José Ignacio Torreblanca

Usos y (ab)usos de la historia

Por: | 03 de abril de 2014

_JAP6748

Fotografía cortesía José A. Puertas

Este lunes tuve el privilegio de moderar el debate "¿Vuelven los fantasmas del pasado a la Europa de hoy? que precedió a la inauguración de la exposición "Dictadura y democracia en la era de los extremos". El debate, muy vivo e interesante, reunió a los Profesores Martin Sabrow, un especialista en la República Democrática Alemana, y Javier Moreno Luzón, Catedrático de Historia  Contemporánea en la Universidad Complutense y colaborador habitual del Diario ELPAIS. 

La exposición, que recomiendo vivamente (vean su calendario, estará en varias ciudades españolas) incluye una serie de paneles con los momentos más representativos del siglo XX seleccionados por el Münchner Institut für Zeitgeschichte (Instituto de Múnich de Historia Contemporánea), la emisora de radio Deutschlandradio Kultur y la Bundesstiftung zur Aufarbeitung der SED-Diktatur (Fundación para el estudio de la dictadura del SED) de Berlín han editado una exposición sobre la Historia de la democracia y la dictadura en la Europa del siglo XX.

Como se señala en el catáglo de la exposición "el motivo es la coincidencia de varios aniversarios en 2014 que subraya la imbricación de las Historias nacionales en el 'siglo de los extremos': en este año se conmemoran el centenario del estallido de la primera guerra mundial, el 75º aniversario del inicio de la segunda guerra mundial, desatada por Alemania, el 25º aniversario de la revolución pacífica y el 10º de la ampliación de la UE hacia el este de Europa".

De las presentaciónes destacaría varias aportaciones. Del Profesor Sabrow, la idea de que el pasado no se supera, "se trabaja con él y desde él" y, también, el desplazamiento de la atención de la historiografía de los héroes a las víctimas (los héroes son los que consiguen algo, las víctimas las que lo pierden todo). Del Profesor Moreno me quedo con su distinción entre el "historiador" y el "conmemorador", el primero siendo el investigador riguroso, el segundo el político que intenta construir un pasado útil a sus intereses políticos presentes (un fenómeno muy presente en España). También con su visión irónica sobre el hecho de que en toda historia hay los suficientes agravios para construir un victimismo que ampare objetivos políticos.

Del posterior debate también retengo varias ideas. La primera, que la historia no se repite. Está bien que nos preocupe el auge de los populismos y el reaparecer de esvásticas, pero eso no apunta a una reedición de los extremismos que hemos visto en el siglo XX. La segunda, la excepcionalidad europea: miramos al resto del mundo  (Asia, pero también Rusia) y nos sigue asombrando que un continente como el europeo, con una historia tan desgarradora, haya alcanzado tal nivel de reconciliación tal como el que representa el proceso de integración europea. Tercera, la fragilidad del presente: la historia no es lineal, avanza sobre la base de rupturas. Por tanto, no podemos inferir del presente lo que va ocurrir en el futuro.

Lo que me lleva a recordar una frase de Nicholas Taleb (autor de la teoría de los cisnes negros) son el limitado valor de la inferencia: "puedes pasar todas las horas que quieras mirando un gusano de seda, pero nunca podrás deducir de lo que observas que ese gusano se vaya a convertir en una mariposa". 

 

Hay 6 Comentarios

Enrique: Las bases militares Americanas no están en Europa por la Guerra Fría, están como resultado de la Segunda Guerra Mundial causada por Alemania. Para evitar que Alemania repitiera como lo hizo después de la Primera Guerra Mundial, America decidió mantener sus bases militares de acuerdo a los documentos de rendición incondicional de Alemania. Las otras bases existen por convenio bilateral por el cual América alquila los terrenos de las bases.

No trendria que ser mejor explicado que representa Europa, su historia y su cultura, para que los ciudadanos dejaran de identificarse unicamente a traves de la "nacionalidad" y empezaran a hacerlo con los valores y la cultura de todo el continente sin exclusion? a fin de que en tiempos de crisis la gente recurra al derecho de la razon y no a al derecho de la sangre?

Excellente nota, con un matiz sobre el lugar idoneo para moderar a los participantes : en medio y no en un extremo.
Se puede superar el pasado como víctimas o heroes (verdugos)? Si nos fiamos de la Torah, "bastan" cuatro generaciones (que no es poco) para olvidar o perdonar. Se puede pretender a un futuro sin olvidar o perdonar? Lo dudo. Pero gracias a Dios no todos somos historiadores sometidos al rigor de la investigacion cientifica.
Si de fenomenos históricos individualizados, por ejemplo las guerras, podemos deducir mecanismos explicativos de lo que es el fenómeno "guerra", podríamos que no prever por lo menos comprender y evitar guerras? Tiene un sentido la polemologia?
Los políticos están sometidos a la acción, lo que les lleva a menudo a falsificar sus proprios historiales...

Personalmente me preocupa el adanismo, el actuar y pensar como si el mundo empezara con nosotros. Es cierto que los conmemoradores hacen del pasado un mito, una religión que organiza su acceso o mantenimiento en el poder. Pero hay confusiones y errores que conviene recordar. El avance triunfal de la antieuropa en las próximas elecciones europeas repite dos errores del pasado. Uno es no tomarlos en serio. Antes de la crisis del 30 en alemania, hitler ya estaba ahí y nadie lo tomaba en serio, pero la crisis trajo su hora. El segundo es la confusión que en 1914 y 2014 tuvo y sigue teniendo la socialdemocracia con el patriotismo, con la idea nacionalista. Ser "medio patriotas", ser comprensivos los lleva a la desaparición: lo que pasa en cataluña y en euskadi pasará en inglaterra euroescéptica de miliband, en francia antiinmigración, en holanda... Las emociones, no las ideas, producen poder político. La razón europea carece de hormonas. No veo a nadie capaz de defendernos de los conmemoradores (que siempre conmmemoran ofensas fundacionales patrióticas)... nadie toma en serio la escisión de cataluña, nadie parece capaz de ofrecer un futuro a los europeos.

Y volveran esos fantasmas mientras la ciudadania perciba que la economia y los partidos politicos no estan a su servicio sino que son ellos, (y las instituciones) quienes estan subordinados al mercado. Aparte, los avances tecnologicos haran que cada vez se necesite menos gente. En que se trabajara? Y Bruselas se percibe como un mercado de lobbis para enriquecimiento particular. Percepcion mas erronea o no, pero que si asi la siente el ciudadano, algo tendra de cierta. Como minimo. Y que se acentua con las campañas de marketing a fin de vender el producto. La Europa de los mercados y no la Europa del progreso y los ciudadanos.

Entregar "Rusia" a China sería un suicidio para Europa, y por eso los grupos industriales alemanes (como Siemens y E.On) no quieren ni oir hablar de ello.

Los Estados Unidos quieren forzar a Europa a entregar "Rusia" a China, lo que significa:
a) Perder el mayor mercado emergente de Europa.
b) Perder la ventaja competitiva respecto a la industria asiática, que proporciona la energía rusa a precios asequibles.
c) Perder un mercado integrado de 800 millones de personas en Europa.
Europa no puede permitirse perder a Rusia, y la política alienante que practica América en €uropa con el fin de justificar su presencia en el Continente dos décadas después del fin de la Guerra Fría, supone la entrega de "Rusia" a China. Un gravísimo error que pagaremos todos los europeos., como bien saben los industriales alemanes.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal