar sus preguntas a intentar desacreditar a Snowden e intentar ensuciar sus motivaciones.

Ahí tenemos a los liberales, Grupo ALDE, encabezados por Guy Verhofstadt para las próximas elecciones preguntando a Snowden por qué ha hecho públicos estos programas en lugar de, si pensaba que eran ilegales, denunciarlos internamente dentro de la NSA (¡qué ingenuidad!) y si colaboraba con los servicios secretos chinos o rusos. O a los populares (EPP, encabezados Jean Claude Juncker, que tuvo que dimitir por el descontrol de los servicios secretos luxemburgueses), que también aprovecharon la oportunidad para exclusivamente preguntar a Snowden por los motivos de su deserción y si colaboraba con los rusos. ¡Muy inquietante que la curiosidad de estos diputados vaya más en la línea de servir a EEUU que a sus ciudadanos!

* Propuesta de resolución del Parlamento sobre el programa de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU., los órganos de vigilancia en diversos Estados miembros y su impacto en los derechos fundamentales de los ciudadanos de la UE y en la cooperación transatlántica en materia de Justicia y Asuntos de Interior (2013/2188(INI))

* Con posterioridad a la publicación de esta entrada se ha sabido que EEUU tiene un programa de inteligencia llamado MYSTIC que permite a la NSA grabar TODAS las llamadas telefónicas realizadas en un país y almacenarlas durante 30 días para poder hacer una búsqueda retrospectiva (véase link al Washington Post

 

 

Hay 4 Comentarios

@Israel, nosotros nos ocupamos de Rusia "espléndidamente". Apoyando a Yeltsin y su "politica de ruptura", con asesores occidentales, destrozamos la URSS y a Rusia. El shock fue brutal, sin paliativos. Cuando hubo una manifestación en la Plaza Roja que amenazaba con entrar en la Duma, Yeltsin la reprimio a tiros. Muchos rusos consideran que Yeltsin y Gobachov fueron tontos útiles ( Gorbachov se lo creyó, Yeltsin no, pero sí se aprovechó para enriquecerse)
Los chinos fueron más inteligentes. Observaron el desastre ruso, y tomaron nota.
La diferencia se ve: Rusia arrastró una década perdida horrorosa, mientras China acumuló know-how y crecimiento, de forma progresiva. Sólo ahora Rusia está recuperándose, a duras penas. Pero ya han aprendido la lección. Beware of whoever says this to you: "I know what's best for you, don't worry".

Con el caso Snowden se ve que clase de representantes tenemos en el Parlamento Europeo y que intereses tienen. Presumiendo durante tantos años que pasamos de la politica, ahora sufrimos las consecuencias. Creiamos que viviamos en un pais, en un sistema decente y, ahora vamos descubriendo que es otra cosa. Como en USA, tampoco hay mucho entre lo que elegir. Al menos, se reforzara la sociedad civil? se interesara la gente por la politica o seguiremos aplaudiendo a alcaldes corruptos y saliendo a la calle en masa cuando bajen a segunda equipos de futbol? seguiremos obsesionados con la imagen nacional o empezaremos a ser un poco mas criticos e independientes? habra menos orgullo nacional (que solo sirve para manejar a la gente) y mas "negativismo" sin que a uno casi lo linchen por traidor?
Entre estos politicos a los que tenemos tan mal acostumbrados, las crisis de edad de Putin y el nacionaltotalitarismo incrustado entre los rusos, el futuro da miedo.
Por no haberse ocupado hace 20 años, cuando se podia, de Rusia y Ucrania, ahora ella se ocupa de Europa. Lo mismo que dejar pudrir la corrupcion en Bulgaria y Rumania, tendra consecuencias como haber permitido (y beneficiado) de la corrupcion en España y Grecia o Italia durante tantos años.

Las declaraciones de Snowden no han hecho mas que confirmar lo que todos sospechabamos y que ahora sabemos: Que el imperio norteamericano imita al imperio romano: No paga traidores traiciona tanto a los amigos y aliados como a los enemigos.
Jose Luis Espargebra Meco desde Buenos Aires

Aun así, que esos grupos politicos (ALDE, EPP) formularan esas preguntas "ad hominem" en vez de "ad causam" nos informa no sólo de Snowden, sino también de ellos mismos.
Lo que refleja la gran dependencia que tenemos de nuestro Gran Hermano atlántico. La UE ni se plantea tener una proyeccion política ni militar propia ( que refleje de forma eficaz los intereses de su ciudadanía), pues
muchos de sus miembros tienen fuertes lazos con EEUU, como Polonia. A la UE se le superpone la OTAN, que en cierto modo, funciona como la Liga de Delos, que permitía una gran influencia a Atenas. La UE en sí hace tiempo que dejó clara que su expansión se basa en la economía, es decir, unificar espacios comerciales. Pero fuera de ello, cualquier otra área no es más que tímidamente impulsada. Basta ver que a pesar de tener un presupuesto militar estruendoso, de forma global es ineficiente, cara y gravosa. Y lo mismo se puede decir de una diplomacia dividida entre los intereses de cada país.
Dado que los Estados nacionales se resisten a morir (porque la gente siente que la UE no está defendiendo sus intereses, luego actúan y se adhieren a los marcos donde creen que pueden influir de forma efectiva) y la UE no logra proyectar completa seguridad económica y política ( al revés , los que están dentro de ella cada vez más rechazan su actividad, y los que quieren acceder a ella quieren crédito y ventajas que la misma ya no puede conceder de forma objetiva). La única baza efectiva que ofrece es la movilidad y un área económica común, e incluso esas premisas se tambalean (revisión de Schengen).
De hecho,en toda esta historia con Ucrania, el interés de la UE ha sido poco claro, ni qué pretende al extender su influencia, mediante crédito (igual que el IMF) y el envío de burócratas con condiciones draconianas.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal