José Ignacio Torreblanca

¿Desconfía Podemos de la ciudadanía?

Por: | 24 de septiembre de 2014

Podemos

Según nos anuncian los líderes de Podemos, su decisión de no concurrir con sus siglas a las próximas elecciones municipales es una decisión inspirada en estrictos cálculos electorales y de estrategia política. Utilizando el lenguaje típico del marketing político que tantos partidos han adoptado en las últimas décadas, Podemos nos anuncia su deseo de preservar la “marca” de su eventual desgaste (curioso ejemplo de sumisión de la política a la lógica de mercado) así como de “minimizar riesgos y de maximizar oportunidades” (otro ejemplo de la introducción del lenguaje típico de la mercadotecnia en la política). [véase noticia completa]

Nada que criticar al hecho de que Podemos esté dirigido por actores racionales que buscan maximizar el beneficio electoral en un mercado competitivo, pero la verdad, cuesta reconciliar esta visión tan fría y descarnada de la política con las continuas apelaciones de los líderes de Podemos a reinventar la democracia, poner patas arriba el sistema y acabar con la “casta” que oprime al pueblo y le roba su futuro y libertades.

Es posible entender que Podemos no esté preparado para presentar candidaturas en todos los ayuntamientos en liza, pero sorprende una renuncia tan completa que incluya renunciar a gobernar con su marca en algunos ayuntamientos seleccionados y emblemáticos. Una serie de victorias estratégicas en sitios perfectamente calculados sin duda que darían una proyección importante a Podemos, pero sobre todo podrían mostrar a los ciudadanos cuál es el camino del cambio.

“Venimos”, dicen sus líderes “a terminar con el caciquismo, los en­chufes y el secuestro de la democracia. Y a inaugurar la transparencia y la honestidad”. Pero de forma sorprendente, renuncian a lograr el poder y a gobernar, ¿La justificación? “Debemos reconocer”, confiesan “que preferimos no concurrir a las elecciones municipales que hacerlo sin ofrecer a los ciudadanos plenas garantías a su confianza y su voto”.

Muy sorprendente. ¿De verdad todo el proceso asambleario puesto en marcha en barrios y municipios mediante los llamados “círculos” no es capaz de lograr encontrar ciudadanos y ciudadanos honestos que puedan formar candidaturas y presentarse para cambiar el sistema? ¿No es esto un jarro de agua fría para esos ciudadanos a los que se invita a protagonizar el cambio y que llevan meses debatiendo en las plazas y locales? ¿No habíamos quedado en que la vieja democracia representativa iba a ser sustituida por la democracia participativa y que la ciudadanía iba a tomar la palabra? ¿De verdad que entre el millón doscientos mil votantes de Podemos en las europeas no es posible encontrar dos o tres mil candidatos a concejales que puedan abrir las ventanas de nuestros anquilosados gobiernos municipales y enseñar a la “casta” el camino de salida?  Parece que no. El resultado es que el mensaje de Podemos es que por razones de estrategia electoral los ciudadanos tendrán que esperar a 2018 para lograr limpiar la política municipal.

¿Qué explica realmente esta extraña decisión? En mi opinión, la respuesta no es complicada. Podemos no está consolidado como partido político. El éxito en las europeas le ha pillado desprevenidos y la experiencia, algo tumultuosa, de estos últimos meses ha sido que sin una estructura centralizada, Podemos corre el riesgo de convertirse en una franquicia (por seguir con el lenguaje de marketing), una marca que cualquier grupo de ciudadanos pueda adoptar y operar bajo ella sin rendir muchas cuentas a la organización central. Así que, pese a lo que digan sobre la ciudadanía, la vieja Grecia, el ágora y la democracia asamblearia, los dirigentes de Podemos se comportan como cualquier líder clásico de un partido político clásico: prefieren gobernar desde arriba a ser gobernados desde abajo.

La segunda explicación, complementaria, es que a diferencia de las elecciones europeas, donde no se elegía gobierno (pues el número de eurodiputados necesario para ser influyente es muy elevado), la política municipal está estructurada de manera que un solo concejal puede dar la mayoría a un grupo u a otro. Como sucedió en la Italia del Movimiento 5 Estrellas de Beppo Grillo, el día después de las elecciones, a menos que hayan logrado la mayoría absoluta, los concejales de Podemos tendrían que decidir si apoyan a Izquierda Unida (a quien quieren suplantar), al PSOE (a quien quieren destruir) o se abstienen (facilitando el gobierno al PP). Todas esas decisiones enajenarían a alguien, serían difíciles de explicar y dejarían insatisfechos a muchos. Peor aún, no serían coherentes ni homogéneas: en el Ayuntamiento A votarían a Izquierda Unida, en el Ayuntamiento B se abstendrían para que no gobernara el PP y en el Ayuntamiento C podrían buscar una coalición con el PSOE. Sí, gobernar es elegir, y elegir es arriesgarse, a eso eso refieren con proteger la “marca”.

Y una tercera razón tendría posiblemente que ver con la necesidad de evitar la gestión municipal. El periodo que va desde las municipales hasta las autonómicas y nacionales puede ser visto como un laboratorio para la izquierda alternativa: pero tanto para lo bueno como para lo malo. Si Podemos gana alcaldías tendría que gestionar la recogida de la basura, hacer planes de urbanismo, gestionar impuestos, etc. Eso puede ser positivo y dotar de experiencia a los militantes así como generar cuadros de confianza. Pero con un partido no consolidado y una marca franquiciada, nadie asegura que Podemos pudiera llenar los ayuntamientos de gestores competentes que pudieran demostrar su valía y capacidad a la hora de implantar una economía municipal social al servicio de los vecinos. Por eso es mejor refugiarse detrás de otras marcas: si las cosas van bien, Podemos aglutinará el voto útil en las autonómicas y generales, si va mal podrá ofrecer su modelo centralizado de gestión de la democracia participativa como alternativa eficaz. Desde luego que hay que felicitar a Podemos por su astucia táctica. Otra cosa es dónde quedan los ciudadanos y la democracia participativa. Pero eso son sus votantes quien tienen que preguntárselo.

 

 

Hay 27 Comentarios

¿Desconfía el statu quo del soberano (entiéndase "pueblo")?
Comienza nuestro apreciado y nunca bien ponderado profesor-columnista vudú diciendo: "Nada que criticar al hecho de que Podemos esté dirigido por actores racionales que buscan maximizar el beneficio electoral en un mercado competitivo, pero..." ¿Y cómo creen que sigue esto? Pues como todos sospechamos: ¡QUE LOS VOY A CRITICAR!.
Es decir, a Dios rogando y con el mazo dando...
Y así comienza lo inevitable: toda la columna dedicada a caricaturizar y tildar -tácitamente- de populista al partido neonato gracias al espacio a usted otorgado por El País para desarrollar con absoluta libertad argumentos de pseuda preocupación por los intereses del soberano.
No se preocupe usted por nosotros. Ya lo tenemos pillado señor profesor portavoz vudú del statu quo...

CAMBIO CAMBIO CAMBIO....Eso asusta y mucho pero ha veces no es necesario, es mas que eso, es INEVITABLE...Si casta como dice su jefe, que por lo menos tiene mas pelotas y lame menos botas... aunque solo sea por el hecho de que se jubila antes...su analisis es sesgado y creo que con tanta madurez democratica, como se le llena la boca al decirlo, deberia decir que este pais es MADURAMENTE FASCISTA todavia, que aqui VUELVO Y LO REPITO NO SE TOCAN LA IGLESIA NI LA GUERRA CIVIL, NI LA MONARQUIA (fantasmas con los que no se ha hecho paz y traeran sus problemas de vuelta en otra forma, ya lo veran..)...que este pais es DONDE EL SISTEMA FASCISTA MAS LARGO DE LA HISTORIA HA SIDO IMPLANTADO Y DEFENDIDO..antes de ponernos maduramente democraticos orgullosos del norte nortisimo y mirar a ciertas alternativas con esos prismas de talante tan europeo del norte, que seguro le ponen tanto, demonos cuenta donde estamos, de donde venimos y a donde vamos...aqui hay gente que justifca el grado de profesor de Iglesias en ciencias politicas o que hable ingles mejor que cualquier politico de casta que conozca, pero nadie se preocupa de los de la clase politica actual? ese desden, esa actitud, eso caspa tan tremendamente contagiosa que se ha cargado la confianza de un pueblo entero..no sr. Editor, el cambio no es necesario, bueno o malo, le repito es inevitable..

Quién se ilusiona con Podemos no sabe en qué mundo vive.

¿Desconfía Torreblanca personalmente de Podemos, o se le instó a aparentarlo, no, a mostrarse seguro en su desconfiar? Sea como sea, las negritas, el subrayado escolar, ciegan mis ojos haciendo trabajosa la lectura, aunque juro que me he esforzado como una chiquilla tras el aprobado.

Lo que esta claro, es que si les haces preguntas que les sean incomodas... dan la callada por respuesta...... https://www.youtube.com/watch?v=0gibbXXJLo8 no se en que se diferencian del resto, la verdad.

¿Y Ganemos? ¿Y Guanyen?


¿Hay ya en marcha una operación política para que crezca Ganemos, consistente en que Podemos no se presente a elecciones y Ganemos logre poder, representación, por ejemplo en ayuntamientos, recibiendo los votos de los mismos ciudadanos que en las elecciones europeas 2014 votaron a Podemos?


Mal camino el que ha elegido la política española.

Hay una frase muy cierta en este post: Podemos no está consolidado como fuerza política. Esa es la razón de que se haya planteado el problema de las municipales de este modo y, de hecho, hay una discusión bastante fuerte sobre qué hacer, presentarse o no, con argumentos fuertes en ambos sentidos, cosa ésta que no pasaba en otras redes montadas por partidos, léase el Diálogos en Red del PSOE, donde el asunto se limitó a intercambiar cartas a los Reyes Magos y a no poner en duda nada de lo realmente establecido por su dirección. En Podemos se puede discutir casi todo (vaya, no tiene sentido que alguien se ponga a defender la ley del aborto de Gallardón), se critica cuando se piensa que la cúpula se reserva demasiado poder, por ejemplo en cuanto al papel de los círculos en la estructura total y, aunque probablemente los dirigentes quieran arrimar el ascua a su sardina, aquí no vale pontificar porque se les responde. En los partidos de costumbre, ya no se discute que manda quién manda. Donde sí hay democracia, sí chocan los distintos intereses.

No se confundan, Podemos no es el partido que más cerca está del pueblo. La demagogia es muy fácil cuando se pretende aspirar a algo, luego llega el pragmatismo político y la realidad económica y te das de bruces y vienen las declaraciones del tipo: "...no podíamos hacer otra cosa, nos venía impuesto desde Bruselas, etc...."...¡¡¡Al tiempo!!!

Podemos calcula los pros y contras como hacen los demás. Pero dicen ser distintos de los demás. Queda claro que en lo de la calculitis no son distintos.

Yo desde luego en las próximas elecciones pienso votar a Podemos, es el partido político que más cerca veo del pueblo.

Siempre que escucho o leo lo que dice el eurodiputado Pablo Iglesias me hago la misma pregunta: ¿Cómo este tipo puede tener un grado en Ciencias Políticas? ¿Tenía un sistema para copiar? ¿Le pasaban los exámenes, se los aprobaban?


Por ejemplo, Pablo Iglesias duda de la capacidad de la organización política a la que pertenece, Podemos, para controlar los ayuntamientos españoles, pero en cambio cree que esa misma organización tiene capacidad para controlar los ministerios, para gobernar España. ¿Cree acaso que para gobernar España llega con mandar un tipo con ideas comunistas a cada uno de los ministerios?

Torreblanca, háztelo mirar "de verdad es tan dificil encontrar dos o tres mil candidatos honrados?" Encuéntralos tú. Nada, que sólo por joder les votaré y espero que mucha gente haga lo mismo. Igual así despiden al pesado de Torreblanca que insulta nuestra inteligencia con unos posts de €ncargo que dan una grima increíble.

Torreblanca es un esbirro del capital y no se molesta en disimularlo. Acudid a la web de European Council on Foreign Relations y mirad quién lo financia. Salta a la yugular de lo que le ordenan.

Ni más alto ni más claro se podría haber planteado el tema. Coincido plenamente con el autor del artículo. Podemos está jugando a ser salvadores y la arrogancia con la que actúan sus cabezas visibles les pasará factura. De hecho, ya están tomando decisiones que son las que ellos critican en la casta.

Al partido de Podemos lo que le interesa mas, son las elecciones generales y no los municipios de los pueblos, eso no quiere decir que no se presenten a las alcaldias de las grandes ciudades, pero de los pueblos creo que no les interesa de momento....
El que mucho abarca poco aprieta.
Y mas un partido que esta empezando a formarse.

Podemos ha surgido como una fuerza diferente y no se puede juzgar como las tradicionales. Sin embargo, pienso que muchos votantes ilusionados, sentirán una frustración de desencanto.

Podemos está organizándose y no tiene por qué apresurarse. Lo que Torreblanca considera como sospechoso (la renuncia y renuencia de Podemos a presentarse a las municipales) es realmente digno de admirar. Se trata de una formación nada hambrienta de poder porque reconoce la enorme responsabilidad que supone ejercerlo, máxime cuando se plantea como una alternativa a los partidos tradicionales de la "casta". Estos jamás se plantearían renunciar a las municipales, deseosos como están de poder para utilizarlo en beneficio de sus sinecuras y privilegios, sus corruptelas y latrocinios. Podemos aspira a alcanzar el poder pero lo hará en sus propios términos, según sus ritmos y tiempos, gozando siempre del consejo y consentimiento de sus bases constituyentes. Lo importante no es la celeridad con la que se alcanza el poder sino la capacidad para, una vez alcanzado, transformar la sociedad, que es de lo que se trata.

Puede haber otra razón: que sencillamente no han desarrollado una organización de partido lo suficientemente extensa ( y con solvencia de fondos: Ser un partido político cuesta muchísimo dinero, y por ahora ellos evitan pedir préstamos bancarios ) y organizada jerárquicamente para ello. Por otro lado, muchos arribistas que se huelen la debacle de los grandes partidos quieren unirse a la promesa. Por ahí entra la corrupción, la de los "profesionales" de la política.

Ser. Torre Blanca, no duerme con Podemos ¿ Que es lo que le preocupa, y en este caso a Usted ? ¿ No sera que los bancos si sale Podemos tendran que pagar su deuda y muchos con sus grandes fortunas, y que muchos de ellos no podran acreditar de donden lo han sacado?
¿ O es que Usted esta en el grupo que he mencionado ?
Si no es asi porque preocuparse.
Hay que darles una oportunidad, al igual que se la han estado dando hasta ahora al PP$OE, porque los que han mandado y siguen mandando, es gobernar para destruir el país al maximo, cómo en las guerras, a tierra quemada, esto es lo que han hecho entre el PP$OE, por lo tanto el que se les de una oportunidad a los JOVENES de PODEMOS, no creo que vaya a mucho peor de lo que esta.

Vértigo, sí. Aversión a la gestión. El pánico a acabar como esos arbitristas con cuyo ejemplo tanto les gusta llenarse la boca: los mismos que gobiernan Cuba y Venezuela.
Bravo por el análisis, Nacho.

¿Puedes fiarte de quien no conoces?,la cuestión no es ganar ayuntamientos o concejales, la cuestión es que sólo haya personas íntegras en esos puestos, aunque se sean menos..Estamos hartos de los ejemplos de sindicalistos y politicuchos corruptos.

PODEMOS CRECE EN VOTOS PERO NO EN DIRIGENTES.

En las elecciones europeas celebradas el pasado 25M Podemos entro de forma inexplicable, rápida y sorpresiva en la vida política española, contribuyendo a fraccionar no solo el mapa político español sino el mapa político de la UE. Obteniendo 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados. Podemos justifico su entrada en la vida política española presentándose como la formación política que iba a dar voz al descontento manifestado por los ciudadanos a través de movilizaciones sociales, concentraciones de ciudadanos que decían que eran espontaneas, en las que nadie decía ser su líder ni organizador, y que se dirigían a la clase política con el eslogan de “No nos representan”.


La opinión publica conoce hasta ahora muy poco de Podemos. Conoce tres cosas: Primero, Podemos es una formación política nueva, pero sus dirigentes son viejos conocidos de la vida política española. Sus principales y más activos dirigentes son Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejon, Carolina Bescansa, Luis Alegre. Todos ellos con antiguos vínculos con sectores de la izquierda española e importantes vínculos con la Universidad Complutense de Madrid, universidad que les da un fuerte apoyo y cuyo rector es un hijo del dirigente del PCE, Santiago Carrillo. Segunda, sus dirigentes conocidos defienden ideas propias de la izquierda latinoamericana. Tercera, dicha formación cuenta con un importante apoyo propagandístico mediático, en particular de cadenas de televisión. Cualquier movilización social que esté relacionada con gente de Podemos tienen una desmesurada cobertura mediática. En las principales tertulias que organizan las televisiones privadas españolas es raro que no haya un miembro de Podemos.


Desde que Podemos surgió, elecciones europeas 25M, los medios de comunicación no han dejado de trasmitir a la sociedad española que Podemos no cesa de crecer en intención de voto, aunque nadie conoce ni sus candidatos, ni siquiera su programa. Podemos esta en este momento realizando un proceso para dotarse de organización, es decir, elegir líderes, y definir sus principios éticos. Proceso que finalizara el próximo 15 de Noviembre, seis días después de la fecha fijada por la Generalitat, 9N, para realizar el referéndum independentista.


Desde que surgió, he considerado Podemos un fenómeno político interesante, dañino para la democracia española, peligroso y preocupante, y mención de análisis y seguimiento.

Podemos es producto de un sutil, hábil, exitoso y muy costoso proceso de manipulación mediática de la vida política española. Podemos es un producto de marketing político. Podemos está constituido por grupos residuales de la izquierda española. Sus dirigentes han conseguido impulsar dicho partido con rapidez, pasando dicha fuerza política de no existir a tener 1, 2 millones de votos y cinco eurodiputados, gracias principalmente a 2 cosas. Estar apoyados por sectores de la derecha española, que le dan votos utilizando su influencia política clientelar, y a contar con un fuerte apoyo propagandístico mediático. En concreto de las cadenas de televisión La sexta, del Grupo Planeta, y la Cuatro y Telecinco del grupo italiano Mediaset.


Que sectores residuales de la izquierda española, con ideas retrogradas, populistas e inviables, que cuentan con muy poca aceptación en la UE, solo defendidas ya en Latinoamérica, crezcan en apoyo social dando forma a Podemos no tiene porque ser malo en sí para la democracia. Los ciudadanos tienen derecho a cambiar de voto y a votar incluso a aquellos que con sus ideas puedan perjudicar sus intereses. Lo grave, lo peligroso y preocupante son los objetivos, los intereses y las intenciones que se ocultan tras el claro y contradictorio apoyo que le están dando a Podemos tanto adversarios políticos como sectores de la derecha española. La propaganda mediatiza televisiva es muy cara, alguien la está pagando, y lo está haciendo ocultando sus intereses e intenciones. Lógicamente también debemos de hacernos la pregunta de ¿Por qué sectores de la derecha española apoyan el crecimiento de un partido político cómo Podemos? ¿Se debe únicamente a que han cambiado de ideas u ocultan intereses e intenciones?


A pesar de que los medios de comunicación difunden encuestas que sitúan a Podemos como tercera fuerza política en intención de voto, sus dirigentes acaban de anunciar que dicha formación política no se presentara en las próximas elecciones municipales. La razón la desconozco pero puede tener su explicación en tres características principales de Podemos.


1º Podemos es una formación política creada para dar juego en la vida política española y europea a una serie de personas, que tienen nombre y apellido, actuales dirigentes de Podemos, unos conocidos ya, como Pablo Iglesias, otros todavía no. Para impulsar Podemos y apoyar la entrada de sus dirigentes en política se organizan movilizaciones sociales como el 15M, la Marcha por la Dignidad, etc.


2º Podemos se basa en el personalismo político. Es una organización muy elitista. Sus dirigentes buscan visibilidad y diferenciación en el mapa político español defendiendo los problemas de unas bases con las que no se identifican realmente. Podemos es una organización tan elitista que sus principales dirigentes argumentan su discurso no con datos sino con su titulación. Es frecuente oír decir a los dirigentes de Podemos: Estoy aquí opinando y opino esto porque soy profesor de…., por ejemplo de geopolítica.


3º Podemos tiene el voto muy fraccionado, la posibilidad de poder gobernar en algún ayuntamiento es muy baja. Los dirigentes de Podemos, conocidos y ocultos, tienen grandes aspiraciones, presentarse a una elecciones municipales para ser concejal de un ayuntamiento en la oposición no está entre ellas. Que Podemos no se presente a las elecciones municipales representa un desprecio de sus dirigentes hacia sus bases y hacia la actividad política en general. Hacia unas bases, seguidores, militantes, a los que no consideran cualificados para hacer política a pesar de que ellos si quieren participar.


Todo lo relacionado con el fenómeno político de Podemos es un engaño. Ni es un fenómeno popular, ni es espontaneo, ni es tan grande como dicen algunos medios de comunicación españoles. Podemos no nace para ser un nuevo instrumento con el que los ciudadanos puedan participar más en política, que mejor sitio para ello que la política a nivel municipal. Podemos es un instrumento de sus dirigentes para logar poder por procedimientos democráticos. Podemos no busca crecer, sino con el mismo número de dirigentes, conocidos y desconocidos, conseguir de la forma más rápida posible el mayor poder. Podemos quiere gobernar algo que solo lo podrá logar mediante alianzas, principalmente con el PSOE. Es por ello que a los dirigentes de Podemos solo les interese entrar en importantes centros de poder político: Parlamento Europeo, Congreso de los Diputados, y tal vez Parlamentos autonómicos.

Si los votantes tienen que preguntarle a Podemos donde quedan los ciudadanos y la democracia participativa, entonces no me imagino que tienen que preguntarle a los demas partidos. Una pregunta seria, si es posible gobernar ayuntamientos sin cometer corruptelas, dado como esta ya montado el sistema. Llegar con buenas intenciones a segun que sitios a veces no basta. Y otras es mejor ni ir.

El señor Torreblanca es analista sobre política internacional y sobre Podemos....

No está decidido aún, de hecho, hay mucha discusión al respecto.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.