José Ignacio Torreblanca

La necesidad de romper el bucle euro-mediterráneo

Por: | 13 de abril de 2015

270px-Palau_Reial_PedralbesHoy se reúnen en el Palacio de Pedralbes en Barcelona 23 ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea con sus homólogos de la vecindad sur. En nuestra vecindad sur viven 200 millones de personas (casi la mitad de los 500 millones de la UE), pero sin embargo la diferencia de renta es de 13 a 1 entre ambas riberas. Tampoco el comercio es muy significativo, pues esa relación comercial sólo significa el 1% de los intercambios exteriores de la UE.  Como sabemos, es una región donde no prende fácilmente la democracia ni la libertad de prensa y que desde la primavera árabe está atravesada por conflictos de primer orden en un número importante de países. A fecha de hoy, para desgracia de ambas partes, los flujos que dominan la relación son de carácter negativo y de seguridad: la inmigración ilegal y terrorismo ocupan casi toda la agenda, que debería ser mucho más amplia.

Desde hace más de una década (recuerden que la UE lanzó en 2003 su política de vecindad), esa relación está atascada: las reformas políticas y económicas están estancadas cuando no en franco retroceso o sometidas a intensas  tensiones. Francia intentó, en 2008, resetear esa relación e impulsarla mediante la Unión por el Mediterráneo (UpM). Y después de la primera árabe, en 2011, la Comisión Europea lo volvió a intentar con un nuevo conjunto de políticas e incentivos. Pero sin éxito, puesto que a pesar de las políticas de mea culpa y el intento (sincero) de comenzar desde cero, la nueva relación no pudo ver la luz ante el desbordamiento violento de los procesos de cambio cuando no de su estancamiento o abierto retroceso.

Ahora lo está intentando otra vez: la Comisión Juncker se planteó revisar esa relación en su primer año de mandado, y ha otorgado a esa tarea prioridad estratégica (junto con la revisión del partenariado oriental, el hermano gemelo de la política euro-mediterránea, que también ha desencarrilado estrepitosamente en Ucrania).

Europa y sus socios deben buscar la manera de romper el bucle en el que se encuentra su relación y que hace que su agenda sea fundamentalmente negativa y defensiva. Esa relación necesita un giro estratégico y mental de 180º grados.

Viene a la mente lo que Estados Unidos ha logrado con México en las dos últimas décadas mediante una combinación de acuerdos comerciales y de cooperación en flujos migratorios que han facilitado el despegue económico de México: sin lograr resolver todos los problemas, han logrado encauzar una complicadísima relación dentro de un marco en el que ambas partes puedan beneficiarse y sentar las progresas de un progreso mutuo y acompañado. ¿Por qué Europa no puede lograr algo así en su vecindad?

Hay 3 Comentarios

Bueno, referente a México y Estados Unidos, hoy el diario El País informa que "EE UU cree “nula” la capacidad de México de controlar Tamaulipas". Se alerta del riesgo de que buena parte del norte México pueda convertirse en un estado fallido, cosa que hasta hace no mucho a pesar de los pesares era impensable. No se hasta que punto es pues como para tirar cohetes y tomar ejemplo.
Y respecto al Magreb, pues quizá en algún momento los que se empeñaron (y se salieron con la suya) en que había que sacar a bombazos a Gadafi de Libia, para susitutuirlo por...¿una eterna guerra tribal a lo Somalia o Afganistán? ¿una base del califato del Estado islámico?, deberían pedir disculpas públicas. Porque no parece que alguien supuestamente bien informado y con los precedentes que se conocen pensara seriamente que en un país como Libia era posible instaurar una democracia...¿o sí lo pensaban?. Pues si esos son los expertos que orientan la política exterior de los países europeos... se entiende perfectamente la situación en la que está Europa. Hace falta informarse de verdad y pensar un poquito. No todo puede ser hacerle las palmas a las demagogias de Bernard Henri Levi...

1) México comparte bastantes parámetros culturales con los USA. Empieza que México se puede considerar como parte de la cultura occidental, por su puesto con su propia idiosincrasia. P. ej. y aunque parezca anecdótico, pero no lo es, nadie considera la música moderna americana como una obra del diablo. En México, a pesar del machismo, la mujer tiene un papel mucho menos sometido que en los países musulmanes. En México no tienen que consultar a un comité de clérigos antes de que el parlamento apruebe las leyes, como si ocurre en, p. ej. Egipto, etc., etc. 2) En México hay una Democracia que aunque sin conseguir un sobresaliente si supera los mínimos para ser considerada como tal (y desde hace décadas). En el Mediterráneo hay varios países que quedan lejos de cumplir esas condiciones 3) A pesar de sus problemas con los carteles, México tiene bastante más estabilidad política y económica que países como Libia o Siria y no es ni la mitad de pobre que Egipto o Siria (entre otras cosas por el petróleo) 4) México es un solo socio, en el Mediterráneo hay muchos con los que negociar, además, la UE tampoco es que sea tan homogénea políticamente como lo puedan ser los USA, en la que solo tienen que ponerse de acuerdo los dos partidos, aquí en la UE somos muchos países y multitud de partidos.

Don Jose Ignacio, perdone mi atrevimiento por intentar responder a su pregunta final, por que EEUU y Mexico lo han logrado con ventajas para ambas partes y Europa y los paises medterraneos de Africa no.Lo inmigrantes mexicanos a EEUU no intentan imponer su forma de vida ni su religion sino que por el contrario hacen esfuerzos por integrarse lo antes posible al pais que lso recibe ya sean legales o ilegales.Lo inmigrantes del Africa mediterranea por el contrario intentan imponer su religion y en algunos casos las costumbres y conductas derivadas de ella, no ocurre asi con los inmigrantes subsaharianos en su mayoria negros a quienes he visto muy integrados en el Maresme catalan dedicados a sus labores agricolas en las que comienzan como peones y en pocos años alñgunso de ellos terminan como propietarios. Ya ve desde el llano asi veo la respuesta a su pregunta final
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal