José Ignacio Torreblanca

245.000 inmigrantes en el agua

Por: | 04 de mayo de 2015

Este fin de semana se han batido récords de rescate de inmigrantes en el Mediterráneo central: 5.800 inmigrantes en sólo dos días. Sumemos el día a día y ¿qué obtenemos? Según las estadísticas de Frontex,  288.000 personas intentaron entrar ilegalmente en la Unión Europea en 2014, una cifra que casi triplicó los 107.000 entradas de 2013 y que cuadriplica las 72.000 que registradas en 2011. Pero no sólo estamos ante una multiplicación por tres o cuatro de las cifras de entradas ilegales.

Captura de pantalla 2015-05-03 22.48.46

En realidad el número de entradas por tierra se ha mantenido bastante estable, incluso ha decrecido: en 2014, “sólo” se detectaron 38.000 entradas por las fronteras terrestres, menos que en 2013 cuando entraron 47.000 personas o en 2012 cuando se registraron 49.000. Lo que ha aumentado de forma increíble es el número de inmigrantes ilegales que utilizan vías marítimas, poniendo así en riesgo sus vidas. Si en 2012, sólo 23.000 inmigrantes utilizaron la vía marítima, en 2013 esa cifra se triplicó hasta 60.000 y en 2014 se cuadriplicó hasta llegar a los 245.000.

Captura de pantalla 2015-05-03 22.48.52

Como se observa en el mapa, existe una ruta principal, la libia en el Mediterráneo central, en la cual se detectaron 170.000 entradas, y dos rutas secundarias: la del Mediterráneo oriental, desde las que las mafias turcas lanzan los barcos repletos de inmigrantes hacia Grecia (bien el territorio continental o las islas) y la de los Balcanes Occidentales, que transita Serbia y Hungría.

Como también ven en el mapa, la ruta atlántica, que otrora fue muy transitada, con los consiguientes quebraderos de cabeza para España, se encuentra prácticamente cerrada. Y lo mismo puede decirse de la ruta española u occidental. Si los españoles pensamos que tenemos un problema en Ceuta y Melilla (con 7.842 entradas registradas), los italianos tienen un problema 21 veces más grande (170.757) entradas).

¿De dónde provienen la mayoría de estos entrantes? El mapa de aquí abajo muestra claramente que Europa es el rompeolas de tres conflictos: el sirio, el eritreo y el afgano. Estamos ante un crisis migratoria de primera magnitud. El Mediterráneo es hoy la frontera más peligrosa del mundo. ¿Podemos actuar en consecuencia?

Captura de pantalla 2015-05-03 22.56.53

 

Fuente: Irregular immigration in the EU, Facts and Figures. Briefing, Abril 2015. European Parliament. Descargar EPRS_BRI(2015)554202_EN

Hay 3 Comentarios

La cuestión no es si podemos actuar en consecuencia, sino si nuestros gobernantes están dispuestos a actuar en consecuencia y adoptar las convenientes y necesarias medidas. Según se deduce de la última reunión del Consejo Europeo para hablar de inmigración, no.


Si analizamos el perfil de los inmigrantes constatamos que al aumentar el desarrollo cultural y económico del sur del Mediterráneo también aumenta el número de personas, inmigrantes, que deseen entrar en la UE, y por tanto el deseo de inmigrar de países del sur del Mediterráneo no va a disminuir ni a corto ni a medio plazo, por tanto, en mi opinión, debemos de hacernos dos preguntas: Primera ¿Qué capacidad de absorción de inmigrantes tiene cada Estado miembro de la UE?, los conocidos cupos, que unos estados desean aumentar, principalmente, países del sur de la UE y otros reducir. Segunda ¿Qué volumen de inmigrantes están dispuestos a recibir, a acoger, las sociedades que tienen que absorber la inmigración y por tanto sufrir las consecuencias de la entrada de población inmigrante? Pues de otra forma el racismo y la xenofobia ira en aumento, y como bien sabemos todo pasado es susceptible de poder repetirse.

Ni que tuviésemos nosotros la culpa, lo que tenemos que hacer es cerrar y boicotear a esos tiranos africanos…y menos paños calientes con "acogidas publicitadas" para alimentar el negocio de las mafias que los lanzan a nuestro mar …

La huida por todos los medios de ingentes cantidades de personas hacia países desarrollados, que tienen unas sociedades civiles estables, es un hecho muy real e incuestionable.
Las masas de población que viven en sitios donde se ven asediadas por el fanatismo intransigente, o las guerras de caciques extorsionadores, con esclavitud, con inseguridad personal, incultura, y las carencias de lo más elemental en infraestructuras sociales, huyen en cuanto pueden hacia lugares civilizados.
Aunque se sientan utilizados por los traficantes que los trasladan y luego los dejan abandonados a su suerte en medio del océano, expuestos a morir.
Huyen ante la certeza de saber perdidas ya todas sus esperanzas en lograr un futuro mejor, dominados por los regímenes medievales que les imponen por la fuerza el seguir viviendo en el atraso y la ignorancia.
Cuando están viendo bien a las claras que la mayor parte del mundo vive con todos los adelantos más avanzados en ciencia, sanidad, medios sociales, y calidad de vida.
Una dignidad personal que les empuja a huir a la desbandada de los dictadores que les quieren seguir avasallando en provecho propio y nombre de un credo mal interpretado.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal