José Ignacio Torreblanca

Tóxico Putin

Por: | 30 de mayo de 2015

Captura de pantalla 2015-05-29 13.02.24

Si a alguien le cabía alguna duda sobre la naturaleza oligárquica y corrupta de la FIFA, el apoyo explícito de Vladimir Putin a la reelección del presidente de dicha organización, Joseph Blatter, ofrece la prueba de cargo más contundente que uno pudiera imaginar. No es de extrañar la admiración mutua: tanto la FIFA de Blatter como la Rusia de Putin han construido una inmensa red mafiosa donde nunca se sabe dónde empiezan y dónde acaban la política, el deporte y el dinero.

Aunque parecería que detrás de esa pose muscular se esconde un hombre revestido de valores clásicos (Dios, patria, familia, autoridad), en realidad Putin es un posmoderno de primer orden, un total y completo relativista. Resultado de su trayectoria como agente de inteligencia en el KGB, Putin no parece creer en la realidad como entidad autónoma, sino como una conspiración orquestada por los demás contra uno o por uno contra los demás. Así lo demuestra al analizar el caso FIFA como una conspiración para sabotear la celebración de la copa del mundo de fútbol en 2018, que albergará Rusia. Pero también con su última decisión de considerar delito la publicación de información sobre la existencia de bajas en combate en tiempo de paz, léase bien, en tiempo de paz, o de acosar a las organizaciones de derechos humanos que reciban apoyo desde el exterior. Putin da por hecho que existe la corrupción en la FIFA, que sus fuerzas armadas combaten en un país vecino sin ningún amparo legal y que en Rusia se violan los derechos humanos pero lo que le preocupa no son los hechos, sino que los hechos puedan ser usados en su contra.

Putin no parece ser consciente de su toxicidad: cada persona o institución que apoya o que le elogia queda automáticamente quemada. Es el caso de la FIFA y su presidente, Joseph Blatter, pero también de una larga lista de incondicionales entre los que se encuentran Silvio Berlusconi, Marine Le Pen, Nigel Farage, Nicolás Maduro y los presidentes de Kazajstán y Bielorrusia, todos admiradores y envidiosos del poder del caudillo nacionalista ruso. Si Putin tuviera algo de sentido del humor, podría usar la toxicidad de sus elogios para destruir a sus enemigos en lugar de a sus amigos. Guárdense del apoyo de Putin. @jitorreblanca

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el sábado 30 de mayo de 2015

Hay 14 Comentarios

Por cierto y a diferencia de lo que cuenta exilio, son muchos los que piensan que los pervertidos en Siria no son Assad y sus cuates sino el IS y demás grupos jihadistas violadores y rebanadores de cuellos, responsables de limpiar de cristianos, yazidíes y de otras minorías... Siria e Irak.... Claro que mucho más pervertidos y peligrosos que esos, son quienes desde las petromonarquías planificaron y pusieron en marcha el asunto, y nuestros amigos americanos que siempre están en todas y son el perejil en todas las salsas.
Irak, Libia, Siria, Ucrania.... repugnante.

Algunos opinamos que lo realmente tóxico son los lobbies y las ONG´s teledirigidas y al servicio del imperio.
Me parece muy sano que los países impidan que instituciones financiadas por potencias extranjeras se metan en los asuntos internos de otros países.
Debe ser por eso que Putin y Orban, y otros como ellos, tienen tanto respaldo ciudadano en sus países.
Yo comprendo que es malo para los think tanks y para los lobbies y para determinadas carreras profesionales, pero viendo el caos que generan allí donde les dejan operar entiendo a los que se oponen a ellas.

Cuando nos dio el mundial a nosotros… no era corrupta. Cuando se lo dio a EEUU tampoco… Ha sido dárselo a Rusia y ¡Eureka!.
¿Es corrupto el COI?. Hubo chanchullo al darle los juegos a Brasil?. De momento las acusaciones de corrupción recaen sobre Dilma pero como no se plieguen al dictado de occidente….
¿Es corrupta la UEFA, es corrupto Platini y lo son los qataríes que le "aconsejan". Nooo, que va, solo son desvalidas hermanitas de la caridad.

La influencia de Rusia ha crecido mucho en los últimos años a base de chequera y gracias al desorbitado deseo de enriquecimiento de elites dirigentes occidentales, aun así considerar al presidente Putin responsable de la corrupción en la FIFA, es un poco exagerado. Lo ocurrido en la FIFA es una consecuencia más de que vivimos en una época sin valores. Corrupción en la FIFA ¿Y en la UEFA? ¿Y en la RFEF? ¿Son diferentes o lo único que ocurre es que no se investigan en profundidad sus actividades y arreglos?


La alta competición de futbol esta putrefacta, compra de árbitros, compra de partidos, ocultos negocios que acompañan a la compra de clubs o jugadores, etc., etc., etc. Solo sobrevive gracias a lo popular que todavía es, dándose lo anecdótico de que cada día es más corriente que un club este controlado, de forma directa o indirecta, por ejemplo, a través del pago de publicidad, por alguien que no tiene ningún vínculo con la afición, con la sociedad local que cree que un determinado club le representa.

¿Cómo va la popularidad de Putin entre los rusos, sube o baja?.

Respetando las decisiones soberanas y libres de los pueblos, solo una acotacion que llama la atencion de los que no somos muy versados en el tema Rusia Putin, es la alternancia en poder entre Medvedev Putin , presidente primer ministro, por lo demas si el pueblo apoya el regimen y parece que asi es, sera porque no estan posmoderno como dice el autor sino que defiende los valores tradicionales: Dios Patria Familia y autoridad. El relativismo posmoderno de Occidente deja a los pueblos sin sustento seguro y lo que ofrece Europa solo bienestar material lo satisface plenamente
Jose Luis Espargebra Meco desde Buenos Aires

Putin sirve para un roto y para un descosido. Es una suerte tener a alguien con él, es una bendición. ¿Que miles de balseros se ahogan en el Mediterráneo, Putin es el culpable. ¿Que Ucrania está en llamas? Putin es el culpable. ¿Que Siria es un caos? Putin tiene la culpa por no haber dejado bombardear a el Asad. Además de todo esto, Putín refuerza y da de comer a nuestro sentido de civilización occidental. Putin es a Torreblanca lo que Podemos es a Esperanza Aguirre. Pero igual que le ocurre a esta, Torreblanca no se ha enterado de que va la cosa. Es de los que, como ella, intentan meter al mundo en la cintura de sus convicciones morales sin conseguirlo. Mientras las cosas parecen tomar otro rumbo. Como Putin es peligroso, Rajoy firmará con EEUU entregar Morón como base estratégica si JKerry se recupera de su caída. Se quieren dar prisa antes de que acabe la legislatura y todo se ponga del revés. ¡A las trincheras!

Putin malo, Poroshenko bueno.
El bueno Poroshenko nombra, a dedo, al georgiano Saakashvilli, gobernador de ¡ODESSA!, para alegría de los profusos de allí y para fomentar el "buen rollizo".
Resulta que el tal Saakashvilli, el carnicero que ordenó el horrible bombardeo contra los civiles de Tsjinvali y que ahora es buscado por la justicia de su país, con petición de extradición incluida, no era ucraniano pero el financiado de los paramilitares del maidan lo arregló de un plumazo, convirtiendo a su compinche en ciudadano ucraniano por decreto.
Parece que ser que el secreto de este nombramiento está en que el chocolatero no se fía de sus paisanos ucranianos a la hora de aplicar (lo de aplicar es un eufemismo) las reformas en el sur… necesita alguien con experiencia y con estómago…. y que mejor para el puesto que alguien tan cualificado como el georgiano.
Supongo que esta semana habrá tiempo para hablar sobre el tema… verdad que si?

Para tóxicos los que están esparciendo el caos por el mundo. Los que destruyeron el estado en Libia y dejaron al país y a sus habitantes en manos de los jihadistas. Para tóxicos los que dieron el golpe de estado en Ucrania que ha provocado una sangría de civiles que va por los 6000 asesinados y más de un millón de desplazados. Claro que ahora le han encontrado trabajo al ex jefe de Georgia, ahora buscado allí por la justicia, nombrándolo, a dedo claro, gobernador de Odessa.
¿Putin?. Horrible… ¿Orban?. Horrible…. Solo que rusos y húngaros deben estar ciegos y sordos porque cada vez son más populares allí, o al menos eso dicen los estudios de opinión.
En cambio por aquí vamos de victoria en victoria. Gracias a los héroes y demócratas que tumbaron a Gadaffi y destruyeron su estado, ayer 4000 inmigrantes de una tacada y en un día, llegaron a Italia. Bravo, gravísimo por los listos que gobiernan Europa y por los "intelectuales" que les apoyan. Cada día su éxito es mayor. No hay más que ver lo que está pasando.
Tóxico Putin pero parece que los rusos opinan diferente… Es que ya se sabe lo ratitos que son.

El articulista no ceja en su papel de centinela de Occidente y portavoz de los engendros de Bruselas (OTAN y UE). Y en su celo, no contento con los habituales ataques al presidente ruso llama "quemados" a políticos patriotas en ascenso como Marine Le Pen o Nigel Farage. ¡Viva la objetividad!. Podrán rechazarse algunas de sus ideas y políticas, pero Putin merece apoyo y admiración por su resistencia a este tóxico pensamiento único de la globalización.

Articulo hilarante que refleja básicamente las obsesiones del autor. Autor que pasa por alto por quien ha votado el representante de su propio país.

Que el espectáculo del futbol es una mafia, es evidente, con mirar a los palcos del Bernabeu o el Camp Nou es suficiente.

Ya no sabemos si se trata de vigas o de los propios cimientos

Se guardó el columnista el más pervertido de los apoyos de Putin: el que ha brindado desde que empezó la guerra civil al presidente Al Assad de Siria.

Una pequeña anécdota al respecto que resulta inquietante:
En el boletín de la SFI (Sueco para Inmigrantes) de Göteborg hay un espacio para el debate en el que pueden practicar, escribiendo en sueco, los alumnos (una gran mayoría refugiados de Medio Oriente, África, Asia y los Balcanes).
En el número de noviembre pasado, una estudiante que firma Daria, daba su opinión sobre Putin: - Protege los recursos petrolíferos rusos contra británicos y americanos. - Impide que Occidente se inmiscuya en Rusia.- Mejora la imagen de Rusia en el extranjero.- Consiguió sin derramamiento de sangre que Crimea sea devuelta a Rusia. - Ha modernizado Rusia. Y en resumen "todo el mundo ha comprendido que Putin es una fuerte personalidad que merece respeto".
Pues bien, esta opinión de alguien acogido en Suecia, suscitó el apoyo de varios alumnos también refugiados durante la clase en que se comentaba el texto.
En particular, un joven cristiano sirio de veinte años que llegó a Suecia, tras atravesar Turquía, arribar a Grecia, viajar a Italia clandestino en un camión sobre un ferry, pasar por un campo de refugiados en Alemania. En conversación conmigo manifestó su admiración por Putin. Y no es él el único.
Parece que la imagen de duro que impone orden tiene sus fans en una Siria atormentada por el fanatismo y la guerra.
Y en Irán, no digamos...

Al observar lo continuos que son los ataques del autor contra Putin, cabe suponer que el articulista tiene el retrato del aludido colgado frente a su silla en el café Steiner, para ser debidamente inspirado en su proceso de creación literaria y, esperemos, bien remunerada (aunque desgraciadamente, plagada de clichés como 'ex KGB' y 'caudillo'). Para explicar tanta obsesión contra una persona, daria pena adelantar otra hipótesis que tendría que ver con el hecho de que hay muchas dudas respecto a la existencia de un veneno Putin, y en este caso cabria suponer un envenenamiento vulgar y prolongado, la solución seria mudar de café.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal