José Ignacio Torreblanca

Guía de bolsillo para interpretar los resultados de las elecciones la noche del 25

Por: | 23 de mayo de 2014

¿Quiere interpretar por sí mismo los resultados de las elecciones europeas la noche del domingo o la mañana del lunes? Aquí tiene una guía de bolsillo con tres puntos clave que puede comprobar por si mismo. Los tres son, no necesariamente por orden de importancia: la abstención, el peso de los euroscépticos y la distancia entre Juncker y Schulz. 

Captura de pantalla 2014-05-20 20.55.19Primero, la participación. La participación no ha dejado de caer desde el 62% de las primeras elecciones en 1979 hasta el 43% en 2009 (ver tabla de participación 1979-2009). Pero estos datos esconden enormes diferencias entre países. El voto es obligatorio en Bélgica, Luxemburgo, Grecia y Chipre, por lo que en 2009 tuvieron los niveles de participación más elevados. En ese grupo de nueve países que en 2009 superaron el 50% de participación estaban también Italia, Dinamarca, Malta, Irlanda y Letonia. Otros siete países están entre el 40% y el 50% de participación: son Austria, Suecia, España, Estonia, Alemania, Francia y Finlandia (estos tres últimos justo en el borde del 40%) . A continuación hay cinco países donde la participación se situó entre el 40% y el 30%: son Bulgaria, Portugal, Países Bajos, Hungría y Reino Unido. Y ya en el furgón de cola tenemos a los seis países donde la participación se situó por debajo del 30%: Eslovenia, República Checa, Rumanía, Polonia, Lituania y Eslovaquia (ver datos desagregados por países). ¿Qué dicen las encuestas? Que estos bajos niveles de participación se mantendrán y que hasta 11 países quedarán por debajo del 40% de participación, lo que supone un importante elemento de deslegitimación para estas elecciones. (Fuente del gráfico)

Captura de pantalla 2014-05-22 17.11.08Segundo, cuidado con el tamaño del bloque euroescéptico, el cual, de acuerdo con las encuestas, podría convertirse en la tercera fuerza política en el nuevo parlamento (véase este trabajo mío reciente sobre el fenómeno euroescéptico). Hay que observar primero el Reino Unido, Francia e Italia para ver si UKIP (Nigel Farage), el Frente Nacional (Marine Le Pen) y el Movimiento Cinco Estrellas (Beppe Grillo) lideran los resultados en sus países. Si lo logran, supondrá un terremoto para la política nacional. También habría que estar pendientes de los resultados de Alternative für Deutschland en Alemania, pues parece que vamos a tener por primera vez un partido euroescéptico en Alemania, el PVV de Geert Wilders en los Países Bajos, FPÖ en Austria y al Partido Popular Danés. Finalmente, será interesante conocer el resultado en Grecia y ver hasta qué punto Tsipras ha conseguido arrebatar escaños a los partidos mayoritarios y si finalmente tendremos a los neonazis de Amanecer Dorado en el Parlamento Europeo (a quienes las encuestas les otorgan dos escaños). Fuente del gráfico

 

Captura de pantalla 2014-05-22 19.03.22Por último, pero no menos importante, habrá que comprobar si Juncker ha conseguido distanciarse lo suficiente de Schulz como para declararse claro vencedor frente a los socialistas y así ser nominado de forma más o menos automática como Presidente de la Comisión. Juncker necesitará aventajar claramente a Schulz, o de lo contrario los socialistas cuestionarán su victoria señalando la contribución a su nominación del FIDESZ de Viktor Orban (Hungría) y de Silvio Berlusconi (Forza Italia).  No parece que ni Juncker ni Schulz vayan a conseguir mayoría absoluta, por lo que se necesitarán el uno al otro. No obstante, sin una victoria clara, el Consejo podría sentirse tentado de proponer a un candidato alternativo. Esto provocaría un enfrentamiento entre Consejo y Parlamento. El Consejo Europeo se reúne el martes por la noche para, de acuerdo con el Tratado de Lisboa, "proponer un candidato, de acuerdo con los resultados de las elecciones"  (Fuente del gráfico).

Así que en la noche de las elecciones, atención a la participación, a los euroescépticos y a cómo le ha ido a Juncker. Y para un análisis de las posibles coaliciones, puedes leer la entrada anterior: “¿Quién gobernará Europa tras las elecciones?”.

Gráficos: Alberto Nardelli.

Hay 9 Comentarios

Ayer, venía a decírtelo yo misma en un comentario que no ha salido, qué cosas. Pero por fortuna, hoy lo dice Manuel Rivas: «Los grupos de extrema derecha son ahora identificados con la amable etiqueta de euroescépticos. Así, estas maquinarias de odio y resentimiento, que señalan como amenaza a los más vulnerables, ayer los judíos y hoy los inmigrantes, pasan a recibir el tratamiento de clubes patrióticos un poquito ofuscados». (...) «¿Euroescépticos? Euroescépticos lo podemos ser todos, empezando por los que desean una Europa más unida y a la vez federalista».
.
¿Se le censurará también a él? Solo si es absolutamente preciso...
.
http://elpais.com/elpais/2014/05/23/opinion/1400867625_964534.html

Gracias por la guía, Profesor Torreblanca, pero mucho me temo que la interpretación de los resultados electorales será, abundante y mayoritariamente, de corte nacional (incluso nacionalista) Y no sólo en España, por supuesto. Poco contribuyen a superar esa visión nuestras propias autoridades, las autoridades nacionales de los Estados miembros. Dos detalles: (1)en España, la autoridad competente ha prohibido la difusión de una campaña de estimulo del voto promovida no recuerdo si por la Comisión o por el Parlamento y (2) holandeses y británicos ya llevan una jornada votando y los demás, ya se sabe, esperando hasta el domingo. Es verdad, reconozco que son detalles. Pero ahí están, para dejar claro que ese "objeto no identificado" que según Delors era la Unión, a menudo resulta inidentificable de puro lejos y borroso que nos los ponen los Gobiernos.

Pero resulta curioso ver en el mismo grupo a temer a partidos políticos y personajes tan dispares como Farage, Marine Le Pen, Freiheitliche Partei Österreichs (FPÖ), Amanecer Dorado y otros mezclados con Beppe Grillo, por ejemplo. Porque no son la misma gente. A pesar de la más de la prensa, Grillo 'solo' es enemigo del euro y enemigo del 'sistema' actual, este que nos hace la guerra y que nos trata como a ganado. Pero somos muchos, quizá los más europeístas -habría que hilar fino en esto-, los antieuro y antisistema al tiempo. Y aun quizá dentro de este grupo esté, de paso, por citar a alguien de casa, Forges. "Un terremoto para la política nacional" sería lo esperable: que los gánsters salieran votados de nuevo.
.
Viñeta de Forges de hoy en El País
.
http://elpais.com/elpais/2014/05/22/vinetas/1400782124_067019.html
.
Web de Pepito Grillo
.
http://www.beppegrillo.it/

Pongamos que el Presidente de la Comisión es el jefe del grupo más votado, ¿quién nombrará a los comisarios? ¿el presidente o los respectivos gobiernos, reproduciéndose así chanchullos como el de Zapatero apoyando al Durâo a cambio de mantener a Almunia de comisario? ¿Y cuál será el papel del Consejo?
[Lo comentarios no es que estén moderados, es que están censurados al necesitar al aprobación del "propietario". Como es lógico, mi comentario no será moderado, sólo eliminado]

Poco a poco me canso de las guías pro-casta/pro-europeas. Como periodista me daría vergüenza analizar las encuentas y sondeos de esa manera tan parcial. "The Eurosceptic surge and how to respond to it" ... awesome dude.

Si el desplome de los socialistas franceses se confirma eso de que Schulz se acerque a Juncker va a ser poco menos que imposible. Ya veremos lo que pasa con ellos en el resto de Europa. Pero lo más probable es que se lleven un buen varapalo. Eso de votar el 70% con el PPE los convierte en simples PPSE. Y el electorado lo sabe.

Aqui estarán pendientes del eje Madrid Lisboa entre la inocencia del color blanco y el rojo sangre que es menor siempre, sumando blancos. Y con esa inocencia nacional, el lunes será otro día donde realmente solo han ganado los nombrados parlamentarios. El resto perdemos siempre y la estafa continúa

Es que es imposible pensar que la UE es una entidad democrática. Las elecciiones solo sirven para maquillar el gobierno de los lobbies y los banqueros. No hace falta más que ver que en la más absolutamente antidemocrática de sus instituciones, el BCE, está un hombre de Goldman Sachs implicado en el fraude de las cuentas de Grecia. Me limito a remitir al blog de E. Elkaizer. http://blogs.elpais.com/analitica/2014/05/el-bce-por-encima-de-la-democracia.html

Se agradece el análisis. Y excelente también el artículo sobre el fenómeno euro-escéptico. En general, yo diría que (por defecto) las explicaciones más simples de los fenómenos suelen ser acertadas: y aquí, detrás del auge de esa gente, lo que parece haber sobre todo es el (relativo) fracaso de la Unión. Y no se trata de un mero problema de comunicación: cuando la impresión de que las cosas no se están haciendo bien es tan generalizada como parece serlo en estos momentos, hay que darle una seria oportunidad a la posibilidad de que, efectivamente, se estén haciendo mal.
Ejemplos:
1-Cunde la frustración por los problemas económicos (éramos ricos hace diez años y ahora nos hemos vuelto pobres). Europa está ahí, en medio de todo: parece la causa y/o no ha sabido encontrar soluciones rápidas.
2-Los flujos de emigración (intra y extraeuropeos) parecen (relativamente) fuera de control. ¿Tiene Europa la obligación y la capacidad de acoger a millones y millones de potenciales refugiados? Existe la percepción (parcialmente correcta, quizá) de que hay un emigración oportunista (y no necesariamente de fuera de Europa) que se mueve con soltura por los resquicios del estado social: la frustración que esto genera es demoledora.
3-Los privilegios del Mandarinato de las Instituciones resultan sencillamente escandalosos para el ciudadano medio. Eso incluye, desde luego, a los miembros del Parlamento Europeo. Un caso particular (pero no es sólo eso) es ese despilfarro de la doble (¿triple?) sede.
4-La gobernanza en algunas materias (¿o es que es en todas o en muchas y aún no lo sabemos?) parece sencillamente desastrosa. Véase, por ejemplo, de qué manera está reaccionando Europa a los desafíos rusos. Europa es la mayor potencia económica del mundo (y una de las mayores potencias militares) y sin embargo recula ante países de segunda fila como ese. Con perdón, ¿qué leches pasa aquí?
5-Europa no es un estado y nadie sabe si realmente aspira a serlo. El votante (casi nadie en realidad) no acaba de entender cómo funciona. Y , lo que es peor, nadie ha puesto tampoco sobre la mesa esa discusión crucial.
Súmesele a todos esos asuntos (y otros parecidos) el oportunismo de unos políticos de perfil más bien marginal (pero que como suele suceder en cualquier entorno, no dejan escapara sus oportunidades) y ya tenemos en la mano el negativo de la foto. ¿Seremos capaces de, simplemente, analizar estas tesis con seriedad, con rigor y sin prejuicios?
¿Sí? Pues hagámoslo. Ya.
¿No? Pues...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal