José Ignacio Torreblanca

¿Es PODEMOS un partido populista?

Por: | 19 de mayo de 2014

 

Parece que Pablo Iglesias (PODEMOS) tiene posibilidades de obtener un escaño en estas elecciones europeas. ¿Qué defiende exactamente sobre Europa?

Por un lado, Pablo Iglesias pide nada menos que la derogación del Tratado de Lisboa, la salida del euro, la devaluación, la suspensión del pago de la deuda (default) y la nacionalización de la banca y de casi todos los sectores estratégicos de la economía. Cuestiones: ¿al derogarse el Tratado de Lisboa, no quedaría en vigor el Tratado de Maastricht, que es precisamente el Tratado por el que se funda el euro? ¿Y la salida del euro? ¿Supondría la vuelta a una peseta devaluada la redenominación obligatoria de los ahorros y activos en pesetas? Igualmente, como propone nacionalizar la banca y prohibir la salida de capitales: ¿no supondría eso la instauración de un corralito, es decir la imposibilidad de comprar euros o de operar con divisas?

Son medidas de gran calado, que de aplicarse tendrían profundísimas repercusiones sobre los españoles y su bienestar y que merecerían alguna explicación. Sin embargo, en el programa electoral sobre Europa de partido PODEMOS ( Descargar Programa-Podemos), que se dice elaborado con propuestas de las bases del partido, no aparece la palabra euro una sola vez, ni se propone salir de él ni se analizan las consecuencias ni las alternativas. ¿Cuál es el verdadero programa electoral: el de PODEMOS o el de Pablo Iglesias? Una aclaración no estaría de más.

 

Mientras escribo este post el domingo por la noche, oigo de fondo la entrevista de Jordi Évole con José Mújica, donde este dice que la patología de la izquierda es el “infantilismo”, definido como la confusión de los deseos con la realidad. Como además, he estado investigando recientemente sobre los partidos populistas anti-europeos, entonces se me ocurre la pregunta obvia: ¿es Pablo Iglesias un líder populista?

La respuesta es obvia: depende de cómo definamos populismo.  Veamos la definición de mi colega Flavia Freidenberg (2012), experta en Latinoamérica en la Universidad de Salamanca, que en este trabajo ( Descargar Flavia Freidenberg) define populismo de la siguiente manera:

el populismo puede ser entendido como un estilo de liderazgo caracterizad por la relación directa, carismática, personalista y paternalista entre líder-seguidor, que no reconoce mediaciones organizativas o institucionales, que habla en nombre del pueblo, potencia la oposición de éste a “los otros”, busca cambiar y refundar el statu quo dominante; donde los seguidores están convencidos de las cualidades extraordinarias del líder y creen que gracias a ellas, a los métodos redistributivos y/o al intercambio clientelar que tienen con el líder (tanto material como simbólico), conseguirán mejorar su situación personal o la de su entorno” (2).

También tengo a mano otro trabajo de Roberto García Jurado de 2012 (Descargar RobertoGarciaJuradoSobreelconceptodepopulismo), igualmente centrado en el populismo, en el que define como ingredientes esenciales del populismo los tres siguientes: liderazgo carismático; apelación directa al pueblo y superación de las instituciones políticas.

Dice García Jurado sobre el liderazgo carismático:  “El líder populista no sólo se ofrece al pueblo como símbolo mediante el cual éste pueda imaginarse expresando y ejerciendo poder e influencia de que carece, materializando la voluntad popular”. Pero advierte: “un liderazgo de este tipo, dotado de tanta influencia, tiende a ser poco responsable o completamente irresponsable en términos políticos. Su relación directa con el pueblo lo impele a buscar soluciones rápidas y directas a los problemas sociales, lo cual muy frecuentemente conduce a tragedias y catástrofes del más diverso cuño” (28).

Y respecto a la apelación directa al pueblo, destaca: “A diferencia del lenguaje democrático, que apela al pueblo reparando en sus diferencias, en la diversidad de sus intereses y en la necesidad de integrar la voluntad general a partir de las diferencias sociales, el populismo de la actualidad invoca la unidad absoluta del pueblo, proclamando la supremacía popular por encima de cualquier otra consideración y de cualquier otra entidad. El populismo asume una unidad popular indivisible, aún en sociedades complejas como las modernas, compuestas de partes tan divergentes. Para éste, toda sociedad debe ser susceptible de reducirse a una sola expresión: el pueblo” (29).

Un elemento muy común es el antielitismo: “las élites políticas, sociales, económicas y culturales no pueden ser más que corruptas, traidoras y falsas. El pueblo es mejor más bondadoso, más sabio, más solidario, más durable” (21-22).

 Finalmente, respecto a las instituciones políticas: “Los partidos, los gobiernos,las asociaciones civiles, las leyes, y en general todas las instituciones políticas le estorban al populismo de la actualidad. La necesidad del líder populista de dirigirse directamente al pueblo hace que la intermediación de asociaciones y partidos interfiera, retarde o modifique el mensaje original. Si existen partidos u organizaciones que sirvan al populismo, éstas sólo pueden estar al servicio del líder, ser un vehículo personal para lograr la unión entre la cabeza y el cuerpo, para amalgamar todas las partes disgregadas” (30).

 ¿Se ajusta esto al perfil de Pablo Iglesias? ¿Quién es el populista? ¿El partido, el líder, los dos, ninguno de los dos? Lo someto a debate.

P.D. Con posterioridad a la publicación de este post, un lector me hace llegar .jpg de la papeleta de PODEMOS, que será la única que cuente con la cara de su líder. Parece que puede hacerse porque el logo de PODEMOS es la cara de Pablo Iglesias, es decir, el partido está registrado con su cara como logo. Algunos dicen que esto es sólo porque la gente conoce PODEMOS como el Partido de Pablo Iglesias pero este argumento parece contradictorio: por un lado, toma a los votantes de PODEMOS por poco informados y, por otro, se presta a acusaciones de populismo ya que vincula tan estrechamente el líder al partido que si este se marchara tendría que cambiar su logo.

PODEMOS papeleta

Hay 81 Comentarios

Este artículo contribuye, sin duda, a intentar mermar credibilidad a un político nuevo y, por supuesto, a incorporar un nuevo apoyo para apuntalar el bipartidismo totalitario.

No digo que sea el mejor partido del mundo, pero prefiero votar a este que al PPSOE...

www.omaquerica.com

No solo es un partido populista, es un partido egocentrista, tanto, que ha llegado a poner de logo la cara de su "líder absoluto". Es un partido que cuando se ha intentado pactar con el para hacer una coalicion amplia de partidos, exigia que su lider fuera de cabeza de lista y no tenían planteado la posibilidad siquiera de unas primarias a las que luego se vieron obligados por que otros partidos las hacíamos. Por desgracia, puede mas un famosillo de la tele, que un programa bien hecho como el de EQUO y el del Partido Verde Europeo

Pues parece que el autor ha cortado el video de Pablo Iglesias antes de la última frase, en la que concluye que "ni de coña es posible que un sólo país aplique él sólo" las medidas enumeradas por Torreblanca. Y lo que hace es una apelación a la unidad de los países des sur de Europa. Así que el que opine sobre si Pablo Iglesias es populista o no, basándose en datos sesgados y descontextualizados, está cometiendo un error. Por cierto, el ejercicio que hace el autor de descontextualizar parte te un discurso, tiene un nombre en las escuelas de periodismo.

Muy interesante el comentario del presidente Mújica sobre las patologías, la de la derecha es ser reaccionario y la de la izquierda es el infantilismo. Pero esto lo dice desde su posición de presidente de un país y la experiencia de haber intentado hacer reformas, frenadas por la "realidad" de los poderes fácticos del capitalismo. Lo dejó bien claro, si estamos "dentro" de un sistema capitalista nunca podremos hacer cambios que modifiquen el sistema, porque el sistema demócrata-liberal necesita tanto de un partido de derechas liberal como de uno socialdemócrata que puedan alternarse y ofrecer una imagen de "cambio" a los ciudadanos, mientras en el fondo todo sigue igual, "dentro del sistema". Si alguien se atreve a cuestionar el sistema y propugnar una alternativa que roce ó se salga del mismo, le llamamos populismo y desde una posición teórica e intelectual la rechazamos. Qué complicado es todo cuando nos hemos acomodado al sistema ! Pero el debate es muy sugerente...

Más que populista, demagogo, es decir que practica la demagogia.
Demagogia (del griego δῆμος -dēmos-, pueblo y ἄγειν -agein-, dirigir) es una estrategia utilizada para conseguir el poder político. Consiste en apelar a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica y la propaganda. (De Wikipedia).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal