José Ignacio Torreblanca

La insoportable levedad de la política exterior del Presidente Zapatero

Por: | 16 de marzo de 2015

Zapatero_epa--644x362No seré el primero en notar la sorprendente reaparición en la escena pública del ex José Luis Presidente Rodríguez Zapatero. Desde los enredos en el PSOE de Madrid a su encuentro con los líderes de Podemos o su polémica entrevista con Raúl Castro, la participación en el foro de Dajla o la visita a Guinea Ecuatorial, la pregunta que ha quedado en el aire es si se trata de una estrategia coordinada o de un cúmulo de casualidades. 

Desde el punto de vista de la rendición de cuentas exigible a un expresidente que se sienta en el Consejo de Estado hay poco que añadir al imprescindible artículo que publicó ayer Soledad Gallego-Díaz en este diario ("Las confusas actividades del último jarrón chino"): Zapatero debe aclarar si es un ciudadano privado haciendo negocios privados o un servidor público que echa una mano en buenas causas. 

Hasta ahora, Zapatero ha sostenido lo segundo, pero como han mostrado Sol Gallego Díaz y otros analistas (véase "Lobbistas en La Habana, de Juan Jesús Aznárez), existen dudas más que razonables sobre estas motivaciones, por lo que deberá dar las aclaraciones pertinentes. Pero quizá lo más interesante de esta reaparición de Zapatero es que proporciona una magnífica oportunidad para hablar de su legado en política exterior, algo de lo que no hablamos con frecuencia.

 

Así lo ha hecho el periodista Ignacio Cembrero ("¿Por qué Zapatero no se reunió con la oposición cubana?), en un artículo en su blog Orilla Sur en el que enumera la larga complacencia de la política exterior de Zapatero con todo tipo de regímenes que han violado los derechos humanos en abierta contradicción con sus discursos y con la centralidad que esos derechos parecieron adquirir en la política de cooperación de su gobierno. Difícilmente se entiende que Zapatero no aprovechara sus visitas a Guinea o a Cuba para poder hablar con la oposición: como Presidente se entiende que no tuviera la libertad de hacerlo, pero ahora carece de justificación no hacerlo.

Mirando hacia atrás, la verdad, no queda mucho que señalar como legado de la política exterior de Zapatero. Su iniciativa estrella, "la Alianza de Civilizaciones" ha quedado en poco o nada. Y si lo ha hecho ha sido por una doble razón: primero, porque estaba mal concebida (el propio concepto de "civilización" era erróneo); segundo, porque el co-liderazgo de esa iniciativa quedó en manos del entonces primer ministro y ahora presidente Tayip Erdogan, inmerso en una deriva autoritaria y esencialista que le hace inhábil para predicar ningún acercamiento entre nadie. Casi una década más tarde, los atentados contra Charlie Hebdo nos han servido para recordar con sonrojo el artículo conjunto que Zapatero y Erdogan firmaron en 2006 criticando las viñetas danesas como "moral y políticamente rechazables" ("A call for respect and calm", New York Times, 5 febrero 2006).

Termino dejando a los lectores con una, perdónenme, auto cita. Está extraída de un texto que escribí en febrero de 2012 evaluando la política exterior de Zapatero en su segundo mandato y que fue publicado en el libro editado por los profesores Ramón Cotarelo y César Colino bajo el título "España en crisis: balance de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero" y que fue publicado por la editorial Tirant Humanidades.

En ese capítulo, en el que analizaba la soledad europea del Presidente Zapatero y la fallida presidencia europea de 2010, mi análisis concluía así:

"Las limitaciones en el liderazgo no han permitido remontar un contexto europeo sumamente adverso. A la vez, ese contexto adverso ha tenido el efecto de hacer visible hasta un grado máximo esas limitaciones en el liderazgo. Con un Presidente del Gobierno que deliberadamente ha preferido estar en la segunda fila de la política europea, prefiriendo no fajarse directamente en la conformación de los grandes acuerdos que impulsan la UE, y un Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación cuyo campo de actuación y orientación profesional principal ha estado siempre más orientado hacia el Mediterráneo y Oriente Próximo, la política europea de España ha carecido liderazgo y visibilidad, tanto dentro como fuera del país.

En paralelo, iniciativas como la Alianza de Civilizaciones, la retirada de Kosovo o la ausencia de una política coherente en las cuestiones relacionadas con la promoción de la democracia o los derechos humanos (visible desde Cuba a Marruecos, pasando por China o Guinea Ecuatorial) han convertido a España en un socio con una agenda exterior paralela no siempre compatible con la de sus principales socios europeos. Como ha señalado Ignacio Molina, esta confusión, que ha dado lugar a algunas significativas desviaciones de la política europea de España con respecto a la de sus socios, permite hablar, aunque sea parcialmente, de “deseuropeización” y, en un sentido más amplio, hasta de “una década perdida”.

Puede que Zapatero quiera volver a la arena pública y tener un papel más activo en ella, pero tendrá que inevitablemente aceptar someter a juicio su acción de gobierno y rendir cuentas por su legado, cosa que hasta ahora no ha hecho. Espero que el texto que les adjunto les sea útil.

Descargar Torreblanca 2012- La insoportable levedad de la política europea de España - Cotarelo

 

 

 

 

 

 

Hay 22 Comentarios

Cuando se habla del legado de Zapatero en general, y del de política exterior en particular, sistemáticamente se obvia lo que para mí ha sido el movimiento más importante al respecto, junto con los avances en cooperación al desarrollo (al menos cuantitativos) en los últimos años para España.

Hablo de la participación de España en los foros de Jefes de Estado y de Gobierno del G20. Corregir el hecho de que España no participara en ese foro a nivel ministerial, anomalía heredada de la época de Aznar, y lograr la invitación a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno me parece uno de los logros más importantes en política exterior de la democracia en España.

Cierto es que queda por normalizar esa relación España-G20, que se rige por esa figura ad hoc de "invitado permanente", pero no se le puede negar a Zapatero su éxito.

Por cierto Sr. Torreblanca, que no estaría mal que hablara un día sobre esa relación España-G20 y las perspectivas de normalizarlas como miembro permanente.

Saludos.

Señor Torreblanca ¿En qué se basa para censurar los comentarios de sus lectores, el mío , por elemplo? Me gustaría saber la razón por qué mi comentario no ha salido aquí.
[Comentario del autor: su comentario no ha sido censurado, al menos conscientemente, vuélvalo a enviar si es tan amable. En cualquier caso no se permiten los insultos o descalificaciones al autor o a otros comentaristas]


Desde mi punto de vista, una España fuerte pasa por posicionarse en la Unión Europea como un Estado de referencia, y no como un segundón que mira por la ventana a Alemania o Francia con complejo de inferioridad. Me parece bien el acercamiento a Estados Unidos, pero sin perder la perspectiva, de que España juega en Europa, y debe defender la camiseta europea porque con ella es con la que hemos conseguido el mayor nivel de bienestar de nuestra historia. Para mí ese en su momento fue el error de Aznar, distanciarse en su segunda legislatura de la UE para alinearse con Estados Unidos, siendo el principal error de Zapatero embarcarse en alianzas de civilizaciones sin saber muy bien de que hablaba, ni donde se metía, y tener un Ministro de Exteriores, que miraba más a Oriente Próximo que a nuestro lugar de posicionamiento, es decir la Unión Europea. Cada día estoy más convencido de que tenemos que trabajar en una Unión fuerte, con una conciencia europeista fuerte, porque todo lo demás es un paso atrás de catastróficas consecuencias. Un cordial saludo.

Uno puede ser un buen, regular o mal Presidente o Secretario General, pero al menos debe ser honesto consigo mismo,

Me parece correcto que Zapatero criticara las viñetas, eso no significa que el expresidente esté apoyando matanzas, es su libre opinión. Aquí en España cerraron, secuestraron la revista, el Jueves por unos dibujos en portada de los actuales reyes y mucho menos dañinas en contenido hacia los protagonistas. Así que Je suis Charlie no significa que se esté de acuerdo con las viñetas, sino que se está en contra de la matanza. Por cierto me parece más deplorable y censurable a nivel nacional e internacional la moneda nueva del Rey que pone 70 años de Paz. Paz? para quién.
Y totalmente de acuerdo con el usuario que recuerda que nadie critica al Estado Católico, una monarquía absoluta de hombres y que quiere imponer su moral en todo el mundo, un estado autoritario con normas antiderechoso humanos como es la del matrimonio gay, o que solo existe una familia, la suya, la cristiana, donde el Jefe de Estado, el Papa, se dedica a decir cómo tiene que ser la vida privada de los creyentes y no creyentes, y han demostrado tanta miseria como la de querer hacer santo a Macia un ... de México.
La política internacional del expresidente es correcta o no, pero puede hacerlo siempre que la comunique como ya se hizo en su momento, creo que todos los expresidentes se dedican a viajar y dar conferencias y ... No veo razón para este ensañamiento y lo siento ya que la periodista Soledad Gallego es una de las preferidas, pero ...no me gustó su artículo, Zapatero ya dijo que era para ayudar, bueno no se piden tantas explicaciones a los anteriores expresidentes, por qué...
Como expresidente puede encontrarse con la oposición o no, Aguirre invita a la oposición cubana a España y hace lo que quiere y nadie dice nada? grita y afirma que pondrá una investigación internacional para defender a Carromero bueno... eso si que es política exterior del PP.
Margallo, vergonzoso que el PP soraya Santamaría incluida asista a celebrar que el Estado Católico, el Vaticano, nombre a un cardenal o por favor! si el Estado católico, el Vaticano, es una monarquía absolutista y solo de hombres es ... deplorable, que tiene como objetivo principal imponer su moral-política a todo el mundo (ahora, pacíficamente, por ahora). cuál es el objetivo del Estado Católico? Sr. Torreblanca? y ... cuál es la política internacional del Vaticano? y ...porqué se permite que los abusos sexuales no sean condenados por leyes civiles, eso va contra los Derechos Humanos. Muy bien, tanto china,como cuba, como México ... están bajo cero en muchos casos de Derechos humanos, México toda una democracia! no digamos Guántanamo... EEUU, en fin!
que Zapatero quiera ir a Cuba, bien donde está el problema si ya ha dicho y ha comunicado por qué iba.
Por lo demás, gracias por sus escritos, coincida o no.

Bajo mi modesta opinión, con el máximo respeto, sin entrar en cuestiones personales solo de visibilidad política y poniendo en valor el hecho de haber sido elegido como Secretario General del Partido Socialista Obrero Español y posteriormente Presidente del gobierno de España, la elección del Sr. Zapatero,en ambos casos, se debió a un cúmulo de circunstancias que llevaron a dichos puestos a un persona que no reunía las condiciones mínimas ni en formación, ni en liderazgo, ni en capacidades.
La verificación empírica de tal circunstancia es el trato que le dan sus propios compañeros de partido una vez ha desparecido de la escena política: la inexistencia.
Sus vaivenes en todo tipo de actuaciones durante su presidencia, su comportamiento errático y sobre todo la falta de una solidez argumental en casi todo lo que hizo, se confirma ahora, cuando esta fuera de la escena política, pues antes y ahora, hace lo mismo: nada.
Vive en su mundo, que no se sabe cual es, y por tanto es capaz de predicar una cosa, hacer la contraria y razonarlo con la de en medio.
Uno puede ser un buen, regular o mal Presidente o Secretario General, pero al menos debe ser honesto consigo mismo, y mantener una cierta coherencia. Suárez, González y Aznar, con sus defectos y virtudes, eran, fueron, y "son", congruentes y consistentes, independientemente de que a unos les guste mas o menos.
El Sr. Zapatero no fue un buen, regular o mal Presidente o Secretario General, ni ha sido consistentes, coherente y congruente, y por tanto ahora como ex presidente es exactamente lo mismo: ni bueno, ni regular, ni malo, es decir, nada.
Mantiene el mismo comportamiento errático, inconsistente y ni siquiera da la sensación de ir por libre, como hacen González y Aznar. Quizás porque nunca imaginó alcanzar donde ,llegó, ni algunos no explicamos como llego a donde estuvo.

@Vero.


Esta crítica del Sr. Torreblanca al expresidente Zapatero no tiene ningún sentido, es un debate estético. Lo cierto es que Zapatero se comporta como un buen lacayo del estado. Fue a Cuba a velar por los intereses de las empresas españolas, y lo hizo él porque a nadie del pp recibiría Castro, se lo han ganado a pulso. Luego fue a mostrar pleitesía a Mohamed VI. Pura realpolitik.


Zapatero empezó sacando a las tropas de Irak (esto si que debió molestar al Sr. Torreblanca), y se quedó sentado al paso de la bandera norteamericana en un desfile. Pero terminó entregando Rota a los EEUU, es decir entregó un trozo de soberanía. Sin pasar por el parlamento, sin votación. Con esa particular forma de interpretar el estado a la que nos tienen acostumbrados los políticos en España. Créame, por mucho que le cuenten, entre Zapatero y Aznar solo hay una diferencia estética.

Me parece una crítica demasiado exagerada y venenosa a la política exterior de Zapatero. Probablemente al señor periodista le haya parecido mucho mejor la de Aznar y la guerra de Irak. Lo digo porque no mencionó en ningún momento el gesto que hizo de Zapatero un presidente querido por su pueblo en la primera legislatura trayendo a sus soldados connacionales de esa guerra ilegal y terriblemente injusta. Aparte de que incentivó la ayuda al desarrollo, incrementando las donaciones a países en vías de desarrollo como ningún gobierno hizo en la historia de España

¿Qué tiene que ver matar viñetistas con que te parezcan bien o no sus viñetas? No somos tan simples, Torreblanca. Cuando El jueves sacó una portada en la que una pareja que parecían ser los entonces principitos practicaban sexo, a muchos nos pareció algo de mal gusto, y no se nos ocurrió ponerles una bomba.

Considero la herencia que nos dejaron los gobiernos de Zapatero perfectamente prescindible, incluso perniciosa, nos hubiera ido mejor con casi cualquier otro. El cargo le venía grande, tan grande que ahora dan escalofríos de pensar cómo pudimos darle a este señor el gobierno de nuestro país.
Lo que yo cuestiono ahora es la necesidad de su reaparición. No es que se salga del camino que debería ser normal en un dirigente occidental, nunca fue un buen dirigente y no parece que eso haya cambiado. ¿Realmente va a servir para algo positivo? ¿Y positivo para quién? ¿Quién le ha investido de qué poderes para visitar esos países?
Permítanme incluir una vertiente psicológica si digo que Zapatero cree tener una especia de misisón (pagada o no, ya veremos), con un deber salvífico. Cree que puede realizarla y que se le reconocerá.
Dicen que Sarkozy (entonces Presidente de Francia, otro que tal si lo miramos bien) dijo que Zapatero no tenía muchas dotes intelectuales (bueno, puede que fuera más brutal). En esas condiciones, jugar a ser salvador del mundo, o de países, o de empresas, puede ser realmente peligroso para los demás. No sé si los que corren con sus gastos lo saben. Yo que ellos me lo pensaría.

Lo más intrigante de la política española es como se explica que personas consideradas mediocres por un gran número de expertos en política, y verificado por su gestión como gobernantes, han logrado hacerse con el control de los partidos políticos.

Los textos recientemente desclasificados de las intervenciones de Winton Churchill relacionados con la guerra civil y que brillantemente cita Peter Day (http://www.tusquetseditores.com/titulos/tiempo-de-memoria-amigosdefranco ) hablan siempre de " los intereses británicos" , de "nuestros intereses inernacionales", que están y estaban por encima de toda decisión polítca o partidista. Casi igual que nuestro anterior ex-presidente (funcionario actual del Consejo de Estado) que parece ir por libre o solo por lo privado en evidentes decisiones que afectan a los intereses internacionales de España.
También Orwell se refería a los "incorruptibles funcionarios ingleses". El señor ex-presidente no es un modelo precisamente en la defensa de los intereses internacionales de España.

Señor Torreblanca, ¿cree usted que la libertad de expresión no tiene límites éticos o de prudencia? No puedo estar de acuerdo, hay que condenar a los del atentado, pero los de Charly Hebdo tampoco me despiertan ninguna simpatía. Ni los de El Jueves en España. Los derechos tienen límites. Por otra parte, no me parece perfecto que Zp se desmarcara algo de la UE neoliberal porque lo hizo poco. Sí estoy de acuerdo en que debió tomar un papel más activo en Europa, para bloquer las medidas de dicho organismo (en realidad cueva de lobbies) contra nuestro país. Por ejemplo, poner los tipos de interés que le interesaban a Alemania y Francia, para nuestro perjuicio, que en Europa manda quién manda. O hacer una modificación constitucional porque se le puso en el c***o a la Merkel, saltándose la soberanía del pueblo español. Sorprende que critique lo de Cuba pero no se meta con sus relaciones con el Vaticano. Sorprende que, aunque pueda contener errores, le disguste eso de buscar una coexistencia pacífica y una colaboración entre diferentes culturas (¿no será al final usted islamófobo? Ya me ha sorprendido más veces). En fin.

Todo eso y más. Por ejemplo la anulación de la jurisdicción universal para delitos de lesa humanidad, que limitó, por vía de un inciso en el código penal, a delitos que afecten a ciudadanos españoles, o sea, deja de ser universal. (El PP votó con el gobierno, por supuesto). El problema de fondo es el método con que se eligen los candidatos en el PSOE y en el PP. Y un poco más allá: la calidad y motivaciones de los afiliados. Un método que desincentiva el afloramiento de verdaderos líderes (el que se mueve no sale en la foto vs. el cuaderno azul de aznar). Los afiliados del PSOE, mayoritariamente cargos y/o funcionarios, son radicalmente conservadores: quieren que vuelvan los viejos buenos tiempos de FG. Y votan, una vez y otra, una foto de poster que contenga esa promesa. España es un gran país: sobrevivió 8 años de aznar, 8 de zapatero, 3 de rajoy y ahora va camino de una renovación. Aunque tampoco parece que Rivera o Iglesias tengan idea de en qué mundo viven. En fin: España es mucho mejor que sus políticos.

El liberalismo.


A Ignacio Torreblanca no le gusta Zapatero, ni Raúl Castro, ni Maduro, ni Putin, ni Edogan, y otros muchos, porque no son suficientemente liberales. En sus principios el liberalismo abogaba por la no intervención del estado, por la liberalización del mercado, del trabajo y del capital, básicamente y para no aburrir al personal. Luego vino a sustituirle un liberalismo nuevo y reformado que se dio en llamar neoliberalismo. Este es precisamente el punto donde nos encontramos. La diferencia de este sistema con su progenitor es que ahora el estado interviene sí, pero en favor de los neoliberales. Por ejemplo salvando bancos y entidades privadas y convirtiendo sus deudas privadas en públicas, en un pase de magia audaz. Es decir que luego de haber abandonado las ideas socialistas, de haber abandonado a Marx, y de abrazar el liberalismo primero y el neoliberalismo después, pusimos los estados y la democracia al servicio de los intereses privados, hasta el punto donde hoy nos encontramos. Los estados entonces se dedicaron al salvar el sistema con lo único que tienen, la sangre del pueblo. A pesar de todo lo que ha pasado algunos aún son capaces de ir dando lecciones a los demás de como gobernar las naciones. Estoy de acuerdo en una cosa, Europa debería tener su propio ejército, igual que lo debería tener América Latina. Debería tenerlo y clausurar la otan, hacer las paces con Rusia y mandar a los Estado Unidos a cascarla. Comprendo que lo más difícil es aceptar la realidad, que es lo único tangible que tenemos. Esta quiebra (grieta lo llaman algunos), solo puede traer cambios agudos que iniciara el neoliberalismo. Que dios reparta suerte.

Estimado Torreblanca: con denigrar a RZ no mejoramos el desempeño de García Margallo,que sigue siendo -0. Lo mejor que ha podido hacer RZ por los opositores al régimen de los Castro es no contactar con ellos. Recuerde como terminó la visita de Carromero.

A mi lo que me parece fatal, fatal, pero superfatal es que un expresidente del gobierno y además miembro del Consejo de Estado se dedique poco antes de unas elecciones en el país, aunque sean autonómicas, a visitar, dando imagen, a amiguetes o a los que él quiera ver, no me parece serio, pero bueno tal y como están las cosas en el país tampoco es de extrañar.

Le reprocharán lo que quieran aquí, pero a nivel internacional sus políticas igualitarias fueron pioneras y un ejemplo que siguieron muchas otros países después…mucho después…

Se nota que El País ha cambiado con respecto a Zapatero y con respecto a muchas otras cosas.

Lo que asombra a mucha gente es que el foco está puesto permanentemente en Venezuela y en Cuba (y después en Bolivia y en Venezuela), mientras que en México asesinan a los estudiantes y los hacen desaparecer, en Guatemala asesinan a periodistas a pares, en Honduras la tasa de asesinatos es aun peor que la de Venezuela... y no se dice nada de lo que allí ocurre.... y quien calla, otorga.

No me gustó Zapatero como presidente de España. Creó muchos más problemas de los que solucionó y no actuó como un hombre de estado PERO es evidente que lo que se cuestiona ahora es que se salga de la ruta fijada por otros en cuanto a política exterior...
Aquí hay un plan trazado por EEUU que todos los demás tienen que seguir y el que se mueve.... tiene problemas porque automáticamente viene la carga de la caballería mediática contra él.
¿Tiene derecho Zapatero a reunirse con el presidente de Cuba?. El mismo derecho que tiene para reunirse con Erdogán o con Bibi o con el rey de Marruecos...
¿Tiene derecho Zapatero en inmiscuirse en los asuntos internos de Cuba, Venezuela, Marruecos, Turquía...?. En mi opinión, NO.
Que Margallo se enfade porque recibieron a Zapatero y no a él... entra dentro de lo normal y entendible, igual que es lógico que los líderes cubanos no quieran reunirse con aquellos que les envían Carromeros (muy bien "financiados") a meterse en sus asuntos internos... por cuenta de otros.

Me sorprende que no señales, que todo en política internacional está atado y bien atado por otros, no los políticos españoles, y la alianza de las civilizaciones fue y es un buen objetivo, pero se promovió por razones tácticas y coyunturales y se dejó caer como todas las buenas causas que a lo largo de mi vida he visto subir y bajar.
Toca criticar a Zapatero porque ha ido a Cuba porque toca apoyar a la oposición. ¿ quién dice que toca? ¡Hay tantos argumentos a favor como en contra! Los analistas tienen que pasar a explicarnos por que toca unos u otros para convencernos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal