José Ignacio Torreblanca

David Cameron: populista de elite

Por: | 31 de octubre de 2014

Cadaveres-recuperados-Lampedusa_MDSVID20131007_0038_3

En mi columna de hoy en la edición impresa de ELPAIS (“¡Que se ahoguen!) señalo tres momentos populistas de David Cameron, un primer ministro educado en el exclusivo y elitista colegio de Eton. Aporto aquí los datos en los que se sustentan esos tres momentos y completo alguno de los argumentos que allí no he podido desarrollar por falta de espacio.

El primero es el que tiene que ver con la decisión del Reino Unido de retirar su financiación a la Operación Tritón, destinada a sustituir la operación Mare Nostrum puesta en marcha por la Marina italiana después de la tragedia de Lampedusa en octubre del año pasado y que ha permitido (vean los datos de la agencia europea de fronteras, Frontex) rescatar a más de 150.000 inmigrantes irregulares en el último año, una decisión que ha generado fuertes críticas tanto dentro como fuera del Reino Unido [véase la página web de la operación Mare Nostrum donde se da cuenta detallada de las operaciones y dispositivo, que incluye la detención de 330 traficantes de personas en 421 operaciones en 45.000 horas de operaciones en un territorio de 70.000 kilómetros cuadrados].

 

Captura de pantalla 2014-10-30 23.31.01

 

 * Obsérvese en el gráfico el increible aumento de los rescates en el mar en 2014.

El caso es que Tritón será menos eficaz que Mare Nostrum pues la última incluía capacidades de rescate avanzadas en alta mar mientras que la primera sólo incluye patrullas marítimas en las primeras millas 30 millas náuticas. Aún así, arguye el gobierno británico [véase link a la noticia en The Guardian: “UK axes support for Mediterranean rescue operation”] que la operación Mare Nostrum “invita” a la inmigración ilegal y que la inmigración debe ser combatida en los lugares de origen por lo que retira su financiación de la misión. Nótese que hablamos de una misión realmente barata en relación a sus resultados: 3 millones de euros mensuales (ver MEMO 14/566 de la Comisión Europea).

Un argumento impecable si no fuera porque el Reino Unido, como muchos otros Estados miembros de la UE, viene recortando sus partidas de cooperación al desarrollo, presionando a favor de reducir el presupuesto de la UE y reduciendo los números de asilados y, en el caso concreto del Reino Unido, negándose a permitir el despliegue de los batallones de intervención rápido europeos (battle groups) en la estabilización de lugares como la Rep ("o europeos (battle groups) battallones el Reino Unido, negacicable si no fuera porque el Reino Unido, como muchos otros Estadública Centroafricana (véase análisis al respecto by ISIS Europe).

La segunda noticia escandalosa proveniente del Reino Unido es la intención de los Conservadores de dejar de aceptar como vinculantes las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (el órgano judicial que aplica la Convención Europea de Derechos Humanos), una decisión duramente criticada por el Profesor Rubio Llorente en este artículo en ELPAIS en el que equipara al Reino Unido y a Venezuela en su perspectiva “soberanista” de los derechos fundamentales y la justicia internacional (“Cameron y Maduro, una sola coincidencia”).

Aquí les dejo el documento en el que los Conservadores explican por qué rechazan que haya ningún Tribunal fuera del Reino Unido por encima de su Parlamento o Tribunales y su argumento de que esa decisión “protegerá mejor los derechos humanos en el Reino Unido”. La realidad, sin embargo, es distinta, pues lo que ofende a los Conservadores es que el Tribunal haya considerado la “cadena perpetua” como incompatible con la Convención o haya condenado al Reino Unido por privar a los prisioneros del derecho de voto o por deportar a convictos a países donde su vida ha corrido riesgo en razón del lamentable estado de los derechos humanos en el país receptor (vean página 3 de dicho documento).

Cuadro: Extracto del documento de los Conservadores británicos

Captura de pantalla 2014-10-30 20.07.41

Y la última decisión de Cameron tiene que ver con su rechazo a actualizar la contribución del Reino Unido al presupuesto europeo (que entre otras cosas sirve para combatir el tráfico de personas y atacar directamente las causas de la pobreza en los países de origen).  Se trata de una cifra (2.100 millones de euros) que se calcula sobre la base del PIB de cada país así que no hay discriminación alguna. Aquí les dejo el vídeo donde un Cameron furioso anuncia: “No pagaré”. “No voy a pagar”. “No va a ocurrir”  Brillante este Cameron.

 

Hay 5 Comentarios

Sin perjuicio de todo eso que dices, Nacho, que es muy razonable, yo echo de menos (aquí en tu blog también, pero sobre todo en Bruselas) un análisis profundo y realista del problema de África, y un debate público. Africa tiene unos 1000 millones de habitantes de los que (quizá, es simplemente aventurar una cifra) 200 o 300, los que están más abajo en el índice de riqueza, o mejor dicho, de pobreza, están activamente interesados en venirse a Europa a corto plazo (den o no el paso finalmente). Y la verdad es que no podemos acogerlos (ni tampoco me parece claro que tengamos la obligación moral de hacerlo; lo que de hecho es otro elemento para la discusión). La ayuda on the spot alivia el problema, pero no es ni de lejos una solución; ni lo será en décadas; ni quizá la vaya a ser nunca. ¿Qué hacer? (¿Qué hacer, en realidad, con todos los que fracasan estrepitosamente, sea en la escena internacional, en la nacional, en la familia...?). No lo sé. Pero empezar por un debate amplio, claro en sus términos, no sería mala idea. Y contribuiría a acallar las voces de los populistas y los demagogos, aunque sólo fuera porque ya no podrían decir que África esta invadiendo Europa por la puerta de atrás y nadie está ni siquiera analizando el problema.

Puede que no guste. Pero si Cameron se quiere largar de la Union Europea hace muy bien en decirlo alto y claro. Expresa lo que piensa y asi la gente puede decidir si le gusta o no. No es esto lo que deberian hacer los buenos politicos? A veces da la impresion de que en España los procedimientos democraticos se entienden mas como una formalidad a aparentar que como algo real que hay que respetar. Seran reflejos de la dictadura?

El problema es que UK tiene también problemas serios dentro. Y los ingleses están poco interesados en integrarse en una UE poco clara, a la que ven cara, costosa y farragosa. Como siempre, volverán al excepcionalismo atlántico. Su alianza con EEUU es sólida. Por otro lado, su apertura a los mercados de finanzas asiáticos está cogiendo mucha fuerza. Para esto no hay más que ir a la City, y sus nuevos compromisos con, por ejemplo, la aceptación del remimbi como divisa fuerte y centro adicional del mercado de finanzas de esa misma moneda en Londres, demuestra la astucia británica: no poner todos los huevos en la misma cesta. Los centros de poder británicos miran lejos, y con el brazo largo. No obstante, para el habitante de los suburbios de Leeds, o el típico cockney londinense, esto no lo va a oler en la vida, y sí en cambio, la llegada de la inmigración de baja calidad además del desamparo social en un país que afronta los mismos problemas de deslocalización industrial, y degradación de la cohesión social, así como las oportunidades de trabajo de baja cualificación se van hacia los inmigrantes con más frecuencia. Como el resto de los países europeos, tienen un problema gordo en relación a la demografía y las perspectivas sociales a largo plazo, un problema sistémico bastante serio, que ni las democracias tradicionales (nacionales) ni la UE saben cómo atajar de raíz. Al final, como todo, se traducirá en un problema político de debate bastante polarizado. En UK y en Suiza ya hay indicios de ello, de la preocupación de la población más sencilla y autóctona por una sustitución demográfica y migratoria bastante extraña e incómoda, que no se pliega a la aculturación (aceptación de usos y costumbres locales) sino que la subvierte. Eso tiene efectos políticos y sociales a largo plazo que no sabemos prever, o tememos prever porque carecemos de la voluntad o conocimientos para hacerlo con efectividad.

P.D. Teniendo en cuenta que la democracia no premia la planificación política a largo plazo ( short atention span of political parties due to electoral expectations ) Cameron actúa dentro de lo esperable, captando el feeling conservador de sus bases y su caladero de votos. Hace tiempo que los británicos son celosos de su independencia política, sea ésta correcta o no. Verían mal un político que cediese demasiado fácilmente ante la UE.

Organizar flotas permanentes para rescatar inmigrantes en medio del Mediterraneo no tiene logica. Solo faltaria que se quisiera construir un puente, o poner un ferri gratis. Lo logico seria devolver los que llegasen a la otra orilla quieran o no los gobiernos norteafricanos; es suya la responsabilidad por dejarlos salir de sus costas, (y hasta multarlos). Europa no es Rusia, pero es una invitacion a males mayores no ejercer el poder cuando se tiene. Sobre todo ante actores mas debiles.
Cameron. Solo hace lo que otros hace tiempo; populismo. No muy diferente de Zapatero, Gonzalez o Merkel. Los unicos valores son los del sistema financiero, lo demas es jugar al marketing. Y asi vamos.

Es lo que tiene la democracia representativa: se dice cualquier cosa para ganar votos. Y cuando las cosas están mal (una sensación fácil de producir, incluso artificialmente) es fácil que se impongan los argumentos irracionales. Lo veremos pasado mañana en USA. Cameron, Merkel, Iglesias, Le Pen, son todos iguales. Esperemos que pronto privaticen el estado y lo compre un fondo de inversión chino. En China han comenzado a ordenar el sistema judicial, un paso previo y más importante que lo de las papeletas, ese sistema irracional que nos llenará de tea partys por todas partes.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal