José Ignacio Torreblanca

Sobre el concepto de ampliación interna de la Unión Europea manejado por PNV y el Govern catalán

Por: | 22 de abril de 2014

Captura de pantalla 2014-04-22 00.21.03

La anterior entrada en este blog analizaba las perspectivas de adhesión de Cataluña a la Unión Europea a la luz del informe hecho público por el llamado Consejo Asesor para la Transición Nacional. Casualidad o no, la celebración del Aberri Eguna 2014 también ha estado centrada en la reivindicación de un espacio político y jurídico específico para el País Vasco en el seno de la Unión Europea.

Que tanto el PNV como CiU tienen unas largas y respetables tradiciones europeístas es conocido: desde 1947, cuando representantes vascos y catalanes asistieron al Congreso de la Haya, ambas corrientes nacionalistas han estado estrechamente vinculadas al Movimiento Europeo, incluso definiéndose los nacionalistas como federalistas europeos. Prueba de esa intensidad europeísta del nacionalismo vasco, en los discursos del Aberri Eguna del pasado día 20 (aquí se los dejo por si quieren consultarlos, Descargar Aberri Eguna 2014 discursos) aparecen 86 referencias a Europa.

Tan o más interesante resulta el manifiesto sobre Europa hecho público por el PNV-EAJ coincidiendo con la celebración del Aberri Eguna que significativamente comienza con un “Mira a Europa”. Me detengo en el siguiente párrafo del texto donde se pone encima de la mesa el concepto de “ampliación interna” de la Unión Europea.

"Euskadi es una vieja Nación que se renueva y fortalece. Euskadi debe ser Nación en Europa. Junto a algunas que ya están, como Estonia o Croacia. Junto a otras que piden paso, como Escocia, Flandes o Catalunya. Una nueva Europa que contribuya, mediante la actualización del Tratado de Lisboa, a la constitución de un gobierno común ajustado a los requerimientos del siglo XXI y al reconocimiento del papel activo de los sujetos políticos distintos de los Estados miembro. En tal sentido, la Unión Europea deberá reconocer realidades nacionales como la de Euskadi y arbitrar mecanismos jurídicos para la habilitación de la ampliación interna de la Unión, siguiendo los principios y condiciones -criterios de Copenhague- que han articulado las ampliaciones externas. Esta ampliación interna y la mejora de los cauces de participación ciudadana contribuirán a un funcionamiento más democrático y transparente del entramado institucional y de los procesos de decisión de la Unión". Descargar Aberri Eguna 2014 manifiesto

 

El texto es algo confuso, pues pide que Europa reconozca a Euskadi como “nación”, no como “Estado”, aunque lo equipara con Estonia y Croacia, que son Estados-miembro de la UE y con otras naciones que “piden paso” como Estados (no como naciones) como Escocia, Flandes o Cataluña (no menciona, por alguna razón, a Padania, quizá por la escasa simpatía que suscita el populismo de la Liga Norte). ¿Está pidiendo un Estado vasco dentro de la UE o un estatuto de nación por definir? No queda claro.

Pide también el PNV una modificación del Tratado de Lisboa para permitir “un gobierno común”. Eso es prácticamente imposible pues, como sabemos, implica la convocatoria de una Conferencia Intergubernamental en la que, por unanimidad, los 28 acuerden un texto común que posteriormente sea ratificado por los Parlamentos nacionales de los 28 (a veces bicamerales), examinado por los Tribunales Constitucionales nacionales de todos los miembros y, eventualmente, sometido a referéndum en algunos Estados. Aparte de las dificultades de este proceso (no parece muy claro por qué los 28 iban a querer poner en marcha este complicado proceso), tampoco parece que favorezca mucho el caso el hecho de que se incluyan en la demanda tres territorios situados en Francia (Laburdi, Nafarroa Behera y Zuberoa) y otro (Navarra), que es otra Comunidad Autónoma.

Termina el texto con un concepto, “la ampliación interna”, tomado de algunos textos manejados por independentistas catalenes, que piden que la UE incluya en los Tratados o acepte por la vía de los hechos la posibilidad de que un territorio desgajado de un Estado-miembro se convierta automáticamente en un Estado-miembro de la UE.

Lo curioso del concepto de ampliación interna es que, bajo los tratados actuales, y de acuerdo con el precedente de la unificación alemana, funcionaría sólo en el caso exactamente inverso: en el caso de que un Estado-miembro de la UE incorporara un territorio que, por la razón que fuera, no es miembro de la UE. Para la anexión, al contrario que la secesión sí que tendríamos un “procedimiento exprés”, aunque pactado entre Bruselas y el Estado. ¿Por qué esta diferencia? Porque se entiende que el Estado-miembro de la UE ya tiene plenamente incorporado el acervo comunitario en su legislación y que sólo tiene que extenderlo a otro territorio. En el caso de secesión, ese no es el caso, pues la UE tendría que verificar que las nuevas estructurales constitucionales y su desarrollo legislativo posterior cumpliera con el acervo comunitario.

Por tanto, la ampliación interna existe, pero en sentido inverso al manejado aquí, lo que pone de relieve, una vez más, los enormes obstáculos que el proyecto europeo plantea a los proyectos secesionistas. Hoy por hoy, la Unión Europea es una Unión de Estados, más que una Unión de Ciudadanos. Eso explica que los Gobiernos de los Estados-miembro jueguen este juego con las cartas marcadas. Puede ser injusto, pero es la realidad: cara gano yo, cruz pierdes tú.

Hay 13 Comentarios

Siempre negativo, siempre legalista, siempre ley, constitución, cuando algo interesa se buscan las formulas los acuerdos, dejar la retorica y mirar a la periferia que mal lo haceís.... esto es lo que deberias ver.

Perdón por abusar del derecho a comentar: los aranistas, para permitirse hablar y abusar de los artilugios argumentativos que tan bien se desarrollan en las instituciones jesuitas, deberían antes limpiar Euskadi de estatuas, calles y plazas con el nombre de su fundador, el antisemita y racista de 16 o 32 apellidos vascos, Sabino Arana.

Un camino incruento y reglado de disolución de las fronteras: eso parecía que era la UE. Dicho de otra manera: las fronteras son las que son y, con el tiempo y como resultado de homogeneizar el espacio normativo, irán disolviéndose. ¿Significa esto que se disuelvan las identidades?. Simplemente no. El sujeto de derecho es el ciudadano, no el territorio. Y si los ciudadanos deciden constituirse en naciones, perfecto. El DNI pondrá: ciudadanía: España, Nacionalidad: la que elija y haya accedido al reconocimiento del espacio normativo (digamos Europa). Por ejemplo: nacionalidad Atlético de Madrid. El problema insoluble es el intento de asignarle a la nación un territorio. La historia de la humanidad es la historia de las migraciones. No se puede obligar a un español a ser catalán, ni siquiera a uno solo. Tampoco a ser marginado por serlo o a emigrar (como sucedió con alrededor de 200 mil en Euskadi). No lo olvidemos: estamos en guerra en Ucrania, y es por esto mismo. Como lo estuvimos en Yugoeslavia, en los sudetes, Parece que la tontería es también amnesia.

"se entiende que el Estado-miembro de la UE ya tiene plenamente incorporado el acervo comunitario en su legislación y que sólo tiene que extenderlo a otro territorio. En el caso de secesión, ese no es el caso"


Es precisamente al contrario: en caso de absorción de un territorio a un nuevo estado, existen unas leyes preexistentes que no cumplen con el acervo comunitario. Se puede presuponer que se extenderán las leyes del estado ya miembro de la UE, pero es algo pendiente por hacer, no es automático.


En cambio, en caso de secesión, las leyes del nuevo estado (que por defecto serán las mismas del antiguo) cumplen con el acervo comunitario de manera inmediata, desde el primer momento. Y sí, la UE tendría que "verificar que las nuevas estructurales constitucionales y su desarrollo legislativo posterior cumpliera con el acervo comunitario"... exactamente igual que si no hay secesión. ¿O es que la UE no vigila que las nuevas leyes españolas cumplan con el acervo comunitario?


Si Catalunya se independiza, en el primer momento sus leyes cumplirán con las leyes comunitarias, puesto que ahora las cumplen. Existe la posibilidad que sus nuevas leyes no lo hagan, pero esa posibilidad existe igual para España. ¿O es que España no podría cambiar su constitución o sus leyes en contra de las normas comunitarias? Y no por eso es expulsada de la UE "por si acaso", ¿verdad?


En fin, que toda su argumentación descansa en un error de base, sr. Torreblanca.

Muy interesante este artículo en el que el autor pone el foco sobre un hecho importante que a menudo pasa desapercibido. El irredentismo vasco (y catalán). En efecto en Europa no preocupa solo el efecto contagio que puede sucederse sobre otros movimientos nacionalistas y su radicalización (Córcega, Bretaña, Gales, Ulster, Venecia...). Es que Iparralde (el País Vasco francés, Rosellón, y hasta Alguer, por no hablar de Navarra o Valencia) pasarían a estar entonces en primera línea de las reclamaciones nacionalistas. ¡Algunos hablan hasta de una posible confederación Catalano-Occitana con el sur francés liberado del centralismo parisino! Es muy normal que los europeos se muestren refractarios a todos estos embrollos nacionalistas que nunca tienen fin. Pero nadie crea que esta evidencia va a servir para desradicalizar el catalanismo o el vasquismo. Como dijo Caja, los nacionalistas son por definición inasequibles al desaliento, al argumento y al documento.

La UE es efectivamente una union de estados no de ciudadanos por eso essta como esta cada vez menos aceptada por los ciudadadnos, veremos la participacion en las proximas elecciones, mientras no se logre la union de los ciudadanos la UE sera una entidad que existe en Bruselas pero que esta lejos del sentir y preocupacion de los europeos
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

La Unión Europea podría convertirse en una unión de ciudadanos en vez de la unión de estados que es ahora, sí. Y se podrían abolir los estados, y dar a luz el Estado de Europa. Pero me temo que las Tres Comunidades nacieron como una asociación de estados,que no han evolucionado hasta esa Unión que son ahora por mero azar, y que nadie que yo sepa ha decidido (nadie que pueda decidir algo así) que tenga que convertirse en nada concreto. Digan lo que digan los que creen lo contrario. Porque la verdad es que Europa, como la Historia misma, no parece contar con ningún guión escrito de antemano. Eso se podría cambiar, qué duda cabe: no habría más que darle el número suficiente de votos a partidos políticos estatales que aboguen por algo así. Y si no hay partidos como esos, quien quiera los puede crear. Y luego puede convencer a sus conciudadanos de que le voten. Y transformar a la Unión Europea de países en una unión de ciudadanos, o en un club de buceo técnico o en un gestor de refugios de animales. No sería fácil, pero tampoco imposible, más allá de lo que el buen sentido de los votantes determinara. Lo llaman Democracia, a eso, y está a disposición de todos los que quieran usarla. Incluidos los independentistas catalanes.

"En el caso de secesión, ese no es el caso, pues la UE tendría que verificar que las nuevas estructurales constitucionales y su desarrollo legislativo posterior cumpliera con el acervo comunitario."

Esta afirmación, que ya se sostenía en el post anterior, parte de una premisa que no tiene porqué darse y que obviamente los promotores de la secesión buscarán evitar. Un Estado que se escinde de otro puede recurrir al simple procedimiento de prorrogar toda la legislación anterior, en este caso española, mientras no se legisle en sentido contrario. Es obvio que el principio de continuidad de la legislación va a continuar, algo que por otro lado es habitual en estos supuestos. La legislación española y por ende euro-compatible, será plenamente aplicable. Es posible además que la Constitución y la estructura institucional se constituya durante el proceso constituyente y durante el periodo de transición, valgan la redundancias utilizadas, por lo que en el momento formal de la secesión a todos los efectos ya exista una forma jurídica plenamente reconocida. Si el periodo de transición desde un Estado español a un Estado catalán existe ¿qué finalidad tiene sino es la de asegurar la continuidad legal e institucional? La transición puede durar varios años y no se formalizaría hasta el momento en que se hubiera obtenido el visto bueno del Consejo de la UE.

La UE es una enorme ventaja para el proceso de autodeterminación de Catalunya. Incluso para la independencia. Con la UE es muchísimo más fácil que Catalunya pueda ser independiente por la simple razón que España no podrá hacer lo que ha hecho siempre para impedirlo: la violencia. Si el independentismo es mayoritario en Catalunya no hay nada que pueda pararlo excepto el estado de excepción y la violencia sistemática por parte del estado. Eso no es posible con la UE y, por lo tanto, al independentismo solo es posible derrotarle en las urnas.

Es evidente: para que Europa funcionase de verdad, democráticamente, deberiamos adoptar el modelo suizo de gobernanza. Un sistema europeo donde la voz de los Estados es casi la única, en detrimento del voto directo de todos sus ciudadanos al respecto de los problemas específicos, es una Europa de los Estados, no de los ciudadanos.

P.D.
El invento de la Europa de las Regiones es precisamente el anticipo de que ellos son conscientes de ese problema. El Estado (nacional) sigue siendo una estructura sociopolitica bastante enraizada. Una Europa basada en las regiones tiene dos caras: Una, podría permitir una mayor representación e influencia de los ciudadanos locales, pero el anverso sería el siguiente: Bruselas tendría mucho más poder. No queda muy claro como podría funcionar esto, y es esta ambiguedad la que me hace desconfiar. Si el método político se acercara al suizo, sería positivo, en el sentido que la participación política europea en la "civitas" estaría más presente, y con efectos palpables. En cambio, si continuamos mediante el modelo representativo actual, es posible que sigamos repitiendo los mismos errores (desconexión entre representantes y gobernados).

Efectivamente, la UE es una unión de estados en una situación en la que es imposible que se unan los ciudadanos para ejercer un control democrático, y dejar campo libre al gobierno de los lobbies.

Otro excelente artículo Sr. Torreblanca.

A mí, particularmente, me parece una aberración el auge de los nacionalismos y de los partidos antieuropeos, especialmente cuando nuestro proyecto debería seguir creciendo en su dimensión política. Supongo que son consecuencia de la distribución asimétrica de beneficios y costes entre los miembros de la Unión.

pero seguramente son causa de las políticas

En primer lugar, sería requisito necesario que la Unión Europea se constityera en una unión pollítica de corte federal.

En segundo lugar, es distinto el concepto de la Europa de las Naciones y el de Europa de las Regiones. a) La primera tiene su reflejo en la India, donde la secesión de una porción de cualquiera de los estados para formar un nuevo estado indio es complicada.b) La segunda tiene su reflejo en los cantones de Suiza, donde se ha procedido a la secesión de cantones para formar otros nuevos basados en una distinta identidad cultura.

Pero, lógicamente, si la Europa Federal se constituye sobre las regiones (desde Catalunya hasta Baviera), ni siquiera sería necesario plantearse la Independencia ya que España habría dejado de existir como entidad nacional.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal