José Ignacio Torreblanca

Giros

Por: | 24 de junio de 2015

PROHIBIDO-GIRAR-A-LA-IZQUIERDA
Alexis Tsipras quería que la Unión Europea diera un giro radical a la política de austeridad. Pero el Eurogrupo no sólo no ha aceptado el giro, sino que le ha impuesto un giro completo respecto a sus promesas electorales. Pablo Iglesias ha exigido a Pedro Sánchez que el PSOE gire 180 grados si quiere pactar con Podemos. Y así sucesivamente con Ciudadanos y los nacionalistas, Esquerra Republicana y Ada Colau o el PP y Bildu.

En política, girar es perder, parecen decirnos. Vean, por ejemplo, al presidente Zapatero. A pesar de su “no os fallaré”, un infausto 9 de mayo de 2010 se vio obligado a adoptar un giro total en su política económica y social. Abatido, confiesa en sus memorias que ese día se supo no sólo derrotado, puesto a los pies de otros, sino expulsado del poder y, peor aún, degradado ante la historia. Pero si leen la versión del que fue su vicepresidente económico, Pedro Solbes, fue él el obligado a girar un año antes, cuando Zapatero le impuso una política de gasto público que suponía un giro de 180 grados respecto a la practicada hasta entonces. Lleno de amargura, abandona el Gobierno.

Hay otros giros épicos. Piensen en el adoptado por el presidente Mitterrand en 1983 cuando tras haber ganado las elecciones de 1981 con un programa basado en el gasto público y las nacionalizaciones (las famosas “110 propuestas para Francia”) se vio obligado por los mercados de capitales a rectificar su rumbo y así evitar el colapso del franco francés. Tournant de la rigueur (“giro hacia la austeridad”), le llamaron. Hay otro giro famoso: el adoptado por Felipe González tras las elecciones de 1982 cuando el referéndum sobre la salida de España de la OTAN terminó convirtiéndose en una consulta sobre la permanencia en dicha organización.

Mitterrand y González no sólo sobrevivieron a los giros sino que se reinventaron en torno a ellos, el primero como artífice de la unión monetaria con Alemania, el segundo como líder de una política exterior europea con un sólido anclaje transatlántico. La política es el arte de hacer que los demás giren o, alternativamente, de reinventarse sobre los giros que los demás le imponen a uno. Girar no necesariamente significa perder. 

 Publicado en la página 2 de la sección impresa del Diario ELPAIS el 24 de junio de 2015

Hay 4 Comentarios

Y Alexis Tsipras no giró. Giró


Grecia que votó por Syriza, mientras la UE sigue impasible hacia una colisión segura. Si no es esta vez seguro que habrá otra ocasión. Mientras la Unión no tenga un proyecto común europeo, todo se reduce a el mercadeo de los bancos centrales y los intereses particulares de cada miembro, donde siempre se ha de imponer el más fuerte. La deuda Griega debería ser la deuda de la unión. Solo se acabarán estos problemas cuando exista una verdadera unión política. Habrá otros, sin duda, pero no serán de este tipo. Yanis Varoufakis fue expulsado de la reunión del eurogrupo el sábado. El castigo ejemplar que desde las instancias europeas se ha querido dar a Grecia puede que se vuelva en contra de los halcones que, no están peleando por su dinero, puesto que es imposible que Grecia les pueda pagar, solo quieren ver sangre. Es muy importante para ellos esta lucha porque una derrota (el dinero ya lo dan por perdido), sentaría un precedente pernicioso. Alexis Tsipra ha respondido con mas democracia. Una consulta que a los halcones les parece inapropiada; esas cosas no se consultan con el pueblo, ¿Cómo esperas que la gente común entienda de estos complejos asuntos? le soltaron a Varoufakis. Al pueblo hay que consultarlo lo menos posible, lo imprescindible para poder decir que vivimos en democracia cuando ya todo el mundo sabe que no es cierto. Los políticos han vendido su voto a los mercados que son los verdaderos dueños del poder y de los estados.

Pase lo que pase con Grecia las cosas ya no serán nunca igual, porque ahora salir de la Unión es parte del juego, si es que antes ya no lo fue.

Girar no nedesariamente significa ganar, en el caso de grecia porque se parte de una premisa falsa o de mentiras hechas a la población griega para acceder al poder, sin nada detras, sólo una ideología mágica de buenos y malos y, claro, los buenos son ellos. Si las consecuencias de las mentiras no fueran tan serias los llamaría pícaros. Esta guerra tan desigual que ha emprendido el gobierno griego en Europa sólo traerá víctimas y no soluciones a los problemas. Los pícaros salen ilesos en todas las batallas. Asi que cuidado con los pícaros y los giros.

se entenderia por su blog que al final la politica solo es la sirviente del mercado, y que este debe o es obedecido a cualquier precio...las cosas no tienen por que ser asi, los griegos deben ser los que tomen decisiones sobre sus futuros, no un grupo de capitalistas burgueses de Bruselas..esta Europa huele cada vez mas a sirvienta, increible hecho dado el ego que tienen sus clases dirigentes...mal camino si se gira para satisfacer las especulaciones que vienen fuera de Europa..al final consiguieron destruir el sistema social, lo siguiente es debilitar esta union de risa..se lo hemos puesto muy muy facil...

Vamos a ver la letra pequeña de lo que se apruebe en Bruselas… y después veremos quien ha cedido, cuanto y en qué…
Ahora toca esperar y analizar con cuidado… porque lo que se apruebe… sentará "jurisprudencia" y mostrará si seguimos en lo mismo… o ha habido "cambios".
Calma y a estudiar….

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal