José Ignacio Torreblanca

28 jefes y dos guerras para Mogherini

Por: | 01 de septiembre de 2014

Mogheriniacm

Foto: Federica Mogherini inaugura la reunión anual del European Council on Foreign Relations (ECFR) el pasado 12 de junio en Roma.

La socialista italiana, Federica Mogherini, ha sido elegida alta representante de la unión para la política exterior y de seguridad, un puesto al que nos referiríamos como Ministra de Exteriores de la Unión Europea si no fuera porque hay 28 Ministros de Exteriores que se resisten a aceptar que su existencia está poco justificada en una Europa integrada.

El nombramiento se debería haber llevado a cabo en julio, pero como es habitual en la Unión Europea, los delicados equilibrios geográficos, ideológicos y de género hicieron muy difícil lograr un acuerdo rápido. Estamos ante una victoria para el joven primer ministro italiano, Matteo Renzi,  que ha entrado en Bruselas pisando fuerte y queriendo, como en Italia, sacudir el polvo de unas instituciones anquilosadas y algo viejunas (“Europa es como una vieja tía aburrida”, dijo Renzi).

Gracias al empuje de Renzi, Italia tiene además de a Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo, la institución más importante, a una italiana al frente de la política exterior de Europa. Bravissimo por Renzi. Y que tome nota España, que se consuela con la promesa (incierta todavía, pues los Países Bajos se resisten) de que Luis de Guindos irá al Eurogrupo. Pero a los socialistas europeos se le ha quedado cara de circunstancias: el nombramiento de Mogherini parece poca compensación por haber votado al luxemburgués Jean-Claude Juncker como Presidente de la Comisión cuando la Presidencia del Consejo, que ostentará el polaco Donald Tusk, también ha recaído en manos de los populares.

 

Hay quienes prefieren destacar la juventud e inexperiencia de la italiana, que sólo lleva seis meses en el cargo, pero eso no es lo principal. Incluso podría verse un sesgo algo machista en las críticas, pues de Renzi, que es más joven que Mogherini y preside la Unión Europea habiendo sido antes alcalde de Florencia, nadie dice ni pío. Pero el verdadero problema es que, como experimentaron sus predecesores en el cargo, la británica Lady Ashton y antes de ella el español Javier Solana, los Ministros de Exteriores de la Unión Europea prefieren atar en corto a su representante antes que darle libertad de acción. Tener 28 jefes es una pesadilla pues obliga al elegido a emplear casi tanto tiempo en buscar un consenso entre los estados como en intentar resolver los problemas que el mundo tiene ante sí.

El mundo ha vivido un largo, caliente y peligroso verano. Con el orden europeo deshaciéndose por las costuras de Ucrania y Oriente Próximo en caída libre por la entrada en acción de los yihadistas del Estado Islámico en Irak y Siria más el enconamiento del conflicto israelí-palestino y el caos en Libia, Europa necesita un voz fuerte y clara y unos medios proporcionales a sus intereses y ambiciones. El desafío que enfrenta Mogherini es de una magnitud increíble. La Unión Europea, que carece de músculo militar, ya juega en política exterior con una mano atada a la espalda, atarse también la otra por disputas y rivalidades internas es la receta perfecta para el fracaso. Así que, señores Ministros, si son tan amables, denle una oportunidad a Mogherini y libertad para trabajar.

 

* El blog de Mogherini es: http://www.blogmog.it/)

Hay 4 Comentarios

Cierto, como es mujer resulta que a los 41 años y con veinte años de experiencia en política y en cuestiones europeas, ¡se le achaca ser "demasiado joven"! Y el nuevo ministro de Economía de Holland, Emmanuel Macron, tiene 37 años, pero, como es varón, a nadie se le ocurre decir que es demasiado joven para el cargo... Et ainsi de suite.

Si Matteo Renzi ha conseguido colocar a su ministra, Federica Mogherini, en el cargo de Alta Representante de la Unión para la Política Exterior y de Seguridad - por otro lado los países de la Europa Este que estaban totalmente en contra de la socialista italiana por su blandura con el gobierno de Putin - se les ha contentado con la elección de Donald Tusk como Presidente del Consejo Europeo y conocido como un duro crítico de la política de Putin.

Como europeo, me siento profundamente esperanzado por el futuro de Europa, y su unidad, cuando veo con que entusiasmo todos luchan por colocar a sus nacionales en las instituciones europeas, por coparlas. Supongo que podria bajar un peldaño mas en la historia y alegrarme de que, ademas de italiana sea catolica apostolica y romana, mejor si fuera española.... pero antes que luterana, o cosas peores, italiana servira.
Y sabe ingles. Pena, que el unico lenguaje que los rusos entienden, es que Polonia o Alemania tomaran Kaliningrado y espulsaran a los colonos rusos del Baltico. Cuanto mas facil lo tenga Putin en Ucrania, y ya es de escandalo, mas tiemblan los balticos. Despues sera tarde para medias tintas. Los puñetazos en la mesa se multiplican como si de Bosnia, Milosevic y Solana en el 92 se tratara. Solo que ahora el desastre parece asegurado. A nadie le gusta moverse con el frio. Pero la primavera vendra y ya se vera hasta donde va Putin. Si es que antes de las lluvias de octubre no ha tomado ya Kiev y Odesa. (Nuevas fuerzas de reaccion rapida de la Otan; es que cada pais no tiene unas ya? la disponibilidad en horas se refiere a las diferentes unidades de cada pais que la integren, o a las reuniones de los 28 ministros que tienen que autorizarlas?? de risa. Con distracciones asi, al final cada pais se tomara la justicia por su mano.

Federica Mogherini para ocupar el cargo de alta represéntate de la UE para la política exterior y de seguridad tiene a su favor tres cosas: Ser socialista, ser mujer, y ser casi totalmente desconocida.


Los partidos políticos sufren un gran descredito y desgaste provocado por cosas como una nefasta gestión anterior, incapacidad para resolver los problemas de los ciudadanos, corrupción política, etc., etc., etc., Y ello está provocando una nueva táctica en la forma de ejercer el liderazgo, que es pasar de no hacer nada políticamente hablando, de no tener experiencia en gestión política, de no tener ningún cargo público de relevancia, pasar sin experiencia y prestigio, a ocupar un cargo de importancia de enorme poder político, en este caso uno de los puestos más importantes de la UE. De esta forma se aprovechan del poder de estructuras políticas desacreditadas para acceder a cargos públicos alegando la típica frase de “Yo acabo de llegar”, yo no he tenido hasta ahora ninguna responsabilidad política. Y ese es el principal problema, que gente que no ha tenido nunca una responsabilidad de repente, sin experiencia ni prestigio, pasa a tener mucha únicamente por pertenecer a un determinado partido y en este caso también por llevar faldas.


Seguramente hay muchos políticos que sin tener experiencia ni prestigio luego cuando ocupan un cargo importante, de mucho poder, hacen una excelente gestión, pero yo creo que debemos de preguntarnos: ¿si un político no tiene ni experiencia ni prestigio en función a que lo nombran?. Evidentemente lo nombra por tener un determinado origen, por ser hijo de una determinada familia, natural o política. A veces, también incluso por ser la amante de alguien.


Además, en mi opinión, Moghetini ideológicamente defiende numerosas ideas que no la hacen idónea para el cargo, cito tres: Afinidades e intereses en común con los comunistas italianos, muchos de ellos actualmente en su partido, estar a favor de una Europa más multiétnica y ser antinuclear.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal