José Ignacio Torreblanca

El sorpasso chino y la nueva normalidad

Por: | 05 de mayo de 2014

Captura de pantalla 2014-05-05 00.06.50

Fuente: Infographic sobre datos de Angus Maddison


Mientras Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano se lanzaban este fin de semana dardos electorales,  la verdadera noticia, “China destrona a EEUU como primera potencia”, pasaba bastante inadvertida. Según los cálculos del Banco Mundial, China habría invalidado todas las previsiones hechas hasta ahora, que situaban el sorpasso a EEUU en el año 2019.

“¿Ya?” Se han preguntado muchos. “¿Tan rápido?”. Pues sí, desde que se comenzaran a hacer estos cálculos, China no ha hecho sino tirarlos por tierra. En 2003, hace ahora una década, Goldman Sachs estimó que ese sorpasso se produciría en torno al año 2040 (“nos queda todavía casi medio siglo de hegemonía para prepararnos” dijeron algunos en EEUU). Pero en 2008, a la vista del increíble ritmo de crecimiento chino, la predicción se situó en un ya bastante amenazante 2027. El tiempo se agotaba. Luego fue 2019 y  ahora, como consecuencia de la crisis desencadenada en 2008, la fecha se sitúa en 2014. Se acabó, fin de partida, “game over”.

No tan rápido”, dicen algunos (el artículo de Alicia González arriba mencionado cita a algunos de ellos). Para ellos, la historia no es tal pues lo que se esconde detrás de la noticia es que el PIB de China está a punto de alcanzar al de EEUU en “paridad de poder de compra” equivalente, una medida que intenta reflejar las variaciones que introducen los tipos de cambio para comprobar los poderes adquisitivos relativos de uno y otros países. Esa medida, es cierto, no mide el tamaño real de una economía (que sería lo relevante en términos de poder y rivalidad) sino la capacidad adquisitiva de sus ciudadanos para comprar automóviles o televisores. Y en esa medida, la de poder real, EEUU estaría todavía muy por delante de China, con un PIB de 16 billones de dólares frente a uno de China de 9,2 (España, para que se hagan una idea, tiene un PIB de 1,3 billones de dólares).

China, nos recuerda Martin Wolf en un interesantísimo análisis en el Financial Times de este fin de semana (“On top of the world”) acompañado por David Pilling, podrá estar el número uno en tamaño medido en poder de compra, pero está en el puesto 99 en cuanto a renta per cápita. Es, esencialmente, un país de renta-media al que le queda mucho para convertirse en una potencia con capacidad de dominar a nadie o imponer su voluntad al estilo de Estados Unidos. “China es grande, pero no fuerte”, dice Mao Yushi, uno de los arquitectos del programa de reformas chinas.

Captura de pantalla 2014-05-05 00.08.39

Fuente: Infographic sobre datos de Angus Maddison

¿Mi punto de vista?  No es que China haya crecido, no, es que ha vuelto. Si miran el gráfico que abre esta entrada, China no ha hecho más que recuperar el peso que tenía en el mundo antes de que a mediados del siglo XIX, el Reino Unido la sometiera (¿recuerdan las infaustas “Guerras del Opio”?), iniciando esta un periodo de largo declive que luego la ocupación japonesa, la guerra civil y la colectivización agravaron hasta extremos inimaginables. China ha vuelto, ahora tiene que decidir a dónde quiere ir y con quién. Esa es la gran pregunta. Y la respuesta no la tenemos todavía.

Captura de pantalla 2014-05-05 00.11.21

 

Fuente: Infographic sobre datos de Angus Madison

Hay 11 Comentarios

Más aún, si China hubiera sido tan importante durante el s. XVII, Filipinas se habría convertido en la colonia más próspera de España...y sin embargo, era la más pobre y desatendida por las autoridades españolas.
Es contradictoria esa versión económica de la Historia con una China e India con una economía mucho mayor que la europea hasta mediados del s. XIX, y la poca relevancia que la Corona española le daba a las Filipinas, o la facilidad con la que las "pequeñas" potencias europeas se repartieron la India y China.
Algo no cuadra en esa presunción de Angus.

Tampoco confío mucho en estos datos "históricos" de Angus Maddison basados en presunciones más que en cifras efectivas.

¿Si China era tan grande, por qué el Sur de China utilizaba monedas españolas (base del Yuan) para el comercio a principios del s. XIX?

Por ejemplo, en 1780, el territorio del Imperio Español equivalía a dos veces el de China. Menos poblado, ciertamente, pero con mayor presencia global.

La comparación en los gráficos debería estar referida al conjunto de la Unión Europea (UE), que no deja de ser una mera península del Continente Euroasiático como la India, en vez de referirse a "UK; France & Germany".

Los estados de la actual India no estaban unidos en 1820, y fue de hecho Gran Bretaña la que los unió (incluyendo además a Pakistán, Bangla Desh, Nepal, Myanmar y Bhutan)

China, bajo los manchúes, había atraído a los antiguos territorios manchúes (desde Xingiang hasta el Lejano Oriente, pasando por Mongolia) que ahora no forman parte del mismo país.

Hola Enrique. Yo no veo las cosas exactamente como usted dice. Podemos hablar del pasado y según algunos indicios prever el futuro. En esta previsión de futuro todos parecen coincidir, China será la primera potencia mundial. El como y cuando es otro asunto. No creo que se puedan reproducir las mismas circunstancias que se dieron en los EEUU y su ascensión a primera potencia mundial tras el final de la IIGM. Aplicar el mismo esquema a la actual coyuntura China me parece la opción con menos posibilidades entre cualquier otra opción imaginable. Los actores sobre el terreno, la demografía y tendencia de cada país, e incluso su situación geográfica y cultura, hacen casi imposible que se reproduzcan las condiciones del final de la IIGM. Eso sin contar que habría de producirse un enfrentamiento entre EEUU y Rusia que dejase a las dos naciones en la ruina, algo muy poco probable. Los avatares planetarios pueden, en cualquier caso, ralentizar o acelerar el advenimiento chino, a primera potencia mundial en todos los terrenos, una certeza de las pocas que podemos predecir en este mundo. Los chinos son muy conscientes de esto. Demuestran, por su actitud, no tener ninguna prisa en convertirse en primera potencia mundial, porque están más preocupados en que la eclosión se haga de manera controlada y asistida para que no se convierta en una empresa ingobernable y descontrolada. Para mi es una cuestión puramente física, donde la ideología, la guerra, como la lluvia de meteoritos, son circunstancias que pueden ayudar o molestar en que China llegue más tarde o temprano a convertirse en primera potencia mundial. Cuando esto ocurra (ya viene ocurriendo poco a poco), no nos habremos dado ni cuenta que nos encontramos ya delante de este hecho. Se me antoja que ha de ser un reinado mucho más duradero en el tiempo que cualquier otro reinado de potencias que podamos haber contemplado en la historia de la humanidad. Solo qué, no viviremos tiempo suficiente para contarlo.

corrección: "EEUU de principios del s. XX"

orin,

Los EEUU eran una potencia aislacionista (fuera del continente americano) antes de 1917, y se comportaban de forma muy similar a China. Si bien su producción de acero había superado a la de Gran Bretaña a finales de siglo, su ejército era más pequeño que el de Francia hasta la II Guerra Mundial.
Ahora, China se encuentra en una situación parecida. Produce 7 veces más acero que los EEUU pero su Ejército es 4 veces más pequeño que el norteamericano, y mucho menos eficiente.
Al igual que los EEUU de finales de principios de s. XX, con grandes reservas para invertir en otros países, y que no utilizaron plenamente hasta el Plan Marshall, China también dispone de inmensas reservas de divisas.
Si a medio plazo tuviera lugar un enfrentamiento nuclear entre Rusia y los EEUU, el resultado más probable sería la devastación de las grandes áreas industriales norteamericanas, europeas y rusas. Entonces, sería el turno de China, que pasaría a situarse en una posición similar a la de EEUU al final de la II Guerra Mundial, con un 50% de la riqueza mundial....y todo ello sin haber padecido pérdidas humanas ni materiales. Sería el momento de China para ocupar los espacios abandonados por norteamericanos y rusos.

El Atlántico también es importante.

a) Si dividimos a EEUU en dos mitades, la mitad oriental tiene una población de 220 millones de habitantes y concentra el 70% del PIB norteamericano, mientras que la mitad occidental tiene una población de 90 millones.

b) Brasil, con una población de 200 millones de habitantes es la mayor potencia emergente del Atlántico.

c) La Rusia europea, con 115 millones de habitantes, todavía concentra el 80% de la población y el PIB rusos.

d) La UE de 500 millones de habitantes, con 3 de las mayores economías del Mundo (Alemania, Gran Bretaña y Francia); La €urozona, por si sóla, con un PIB de $ 13 Tr. supone la segunda economía mundial, superando a China (PIB nominal)

e) Otros importantes miembros del G7 y el G20 o potencias de alto poder adquisitivo: Italia, México, España Argentina, Sudáfrica, Nigeria, Venezuela, Holanda.

El Atlántico no es tan pequeño en comparación con el Pacífico.

El crecimiento de China en las últimas 4 decadas és algo asombroso y sin parangon en la historia económica, pero yo sin embargo le veo dos debilidades: la primera es la flagrante contradicción entre un estado que se dice todavía comunista y popular y el hecho de que los mayores multimillonarios del pais tengan el carnet del partido. ¿Ese cinismo podrá mantenerse durante mucho más tiempo? La segunda debilidad podríamos explicarla así: China no tiene un año de crisis económica desde 1976 , el año de la muerte de Mao donde los cambios politicos desajustaron el sistema económico y provocaron una pequeña recesión, Durante los 38 años que han seguido el crecimiento ha sido.continuo y en la mayoria de los años de gran magnitud. Ahora bien como país capitalista que ya és tarde o temprano le llegará una crisis económica, como pasa siempre, y cuando eso suceda ¿Sobrevivirá el dominio del partido comunista, que basa su legitimidad en el crecimiento continuo? .Y las convulsiones politicas que pueden venir afectarían indudablemente a la economía. En fin que tengan suerte, porque és lo mejor para todos, y el pueblo chino ya ha sufrido demasiado en el pasado reciente.

A DÓNDE VA? A la hegemonía de Asia-Pacífico. Como lo ha sido desde el inicio de la civilización hasta el siglo XIX, con frecuentes paréntesis. Es hora que la democracia liberal de Europa y EUA se pongan a temblar.

¿Un PIB mayor equivale a una influencia proporcional?. China se aisló del mundo durante épocas prolongadas. También es necesaria la voluntad de influir. Países mucho más insignificantes son capaces, exprimiendo su capacidad de incordiar, de influir mucho más, a corto plazo. Y a largo plazo, todos muertos. ¿Puede una gasolinera plantar cara a una civilización?. Yes we can, dice Putin. También aprovechan su capacidad extorsiva Corea del Norte o Israel, con efectos perturbadores serios en la convivencia mundial. El efecto de China sobre nosotros tal vez sea que comprendamos los beneficios de una política racional, que podamos imaginar hacia donde iría Europa si en lugar de Rehn, Merkel, Draghi, tuviéramos a Deng. ¡Euro a 1,28 YA! (que mal que suena como consigna).

Es verdad, China ha vuelto. En realidad nunca se fue. Ha estado ahí hasta que las circunstancias de la revolución industrial Occidental y los hechos de las guerras civiles europeas, han podido ser descontadas. No podía ser de otra forma. Un país con el potencial humano de China, casi el 20% de la población mundial frente, por ejemplo al 5% que representan los EEUU, tenía que salir a flote un día u otro. Pero los chinos no dan importancia a esto, los cálculos que ellos manejan no les otorgan el primer puesto de la economía mundial. Los chinos están a otra cosa. Pareciera que los problemas de Occidente, nuestras trifulcas en Oriente Medio y Europa, son para ellos juegos de niños comparado con el mega proyecto que representa la nación china. Sus desafíos son como su población, desmesurados. Cuando los chinos lleguen al cenit de su desarrollo no habrá potencia que los pare en ningún terreno. Los acuerdos con otros países emergentes (los BRICS), han sido fundamentales para el sorpasso chino. Al contrario que EEUU, que basa su hegemonía en el control militar del mundo sobre sus áreas de influencia (todas), China ha cimentado su poder en las relaciones bilaterales el comercio y los negocios. No resulta tan espectacular como la maquinaria de guerra de EEUU destripando países y sociedades, pero se antoja que los chinos son mucho más efectivos, con un conste infinitamente menor. Todo tiene su explicación. Si el 5% de la población mundial quiere dominar al 95% restante, solo puede hacerlo desplegando una gran agresividad económica que solo puede ser mantenida con un muy agresivo ejército diseminado por todo el planeta, políticas coercitivas y mucha suerte en el devenir histórico (IIGM). Por el contrario China, con el 20% de la población mundial, solo tienen que esperar que las leyes de la física más elemental se cumplan y la fruta caiga por su propio peso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal