José Ignacio Torreblanca

Vuelve Sarko

Por: | 03 de junio de 2015

Sarkozy1703_468x370

Cortesía de los comandos SEAL, sabemos lo que leía Bin Laden en su encierro de Abbottabad. Su biblioteca mezclaba libros del historiador Paul Kennedy, el periodista Bob Woodward o el analista de defensa Michael O’Hanlon con obras de Noam Chomsky, lingüista icono de la izquierda radical global, o el panfleto del teólogo David Ray Griffin sobre los ataques del 11-S, auténtica biblia de los conspiranoicos que sostienen que Estados Unidos se atacó a sí mismo para provocar la guerra de Irak. Intriga pensar lo que opinaría Bin Laden sobre aquellos que pretendían privarle de la autoría de los atentados del 11-S, que él mismo reivindicó en numerosas ocasiones, pero no cuesta mucho componerse la imagen de un hombre intentando entender a su enemigo con la ayuda de una biblioteca en la que encontramos 39 obras de referencia en inglés sobre la política exterior de Estados Unidos y 40 estudios sobre Al-Qaeda elaborados por los mejores think tanks estadounidenses, desde la RAND a la Brookings, Carnegie o la academia militar de West Point.

Ahora piensen en Nicolás Sarkozy, que acaba de crearse un partido-traje-a-medida, Los Republicanos, con el que volver a competir por la Presidencia de la República. Cuentan de Sarkozy el problema en el que se vio su equipo de prensa el primer verano que pasó al frente del Eliseo, en 2007. La tradición dictaba informar de qué libros iban a “releer” los Presidentes de la República en su descanso estival, pues se daba por hecho que eran hombre de letras bien cultivados o, en su defecto, que por lo menos tenían que parecerlo. Pero hacer creer a la opinión pública francesa que el hombre de las gafas de sol Ray-Ban, el amante del lujo y de la riqueza, y de la cantante y modelo Carla Bruni, que celebró su victoria en un yate en Malta cedido por un amigo millonario, iba a releer a algún clásico (Montesquieu no hubiera estado mal, por lo de la separación de poderes), resultaba de todo punto imposible.

Pero comparen ahora cómo acabó el primero y dónde está el segundo: el primero en el fondo del Índico, y el segundo, preparándose para competir por la Presidencia. Un fino olfato, un mal carácter y una incultura enciclopédica pueden hacer más carrera política que una buena biblioteca. 

Publicado en la edición impresa de ELPAIS el miércoles 2 de junio de 2015.

 

Hay 4 Comentarios

Permítame sugerirle desde la lejanía D. José Luis que no es Ud. ignorante en absoluto, ha tocado el núcleo del asunto, no hay izquierda ni derecha sino un bipartidismo cara y cruz de la misma moneda. El ilustrísimo y nada ignorante profesor quiere hacernos creer que todavía hay diferencias, pero en el club en el que aspira ascender como la espuma siempre con aire progresista e ilustrado, o por lo menos parecerlo como sabiamente nos sugiere, en ese Olimpo de progresistas de salón y cocktail están nada menos que Tony Bliar, Hopeless Obama al que recordaremos como Obomba, nuestro ilustrísimo Solana a quien la historia recordará por esa frase tan incisiva de 'el piloto arrojó la bomba con la mejor de las intenciones' al destrozar un tren de pasajeros en la antigua Yugoslavia y bueno, para qué seguir, la lista es larga y tristísima ya que encima sus integrantes creen verdaderamente ser de izquierdas, muchos alguna vez en su vida habrán cantado la internacional con el puño en alto y mire Ud a lo que se dedican hoy en día, a hacernos creer que todavía representan a los obreros, a los socialistas o a los españoles en los consejos de multinacionales en los que esos conceptos son tan lejanos como la galaxia más cercana.
Sin pretenderlo se quita la máscara nuestro estimado profesor sugiriendo que hay que estar dotado de fino olfato e incultura enciclopédica para hacer carrera que es lo que de verdad persiguen todos estos izquierdistas 'no radicales' como nos dice lo es Chomsky, diferencia muy remarcada por alguien que me atrevo a pensar no le llega ni a la suela del zapato ni en ilustración ni en ninguna otra cualidad humana al profesor Chomsky. Ah si, el artículo empieza dando las gracias a los Seal, esos que dispararon hasta dejar hecho pulpa a un hombre impedido y desarmado, pero es que los poderosos nunca se equivocan a los ojos de nuestro estimado profesor.

Un ignorante y desde la distancia pregunta.¿Acaso su sucesor Hollande ha sido mejor en todos los aspectos tanto en el gobierno como en su relacion con l mujeres bellas y famosas, cada cual se de su propia respuesta la mia, no lo ha mejorado en nada. Y lo mismo Obama, ha sido mejor de Bush tanto en politica interna como en su politica exterior, De la primera no opino porque no conozco, en cuanto a como deja el mundo estando finalizando se segunda presidencia, muchos opinamos que el mundo esta ahora peor que cuando empezo con mas conflictos y menos seguridad, una vez tiene razon al sabiduria popular alguien vendra que bueno te hara
Jose Luis Espargebra Meco desde Buenos Aires

La verdad acerca de Bin Laden no se conoce ni se quiere conocer. Los muchachos del SEAL pueden revelar lo que les venga en gana, que total el resto del Mundo no les cree. Bin Laden fue un agente de la CIA en la vida real, y su amigo Bush, que, casualmente lo primero que hizo al enterarse de la caída de las Torres fue fletar un avión para preservar la vida de familiares de Bin Laden que casualmente eran y seguramente son sus socios en negocios petroleros, y los envió a sus domicilios particulares.

La vuelta de Sarko explica mejor que nada como está la política, y la clase política en Francia...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal