José Ignacio Torreblanca

Estancamiento, endeudamiento y desigualdad: las tres caras del capitalismo contemporáneo

Por: | 08 de julio de 2014

Captura de pantalla 2014-07-07 19.07.57Este Diario publicó en su sección “Domingo” del pasado 5 de julio un especial sobre la crisis de la socialdemocracia.  En mi contribución, “La socialdemocracia en la era de la austeridad” aludía al trabajo de sociólogo Wolfgang Streeck, sin duda uno de los mayores expertos en la relación entre capitalismo, democracia y socialdemocracia y director del prestigioso Instituto Max Planck de Sociología (MPIfG), un laboratorio esencial para entender la evolución de nuestras sociedades. El título del artículo en el Diario ELPAIS es un homenaje a Streeck, y especialmente a su reciente libro, que recomiendo vivamente, “La Política en la Era de la Austeridad” (Politics in the Age of Austerity, Polity 2014), del cual es co-editor junto con otros expertos.

Sostiene Streeck en este libro así como en el muy sugerente trabajo “¿Cómo acabará el Capitalismo?” (How Will Capitalism End?, New Left Review 87/2014) que el capitalismo está atrapado en tres problemas: uno, no genera crecimiento; dos, sólo se financia mediante el endeudamiento; y tres, genera desigualdad. Los tres gráficos que Streeck ofrece y que reproduzco a continuación muestran este fenómeno.

El Gráfico 1 muestra las tasas de crecimiento de veinte economías avanzadas de la OECD entre 1972 y 2010. Como se observa, la tendencia es hacia la caída y el estancamiento.

Captura de pantalla 2014-07-07 17.45.00

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El siguiente gráfico (Gráfico 2), muestra los niveles de endeudamiento de esas mismas economías. Como se observa en el gráfico, el endeudamiento no sólo se refiere al sector público, sino que tiene lugar en el sector privado ("financial corporations") de forma mucho más amplia que en el sector público. Es lo que se describe como "financiarización" de las economías avanzadas, es decir que para lograr beneficios necesitan abundancia de dinero barato, lo que genera burbujas crediticias e inestabilidad crónica en el sistema financiero. 

Captura de pantalla 2014-07-07 17.45.08

 

 Y el tercer gráfico muestra el aumento de las desigualdades, expresadas en incremento de los índices Gini

 

Captura de pantalla 2014-07-07 17.45.15

Sostiene Streeck, esto es lo interesante y a la vez lo polémico de su tesis, que los problemas de crecimiento, financiariación y desigualdad que genera el capitalismo avanzado son "endógenos", es decir que no vienen generados desde la política, sino que son resultado de las propias dinámicas del sistema, que cada vez produce menos crecimiento, necesita más dinero barato y genera más desigualdad. Si como dicen los economistas provenientes de la Teoría de la Elección Pública ("Public Choice Theory"), estos problemas se hubieran generado en el exceso de demandas democráticas (es decir, por demanda popular, que explotaría el sistema con demandas inviables hasta agotarlo), tendríamos que observar, dice Streeck, aumentos sostenidos de la participación electoral en todos los países de la OCDE.

Captura de pantalla 2014-07-07 19.18.19

Sin embargo, los datos sobre participación que se muestran en el gráfico superior no confirman este extremo. Al contrario, como señala Streeck, además de una caída sostenida de la participación, lo que observamos es un alejamiento de las urnas de precisamente los sectores más desfavorecidos (tanto en términos económicos como educativos), lo que desmiente la tesis de una explosión de demandas. Interesante, ¿no? Esto le lleva a Streeck a poner sobre la mesa una vieja cuestión, la inestabilidad del capitalismo y sus posibilidades de supervivencia. Pero eso es materia de otra entrada. 

 

Hay 12 Comentarios

Piketty demuestra que la economía de mercado colapsará si no consensuamos dos grandes impuestos: a las grandes fortunas y a las rentas altas. Pero claro, ello requiere la supresión de los paraísos fiscales, y esto la implantación de los grandes espacios económicos.

Piketty demuestra que la economía de mercado se colapsará si no consensuamos grandes impuestos a los grandes capitales y grandes rentas.

La pregunta es: ¿Hay en estos momentos alguna alternativa al capitalismo? En mi opinión, no. Solo se discute sobre el grado de intervencionismo del Estado que debe haber en la economía, sobre el intervencionismo que es necesario y conveniente. Hegel, Marx, etc., son historia, en los que países en los que se han aplicado sus ideas, gobernado el comunismo, sus economías no se han desarrollado, y hoy sus sociedades no quieren ni oír hablar de volver a esos tiempos, a ese modelo de sociedad y forma de gobierno.


En mi modesta opinión la necesaria supervivencia del capitalismo acabara provocando compartimentación y proteccionismo. De tal forma que haya Estados y conjuntos de Estados que constituyan economías cerradas, que solo se relacionen con el exterior para obtener productos que no tienen o no desean producir. Incrementándose las barreras tanto a la libre circulación de personas como de capitales.

A la crisis que tenemos nos ha traido el liberalismo salvaje y dice un refrán que por mal camino no se va a buen pueblo. El autobús del liberalismo que nos ha triado a esta crisis se ha estropeado. Para salir de ella necesitamos otro autobús.

El gran éxito del capitalismo en los últimos cuarenta años ha sido su demostrada capacidad para disminuir la pobreza en todo el mundo.
http://www.brookings.edu/~/media/research/files/papers/2011/1/global%20poverty%20chandy/01_global_poverty_chandy.pdf

Naciones que languidecían bajo la égida de la planificación socialista, como China, han dado el gran salto hacia el desarrollo al abandonar gran parte de las rémoras para el crecimiento que propiciaba un mercado inexistente o atenazado por sistemas de precios regulados.

http://www.economist.com/node/21548963

E inversamente, países que habían entrado en la vía del desarrollo y disponían de un próspero mercado capaz de elevar progresivamente el nivel de vida de la población, como Venezuela, han caído en una espiral de escasez, pobreza y caos interno que,en algún caso como Zimbawe han llegado a estar acompañadas por la humbruna.
El incremento de la libertad económica ha servido así para que el PIB mundial se incrementara a la par que la hacían los principios liberales y el socialismo marxista veía derrotadas todas sus predicciones sobre una extinción del capitalismo.

http://www.libertad.org/indice

Como puede comprobarse por el informe de la Fundación Heritage, aún hay otro éxito asociado a esa extensión de la libertad: la oportunidad de favorecer la democracia política.
En suma, es difícil avizorar cuál haya de ser el camino que emprenda la socialdemocracia en el futuro porque gran parte de su ideario ha caducado a la par del triunfo del liberalismo pero, probablemente, aún haya campo para que ciertos elementos de su basamento filosófico le puedan llevar a jugar un papel relevante en el futuro; quizá sea la vía del social-liberalismo la que pueda encauzar a los socialistas hacia un nuevo consenso interno: la búsqueda de un equilibrio entre bienestar ciudadano y progreso económico, entre la libertad del mercado y la garantía pública de transparencia, entre el fomento de la iniciativa del individuo y la igualdad de oportunidades.
En todo caso, tal evolución requeriría de una autocrítica que, en la autocomplacencia de las organizaciones de izquierda, resulta difícil hallar.

La vieja cuestión que Streeck pone sobre la mesa tiene nombre: Karl Marx.

El gran éxito del capitalismo en los últimos cuarenta años ha sido su demostrada capacidad para disminuir la pobreza en todo el mundo.
http://www.brookings.edu/~/media/research/files/papers/2011/1/global%20poverty%20chandy/01_global_poverty_chandy.pdf
Naciones que languidecían bajo la égida de la planificación socialista, como China, han dado el gran salto hacia el desarrollo al abandonar gran parte de las rémoras para el crecimiento que propiciaba un mercado inexistente o atenazado por sistemas de precios regulados.
http://www.economist.com/node/21548963
E inversamente, países que habían entrado en la vía del desarrollo y disponían de un próspero mercado capaz de elevar progresivamente el nivel de vida de la población, como Venezuela, han caído en una espiral de escasez, pobreza y caos interno que,en algún caso como Zimbawe han llegado a estar acompañadas por la humbruna.
El incremento de la libertad económica ha servido así para que el PIB mundial se incrementara a la par que la hacían los principios liberales y el socialismo marxista veía derrotadas todas sus predicciones sobre una extinción del capitalismo.
http://www.libertad.org/indice
Como puede comprobarse por el informe de la Fundación Heritage, aún hay otro éxito asociado a esa extensión de la libertad: la oportunidad de favorecer la democracia política.
En suma, es difícil avizorar cuál haya de ser el camino que emprenda la socialdemocracia en el futuro porque gran parte de su ideario ha caducado a la par del triunfo del liberalismo pero, probablmente, aún haya campo para que ciertos elementos de su basamento filosófico le puedan llevar a jugar un papel relevante en el futuro; quizá sea la vía del social-liberalismo la que pueda encauzar a los socialistas hacia un nuevo consenso interno: la búsqueda de un equilibrio entre bienestar ciudadano y progreso económico, entre la libertad del mercado y la garantía pública de su transparencia, entre el fomento de la iniciativa del individuo y la igualdad de oportunidades.
En todo caso, tal evolución requeriría de una autocrítica que, en la autocomplacencia de las organizaciones de izquierda, resulta difícil hallar.

El sisitema capilalista esta abocado a la destrucción de si mismo y de la sociedad.
El 10% del mundo no puede mandar sobre el 99%.
Si el 99% deja de consumir....Que puede hacer el otro 10%.
¿ Consumir sus propios productos ?
Tiene que haber un equilibrio en la repartición del bienestar social, no a base de limosnas ( Ayudas por medio de las ONG ) con el dinero de los impuestos establecidos por cada gobierno.
El trabjo tiene que repartirse para todo el mundo, y las remuneraciones igual.
No bajar los sueldos y aumentar las horas de trabajo, cómo se lleva haciendo desde hace muchos años atras.
Con el consentimiento de gobiernos y sindicatos, porque con las ayudas no se va aconseguir nada....
El sistema capitalismo y el sistema comunista o socialista, son muy parejos, ya que el primero se dedica a la producción para el gran consumo y el otro a trabajar por una simple necesidad humana.
Y por lo que se ha visto y se ve en las consecuencias sociales, ¿ Quien es el peor de los dos sistemas....?

Yo creo que hay que ver el capitalismo en primer lugar no como un sistema para generar crecimiento, sino para generar diferencias sociales. Un buen ejemplo es el afán de producir cosas inútiles, poco duraderas o absurdas simplemente para beneficio de empresarios individuales. De ese modo, se establece un sistema no de bienestar social sino de dominación. No es nada nuevo, en los albores de la Edad Moderna, en la Europa del Este se reinstauró la Servidumbre para que los nobles se beneficiaran de la demanda de trigo de los países más occidentales al coste de hundir sus países en la miseria, pero ellos salían muy beneficiados. Si en un tiempo el capitalismo buscó sistemas (algo más) igualitarios para que la burguesía tuviese más posibilidades sociales en su lucha con la nobleza (lucha que tenía por costumbre acabar en la unión de ambas clases, mientras los nobles veían los burgueses como advenedizos), ahora interesa bloquear que puedan subir otros. De ahí que en la práctica estemos volviendo a sociedades censitarias y/o estamentales. Está bien claro que Botín no paga los mismos impuestos ni está sometido a la misma ¿justicia? que yo.

Hay demasiado dinero (habido y debido), mucho más del que se puede invertir: sobra el dinero y aumenta la pobreza. Esto parece el apocalipsis, el final de los tiempos predicho por Marx: las sucesivas crisis del capitalismo, una concentración creciente del poder económico que serán el estado previo a la revolución. Quienes desesperan por encontrar una inversión que sea a la vez rentable y segura son, tal vez, 5 o 6 fondos de inversión. La idea de gastarlo para producir crecimiento es contraria a sus creencias y las de sus súbditos en los gobiernos OCDE. El objetivo del dinero es producir dinero ¿y el objetivo de los seres humanos?. ¿Dónde está Alejandro Magno que nos libere de este nudo gordiano?. Gates, Buffet saben que tener 50 mil millones es absurdo. Los anónimos psicópatas gestores de fondos, bancos de inversión etc. no lo van a entender nunca.

Fascinante a la par que inquietante. Me recuerda a la teoría de los ciclos políticos de Platón (República 8-9, sive 543a-592b) y Aristóteles (Politica, passim). Hay que volver a Cicerón. Ceterum censeo delenda esse mutua hypothecaria.

Te olvidas del capitalismo "crony". De todos modos, economía y política, sospecho, están mucho más imbricadas de lo que parece. En realidad, es un problema de leyes. Han de ser pocas, claras y justas. Cuando a través de la ley gravan el consumo solar que tú mismo has obtenido... algo falla. El economicismo y el control de los recursos, ya sea de forma privada o estatal, sin el concurso de los ciudadanos, no es más que una forma de control, y una forma de exacción de rentas.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal