José Ignacio Torreblanca

Diferenciar los territorios no es boicotear a Israel

Por: | 26 de julio de 2015

Captura de pantalla 2015-07-26 11.12.03En año 2000, Israel y la UE firmaron un acuerdo de asociación. En él, ambas partes manifestaron su compromiso con el derecho internacional, la democracia y los derechos humanos. Gracias a este acuerdo, Israel se beneficia del acceso a fondos y programas europeos y sus productos gozan de acceso preferencial al mercado europeo [véase plan de acción].

Sin embargo, dado que la UE no reconoce la soberanía israelí sobre los territorios ocupados en 1967, Bruselas tiene la obligación de diferenciar entre Israel y dichos territorios y asegurarse de que las personas y empresas radicadas en ellos no se benefician de fondos ni programas europeos ni sus productos acceden al mercado europeo en condiciones privilegiadas. El Gobierno israelí, preocupado por la proliferación de campañas internacionales que, ante el bloqueo del proceso de paz, llaman al boicot, desinversión o sanciones contra Israel, califica esta política de diferenciación como antisemita y se queja del supuesto sesgo pro palestino de la UE [véase web de BDS].

Pero como señalan mis colegas del European Council on Foreign Relations, Hugh Lovatt y Mattia Toaldo en un trabajo (EU Differentiation and Israeli Settlements) que ha tenido gran impacto (véase esta historia en Haaretz), diferenciar no es lo mismo que boicotear: es hacer cumplir la legalidad internacional, que no sólo obliga a una potencia ocupante a proteger a la población que habita el territorio ocupado sino que le prohíbe extraer beneficios económicos de dicha ocupación sin revertirlos a la población.

Nada de esto ocurre en los territorios ocupados. Como han documentado los activistas de Rompiendo el silencio  una iniciativa impulsada por soldados israelíes que han servido en dichos territorios, el día a día de la ocupación está presidido por una política que busca, mediante la intimidación y la humillación, suprimir los deseos de resistencia contra la ocupación (acaba de publicarse la versión española que agrupa esos impactantes testimonios, El libro negro de la ocupación, El Viejo Topo).

Y económicamente, es un hecho que Israel, mediante su política de asentamientos, utiliza en su exclusivo provecho los recursos de los territorios. Aunque la diferenciación no vaya a tener un gran impacto económico, pues sólo el 1% de lo que la UE importa de Israel se origina en los asentamientos, es un imprescindible primer paso para hacer ver al Gobierno y a la sociedad israelí que la ocupación no es gratis, y por tanto, que no se puede mantener indefinidamente sin coste alguno. 

P.S. Aquí tienen crónica del paso por nuestras oficinas de ECFR en Madrid del activista de Rompiendo el Silencio Yehuda Shaul

Publicado en la edición impresa del Diario ElPAIS el sábado 25 de julio.

Hay 11 Comentarios

LA SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS ES UN MIRAR PARA OTRO LADO
Me pregunto: ¿cómo se puede sostener la propuesta de “dos estados” sin sufrir alguna picazón en la boca del estómago?
Recientemente el ex Presidente uruguayo Mújica hizo malabares verbales para defender al pueblo Palestino sin que pudiera ser “tildado” de antisemita y/o antiisraelita”. Olvidó la diferencia más clara: UNA cosa es ser judío; y, OTRA cosa, es ser judío sionista.
El fundamentalismo de Netanyahu es tal, que ya le impidió ver “la salida” que le estaban ofreciendo Mahmoud Abbas y John Kerry.
- ¿A quiénes representan…? Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que negocia con Israel.
La mal llamada “cuestión Palestina” no es tal. Los palestinos no fueron consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.
No fue sorprendente leer, semana a semana, que en Israel se aprobaba la construcción de viviendas para colonos en territorios palestinos. A este disparate (como expresión de poder), sumemos el de la permanente demonización de Irán y los últimos bombardeos israelíes sobre el territorio de Gaza.
Para el sionismo, la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los asusta; por lo cual se comprenden lo dichos de Alon Liel (Ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel). Liel, expresa su desacuerdo con Netanyahu, y pide por un estado palestino
- Por un Estado Único Seglar, con Palestinos y Judeocristianos
Por lo analizado en múltiples medios europeos, estadounidenses, árabes e israelíes; “la mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967″. Mal que le pese a Alon Liel, Laboristas de Israel y John Kerry. Esta Razón es el motivo del miedo que está resquebrajando la solidez que siempre manifestó el sionismo.
Si en Oriente Próximo no borran lo hecho desde 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que sostienen los Grandes Poderes Internacionales.
- Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.
Lamento la dureza del pronóstico, pero mucho de lo que se diga fuera de este encuadre, puede generar un estado de guerra perpetua con consecuencias inimaginables para todo el planeta.
// Lanús, Argentina.-

ESOS territorios NUNCA JAMÁS fueron palestinos, sino que fue de Egipto (la franja Gaza) y de Jordania (la Cisjordania). Y nunca jamas serán para un ''Estado palestino'' si éstos no aceptan al Estado judío vecino, tal como manda la Res. ONU 181 titulada ''Dos Estados para dos pueblos''. O sea que habrá un Estado Palestino para el pueblo palestino, y un Estado Judío para el pueblo judío. Si los palestinos siguen rechazando ésto seguirá existiendo sólo Israel; y los ellos seguirán oprimidos por sus lideres dictadores y terroristas, todos millonarios a costa de la ayuda internacional.

LA SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS ES UN MIRAR PARA OTRO LADO
Me pregunto: ¿cómo se puede sostener la propuesta de “dos estados” sin sufrir alguna picazón en la boca del estómago?
Recientemente el ex Presidente uruguayo Mújica hizo malabares verbales para defender al pueblo Palestino sin que pudiera ser “tildado” de antisemita y/o antiisraelita”. Olvidó la diferencia más clara: UNA cosa es ser judío; y, OTRA cosa, es ser judío sionista.
El fundamentalismo de Netanyahu es tal, que ya le impidió ver “la salida” que le estaban ofreciendo Mahmoud Abbas y John Kerry.
- ¿A quiénes representan…? Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que negocia con Israel.
La mal llamada “cuestión Palestina” no es tal. Los palestinos no fueron consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.
No fue sorprendente leer, semana a semana, que en Israel se aprobaba la construcción de viviendas para colonos en territorios palestinos. A este disparate (como expresión de poder), sumemos el de la permanente demonización de Irán y los últimos bombardeos israelíes sobre el territorio de Gaza.
Para el sionismo, la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los asusta; por lo cual se comprenden lo dichos de Alon Liel (Ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel). Liel, expresa su desacuerdo con Netanyahu, y pide por un estado palestino
- Por un Estado Único Seglar, con Palestinos y Judeocristianos
Por lo analizado en múltiples medios europeos, estadounidenses, árabes e israelíes; “la mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967″. Mal que le pese a Alon Liel, Laboristas de Israel y John Kerry. Esta Razón es el motivo del miedo que está resquebrajando la solidez que siempre manifestó el sionismo.
Si en Oriente Próximo no borran lo hecho desde 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que sostienen los Grandes Poderes Internacionales.
- Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.
Lamento la dureza del pronóstico, pero mucho de lo que se diga fuera de este encuadre, puede generar un estado de guerra perpetua con consecuencias inimaginables para todo el planeta.
// Lanús, Argentina.-

ESOS territorios NUNCA JAMÁS fueron palestinos; Gaza era de Egipto y Cisjordania era de Jordania. Ambos paises no le dieron un Estado allí a los palestinos, ni tampoco éstos se lo pidieron NUNCA. Ambos países firmaron la Paz con Israel y renunciaron a ambos territorios, los cuales están HOY en disputa y sujetos a negociación entre Israel y los palestinos. Pero éstos siguen rechazando, igual que en 1947!! un Estado judío, tal como manda la Res. ONU Nº 181 llamada ''Dos Estados para dos pueblos''. Así pues, jamas tendrán su Estado del pueblo Palestino, si no reconocen al Estado del pueblo Judío. Ya es hora de que se enteren algunos, antes de escribir tantas falsedades y despropósitos.

Orin; hablando de Crimea y Ucrania, te pasastes y mucho. Cuéntanos algo sobre sobre el MH-17 Por otra parte, recuerda que si hay muchos judios por la anexión total de los territorios ocupados, también hay muchos que desearía en serio la paz haciendo concesiones. Pero en serio.

@haim barzel barzel. ¡¡¡No hablará usted en serio!!!


No hay nada que se pueda resistir al argumento de hace 2500 años ¿verdad?. Cuando alguien arguye con la salmodia de los 2500 años es que no quiere entrar en ningún tipo de discusión razonable, además uno sospechar que el interlocutor no está muy cuerdo que digamos, o es que es una broma. No trato de convencerlo de nada porque eso es imposible, pero le diré que para ser Palestina la tierra judía no parece, sin embargo, que a día de hoy eso esté tan claro. Para empezar el 20% de los israelíes no son judíos, sin contar con los nativos no judíos que viven en los territorios ocupados y Gaza. Debe ser que los argumentos de los 2500 años no sirven para los tiempos modernos y por eso se ven forzados a emplear otros, como las excavadoras, los bombardeos sistemáticos, el robo de tierras, de agua...y en general la destrucción de toda la huella nativa sobre el terreno no judía, que es mucha y variada. Incluso a pesar del apoyo incondicional de EEUU y la UE, de la impunidad con la que los sionistas operan en Palestina, no han podido aún y después de mas de medio siglo de guerra de todo tipo, "limpiar la tierra judía". Pues nada, suerte en la empresa.

El autor de este articulo ve a Israel como si fuera un pais normal, con relaciones amistosas con sus vecinos y con la totalidad de su poblacion. Como ese no es el caso debido especialmente por la renuencia de los arabes a aceptar su existencia, esta obligada a tener leyes excepcionales.

Sr Orin: Su frase "Un pedazo de terreno no puede cambiar su estatus social y su historia misma, por el solo capricho de una persona" es exactamente el planteo Sionista, por el cual Susia (vea articulo en El Pais) Bet-El- Shiloh- Hebron, en los cuales existe historia Judia desde hace 2500 anios (no tengo enie) no puede ser "devuelta'
a los Palestinos...(cuya "antiguedad" en el lugar no esta "constatada" por ningun monumento arqueologico)
O debe Ud. reconsiderar su ideologia "anti-Sionista' o reconsiderar su frase nombrada.

Estimado señor Torreblanca:

Probablemente si este fuera un caso jurídico, los argumentos de sus colegas Hugh Lovatt y Mattia Toaldo zanjarían el debate. La ley está para cumplirse. Ahora bien, esto es política y de la más sutil. Jose Ignacio, usted dice que hay que "hacer ver al Gobierno y a la sociedad israelí que la ocupación no es gratis", pero también menciona que "sólo el 1% de lo que la UE importa de Israel se origina en los asentamientos". Mi lectura es que el mensaje sería mal interpretado y solo serviría para perjudicar los intereses de la UE en Israel, que en materia política son también los de los moderados y liberales que se enfrentan como judíos a una poderosa y desacomplejada ultra derecha: reconducir el statu quo a una situación donde la convivencia sea posible y para abra vías a una paz duradera. Ese 1% no ejercería como arma de presión en la política Israelí, todo lo contrario, sumaría en la lista de argumentos que ayudan a los partidos radicales a subir en poder y en popularidad. Si Europa pretende aumentar su influencia política en la región, no puede hacerlo ayudando a alimentar los fantasmas que los crecientes casos de antisemitismo han despertado. Y no debe dar argumentos políticos al electorado israelí para seguir "subiendo a Masada". Además no debería perder de vista que China ata con Israel mediante acuerdos comerciales, y ya trabajan en un acuerdo de libre comercio Europa no se puede permitir quemar puentes políticos animados por la inercia generada por el éxito de las sanciones a Irán y el relativo éxito de las sanciones a Rusia. Estimado Jose Ignacio, reflexione sobre lo que ha escrito, porque me temo que quizás vayamos a ser nosotros los que aprendamos que este tipo de medidas no le salen gratis a la sociedad europea, al contrario nos pueden rebotar peligrosamente, y por el camino condenar a plataformas como las que usted nos ha presentado en este post a no ser más que un atajo de renegados de Israel y el IDF, a no ser otra cosa que héroes de una debilitada minoría. Un saludo. Jaime Caballero

Se sanciona a Rusia porque invade Crimea, a pesar de haberlo hecho sin disparar un solo tiro y a pesar de que todo el mundo sabe lo que representa Crimea para Rusia. Básicamente Crimea es parte de Rusia, como para muchos españoles Gibraltar también lo es parte de España, por mucho que los papeles digan lo contrario. Un pedazo de terreno no puede cambiar su estatus social y su historia misma, por el solo capricho de una persona. A pesar de ello se sanciona a Rusia con la excusa de Crimea pero con el objetivo último de desestabilizar el país donde vive la mayor étina cultural de Europa; el pueblo ruso.


De otro lado tenemos las timoratas sanciones a Israel, con mil reservas y teniendo que implorar comprensión por que se sanciona a las empresas de los territorios ocupados, invadidos, o como ustedes quieran llamarlos. Israel un país que ha violado sistemáticamente del derecho internacional, que cada cierto tiempo bombardea Gaza. Imaginen por un momento si Rusia bombardease Kiev. Israel un país que comete crímenes contra la humanidad, que lleva mas de medios siglo con una sistemática limpieza étnica sobre toda Palestina (hoy mismo nos enteramos que el ejército israelí pretende demoler la aldea palestina de Susya). Un país que de forma clandestina posee un programa nuclear militar con decenas de ojivas nucleares (recordemos las sanciones a Irán por su programa nuclear civil), por mucho que monsieur Hollande se haga el loco. Pues a pesar de todo lo dicho Israel goza de la impunidad que la llamada comunidad internacional, eufemismo utilizado para nombrar al más fuerte EEE, que es únicamente el 5% de la población mundial.

Cuando uno lee artículos como el que aquí se expone, en la forma y en el fondo, cuando uno los compara con violentos artículos dedicados a otros países, comprende muchas cosas, pero sobre todo comprende que los periodistas, escritores e intelectuales nos son personas inocentes que escriben sin ninguna intención de favorecer a unos en contra de otros. Lo comprende y es hasta cierto punto legítimo defender tu posición. Lo que no me parece tan legítimo ni tan intelectualmente honesto es pretender que los argumentos de uno, por tanto la postura que se defiende, vienen avalados por el derecho internacional, como si de un imperativo categórico se tratase, poniendo por encima de unos la moralidad propia de muy dudosa procedencia.



Resulta mas comprensible entender a un sionista, que hablan sin tapujos como; Benjamin Netanyahu, primer ministro, ministro de Asuntos Exteriores; "No dividiremos Jerusalén, no haremos concesiones, no nos retiraremos de la tierra". Naftali Bennett, ministro de Educación, ministro de Jerusalén y Asuntos de la Diáspora "No va a haber un Estado palestino dentro de la reducida tierra de Israel". Moshe Yaalon, ministro de Defensa "La amenaza palestina tiene propiedades cancerígenas". Yuval Steinitz, ministro de Infraestructura, Energía y Agua "No aceptaremos la división de Jerusalén ni renunciaremos al Valle del Jordán". Ayelet Shaked, ministra de Justicia "¿Cuando tu marido, el piloto, está arriba en el aire, esperas que bombardee a los árabes? *Risas* "Sí". Silvan Shalom, ministro de Interior "Todos estamos en contra del Estado palestino, de eso no hay duda". Moshe Kahlon, ministro de Finanzas "Deberíamos anexar todos los territorios ese mismo día". (Al ser preguntado por su opinión sobre lo que Israel debería hacer si los palestinos, unilateralmente, declararan la independencia). Uri Ariel, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural "Pienso que en cinco años habrá 550.000 o 600.000 judíos en Judea y Samaria [Cisjordania], en lugar de 400.000 [actualmente]". Zeev Elkin, ministro de Inmigración e Integración "No hay lugar para un Estado palestino, ni con fronteras temporales ni bajo ninguna otra configuración". Ophir Akunis, ministro sin cartera "Me opongo rotundamente al establecimiento de un Estado palestino en el lugar donde nació nuestra nación". Danny Danon, ministro de Ciencia, Tecnología y Espacio "Reforzaremos los asentamientos en Judea y Samaria [Cisjordania]". Yisrael Katz, ministro de Transporte y Seguridad Vial, ministro de Inteligencia "Me opongo a un Estado palestino. Es inaceptable, principalmente por nuestro derecho a esta tierra". Gila Gamliel, ministra de Ciudadanos Mayores "No estoy de acuerdo con la palabra 'ocupación'. ... La Franja de Gaza puede anexarse a sí misma a Egipto, algunos palestinos pueden anexarse a Jordania. Ellos tienen muchos países". Benny Begin, ministro sin cartera "Si la solución de dos Estados es la única solución, entonces no hay solución". Haim Katz, ministro de Bienestar y Servicios Sociales "La conclusión está clara – no establecer un Estado palestino, porque se convertirá en un Estado de terror a las afueras de Tel Aviv". Yariv Levin, ministro de Turismo "Un derecho israelí claro ... recogerá nuestra insistencia en que somos un Estado judío". Miri Regev, ministro de Cultura y Deportes "La tierra de Israel pertenece a los judíos, y no solo a los judíos que viven en esa tierra". Eli Ben Dahan, viceministro de Defensa "[Los palestinos] son bestias, no son humanos". Que entender a los socialdemócratas de izquierda que los apoyan.

Sr Torreblanca: Evidentemente, su articulo "peca' de inocencia...
Como distinguira el cliente Europeo entre un "vino" de los territorios Ocupados, y un "vino" de Israel misma?
Debera mirar en cada producto si este fue hecho en Israel o en el territorio ocupado?
No le parece mas "natural" que decida entonces no comprar ni este ni aquel?
La diferenciacion que Ud. propone tiene como resultado un "ataque" a todo producto de Israel...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal